Domingo 23 Junio 2024

Según un informe de la Sipiav, en 2023 se registraron 22 situaciones por día

Una de cada cuatro situaciones es por violencia sexual

Alerta. En Uruguay crece la violencia contra las niñas, niños y adolescentes. Así lo afirma el informe presentado por el Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (Sipiav) -dependiente del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU)- basándose en el estudio de cifras del periodo comprendido entre el 1° de enero y el 31 de diciembre de 2023.

En total se registraron 8.157 casos en todo el año, en lo que se traduce a 22 situaciones por día. Esta cifra, siempre estadística -puesto que no todos los casos son denunciados-, supera en un 9% los registros del 2022 (7.473). La mayoría de los casos están vinculados al maltrato emocional, llegando a un 39%.

En lo que respecta a la violencia sexual se registraron 1.900 casos, cinco por día. Una cifra que aterra, sobre todo considerando que en Uruguay, en este preciso momento, ha sido formalizado el exsenador de la Nación, Gustavo Penadés, por delitos vinculados al sexual de menores, con aproximadamente 20 casos en investigación. El exsenador, y miembro íntimo del herrerismo, permanece bajo prisión preventiva desde octubre del año pasado.

Es importante destacar que de las víctimas de explotación sexual, el 81% son mujeres.

Otro dato alarmante es el que refleja la “naturalización” de la violencia. Esto se refiere a que dos de cada tres víctimas no logran visualizar e identificar correctamente la violencia padecida. Remarcando la importancia de continuar trabajando en materia de educación y prevención. Sobre todo considerando que el grueso de los agresores se encuentran en el núcleo familiar.

Los primeros meses del 2024 son poco alentadores. Entre enero y marzo siete niños fueron baleados en el marco de las disputas territoriales del narcotráfico. Esta triste realidad, que quizás excede los límites del informe, es un reflejo directo del “naturalizar” la violencia a todo nivel, y la falta de condenas firmes sobre este tipo de delitos.

*Foto de Portada: amnistia.org.uy