Sábado 2 Marzo 2024

La jueza penal le caratuló “coautor penalmente responsable”, para reafirmar su fallo

Veintiún años de cárcel se le adjudicaron, por resolución de la jueza penal Silvia Urioste, al militar retirado Eduardo Ferro, por la desaparición de Óscar Tassino. Tal la información con la que culmina la jornada de este viernes 30 de junio, último día del mes. La figura delictual dispuesta por la magistrada es “coautor penalmente responsable de un delito de desaparición forzada”.

En ese marco, se informó además, que la Fiscalía había pedido la condena del militar retirado Ferro por los delitos de privación de libertad, lesiones graves y abuso de autoridad contra detenidos, pero la jueza Urioste no dio lugar al pedido expreso del Ministerio Público.

Como se recordará, Óscar Tassino estuvo recluído en el centro clandestino de detención, durante el terrorismo de Estado que reinó en la dictadura, en el establecimiento cercano a la ruta 5, denominado “La Tablada”, y según se pudo saber, desde ese momento no se lo vio más, dándolo como desaparecido.

La información oficial respecto a la sentencia de la jueza Urioste, se consigna que en la resolución se expresa textualmente que “el delito de desaparición forzada se sigue consumando en la actualidad, día a día, hasta la aparición de los cuerpos de quienes fueran ultimados por los agentes estatales”.

Demás está decir a los lectores de Antimafia Dos Mil, que estas desapariciones forzadas -se contabilizaron 197, en el período que duró la dictadura cívico militar- visibilizan la magnitud del compromiso que las fuerzas armadas tuvieron respecto a las personas detenidas, y que de hecho se agrava cuando ellas no solo luego de haber sido torturadas, fueron ultimadas bajo diversas circunstancias, hasta ser finalmente enterradas en predios militares, lo que significaría que esta acción no buscaba otra cosa que ocultar toda evidencia del delito cometido.

En años posteriores a la dictadura, en pleno Estado de Derecho, la voluntad política de todos los gobiernos democráticos no estuvo acorde al reclamo de los familiares de los desaparecidos, de hallar respuesta al ¿dónde están?, interrogante que sigue estando en el tapete público, dentro de un contexto de muy reciente incertidumbre respecto a los restos humanos hallados recientemente en el Batallón 14 de Toledo, Canelones, sin contar que la nómina de personas enterradas es muy importante.

Hoy por hoy la sentencia de Ferro, pone de manifiesto que el terrorismo de Estado existió, por mas que desde filas gubernamentales y dentro de ciertos ámbitos políticos, ese calificativo esté ausente, y se continúe con un negacionismo marcado que es funcional a una cultura de la impunidad que es, por su naturaleza, antidemocrática, como mínimo.

Foto: Antimafia Dos Mil

Artículos relacionados:
Osadía: el represor Eduardo Ferro presentó demanda millonaria al Estado uruguayo
Prisión preventiva para el militar represor Eduardo Ferro