El jefe Totò Riina decía sobre él: "Es una mente"

Por Giorgio Bongiovanni-27 de setiembre de 2022

La mafia ganó. Eso le dijo "Masino" Buscetta al periodista Saverio Lodato, entrevistado un año antes de morir, en el 2000, en Nueva York. Una frase directa, tan cortante como desarmante, para describir el estado de una política que estaba dentro y fuera de Cosa Nostra.

Que la mafia ganó es la sensación que se tiene frente a un país carente de memoria y de dignidad que le ha entregado el mando a la derecha más vulgar de la política.

Que la mafia ganó es la sensación que se tiene cuando se ve triunfar en las elecciones a aquellos candidatos que de alguna manera son apoyados, de forma más o menos directa, por los condenados por hechos mafiosos.

Basta ver lo que sucedió meses atrás durante las elecciones municipales de Palermo con los "respaldos" más o menos velados de Marcello Dell'Utri (un hombre bisagra, según los jueces que lo condenaron en forma definitiva por concurso externo en asociación mafiosa, entre los jefes de Cosa Nostra y Berlusconi, cuando el caballero todavía se ocupaba sólo de televisores y los financiaba por millones) y Totò Cuffaro (condenado a siete años por revelación de secretos oficiales y complicidad personal agravada por haber favorecido a la mafia), pero también en las últimas regionales.

El primero participó activamente en la campaña electoral de la Nueva DC (Democracia Cristiana) en apoyo de Renato Schifani, candidato a presidente de la Región de Sicilia. El segundo no tomó partido personalmente, pero Riccardo Gallo Afflitto apareció en la lista de candidatos a presidente. Un hombre cercano al exsenador.

Falta la confirmación oficial, pero el dato es casi seguro.

Cuando se habían escrutado 4.796 secciones de 5.295, Renato Schifani, el candidato de centroderecha a la presidencia de la Región, era el más votado en Sicilia con el 41,8% de las preferencias. Lo seguía Cateno De Luca (24,6%), Caterina Chinnici por la centro-izquierda (15,9%), Nuccio Di Paola del M5S (15,05%). Y cerraban la lista Gaetano Armao (2,03%) y Eliana Esposito (0,5%).

En este escenario, no hay que olvidar que la candidatura de Schifani, por sí sola, ya era escandalosa.

El expresidente del Senado que fue autor de la norma (el laudo Schifani, ndr) diseñada para detener los juicios contra los cinco cargos más altos del Estado, justo cuando Berlusconi, que en ese momento era primer ministro, estaba siendo juzgado por el caso SME.

El candidato que hasta el día de hoy sigue imputado en Caltanissetta por violación de secreto en el juicio Montante.

En el 2014, sin embargo, se archivó la acusación de concurso externo. En el auto de archivo del juez de instrucción Vittorio Anania se subrayó que "finalmente surgieron algunas relaciones con personajes incluidos en el entorno mafioso o cercanos a ese entorno en el período en que Schifani se dedicó activamente a su actividad como abogado civil y experto en derecho administrativo". Esos informes, sigue diciendo el tribunal, "no suponen un nivel mínimo de prueba para sustentar una acusación en la corte, sobre todo porque, independientemente del conocimiento por parte del sospechoso de la catadura mafiosa de sus interlocutores, tal conducta se ubica en su mayoría en un período ya lejano en el tiempo (principios de los años 90) hechos por los cuales, en todo caso, operaría la prescripción".

Esto significa que Schifani tenía relaciones con hombres cercanos a Cosa Nostra, pero que, no obstante, no alcanzan para llevarlo a juicio por concurso externo con la mafia. De hecho, no se probó el conocimiento de la catadura delictiva de sus interlocutores. Y aunque el mismo hubiera sido probado, esos hechos (ocurridos según el relato de algunos colaboradores de justicia entre finales de los años ochenta y principios de los noventa) estaban demasiado lejos en el tiempo y, por tanto, prescritos.

El jefe de jefes de Cosa Nostra, Totò Riina, incluso hizo referencia a Schifani, a quien definió como "una mente".

El hecho, también denunciado en las diligencias de investigación por concurso externo, tuvo lugar el 10 de junio del 2008. El jefe corleonés estaba conversando con su esposa, Ninetta Bagarella, y su hija, Lucía. En un momento, la familia Riina estaba hablando de cerezas y Riina dijo que las mejores cerezas de Sicilia procedían de Chiusa Sclafani. "El país de un senador siciliano", indicó Riina. "El país… de… uno de Chiusa Sclafani… un senador… ¡Forza Italia! El pueblo de Chiusa Sclafani y del Senador Schifani". "¿Chiusa Sclafani?", preguntaron las dos mujeres. Y Riina respondió: "Sí, el país del senador... es... ¡una mente!".

Elecciones en Sicilia Schifani presidente 2

Afirmaciones que no pueden pasar desapercibidas y que no olvidamos.

Todo lo contrario, hizo una parte del pueblo siciliano que lo acaba de elegir como próximo presidente de la Región.

Y pensar que incluso durante esta campaña hubo arrestos dos días después de la votación. Dos casos separados que involucran a Salvatore Ferrigno, un candidato de centroderecha en las listas autonomistas de Raffaele Lombardo (ex diputado de Forza Italia) arrestado a pedido del fiscal de Palermo por voto de intercambio político-mafioso, y Barbara Mirabella de Fratelli d 'Italia, arrestada por corrupción a pedido de la fiscalía de Catania.

Y de poco o nada han servido las alarmas de la hermana del juez Giovanni Falcone que temía el riesgo de un "regreso al pasado más oscuro". Nada que hacer.

Otro mártir de nuestra patria, Paolo Borsellino, dijo que "la lucha contra la mafia (el primer problema a resolver en nuestra bella y desdichada tierra) debía ser no sólo un gran trabajo de represión, sino un movimiento cultural y moral, incluso religioso, que involucre a todos, para que todos se acostumbren a sentir la belleza del olor fresco de la libertad que se opone al hedor del compromiso moral, de la indiferencia, de la cercanía y, por tanto, de la complicidad".

Mientras la gente sin memoria no haga suyas estas palabras, la mafia, o si se prefiere el sistema de poder criminal, siempre ganará.

Mientras tanto, en Italia y en el año 2022 DC, en Roma tendremos un gobierno fascista, mientras que en Palermo ganó la mafia. No queda otra opción que gritar: ¡Resistir! ¡Resistir! ¡Resistir!

--------------------

*Foto de portada: reelaboración gráfica de Paolo Bassani

*Foto 2: "Es una mente". Así se expresó el jefe de Cosa Nostra, Totò Riina, en junio del 2008, durante una entrevista en prisión con su esposa, Ninetta Bagarella, y su hija Lucía

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director de redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras
Secretaria de redacción Sudamérica: Victoria Camboni

ver más...