barilochemap1Aniversario de muerte de Rafael Nahuel desencadena protestas frente a Juzgado.

Por José Guzmán

Nuevamente frente al Juzgado Federal de Bariloche en la República Argentina se vivieron momentos de represión hacia las comunidades mapuches, cuando los familiares de Rafael Nahuel se manifestaron para pedir justicia a un año del asesinato de “Rafita” como lo conocían todos en la región. Ese joven que colaboraba siempre para que la palabra igualdad sea más que solo una expresión, allí en esa Bariloche donde los turistas no llegan donde existe hambre y abandono por parte del Estado hacia los más humildes. Él era de esos (que no está bien) que se sientan en la peatonal porque no combinan con el paisaje que se quiere brindar a los turistas, en su mayoría europeos. De esos que pueden ser detenidos (sin haber hecho nada) solo por mirar un escaparate en el cual intentan soñar con algún día comprar esa remera inalcanzable o solo sentarse a tomar un chocolate caliente tal como lo hacen los turistas que están del otro lado.

Rafita era uno de ellos pero había encontrado su identidad, algo que se pierde en los más bajos estratos sociales  de este sistema maligno que llamamos capitalismo. Rafael Nahuel encontró sus raíces mapuches y no le basto con hacer tortas fritas para compartir o ir al complejo cultural donde más de una vez demostró su solidaridad hacia todos. Hizo más, se involucró, alzo la voz y eso le valió un disparo por la espalda de las fuerzas represivas el 25 de noviembre del 2017.

barilochemap2

 La Red Nacional de Medios Alternativos pudo charlar con Mirta Curruhuinca, la mamá de Lautaro González Curruhuinca quien prófugo para la justicia junto a Fausto Jones Huala. Ambos fueron quienes bajaron el cuerpo aún con vida de Rafael Nahuel a la Ruta 40 el 25 de noviembre de 2017. Hoy, lejos de ser para la justicia testigos fundamentales de la causa, están procesados.

Apenas minutos antes de que fuera detenida durante la protesta por Rafael Nahuel las palabras de Mirta fueron las siguientes:

“Yo soy la mamá de Lautaro. Como madre estoy orgullosa con el acto de humanidad que hizo mi hijo: querer salvarle la vida a una persona. Nosotros como familia quedamos muy marcados con lo que pasó con Santiago. La desaparición, los allanamientos y todo lo que tuvimos que sufrir en ese tiempo. Nadie denuncia nada. Nosotros nos tenemos que unir como madres. Duele mucho ver lo que les hacen a nuestros hijos. Estamos orgullosos de lo que él hizo al querer salvarle la vida a este lamien. Más allá de toda la persecución, seguimos firmes y no vamos a bajar los brazos. No le tenemos miedo al Estado. Vamos a seguir luchando. Yo también estoy imputada en la causa de La Trochita, no puedo salir del país. Lo único que queda es unirnos y tratar de defendernos entre nosotros. Todo va a ir complicándose más. El juez que viene ahora parece bastante antimapuche. Acá seguimos fuertes y con la frente en alto. No queremos ser los mapuches a los que la gente les tenga lástima. Tampoco somos delincuentes. Tampoco somos personas que hagamos cosas malas. Somos familias que estamos volviendo al territorio. Estamos construyendo una identidad y una cultura. Lo que dice la prensa es un circo mediático, para después golpear. Estamos atentos”, comenzó diciendo Mirta.

-¿La imputación en La Trochita fue por una medida para visibilizar el conflicto. Luego hubo una gran represión en enero del 2017?

“La represión fue bien dura. Ellos decían que tenían que desocupar las vías. No tenían que haber llegado a la casa como llegaron. Ahí en la casa entraron y golpearon. A mi niña, que tenía 11 años, la arrastraron y la sacaron de los pelos. Nos golpearon. Eso fue a la mañana. La persecución no fue sólo con nosotros sino también con la gente que se solidariza con las represiones. Después hubo  cinco lamien más que fueron llevados a juicio, personas que fueron a ser solidarias con la comunidad. Terminaron imputados y con causa por enfrentamiento a la policía. Es un circo que uno realmente no entiende. Nos damos cuenta que el Estado nos tiene miedo. Sino no haría todo este circo mediático".

-¿Cómo vivís la clandestinidad de tu hijo?

“Una madre siempre tiene la preocupación de no saber cómo está ni dónde está. Estratégicamente, la policía, el Estado y el juez a las primeras personas que van a seguir son a los padres y a las familias. Él fue obligado a tomar esa decisión y nosotros la respetamos. Hemos visto otros casos donde los chicos caen presos y después dicen que fue un suicidio o un enfrentamiento en la misma cárcel. Ellos son testigos de lo que pasó allá arriba. Como testigos los tenemos que cuidar. Él no está clandestino porque se quiso hacer el rebelde. Está clandestino porque tenemos  que salvarle la vida. Hoy en día no se puede confiar en la justicia. Él fue obligado a ser clandestino. Como mapuches nunca tuvimos justicia. Hoy estamos fuertes, con firmeza. Como madre estoy orgullosa de mi hijo. Quiso salvarle la vida. No entiendo al grupo Albatros, si no tienen hijos o no sé que son. Nosotros somos más ser humano que esas personas, por más que nos quieran pintar como salvajes, delincuentes y terroristas. Tiene 20 años Lautaro”.

-¿Hace cuánto que la familia está en el proceso de reconstruir la identidad mapuche?

“Muchos años lleva esto. Desde que ellos nacieron, sabíamos que éramos mapuches. Acá estamos en esta lucha. Siempre supimos que somos mapuches y somos de una Nación”

-¿Viven en una recuperación o en Bariloche?

“Ahora estoy en la ciudad tratando de visibilizar todo esto. Yo vivo en el territorio de Cushamen”.

-¿Pensaste en abandonar la lucha?

“No. Sabemos que nacimos por algo y esto es por lo que nacimos. No es porque uno quiere militar y es así. Hoy en día hay un renacimiento como pueblo y como nación, de esa fuerza que se perdió en la época de la conquista. Esto va más allá de ser un militante político. Es espiritual y filosófico. Eso es lo que nos mueve. Nuestro pueblo se está despertando y se está levantando con fuerza. El Estado no sabe qué hacer. Esto no es porque sí. Esto tenía que pasar. Si nosotros no tenemos este compromiso y convicción, no va a quedar nada para nuestros hijos. Esto se hace para que las generaciones que vienen tengan un lugar y que el capitalismo no destruya todo. El presidente está entregando todo el territorio. Lo que ellos quieren es destruirlo. Nuestra fuerza sale de ese territorio. Nosotros tenemos que defenderlo para que nuestros hijos tengan un lugar donde levantarnos. La fuerza está en el territorio, no está en la ciudad. Tenemos que volver a los territorios. A nosotros nos van a sacar muertos del territorio. No nos importa perder la vida. Sabemos que estamos haciendo algo por nuestros hijos. Hasta para esa gente que fue a dispararle a Rafael Nahuel, y hasta el mismo juez. Ellos no saben que están haciendo. Contaminan y destruyen todo. Nosotros defendemos la naturaleza. De ahí sacamos nuestra fuerza. Es algo más espiritual. Nuestro pueblo está llamado a levantarse”.

Minutos más tarde sería detenida junto a Elisabeth Loncopan, María Nahuel, Adrián Domínguez, Marcos Curcui, Cristian Teufal, Jessica Bonefoi y cuatro menores, entre ellas la Machi (una autoridad para las comunidades).

 barilochemap3

Luego, tras un nuevo corte de Ruta a la altura de la comunidad Lafken Winkul Mapu  (Villa Mascardi) Bariloche exigiendo la liberación de los detenidos con un intento de represión por parte de las autoridades, María Nahuel (tía de Rafael Nahuel), estaría orinando sangre producto de la golpiza policial que recibió y Mirta Kuruwinka como Elizabeth Lonkopan fueron liberadas luego de iniciar una huelga de hambre exigiendo su libertad en ultimas horas de la tarde.

La cruenta situación que se vive en la Patagonia no se ve reflejada en los medios hegemónicos nacionales: golpes, dolor y sufrimiento no son un tema que interese a los grandes multimedios; aquel que intente alzar la voz debe ser callado a cualquier lugar, pero se olvidan que la Patagonia es rebelde por naturaleza.

Y como en la famosa huelga del ’21 donde los empleados se revelaron al patrón en el viento helado del sur hay un sonido distinto casi de liberación que no se puede acallar, ni con balas ni con muertes.

Al ritmo del kultrun se escucha ¡MARICHIWEU! ¡MARICHIWEU!!! (Diez mil veces venceremos).

-------------------

*Foto  de Portada: José Luis Zamora

*Foto 2: José Luis Zamora

*Foto 3: José Luis Zamora

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO