Jueves 23 Mayo 2024

El CEO de Wenance acumula cientos de causas en Argentina, Uruguay y España por implementar un esquema Ponzi

El empresario financiero Alejandro Muszak, titular de la firma Wenance -con operaciones y servicios en más de seis países-, fue detenido el pasado lunes en Argentina, en el porteño barrio de Palermo. Acosado por un sinnúmero de ahorristas, y decenas de causas legales -en ambos márgenes del río de La Plata-, fue arrestado por personal de la policía de la provincia de Buenos Aires bajo órdenes del tribunal de San Isidro.

Otra vez la cultura de la usura, otra vez el esquema Ponzi, otra vez un tendal de ahorristas y pequeños inversores estafados.

Desde hace más de diez años la firma Wenance se volcó a la prestación de servicios financieros digitales (fintech), que en un principio se desarrolló a partir de los modelos del microcrédito, pero que -ya de forma general- se han difundido de manera masiva a partir de las aplicaciones de pago digital y las criptomonedas, gestando flujos de capitales enormes, que escapan completamente al sentido del microcrédito.

Teóricamente estás empresas financieras, como Wenance, buscan clientes entre quienes no logran acceder a los servicios bancarios no tradicionales -que dicho así parecería reflejar a la población no bancarizada (entiéndase precaria)- pero que en la práctica incluye también a inversores que buscan esquivar los controles tradicionales, puesto que la constante innovación de estos servicios dejan -en parte- obsoletos los marcos regulatorios, y esto los brokers lo saben y lo utilizan a su favor.

A mediados del año pasado -mucho antes de la debacle económica de la gestión de Javier Milei-, Wenance cortó la cadena de pagos para con sus inversores, sus proveedores y sus empleados, llevando la empresa a la quiebra. Para entonces acumulaba decenas de denuncias por violaciones a la ley del consumidor en el marco de prácticas usureras.

La causa por la que fue detenido -bajo órbita del fiscal Alejandro Guevara-, se desarrolla en el fuero penal de San Isidro. “En el expediente -al que accedieron los cronistas de Página/12- consta que Muszak realizaba intermediación financiera sin autorización del Banco Central, porque tomaba fondos de terceros, y que llegó a vender hasta seis veces un mismo título o valor de deuda financiera, en lo que constituye un típico esquema Ponzi. Por estos motivos, los peritos hablan de quiebra fraudulenta, a pesar de la deliberada demora de la justicia en resolver”.

Durante nueve meses la causa tuvo reiteradas demoras que perjudicaron la celeridad del proceso, y permitieron que los daños sean mayores. Los demandantes intentan probar el dolo en las maniobras. De ser así, se podría confirmar la quiebra fraudulenta.

Por ahora Muszak permanece detenido y hasta el momento se le ha negado la fianza, por considerar -el tribunal- que hay riesgo de fuga. Según trascendió en los medios argentinos, el detenido negó los cargos, se declaró inocente y dijo que los hechos se deben a “ un mal giro comercial”.

En Uruguay la estafa supera los 9 millones de dólares

Más de 300 denunciantes, auspiciados por diferentes abogados, se presentaron ante la justicia de la República Oriental del Uruguay, en julio del 2023, luego de que la firma Wenance anunciará la cesación de pagos. Esto habría generado pérdidas a los ahorristas por un monto superior a los 7,5 millones de dólares. Luego se sumaría una segunda oleada de denunciantes, damnificados en más de 1,5 millones de dólares. Algunos trascendidos periodísticos ya hablan de 600 denunciantes.

Los damnificados en el país aseguran que “dos días antes de presentada la denuncia, la empresa vació las cuentas en dólares y en pesos del banco BBVA, un hecho que no consideran ni casual ni accidental sino deliberado”, según consignó Infobae.

Días atrás el Banco Central del Uruguay, instruyó a Wenance el “cese de las actividades sin autorización y habilitación”, dando pasos hacía la constatación de los delitos.

Foto: Instagram