Pin It
nicolas toobeLa historia de un apellido y dos destinos completamente distintos

Por Nicolás Toobe, de Our Voice Paraná, Argentina – 23 de junio 2020

Si a alguno de nosotros le nombran el apellido Allende, seguro que con una mezcla de alegría, bronca y tristeza, recordamos rápidamente a Salvador Allende, aquel memorable presidente chileno que en la década del 70 alumbro como un farol a toda América del Sur.

Y no es para menos, ya que las transformaciones que tuvieron lugar durante su mandato y sus posteriores repercusiones no fueron pocas. La nacionalización del hierro, el salitre, el carbón, la banca, 91 industrias básicas y el cobre, el cual era propiedad de Estados Unidos. Se crearon al menos un centro de atención médica por cada 40.000 habitantes para brindar un mejor servicio a la población. Se registró un incremento de la matricula estudiantil en general y se concretó el otorgamiento de becas a niños de poblaciones originarias. Crecimiento del PBI, disminución de la inflación y mayor participación de los obreros en las empresas. Lanzamiento de un programa de alimentación para centros educativos que afecto a más del 80%. Prohibición a la posesión de más de 80 hectáreas de tierras por persona y otorgamientos de campos a campesinos. Florecimiento de la cultura chilena enarbolada por Víctor Jara, un artista que sigue latiendo en los pechos de los luchadores.

Allende sin lugar a dudas, fue un político que logro que el destino de Chile estuviese en las manos del pueblo, en donde la igualdad de derechos y oportunidades eran una realidad, promoviendo una vida justa y digna para toda la población.

Pero a 1.303 km de donde ocurrieron estos hechos, cruzando la cordillera ya en territorio argentino, más precisamente en la ciudad de Paraná, en la provincia de Entre Ríos, nos encontramos con la otra cara de la moneda, ya no con aquel Allende que dejó todo por el pueblo, sino con un Allende que se llevó todo lo que pudo del pueblo tratando de no dejarle nada. Este de Salvador no tiene nada, este es José Ángel Allende.

Nacido en la ciudad de Nogoyá, Entre Ríos, se recibió de Agrónomo General Nacional en el año 1976. Después de una breve docencia en Santa Fe, comenzó su labor en la administración pública en la provincia de Neuquén para luego de unos años, volver a la ciudad santafecina para trabajar en el Ministerio de Agricultura de la provincia, en la Dirección de Economía Agropecuaria. En esos tiempos se integró a UPCN (Unión Del Personal Civil De La Nación) Seccional Santa Fe donde decididamente inició su militancia gremial.

A finales de los 80 se trasladó a Entre Ríos continuando su actividad como empleado público en la Dirección de Juntas de Gobierno y se sumó junto a otros dirigentes a UPCN Entre Ríos. Desde 1999 hasta Diciembre de 2019 cuando se jubiló, Allende ocupó de manera ininterrumpida la banca de diputado provincial del Partido Justicialista. Se desempeñó como Presidente de la Honorable Cámara de Diputados desde 2011 al 2015. Presidio el Consejo Departamental Nogoyá del Partido Justicialista y fue miembro del Concejo Provincial y Congresal Nacional Del PJ Entre Ríos. Desde 1998 hasta el día de hoy también de forma ininterrumpida, preside el gremio estatal de UPCN Entre Ríos y es uno de los tres representantes de UPCN ante el Comité Central Confederal de la CGT.

El otro Allende 2

A pesar de haber sido un ferviente defensor del regreso de Carlos Menem para las elecciones de 2003, Allende se terminó convirtiendo en una pieza clave del gobierno kirchnerista de Sergio Urribarri, cuando ocupó la presidencia de la Cámara de Diputados, sucediendo en el cargo a su querido amigo, el ex gobernador Jorge Busti.

Pero su maratónico y constante aumento de poder, no iba a quedar desligado de lo que aun en investigación, podría ser una de las mayores estructuras de corrupción que supo tener el gobierno de Entre Ríos, siendo José Ángel un pequeño engranaje de toda esta maquinaria.

A principios 2012, un artículo de denuncia firmado por el periodista Jorge Riani de Análisis Digital, derivó en el inicio de una causa por enriquecimiento ilícito, así como también por negocios incompatibles con el Estado, donde hasta se daba el lujo de girar subsidios a la fundación que preside su actual mujer, firmados y entregados por él mismo en actos públicos.

En el año 2016 empezando a verse acorralado por la justicia, pero principalmente sintiéndose sofocado por la presión familiar, José Allende, le pidió a su abogado y sobrino Marcos Rodríguez Allende, quien llevaba adelante su defensa, que gestionara una reunión con el procurador para concretar un juicio abreviado ya que pretendía terminar con la causa penal porque estaba dispuesto a reconocerse responsable de enriquecimiento ilícito. Esta decisión llegó a oídos del entonces gobernador Sergio Urribarri (a quien le dedicaremos muy pronto un artículo ya que se lo tiene merecido con creces) quien muy alarmado mando a llamar urgente a Allende para cuestionarle su iniciativa y decirle que si él se entregaba, los iban a agarrar a todos (este hecho se describe en el libro “El nido” del periodista Daniel Enz).

Al parecer esta reunión caló profundo en José Ángel, porque ya no se presentó a la auditoria prevista con el procurador para avanzar en los acuerdos para el juicio.

Impunidad y prepotencia envolvían al funcionario que también las transmitía a la hora de querer dejar algún mensaje concreto a las personas que se le ponían en el camino. En estos últimos años mandó a intimidar a una funcionaria de Salud de la ciudad de Diamante pero pudo esquivar a la justicia; amenazó a la ministra de Salud, Sonia Velázquez y a la vez también al periodista Martín Carboni, actos por los cuales también se le iniciaron causas.

Pero no fue hasta el año pasado que Allende se dio cuenta de que los tiempos políticos se le estaban acabando, y que el gobierno de turno no le estaba dando lugar, y fue en ese marco por el cual empezó a trabajar en un nuevo acuerdo de juicio abreviado. Después de 8 meses de negociaciones el escrito se terminó de formalizar el 28 de mayo, allí, Allende dejó establecido que reconocía todos los delitos que se le imputaban.

El ex funcionario y gremialista, que pidió el beneficio a la Caja de Jubilaciones en diciembre de 2016, cuando tenía 60 años, pese a que la ley N°8732 prevé el retiro para los varones a los 62 años, jubilación por la cual hoy, a sus 63 años está percibiendo un haber líquido, en mano, de 219.332 pesos mensuales, tendrá que entregarle al Estado provincial su mansión del Parque Urquiza (valuada en más de 700 mil dólares) y una casa de calle Laprida 152 (tasada en 378 mil dólares) por la denuncia de enriquecimiento. Por el delito de negocios incompatibles con la función pública deberá pagar una multa de 3 millones de pesos. También tendrá que cumplir una pena de prisión condicional de 2 años y 8 meses y será inhabilitado de modo perpetuo para ejercer cargos públicos. Esto último, como consecuencia, de las amenazas a la ministra de Salud, Sonia Velázquez y al periodista Martín Carboni.

Pese a haberse desprendido de varios inmuebles transfiriéndolos a familiares o testaferros, a la hora de la tasación oficial por parte de la justicia, Allende tenía bienes por exactamente 2.512.965 dólares. El detalle fue el siguiente:

—Residencia en calle Castelli, pleno Parque Urquiza: 720.922 dólares.

—Piso 27 en Puerto Madero, Capital Federal: 536.000 dólares.

—Casa quinta en Sauce Montrull, 368.162 dólares.

—Semipiso en el edificio Torres del Cóndor, pegado al Hotel Marán, en pleno Parque Urquiza. Fue adquirido por Diana María Traverso (ex esposa) en fecha 28/06/2007 y donado posteriormente a sus hijos en octubre del 2010. Está a nombre de Victoria, Carolina y Julio Allende. Está valuado en 297.192 dólares.

—Departamento 10 «A» en el edificio de calle Cervantes y Santiago del Estero, 130.600 dólares.

—Departamento 10 «B», en el mismo edificio, 81.800 dólares. Los dos inmuebles están a nombre de José Ángel Allende, hijos y la señora Traverso.

—Inmueble ubicado en calle Laprida Nº 152, Paraná, Matricula Nº 148596, Plano nº 111159. Adquirido por José Ángel Allende, el 25 de noviembre de 2004, posteriormente donado a sus hijos en diciembre de 2006. Sale 378.289 dólares. O sea que hace a un total de 2.512.965 dólares.

La tasación judicial comprendió además el yate denominado Quichua, con camarote y hasta una especie de caja fuerte incrustada, que costaría actualmente 55 mil dólares. Sorprendió que no fuera incluida la isla de Allende, comprada en 2014. Son 13.700 metros cuadrados (poco más que una manzana), ubicados frente al Club de Pescadores de Paraná, que conforman parte de una amplia zona isleña.

Tampoco se incluyó la tasación del haras de Nogoyá, donde tiene algunos caballos, ya que la mayoría de los equinos de carrera están en el hipódromo de Palermo, para lo cual debe abonar mensualmente significativas sumas de dinero para su mantenimiento. Y estuvo ausente la radio “La Voz” que tiene en Nogoyá.

Allende también está involucrado en el negocio financiero y bursátil, a la cría de ganado, al cultivo de cereales, los medios de comunicación, al mercado de los medicamentos, a las carreras de caballos, a la construcción y también es propietario de una amplia colección de autos antiguos. Claramente su patrimonio es mayor a los 2.500.000 dólares.

A pesar de que se le terminó la carrera política a José Allende, las secuelas de la manipulación de los fondos públicos y su manejo de roles políticos en favor de sí mismo va a tardar muchísimo tiempo en cicatrizar, y todavía hay todo un aparato aún más corrupto y mafioso por desenmascarar, que lastimosamente está muy estructurado dentro de la policita de nuestra provincia como así también lo está en todo el mundo.

El 1 de julio a las 9:00 hs será la audiencia para formalizar el acuerdo de juicio abreviado entre la defensa del ex diputado José Ángel Allende y el Ministerio Público Fiscal, y si bien es un paso hacia adelante en contra de estos personajes, nos queda la sensación de poco ya que la justicia lo salva de la cárcel decomisando lo que significa un vuelto en relación a la tremenda fortuna que construyó y de la cual debemos conocer la mitad, pero bueno, la justicia entrerriana también merece un párrafo aparte.

Acá en Entre Ríos, nos conformaremos con tener a un triste, patético y no tan célebre Allende. El que nada hizo. El otro Allende.

---------------------------

*Imagen de portada: Our Voice Parana

*Foto 2 : www.entreriosahora.com

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director Redacción Uruguay: Jean Georges Almendras

REDACTORES DE AMÉRICA LATINA
-Erika Pais
-Inés Lepori
-Matias Guffanti (Our Voice)
-Jorge Figueredo
-José Guzmán
-Agustín Saiz
-Paola Beco
-Félix Vera
-Alejandro Díaz
-Eduardo Godoy (Our Voice)
-Claudio Rojas
-María Cecilia  Bertholin

REDACTORES ITALIANOS

-Giorgio Bongiovanni
-Saverio Lodato
-Giulietto Chiesa
-Aaron Pettinari
-Lorenzo Baldo
-Anna Petrozzi
-Margherita Furlan
-Mirian Cuccu
-Francesca Mondin
-Jamil El Sadi (Our Voice)
-Karim El Sadi

REDACTORES INVITADOS DE MEDIOS AMIGOS  DE AMÉRICA LATINA
-Sebastián Artigas  (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Damián Recoba (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Periodistas de programa FRECUENCIA JOVEN de Rosario, Argentina.

APOYO DE REDACCIÓN
-María Lezcano
-Patricia Aboal

WEB MASTER
-María del Carmen de Huertos
-Fabio Mamelli
 

CONTACTOS

ANTIMAFIADUEMILA

REDACCIONES

ban_antimafiaanti

 

ban_antimafiaarg

 antim2

 

ban antimafiapy

PAGparaguay

 

 globebottom2

© 2009 ANTIMAFIADOSMIL.com | Fundador Internacional Giorgio Bongiovanni | Derechos Reservados.