Jueves 23 Mayo 2024

Numerosos activistas sociales, políticos, referentes del periodismo y la cultura se hicieron presentes el pasado sábado 30 de marzo en horas de la noche en el Salón Futuro, ubicado sobre la Avenida San Martín de la ciudad de Asunción, para velar los restos mortales del Dr. Martín Almada y rendirle el último homenaje antes de su entierro.

De manera unánime la mayoría de los presentes destacaron que el mayor legado de Almada para la democracia, fue la búsqueda permanente de la verdad, la justicia y sobre todo el fin de la impunidad en Paraguay y Latinoamérica: haber descubierto el archivo del terror, contribuyendo a encontrar la prueba documental de la coordinación de los diversos regímenes dictatoriales del Cono Sur para crear el Operativo Cóndor, de las atrocidades cometidas por el dictador paraguayo Alfredo Stroessner y su séquito de criminales.

Si bien Martín Almada, fue escritor, pedagogo, abogado, rescato su faceta de maestro, que no solo lo plasmo a través de sus libros que fueron varios, o a través de la academia, sino su vida misma fue la mayor enseñanza dejada a las futuras generaciones. A pesar de haber sido encarcelado, torturado, exiliado y humillado por Stroessner, jamás claudico, siempre defendió su dignidad, no perdió jamás la esperanza de que alguna vez la impunidad se acabaría, y se descubrirían todas las verdades de las dictaduras latinoamericanas, viviendo así dentro de una auténtica democracia y libertad en Paraguay.

Varios referentes de la militancia ciudadana y social en defensa de los derechos humanos, redactaron algunos mensajes para despedir al Profesor Martín Almada. Podemos mencionar a Pablo Daniel: quien escribió: “Amigo, Maestro, chispa de luz brillante en un país de esperanzas apagadas; isla de memoria en un océano de olvido: tu lucha sigue y seguirá”.

Julia Cabello escribió: “¡Qué vacío dejará y cuánto que agradecer su vida, su lucha que és y seguirá siendo de todos nosotros! Que tu vuelo sea de paz, querido Martín. Abrazo enorme para vos, María Stella".

Por su parte Mónica Strupp señaló: “Mis condolencias a la familia, un homenaje a este gran hombre que siempre se puso la bandera de la libertad".

Amnistía Internacional sostuvo “Falleció Martín Almada, un imprescindible de la historia de Paraguay, de la historia de los derechos humanos. Martín supo dar testimonio de una vida volcada a la lucha por una sociedad más justa y libre. Su vida se entretejió con la de Amnistía Internacional en los tiempos de la dictadura militar de Paraguay, cuando nuestra organización lo conoció como preso político y abogo por su libertad, honrando a nuestra organización con su confianza, que con orgullos levantamos y no defraudamos. ¡Gracias Martín por tu vida ¡Gracias por tu lucha y tu compromiso! En tu nombre también, seguiremos caminando. Fraternal abrazo a la querida María Stella de todos quienes hacemos Amnistía Internacional".

Rosalía Vega escribió: “Hoy, nos deja físicamente un imprescindible, pero, nos deja su historia de lucha por la defensa de los derechos humanos. Martín, siempre fue y será inspiración para muchos".

En la antesala del salón donde se encontraba el féretro de Martín Almada, fueron exhibidas todas sus obras más emblemáticas como “Paraguay, la cárcel olvidada. El país exiliado”; “El Cóndor II Sigue Volando. Descubrimiento del Archivo del Terror declarado por la UNESCO, “memoria del mundo” y el libro que le costó las mayores persecuciones de las dictaduras latinoamericanas: “Paraguay, Educación y Dependencia".

En la noche del velorio vino a mi memoria como conocí personalmente a este héroe civil paraguayo que luchó toda su vida contra la dictadura de Stroessner y defendió los derechos humanos de la gente. Era el año 1993, apenas habían pasado cuatro años del golpe de estado que derrocó al general Alfredo Stroessner, cursaba el 3er año de la carrera de Derecho, y como miembro del Centro de Estudiantes, a mis 21 años, inspirado en el testimonio de vida y de lucha de Martin Almada en defensa de la dignidad humana, organicé conjuntamente con otros compañeros un panel debate, donde los principales expositores fueron el Dr. Martin Almada y el Profesor Luis Alfonso Resck , otro gran luchador en defensa de los derechos humanos.

A partir de dicha fecha, mantuve una comunicación fluida con Martín, lo visité en varias ocasiones en su domicilio del barrio Sajonia, y fue un maestro de los jóvenes que militábamos en ese tiempo contra la corrupción, y la impunidad de los personeros del stronismo y sus herederos. Asesoró, y apoyo siempre a las diversas organizaciones juveniles en sus reivindicaciones, como la reforma universitaria, la objeción de conciencia al servicio militar, la lucha contra la corrupción, la búsqueda de una educación crítica y liberadora. Inspiró a varias generaciones de militantes civiles y sociales a salir a las calles, movilizarse contra toda violación a los derechos humanos, exigiendo verdad, justicia y el fin de la impunidad en Paraguay.

En la noche del sábado sentí tristeza, por un lado al despedir a un ser humano, altamente ético, humanista, solidario y sobre todo que ha demostrado con hechos su amor al prójimo, denunciando la violación a los derechos humanos, pero por otro lado en lo más profundo sentí mucha alegría por Martín Almada, ya que soy consciente de que él no ha muerto, que está más vivo que nunca a través de su legado que es riquísimo, y que ha cumplido con creces su misión en este plano terrenal.

Gracias Profesor Martín Almada por tus obras de bien a favor del pueblo. Gracias Maestro, porque has dado testimonio que nada es imposible, que a pesar de las múltiples caídas que podamos tener en la lucha por la Verdad y la Justicia, siempre hay una luz al final del túnel, y que si nos levantamos y seguimos caminando, llegaremos al final de nuestras vidas a triunfar sobre el mal de las tiranías, las dictaduras y las mafias.

Foto: Antimafia Dos Mil