El Fiscal Adjunto de Reggio Calabria invitado al Festival Trame
 
Por Giorgio Bongiovanni y Aaron Pettinari-5 de septiembre de 2021

"El componente superior reservado transforma a la 'Ndrangheta en un contrapoder que amplía sus horizontes operativos para incluir funciones públicas que, solo aparentemente, continúan siendo manejadas por los órganos administrativos y políticos, pero que se han convertido en una pantalla de lógicas desviadas y evolucionadas diseñadas y puestas en marcha desde el sistema mafioso, cuyos máximos miembros trabajan permanentemente dentro de las instituciones".

Con estas palabras, el fiscal adjunto de Reggio Calabria, Giuseppe Lombardo, durante la acusación del proceso Gotha, hizo una descripción de la forma en que el crimen organizado calabrés dio un paso más dentro del sistema criminal que opera en nuestro país.

El magistrado, invitado a Lamezia Terme por "Trame", el festival de libros sobre la mafia que celebra su décima edición y que es organizado por la Fundación Trame y la Asociación Antiracket, volvió a abordar el tema en el debate con John Dickie, profesor del University College de Londres (quien intervino en forma remota) y el periodista de "Il Dubbio", Rocco Vazzana.

Porque la relación entre la masonería y las mafias es una relación compleja que se ha manifestado con creciente insistencia en el transcurso de las investigaciones de los últimos años, comenzando por la conocida investigación "Olimpia", que reveló la existencia de la "Santa" al mundo.

Con respecto a los elementos recogidos en esas investigaciones, hoy se pueden obtener más respuestas gracias al trabajo realizado por la Fiscalía de Reggio Calabria.

"Olimpia -recordó Lombardo- es la operación antimafia más importante de la Dirección Distrital Antimafia (DDA) de Reggio Calabria en la década de los años noventa y reconstruye hechos que tuvieron lugar 15 años antes. Las respuestas que hoy -unos 50 años después de lo que la propia 'Ndrangheta ha definido como un componente 'invisible, reservado o masónico'- podemos decir que refieren a la evolución de un fenómeno que es el componente más importante, no solo dentro del Sistema 'Ndrangheta, sino dentro de un sistema criminal que también involucra a otros componentes".

En su análisis Lombardo no podía dejar de recordar la contribución ofrecida por Leonardo Messina, uno de los últimos colaboradores de justicia gestionados por Paolo Borsellino antes de su muerte: "Messina, en julio de 1992 y luego unos meses después en la Comisión Antimafia explicó que el problema no es la Cosa Nostra, ni la 'Ndrangheta, ni los diversos componentes criminales que el país sufre en su piel, sino que el problema es el sistema criminal único que abraza a las grandes mafias y que pasa a formar parte de un todo mucho más peligroso. El 4 de diciembre de 1992, a los comisarios que lo escucharon en la audiencia, Messina les dijo: 'Miren, lo nuestro no es la mafia siciliana sino el conjunto de todos los componentes mafiosos nacionales que se convierten en un sistema. Un sistema particularmente avanzado'".

La evolución de la mafia tradicional a la alta mafia

Esa evolución, que tuvo su nacimiento en la década de los setenta, se desarrolla aún más en el período que va de 1984 a 1994, pasando por los años de las masacres, en un diseño urdido por los máximos componentes de ese sistema para ingresar a las instituciones estatales. Y esta evolución, en primer lugar, debe ser reconocida.

"Debemos cambiar nuestra mirada -continuó Lombardo- sobre todo tratando de reconocer al sistema mafioso mucho más allá de sus características básicas. No todos los fenómenos relacionados con los sistemas corruptos son ajenos a la alta mafia. Hago hincapié en la alta mafia porque a menudo leemos en los periódicos de 'otra mafia', pero es una gran mafia. Un sistema que aumenta de nivel sobre todo cuando se entiende que en determinados territorios no puede haber alta mafia sino a través del contacto con instituciones estatales. Y cuando hablo de instituciones estatales, también hablo de componentes infieles dentro de los organismos estatales. Y allí encuentra espacio el componente masónico para dar rienda suelta al evolucionado sistema criminal del que, lamentablemente, hoy hablamos con algunos años de retraso".

La singularidad de la 'Ndrangheta

El fiscal adjunto de Reggio Calabria en su discurso dejó en claro que, si bien la 'Ndrangheta se mueve dentro de un único sistema mafioso criminal que se maneja "de manera integrada" y que no debe leerse como un conjunto de componentes separados, en sí misma tiene su propia singularidad, que no es suficiente para describir el fenómeno porque la unidad "va más allá de la 'Ndrangheta".

Según Lombardo, la comunicación juega un papel clave: "En este contexto, es importante adoptar tres términos: formación, información y desinformación. Es necesario capacitar, porque solo a través de cursos de capacitación avanzada es posible reconocer el nuevo disfraz de los fenómenos criminales del tipo mafioso. Debemos informar porque a través de los caminos del conocimiento todos estamos capacitados para entender hoy qué es mafia y qué no lo es. Hoy en día, las características tradicionales de los hombres de la mafia ya no existen por la fuerza de las circunstancias. Y la desinformación se vuelve muy peligrosa cuando los miembros de la mafia actúan como agencias desinformantes para ocultar a los ojos más atentos en qué se han convertido".

Para el magistrado, existe el riesgo de que "sujetos que son realmente apicales, pero desconocidos en la base, en lugar de ser juzgados exactamente por ese rol, como altos mandos de un sistema particularmente estratificado, puedan ser juzgados y condenados como asociados externos. Este es un gran peligro que no se debe correr en la evolución de la lucha contra la mafia”.

“Todos debemos poder trabajar en base a nuevos indicadores que sean capaces de tomar una fotografía, un negativo a desarrollar, conforme a lo que hoy es el fenómeno mafioso". También por esta razón, según Lombardo, este podría ser el momento para una discusión y una renovación de la legislación antimafia y sobre el artículo 416 bis. Ciertamente sigue siendo una herramienta extraordinariamente eficaz y universalmente reconocida más allá de las fronteras nacionales, como norma que permite una lucha avanzada contra las mafias, pero está claro que "las mafias desde 1982 hasta hoy han evolucionado, así como ha evolucionado la forma de combatir a los fenómenos mafiosos en Italia y en el extranjero. En mi opinión, es necesario cambiar el enfoque investigativo con respecto a ciertos fenómenos para obtener determinadas respuestas".

Así, siguió explicando Lombardo: "hoy somos conscientes de que los principales componentes de la mafia se manifiestan de una forma cada vez más nueva, menos visible y más sofisticada. ¿Estamos seguros de que el 416 bis de hoy está perfectamente en consonancia con las nuevas manifestaciones mafiosas? Tengo algunas dudas, pero eso no significa alterar una regla fundamental como esa. No debe excluirse discutir cuáles son las características de las grandes mafias del tercer milenio en relación con la estructura del artículo 416 bis. Todos estamos llamados a reflexionar sobre las herramientas que tenemos a nuestra disposición para hacerlas más eficaces. Y se puede iniciar una discusión, manteniendo todo lo bueno de la ley".

¿Quiénes son los reservados?

Una de las preguntas planteadas durante la velada fue precisamente sobre la posibilidad de identificar quién está detrás del componente reservado. En este punto, tanto los colaboradores de justicia como los mismos mafiosos interceptados durante las distintas investigaciones dieron un aporte importante. Son ellos los que contaron acerca de la existencia de un nivel regido por reglas y lógica masónicas.

En su interior, explicó Lombardo con detenimiento, están aquellos sujetos pertenecientes a la "jefatura de la 'Ndrangheta y que interactúan con el mismo componente confidencial del que hablan los colaboradores de la justicia siciliana. Sujetos que gestionan la lógica desde arriba y que en otros territorios crean, especialmente en Lombardía, el punto de encuentro entre los grandes componentes de la mafia italiana para gestionar el poder real". El magistrado destacó entonces la existencia de una 'Ndrangheta de apariencia y una 'Ndrangheta de sustancia, que es lo que realmente importa, que no pasa por ningún ritualismo o afiliación formal”.

Para entender la diferencia, es eficaz la escucha telefónica de la operación Purgatorio en la que un hombre de la 'Ndrangheta de la región del Vibo afirma claramente que "hemos dejado la 'Ndrangheta a otros sujetos. Ahora somos masonería, llámalo como quieras, P4, P6 o P9". "El término -subrayó el magistrado calabrés- no cambia nada, lo que importa es el fondo. No porque la 'Ndrangheta haya venido a menos, sino porque, hablando con otro hombre de la 'Ndrangheta, tuvo que explicar cuál es el nivel que realmente importa. Dejar en claro que esa es la base y es fundamental seguir haciendo cierto tipo de discurso sobre el territorio, pero si nos detenemos en la base no hemos entendido nada".

Cómo funcionan las masomafias

Durante la reunión, gracias a la contribución de John Dickie, se habló sobre la masonería. En particular, se destacó que la misma, en su desarrollo, también tuvo una función social. Y en el secretismo se encuentra uno de sus puntos "débiles" por los que hoy se genera una gran confusión, incluso por parte de los mismos masones. Luego Lombardo explicó el significado del concepto por el cual la alta mafia adquiere lógicas masónicas: "Los componentes altos viven de las lógicas masónicas y están inspirados en las lógicas masónicas. Esto quiere decir que en realidad no son obediencias masónicas, en el verdadero sentido del término, las que gobiernan las mafias. No son las reconocidas obediencias masónicas las que cambian su rango de acción dentro de los componentes de la mafia. En cambio, son los componentes de la mafia los que necesitan interactuar con otras áreas, que pueden ser áreas institucionales, empresariales, financieras y económicas de diversos tipos. A estas áreas genéricamente se las encuentra en sectores altamente rentables". Y luego agregó: "Es difícil identificar dentro del componente masónico de las mafias una parte de la masonería regular o irregular. Digamos que, a la luz de las emergencias procesales de los últimos años, quizás sobre perfiles de masonería irregular, se deba hacer una profundización. Esa parte irregular es la que probablemente entra en contacto con una serie de mafiosos. Y es incorrecto decir que llegamos a una completa interpenetración entre la masonería irregular y el componente masónico de las mafias. Cuando los componentes de la 'Ndrangheta hablan de masonería, hablan de lógicas y rituales masónicos inspirados en los masónicos. No podemos excluir que hayan incorporado sujetos que en el pasado pudieron haber tenido una carrera masónica regular o irregular, pero ciertamente la masonería nunca ha entrado de lleno en el sistema mafioso para gobernarla".

Los hombres bisagra que se convierten en vértices

Es cierto que los fenómenos criminales han evolucionado y se han alimentado gracias a una serie de relaciones que han tenido las mafias con los llamados "hombres bisagra". Durante mucho tiempo estos sujetos fueron calificados como "ajenos al circuito mafioso" o "al servicio del circuito mafioso sólo en relación a determinadas contingencias". Esto llevó a esos sujetos, como recordó Lombardo varias veces, a ser juzgados, y en ocasiones condenados, como asociados externos.

Lo que hay que entender, sobre todo tras profundizar en ciertas investigaciones como las llamadas "Olimpia 5", "'Ndrangheta Stragista", o "Gotha", es que "en la relación entre el líder mafioso, considerado el sujeto máximo del sistema criminal de tipo mafioso, y el hombre bisagra hay en realidad una relación que debe leerse de una manera diferente a la que aparenta. No es el jefe el que se sirve del sujeto bisagra, sino que es este último, que en este punto ya no es tal, quien utiliza al jefe mafioso. Y lo hace como sujeto dentro del circuito criminal de tipo mafioso, que no aparece como tal porque está protegido por ese componente invisible o reservado de la mafia".

Al final del debate, Lombardo también comentó sobre la reforma Cartabia de la justicia, que a su juicio "no va en la dirección correcta" y "no solucionará los problemas". "Los procesos -añadió Lombardo- no se acelerarán y esto probablemente se deba a que, entre impulsos y contra impulsos, existe el miedo a desestabilizar un sistema. Creo que una reforma razonada, que no trastorne nuestro sistema procesal, es indispensable. Creo que es posible simplificar mucho nuestro sistema sin trastornarlo y sin afectar las garantías defensivas. En los últimos años hemos realizado muchas propuestas. La reforma tiene el mérito de haber iniciado un debate en profundidad respecto a hace unos años. Yo opino que no tendremos ningún tipo de beneficio y los tiempos de la justicia seguirán como están. Mientras tanto, debemos pensar en una reforma que sea independiente del proceso y se anticipe al proceso. No es cierto, si hablamos de derecho comparado, que en Italia haya un exceso de relevancia penal. Y debemos tener el coraje de convertirnos en ciudadanos que prescinden de la sanción penal, en cumplimiento de la ley. Porque una nación evolucionada como la nuestra no puede vivir temerosa del juicio penal o del fiscal. Una vez hecho esto, podemos hablar del resto. Los procesos no se pueden interrumpir por inadmisibilidad porque vivimos permanentemente en condición de emergencia en los distritos del sur. Y no se puede perder todo el enorme trabajo realizado. Los ciudadanos tienen derecho a tener respuestas también en relación con aquellos delitos que, aparentemente, no tienen en cuenta la existencia formal de una persona ofendida".

--------------------

*Foto de portada: antimafiaduemila.com

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO