Jueves 23 Mayo 2024

El fiscal nacional adjunto antimafia intervino en el festival WikiMafia de Milán

"Normalmente, las declaraciones del senador Maurizio Gasparri me han dejado y me dejan indiferente. Se trata de un exponente político que, durante al menos 30 años, de manera violenta y desordenada, me ha atacado a mí y a todos los magistrados que se han permitido, a lo largo del tiempo, investigar o procesar a sus amigos o colegas de los partidos en los que militó".

El fiscal nacional adjunto antimafia, Nino Di Matteo, no se anduvo con rodeos al responder al jefe de bancada del partido Forza Italia en el Senado, que en las últimas semanas le pidió al ministro de Justicia, Carlo Nordio, una inspección contra el magistrado de Palermo.

En el centro del ataque de Gasparri se encuentra el último libro escrito por Di Matteo junto con el periodista Saverio Lodato - "Il Colpo de Spugna" (Editorial Fuoriscena)- en el que los autores comentan y critican la sentencia de Casación del proceso Tratativa Estado-mafia.

El magistrado de Palermo añadió luego: "Lo que más me satisface de todo lo escrito en el libro es el título, fue realmente un 'borrón y cuenta nueva'. Las verdades reveladas en primera y segunda instancia, y que resultaban demasiado escabrosas, debían ser anuladas", por cuanto "el hecho de que parte del Estado hubiera hecho acuerdos con parte de la mafia no podía quedar consagrado en una sentencia definitiva. Y esto mientras desde 1992 hasta enero de 1994 fueron cometidas siete masacres en Italia. Por eso, con Saverio Lodato, decidimos exponer estas críticas". Críticas inaceptables para el senador de FI (Fratelli d'Italia), según el cual los armiños son intocables.

Di Matteo que opina el ministro Nordio 2

De ahí la petición al Guardasellos de "verificar la posible existencia de responsabilidades disciplinarias y de protección de la magistratura, del Tribunal de Casación y de sus miembros", pero también "la eventual existencia de delitos derivados de las declaraciones contenidas en el citado libro".

La del senador Gasparri, afirmó Di Matteo, "no fue una simple declaración a la prensa, sino un acto político -añadió el magistrado en la segunda edición del Festival Internacional Antimafia promovido por WikiMafia-. Se trata de la presentación de una pregunta parlamentaria instando al ministro de Justicia, Carlo Nordio, a adoptar medidas disciplinarias contra mí. Es decir, contra un magistrado que se atrevió a comentar críticamente en un libro una sentencia definitiva de la Corte de Casación. Dado que el acto del senador Gasparri fue un acto político, creo que merece una respuesta política en interés de los ciudadanos", añadió Di Matteo, respondiendo a las preguntas de Pierpaolo Farina, sociólogo, creador de WikiMafia y director artístico del Festival.

El acto de inspección "proviene del jefe de bancada en el Senado de un partido de su propio gobierno -especificó el magistrado a los espectadores- y creo que es una cuestión de interés general, porque se trata de la posibilidad de que un magistrado se exprese con sentido crítico ante una sentencia firme, es decir, no durante un proceso en curso. Y opino que los ciudadanos tienen todo el derecho a saber, ante una solicitud y una petición procedente de un exponente político de un partido de gobierno, cuál es la intención del ministro. El silencio es demasiado cómodo. Creo que ante determinadas cuestiones, cada uno debe asumir sus propias responsabilidades y comunicar cuál puede ser o será su decisión de hacer o no hacer algo".

Di Matteo precisó que todas las sentencias deben respetarse, "pero pueden ser criticadas", incluso las de la Suprema Corte. "Los jueces de la Corte de Casación no poseen la unción de la infalibilidad -añadió-. Más aún, creo que esta sentencia merece ser criticada".

Foto: © Imagoeconomica