En el juicio por el desvío de las investigaciones el "falso" alegato de Trizzino, el abogado de los hijos de Borsellino

Por Giorgio Bongiovanni-21 de mayo de 2022

"Nino Di Matteo es uno de los magistrados que vistió la toga por primera vez en una noche, la del 24 de mayo de 1992, cuando él y los otros jóvenes auditores judiciales en formación en la Corte de Palermo (incluido el autor de este libro) fueron llamados a hacer guardia frente a los cuerpos mutilados de Giovanni Falcone, Francesca Morvillo, Antonio Montinaro, Rocco Dicillo y Vito Schifani, asesinados el día anterior en la masacre de Capaci. Esa noche, fueron muchos los sentimientos que se agitaron en el alma de ese grupo de oyentes: el dolor, la ira, pero también el deseo de redención de su tierra, y el orgullo de ser parte de un Poder Judicial que tuvo entre sus filas a auténticos héroes civiles, capaces de dar la vida por el Estado. Sentimientos que acompañaron a Nino Di Matteo en todos los días de su carrera profesional, quien dedicó toda su vida a la lucha contra la mafia, primero en la Fiscalía de Caltanissetta, luego en la de Palermo, luego en la Dirección Nacional Antimafia y Antiterrorismo. Un compromiso valiente que continuó incluso cuando fue elegido para el CSM en el período más difícil de la historia del autogobierno del poder judicial".

Estas son las palabras escritas por el presidente de la Corte de Palermo, Antonio Balsamo, en la reciente publicación "Mafia. Hace falta memoria para combatirla", editada por "Pequeña biblioteca para un país normal - Vida y pensamiento".

Ciertamente, no es un recién llegado al tema, si se considera que hablamos del juez que, como presidente de la Corte d'Assise de Caltanissetta, en la exposición de motivos de la sentencia del juicio Borsellino quater calificó al engaño de vía D'Amelio como el "más grande de la historia".

¿Habrán leído estas consideraciones el abogado Fabio Trizzino (yerno de Borsellino), la Dra. Fiammetta Borsellino, la Dra. Lucia Borsellino y el Comisario Manfredi Borsellino antes de pronunciar falsedades contra Nino Di Matteo en un tribunal?

No lo podemos saber.

En el juicio sobre el desvío de las investigaciones de la masacre de via D'Amelio, en curso ante el tribunal de Caltanissetta, hay tres imputados: los policías Mario Bo, Fabrizio Mattei y Michele Ribaudo, acusados ​​de haber adoctrinado al falso arrepentido Vincenzo Scarantino para culpar a personas inocentes. Fabio Trizzino, abogado de los hijos de Borsellino, además de yerno (es el marido de Lucía) del juez asesinado el 19 de julio de 1992, al final de su arenga, pidió que se condene a los tres acusados.

Sin embargo, durante las dos horas de discusión, que escuchamos atentamente, no fueron los policías los acusados, sino los magistrados. O quizás debería decirse un magistrado en particular: Nino Di Matteo.

Él es el objetivo a golpear.

Trizzino, luego de elogiar la labor del fiscal Stefano Luciani, afirmó: "Me doy cuenta de que es una declaración fuerte y dolorosa, pero dado el comportamiento que tuvieron durante su interrogatorio, en lo que respecta a los Dres. Palma y Petralia, como sospechosos del crimen relacionado, y el Dr. Di Matteo, decimos que 'por mucho que ellos se puedan creer absueltos, creemos que siempre estarán involucrados', y lo demostraré en este alegato".

Y escuchamos su tesis.

Nadie niega que en la masacre de vía D'Amelio hubo anomalías, así como responsabilidades institucionales muy graves a partir de la desaparición de la agenda roja que, es evidente, no fue obra de los hombres de la mafia.

Mas odios y mentiras sobre Nino Di Matteo 2

Pero los hechos deben ser contados como son y en su totalidad.

No utilizando mentiras y delirios, sobre todo cuando se habla de "diseño criminal" con clara referencia a los magistrados, aunque se haya probado que Nino Di Matteo no tiene nada que ver con el desvío investigativo.

Sobre su persona el fiscal competente de Messina ni siquiera abrió un expediente.

El juez de instrucción de los dos magistrados, Carmelo Petralia y Anna Maria Palma, que fueron investigados por calumnias agravadas por haber favorecido a Cosa Nostra, desestimó la investigación y consideró que "no existen pruebas ciertas e inequívocas que permitan sostener un eventual debate futuro en una acusación de calumnias contra los imputados".

Pero volvamos a este proceso de desvío investigativo y arenga, incoherente y sin lógica discursiva en el mejor de los casos, inquietante y falso en el peor.

Trizzino, en forma confusa, primero dice correctamente que el desvío comienza con la desaparición de la agenda roja y con ese encargo investigativo dado por el Fiscal de Caltanissetta, Tinebra, a los servicios de seguridad. Pero luego tropieza.

Una anomalía que, según Trizzino, "también podría haberse entendido, si hubiera sido la única".

Una construcción que se asemeja tanto a la obra del ROS (Grupo Operativo Especial) que, mientras explotaban las bombas, se comunicó con el ex alcalde mafioso de Palermo, Vito Ciancimino, para entender cuál era "el muro que los dividía". Una acción que dio vida a la apertura de un diálogo que no solo no salvó vidas humanas, sino que produjo otras masacres.

El mundo al revés

Trizzino, continuando con su arenga, dio por buenas las versiones del exfuncionario del SISDE (Servicio de Información y Seguridad Democrática) Bruno Contrada ("el 20 de julio se comporta correctamente y le dice a Tinebra que no puede investigar") hasta el punto de afirmar que los Servicios, autores de dos notas, una de agosto y otra de octubre, que confirmaban la pista Scarantino, eran solo subordinados de la Brigada Móvil y el grupo de investigación Falcone-Borsellino.

Otro pasaje que nos llamó la atención es aquel en el que se quiso subrayar (atribuyéndole así la culpa a los magistrados) que "si el colaborador tiene nuevas declaraciones que hacer, se debe permitir a las defensas estar en condiciones de poder realizar su cometido, las declaraciones deben ser registradas a fin de permitir la dialéctica procesal del elemento constitutivo del 'Estado de Derecho'".

Ciertamente esa es la regla. Pero también hay que tener en cuenta lo que pasó en su momento y lo que sucedió también con Giovanni Falcone y Paolo Borsellino.

Ambos han buscado colaboradores de justicia como Francesco Marino Mannoia, Gaspare Mutolo o Leonardo Messina. Y hoy sabemos que en esas conversaciones también hubo declaraciones tácitas o no verbalizadas.

Nos referimos a las palabras de Mannoia sobre Cinà, Berlusconi y Mangano, o a las declaraciones de Mutolo sobre Bruno Contrada y Signorino, al igual que las declaraciones extraoficiales de Messina sobre el plan que se estaba llevando a cabo con las masacres.

¿Deberíamos deducir que los dos magistrados-mártires también estaban realizando actos ilícitos, tramando "diseños criminales" al margen de las normas?

Evidentemente de todo esto no se ha hablado.

Mas odios y mentiras sobre Nino Di Matteo 3

En cambio, se habló del gran valor de Ilda Boccassini, la fiscal que habría entendido todo de antemano sobre Scarantino, enviando una carta a sus compañeros, junto con Saieva, antes de marcharse de Caltanissetta. Poco importa si, como señaló el abogado de Salvatore Borsellino, Fabio Repici, en julio de 1994 en la rueda de prensa se desbordó en elogios, tanto por Tinebra como por el valor de las declaraciones del "títere" Scarantino.

Una vez más se habló de la cuestión de los careos entre este último y los colaboradores de justicia Mario Santo Di Matteo, Salvatore Cancemi y Gioacchino La Barbera que no fueron agregados de inmediato. Un leitmotiv ya relatado en la sala del tribunal por los abogados habituales, Rosalba Di Gregorio y Giuseppe Scozzola, a pesar de que esto sucedió antes del final del juicio Borsellino bis y a pesar del juez de instrucción de Catania, que abrió una investigación sobre los entonces fiscales adjuntos de Caltanissetta, denunciados por tres abogados defensores, y que calificó la labor de los fiscales desprovista de "comportamiento omisivo".

En cualquier caso, se trató de traer a colación a Di Matteo, aunque es un hecho conocido que se hizo cargo de las investigaciones a partir de noviembre de 1994, así como se sabe que parte de las declaraciones de Scarantino son increíblemente coincidentes con las de Spatuzza, tal como está escrito en sentencia del juicio Borsellino Quater.

Basta recordar, por poner un ejemplo, que tanto Scarantino como Spatuzza "indican a las mismas personas como participantes en la fase crucial de la masacre. Scarantino dice que cuando el auto fue llevado al garaje para llenarlo de explosivos, estaban Graviano, Tagliavia y Tinnirello, como luego dirá Spatuzza en perfecta coincidencia. Este último también dice que estaba presente un hombre que no pertenecía a Cosa Nostra. Según las reglas de la mafia, cuando un hombre de honor comete un crimen con otro hombre de honor, deben presentarse unos a otros, de lo contrario es un sujeto externo".

En los últimos años, dos juicios sobre la masacre han sido objeto de revisión. El Borsellino Uno y el Bis.

Se sabe que muchas sentencias dictadas en ese juicio -como las de Salvatore Riina, Pietro Aglieri, Salvatore Biondino, Carlo Greco, Francesco Tagliavia, Giuseppe Graviano- nunca fueron cuestionadas.

Se sabe que los mismos fiscales de la época, Nino Di Matteo y Anna Maria Palma, para algunos de los injustamente condenados pidieron y obtuvieron absoluciones por el delito de concurso en masacre, como es el caso de Giuseppe Calascibetta, Gaetano Murana y Antonino Gambino. Sujetos luego condenados en grados posteriores de juicio. ¿O se nos quiere hacer creer que incluso en estas sucesivas condenas estuvo la mano de los fiscales?

Rencor, odio y ensañamiento

Es enorme la aversión hacia aquellos magistrados que no han hecho más que buscar la verdad sobre la muerte de Borsellino, centrándose en particular en la búsqueda de los instigadores externos de las masacres. Así acabó también en el punto de mira Roberto Scarpinato, a quien se apunta con el dedo por la historia de la relación "mafia-contratos de obra pública" de lo que ya hemos hablado extensamente en otras ocasiones.

El magistrado más citado, sin embargo, sigue siendo Di Matteo. Como si fuera el "enemigo público número uno" al que hay que matar.

Una "campaña" de constante aislamiento y deslegitimación que, lamentablemente, también involucra a los familiares de Paolo Borsellino, en este caso una de las hijas, Fiammetta Borsellino, quien siempre se ha expresado con particular odio hacia el magistrado.

Mas odios y mentiras sobre Nino Di Matteo 4

Todos omiten un pedazo de historia y cualquier excusa se convierte en buena para atacar al magistrado.

Igualmente grave es la conclusión de la arenga cuando se utilizan las declaraciones de Di Matteo en la reunión del 22 de abril de 2009 ante la Dirección Nacional Antimafia, en la que fueron convocados los magistrados de las fiscalías de Florencia, Caltanissetta y Palermo para una primera valoración sobre aquella colaboración y para dar una opinión sobre la inclusión de Spatuzza en el programa de protección.

En esa reunión intervino Di Matteo y Trizzino leyó algunos pasajes extrapolados sin contextualizar el momento en que se habían hecho ciertas consideraciones.

Frente a sentencias que en todo caso eran definitivas, es evidente que el enfoque de los órganos de investigación debe ser cauteloso.

Se omitió, sin embargo, que en el 2010 el propio Di Matteo expuso en varios lugares, precisamente para defender y promover el programa de protección y la confiabilidad de Spatuzza, cuando la Comisión Central del Ministerio del Interior para la definición y aplicación de las medidas especiales de protección, entonces presidido por Alfredo Mantovano, no admitía a Spatuzza en el programa de protección definitiva.

Pero repetimos, todo sirve para señalar con el dedo al "objetivo", incluso un encuentro de un familiar víctima de la mafia con un jefe mafioso de las masacres.

El encuentro con Graviano

Esto es lo que sucedió en el 2018 cuando la Sra. Fiammetta Borsellino se reunió con el jefe mafioso de las masacres de Brancaccio. El intercambio entre ambos se resumió en un informe sumario en el que se escucha a la hija del juez, en la investigación de Messina (archivada), hablar contra los magistrados Anna Maria Palma y Carmelo Petralia.

Al declarar ante los magistrados de Messina, coordinados por el fiscal jefe Maurizio De Lucia, Borsellino dijo: "Me hizo esperar (Graviano, ndr), se presentó en bata y luego en un momento dado se tiró contra los magistrados 'porque vienen a mí para preguntar cosas, no se dieron cuenta de las pistas falsa,s sí, Di Matteo...' mencionó algunos nombres también. Sin caer en la trampa, le dije mira, no sé lo que han hecho los demás, no tengo elementos, pero lo único que me limité a decir es que pasar la responsabilidad a otros no sirve para eludir sus responsabilidades, solo esto".

Al leer esas actas, realmente esperamos que la señora Fiammetta Borsellino haya hablado de buena fe, porque es claro que Graviano utilizó la asistencia a esa reunión para atacar, amenazar, insultar y enviar mensajes inquietantes al exterior: todo para golpear a Nino Di Matteo.

Una indicación fácil de entender para los hombres de Cosa Nostra, atentos a esa sentencia de muerte que pende sobre la cabeza del consejero togado del CSM (Consejo Superior de la Magistratura) ordenada por el súper fugitivo Matteo Messina Denaro (según lo dicho por el colaborador de justicia Vito Galatolo) y posteriormente por Totò Riina (directamente desde la prisión). Un ataque solicitado también por los aparatos desviados que trabajaron directamente junto a la mafia en la realización de las masacres.

Así lo enseñan las masacres de Capaci y via d'Amelio, donde la sombra de los autores intelectuales y socios externos ha emergido cada vez más decisivamente en las investigaciones y los juicios.

Aparatos desviados ("los mismos de Borsellino" como los definió Vito Galatolo al relatar el contenido de las cartas de Messina Denaro en diciembre de 2012) que, como mataron a Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, también quieren eliminar a aquellos magistrados como Nino Di Matteo que, antes de asumir en el CSM, coordinó la mesa de la Fiscalía Nacional Antimafia sobre autores intelectuales externos de las masacres (función que volverá a ocupar al final del mandato).

Hablamos de investigaciones incómodas para el sistema criminal, como igual de incómodas son, en este sentido, las realizadas hoy por los fiscales adjuntos Luca Tescaroli y Luca Turco en Florencia y Giuseppe Lombardo en Reggio Calabria.

La Sra. Fiammetta Borsellino en ese informe resumido de sus declaraciones, admitió que Graviano dio también otros nombres, pero ella solo mencionó uno: Di Matteo, precisamente.

Mas odios y mentiras sobre Nino Di Matteo 5

Un hombre en la mira

Después de todo, desde hace algún tiempo, parece ser el único enemigo al que golpear.

E incluso en ese informe, la señora Fiammetta Borsellino no deja de mencionar a Di Matteo con suposiciones e inferencias, incluso si el consejero togado, como ya se mencionó, no fue objeto de esa investigación y nunca fue investigado por el desvío de las investigaciones.

En ese reportaje, que algunos periódicos publicaron en el pasado, se habla de las relaciones personales y la amistad fraternal entre el propio Di Matteo y la familia Borsellino, así como los motivos por los que se habría llegado entonces a la ruptura.

Una versión unidireccional que fue entregada al público sin generosidad y sin posibilidad de réplica, en este punto, por el propio Di Matteo. En las frases de Borsellino afloran sospechas y sentimientos nada nobles.

A esta altura, surge espontáneamente una pregunta que dirigimos directamente al fiscal jefe de Messina, Maurizio De Lucia: ¿por qué se dio espacio a una testigo informada sobre los hechos, a la que se le permitió hacer una serie de alegaciones que no conciernen a los investigados?

¿Qué se quería evaluar? ¿La confiabilidad del testigo o la búsqueda de responsabilidad de un sujeto que no está bajo investigación?

¿Qué sentido tiene compulsar en este punto, casi morbosamente, en busca de no se sabe exactamente qué detalle?

Pero volvamos a Scarantino.

Como hemos dicho varias veces, la historia del falso arrepentido de Guadagna no es más que "un segmento" del gran escenario investigativo en la búsqueda de la verdad sobre la masacre. Hablamos de un escenario investigativo que Di Matteo, junto a unos cuantos magistrados más, ha intentado sacar a la luz en los últimos años.

Por eso Di Matteo da miedo. Es por eso que las "mentes refinadísimas" pretenden deslegitimar al magistrado, aprovechando también las denuncias de aquellos familiares de las víctimas de la mafia, como la señora Fiammetta Borsellino, que con ira golpean al magistrado utilizando hechos totalmente personales.

Un goteo injustificado, que incluye la ira por una verdad completa sobre las masacres que falta desde hace treinta años.

Los hechos son evidentes y la historia cuenta que el propio Di Matteo, junto con algunos otros colegas como él, ha comprometido su vida en la búsqueda de la verdad sobre las masacres y en particular sobre los autores intelectuales externos que se esconden detrás de ellas.

Se olvida que Di Matteo instruyó las investigaciones del "Borsellino ter", junto a Maria Palma, lo que llevó a la condena de todos los jefes de la comisión provincial y regional de Cosa Nostra, trazando el camino de las investigaciones sobre los llamados autores intelectuales externos.

Se olvidan las investigaciones muy pesadas, realizadas junto al colega Luca Tescaroli, que se desarrollaron en los años siguientes, como las de "Alfa y Beta" (o Silvio Berlusconi y Marcello Dell'Utri) o sobre la presencia en via d'Amelio de Bruno Contrada, quien también fue acusado de concurso en masacre (y luego sobreseído). El proceso de la Tratativa Estado-mafia, a la espera de la lectura de los motivos de la sentencia de apelación, mostró en los fundamentos de la sentencia de primera instancia una visión precisa del porqué de las masacres de los años noventa.

Y no olvidemos que ni siquiera la sentencia de apelación cuestionó muchos de los hechos constatados por la fiscalía, a pesar de la absolución de los sujetos institucionales (Dell'Utri, Mori, Subranni y De Donno). La falta de condena de algunos acusados ​​no significa que no hubo tratativa entre el Estado y la mafia, sino que esas conductas anómalas no constituirían un delito. Y el juicio reveló hechos ampliamente demostrados.

En conclusión, volviendo a lo que sucedió en la sala de audiencias del Tribunal de Caltanissetta, es obvio que para sostener su tesis un abogado puede tomar legítimamente cualquier línea de defensa para respaldar sus argumentos. Incluso la de los "burros voladores" y contar, diciendo mentiras, todas las fechorías realizadas por el fiscal Di Matteo.

Los Tribunales de Caltanissetta
Mas odios y mentiras sobre Nino Di Matteo 6
 

El propio magistrado aclaró en varias ocasiones, con documentos en la mano, cómo fue valorado el asunto Scarantino. Ocurrió en el testimonio del Borsellino quater, y nuevamente en la audiencia ante la Comisión Parlamentaria Antimafia, el CSM (y también en este juicio).

A pesar de todo eso, el trabajo de denigración continúa.

Para explicar un alegato de este tipo -que habla por sí solo- con insinuaciones y mentiras, se corre el riesgo de tener que pensar en mala fe.

Dadas las constantes referencias a la sentencia del Borsellino quater, quizás el abogado Trizzino y la Sra. Fiammetta Borsellino deberían leer las palabras del presidente de la Corte d'Assise, Antonio Balsamo, hoy presidente del Tribunal de Palermo, quien definió el desvío de las investigaciones de vía D'Amelio como el "más serio de la historia".

En un capítulo en el que también se habla de la condena a muerte que pende sobre Di Matteo, contada en la sala del tribunal por el colaborador de justicia Vito Galatolo, el juez, de hecho, defiende y destaca la labor realizada por el consejero togado en el curso de su propia historia.

"Nino Di Matteo es uno de los magistrados que vistió la toga por primera vez en una noche, la del 24 de mayo de 1992, cuando él y los otros jóvenes auditores judiciales en formación en la Corte de Palermo (incluido el autor de este libro) fueron llamados a hacer guardia frente a los cuerpos mutilados de Giovanni Falcone, Francesca Morvillo, Antonio Montinaro, Rocco Dicillo y Vito Schifani, asesinados el día anterior en la masacre de Capaci. Esa noche, fueron muchos los sentimientos que se agitaron en el alma de ese grupo de oyentes: el dolor, la ira, pero también el deseo de redención de su tierra, y el orgullo de ser parte de un Poder Judicial que tuvo entre sus filas a auténticos héroes civiles, capaces de dar la vida por el Estado. Sentimientos que acompañaron a Nino Di Matteo en todos los días de su carrera profesional, quien dedicó toda su vida a la lucha contra la mafia, primero en la Fiscalía de Caltanissetta, luego en la de Palermo, luego en la Dirección Nacional Antimafia y Antiterrorismo. Un compromiso valiente que continuó incluso cuando fue elegido para el CSM en el período más difícil de la historia del autogobierno del poder judicial".

Y más adelante dice: "Durante las elecciones para jefe de Estado, en enero del 2022, ya desde la tercera vuelta hubo un consenso notable para el nuevo cargo del presidente Sergio Mattarella, quien obtuvo el máximo número de votos. En la votación final, celebrada el 27 de enero, surgió espontáneamente la tendencia de numerosos parlamentarios a expresar su apoyo a Nino Di Matteo, que quedó en segundo lugar entre los más votados. En la votación final, celebrada el 29 de enero, el altísimo consenso alcanzado por el presidente Sergio Mattarella (reelecto con 759 preferencias), fue acompañado por 37 votos para Nino Di Matteo: más del 80% de los miembros de la asamblea electora vieron al Estado representado de la manera más alta por dos personas que siempre han asignado una prioridad absoluta a la lucha contra la mafia, y eso es una prueba de hasta qué punto el compromiso contra la mafia -con sus valores, su historia y sus sentimientos más intensos- se ha convertido en parte de nuestra identidad nacional".

Estos hechos y estas consideraciones de estima bastarían para afirmar, una vez más, que Nino Di Matteo no tiene nada que ver con desvíos y designios criminales. Todo lo demás son solo falsedades.

No es la primera vez que los hijos de Paolo Borsellino caen en trampas y son instrumentalizados. Un ejemplo es la historia del padre Bucaro (fundador del Centro Paolo Borsellino) que terminó involucrado en una investigación judicial por lavado de dinero y fue obligado a renunciar.

Hoy, un caso perverso del destino hace que, en lugar de tender la mano a quienes los amaron y dedicaron parte de su vida (si no toda) a la búsqueda de la verdad sobre los asesinos de su padre y de los hombres y mujeres de su escolta, los hijos del Borsellino ponen en movimiento sentimientos de odio e ingratitud.

-------------------

*Foto de portada: el abogado Fabio Trizzino / Antimafia Dos Mil

*Foto 3: Ilda Boccassini © Imagoeconomica

*Foto 4: Giovanni Falcone y Paolo Borsellino © Original Shobha

*Foto 5: Roberto Scarpinato © Paolo Bassani

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO