Domingo 14 Julio 2024

El principal sospechoso es Tumbarello, el médico del jefe

Di Bernardo: "Supongo que lo hizo mover por canales masónicos"

Teresa Principato, que durante años fue la encargada de dar caza a Matteo Messina Denaro, lo dijo en su momento, pero nadie le creyó: "El jefe está protegido por una red masónica". Ningún complot, ninguna teoría de la conspiración. La exfiscal adjunta de Palermo tenía pruebas, incluso pruebas considerables, para respaldar sus afirmaciones, pero no fue apoyada por los que estaban a cargo del Palacio de Justicia. Sus pistas fueron abandonadas una por una. ¿Las fuentes? Quemadas. Los testigos, descalificados. ¿Resultado? Varias veces el jefe de la mafia se le escapó, a menudo salvado por soplos propiciatorios. Hoy la acusación la dirige otro magistrado: Maurizio De Lucia. Fue él quien el 16 de enero, junto con el fiscal adjunto Paolo Guido, finalmente atrapó a Messina Denaro, poniendo fin a su fuga. En estas dos semanas, De Lucia habló en repetidas ocasiones de una "burguesía mafiosa" al describir a la red de protectores que ayudaron a ocultar a la ex "prímula roja" durante 30 años. Si bien cierta prensa denigra esta expresión, la disminuye al nivel de algún mercader sin escrúpulos, en realidad esa "burguesía mafiosa" que proporcionó a "Diabolik" un manto de invisibilidad es algo muy distinto. Que incluye a ilustres profesionales, tanto de la administración pública como del ámbito privado, muchos de los cuales tienen el título de gran maestro de alguna logia masónica. Tal como sostenía -y todavía sostiene- Teresa Principato, es precisamente esa burguesía mafiosa a la que en su momento nos tenía acostumbrados Stefano Bontate. Así lo entendió hoy la DDA (Dirección Distrital Antimafia) de Palermo, que tal vez hasta desempolvó aquellas preciadas labores investigativas, luego descabezadas, por la exmagistrada. La DDA, de hecho, está apuntando a ese tipo de cobertura. "La provincia de Trapani es la segunda en Sicilia por la presencia de logias masónicas. Estos elementos nos llevan a empujar nuestras investigaciones entre el material que ahora tenemos y la relectura de lo que ya teníamos", dijo De Lucia. Y no es casualidad que -entre registros, interrogatorios y redadas- ya haya tres personajes en la mira de los investigadores que pertenecieron, pertenecen o tienen que ver con logias masónicas. En fila: Quintino Paola, Antonio Messina y Alfonso Tumbarello.

El número del urólogo en manos del chofer del jefe

El primero es un urólogo famoso en Castelvetrano, la ciudad de origen de Messina Denaro. Paola fue venerable Maestro de la Logia Ferrer, una de las cuatro logias de Castelvetrano. Su número fue encontrado por los Carabineros en la cartera de Giovanni Luppino, el chofer de Messina Denaro detenido junto con el jefe esa mañana del 16 de enero. El médico le dijo a Il Fatto Quotidiano que no conocía a Luppino. Y el hecho de que tuviera su número cree que es por motivos urológicos y por su fama como profesional: "Soy urólogo desde hace 42 años, mi número, entre otras cosas, está en Internet para hacer publicidad". Por el momento Paola -cabe precisar- no está involucrado en las investigaciones. Su nombre, sin embargo, recordó un hecho perturbador que tuvo lugar el pasado mes de mayo cuando, en la prefectura de Trapani, donde estaba en marcha una audiencia secreta de la Comisión Antimafia sobre la masonería de Castelvetrano, fue sorprendido escuchando a escondidas en la puerta Salvatore Monteleone, también médico y también masón de la logia Ferrer. El hallazgo lo hizo personalmente el presidente de dicha Comisión, Nicola Morra, quien, al salir de la sala de audiencias, encontró a Monteleone con un teléfono móvil en la mano y notó que la pantalla estaba abierta. En el interior se encontraron datos de algunos grandes maestros, entre ellos el exnúmero uno de la logia, Quintino Paola. Morra señaló la presencia anómala de personas, pertenecientes a la masonería, que se encontraban allí oficialmente durante las audiencias, quejándose de que la prefectura debería haber impedido su presencia en la sala contigua. El asunto se cerró con la interposición de la denuncia de Morra ante el Ministerio Público y ante la DIGOS (División de Informaciones Generales y Operaciones Especiales), donde Monteleone se defendió diciendo que no sabía que las audiencias se hacían en esa sala, que estaba hablando por teléfono con un paciente y que estaba allí porque estaba autorizado.

El abogado en aprietos por narcotráfico

Otro de los personajes vinculados a la masonería que captaron la atención de los investigadores, es Antonio Messina. Messina, abogado masón de 77 años, en el pasado ya estuvo involucrado en investigaciones que giraban en torno al nombre de Matteo Messina Denaro. El 20 de enero, los Carabineros realizaron allanamientos, presuntamente vinculados a la evolución de las investigaciones sobre la captura del súper fugitivo, en dos inmuebles propiedad del abogado en Campobello di Mazara, donde nació Antonio Messina y donde se encontraron los escondites de la ex "prímula roja". El primero se ubica en el pueblo, en la esquina de las calles Scuderi y Selinunte, frente a la casa de Salvatore Messina Denaro, hermano del jefe; el segundo en la calle Galileo Galilei en Torretta Granitola, una casa de verano en la costa de Mazara del Vallo cerca de la sede del Instituto de Investigaciones Marinas de la CNR (Consejo Nacional de Investigación). El abogado Antonio Messina es un personaje particular, conocido en las crónicas judiciales. Fue condenado por tráfico de drogas en la década de los años '90. Junto a él estaban imputados el exalcalde del Municipio de Castelvetrano, Antonio Vaccarino (fallecido en el 2021), quien por cuenta de los servicios secretos mantuvo correspondencia con Messina Denaro bajo el nombre de "Svetonio", y los jefes Nunzio Spezia y Franco Luppino. Messina también fue señalado como autor intelectual del asesinato del juez Giangiacomo Ciaccio Montalto por los colaboradores de justicia Rosario Spatola y Vincenzo Calcara. Acusación muy grave por la cual, sin embargo, fue absuelto. Los investigadores interceptaron a Messina mientras hablaba con Giuseppe Fidanzati, el único sospechoso de la investigación, uno de los hijos de Gaetano Fidanzati, jefe de Acquasanta, hoy fallecido. Los dos se refirieron a un "joven" de Castelvetrano, identificado como Francesco Guttadauro, sobrino de Matteo Messina Denaro, que había sido arrestado. En particular, Fidanzati recordó una reunión que tuvo lugar en la estación de Trapani con "Iddu" que había ido acompañado a bordo de un Mercedes por un tal "Mimmu". Nunca se aclaró si "Iddu" era una referencia a Guttadauro o, como sospechan los investigadores, al entonces súper fugitivo Messina Denaro. El último revés judicial para el abogado Messina, mientras tanto inhabilitado de la orden de abogados, se remonta al 2019 cuando terminó bajo arresto domiciliario por cargos de narcotráfico internacional como parte de la investigación "Eden 3". Un maxitráfico de hachís, por el que fueron investigadas 19 personas en la ruta Marruecos-España-Italia que habría gestionado el jefe mafioso de Castelvetrano y por el que Messina fue detenido. El juicio terminó con la absolución del abogado en junio del 2021.

El médico del jefe, a través de Vaccarino

Finalmente está el famoso Alfonso Tumbarello, médico general muy renombrado en Campobello di Mazara, inscrito en la logia "Valle di Cusa - Giovanni di Gangi" de Campobello di Mazara, del Gran Oriente de Italia. Tumbarello tuvo como paciente a Matteo Messina Denaro durante años. Lo atendió en su consultorio, le dio medicinas, le recomendó visitas al especialista, intervenciones y tratamientos. Todo recetado bajo el falso nombre que usa el padrino: Andrea Bonafede. Pero Tumbarello también asistía al verdadero y sanísimo Bonafede (detenido el lunes por asociación mafiosa y complicidad). ¿Es posible que el médico no se haya dado cuenta de este homónimo singular, además en un pueblo, Campobello di Mazara, donde todos se conocen? "Pensé que estaba tratando al verdadero Andrea Bonafede", se defendió frente a los Carabineros que allanaron su casa y su consultorio. Pero es una declaración que no convenció a los investigadores ni a los magistrados de la Fiscalía Antimafia de Palermo. Ahora es investigado por incumplimiento de pena agravada por el método mafioso: una grave acusación por la que también deberá responder Giovanni Luppino, el chofer del exprófugo.

Alfonso Tumbarello, a lo largo de su vida, no solo usó una bata de médico. También tenía un importante pasado político: de hecho, en el 2006, después de haber sido consejero provincial, se presentó como candidato a las elecciones regionales con la UDC (Unión de Centro), lista que ese mismo año obtuvo la reelección del gobernador Totò Cuffaro, que en ese momento estaba siendo juzgado por el caso Talpe que luego lo llevó a prisión por complicidad con Cosa Nostra.

Cuffaro, sin embargo, dice que no tiene nada que ver con Tumbarello. "En el 2006 mi lista era la 'Lista del Presidente' llamada 'Arco Iris', y Tumbarello no era candidato con mi lista, era candidato en la lista de la UDC".

En cualquier caso, el médico logró cierto éxito: 2.697 preferencias. Votos que, sin embargo, no le permitieron alcanzar una banca. En el 2011 lo volvió a intentar, compitiendo por la alcaldía de Campobello di Mazara con el PDL (Pueblo de la Libertad). Terminó quinto. Otro fracaso tras el cual volvió al consultorio.

Además de su reconocida carrera profesional y su torpe intento de meterse en política, Tumbarello también es conocido en las noticias por su cercanía con el exalcalde de Castelvetrano, Tonino Vaccarino, el mismo Vaccarino que, como se mencionó, a principios de la década del 2000 mantuvo correspondencia con Matteo Messina Denaro, que firmaba como "Alessio", tapado por el SISDE (Servicio de Información y Seguridad Democrática) con el objetivo (que fracasó estrepitosamente) de capturarlo.

El programa Report reveló que, en el 2012, hace diez años, se sabía que el médico masón Tumbarello era un intermediario para llegar a Messina Denaro. Esto surgía precisamente de un informe del exalcalde Tonino Vaccarino. En el 2012, el exalcalde había denunciado en la sala de audiencias que años antes le había pedido al "doctor Tumbarello poder conocer a Salvatore Messina Denaro (hermano del jefe) porque era su paciente. Me puse en contacto con él porque creía que se podía llevar adelante una iniciativa absolutamente legítima, la de crear un área de servicio en la zona de Costa Gaia en la autopista, que va a Palermo desde Castelvetrano". Tumbarello organizó la reunión en su oficina. Y poco después, como por casualidad, comenzaría la conocida correspondencia entre "Alessio" y "Svetonio". El intercambio de cartas terminó en el 2006, cuando los pizzini de Messina Denaro fueron encontrados en el escondite de Bernardo Provenzano, lo que hizo perder el rastro nuevamente.

La suspensión que no fue tal

Mientras tanto, el gran maestro de la orden Gran Oriente de Italia (GOI), Stefano Bisi, ordenó la suspensión "por tiempo indefinido de toda actividad masónica" para Tumbarello. Una disposición también firmada por el gran secretario Emanuele Melani. Sin embargo, la suspensión no significaba expulsión. "Hay una gran diferencia", comentó al AGI (Agencia de Noticias de Italia) Amerigo Minnicelli, sobrino del teniente garibaldino Luigi, propietario de una posada en Rossano Calabro. Minnicelli fue expulsado de la masonería en el 2012.

"Hubo numerosos miembros que terminaron siendo investigados por mafia, pero ninguno fue expulsado, ni siquiera juzgado, como exigen las Constituciones Masónicas. Hay una gran masa de personas suspendidas que quedaron en el limbo, no sabemos qué les pasó". Según Minnicelli "es imposible que el médico no supiera quién era Messina Denaro" y es "extraño que este médico no confiara a sus superiores, como sucede en la familia masónica, sobre este conocimiento suyo, sobre todo dado que el actual Gran Maestro iba a visitar a esa logia". Minnicelli cree que la masonería se ha ido volviendo cada vez más permeable a las mafias con el tiempo.

Las logias de Trapani están infiltradas, palabras del ex Gran Maestro del GOI

Y de la misma idea es Giuliano Di Bernardo, fundador de la Gran Logia Regular de Italia (GLRI) y ex Gran Maestro del GOI, del que salió en 1993, precisamente por la alta infiltración de mafiosos, en este caso de la 'Ndrangheta, en la super logia. Sus testimonios, entre otras cosas, sobre la relación entre la mafia y la masonería también están en las actas del juicio 'Ndrangheta Stragista, donde el hombre de la 'Ndrangheta Rocco Santo Filippone y Giuseppe Graviano, el jefe de las masacres a quien Totò Riina confió, junto con Messina Denaro, todos sus secretos. "No me sorprende que el médico de Matteo Messina Denaro fuera masón", dijo Di Bernardo a Piazzapulita. "La mafia está dentro de la masonería. Después de mi elección como Gran Maestro del GOI, convoqué a Roma a los responsables sicilianos, quienes admitieron infiltraciones mafiosas dentro de algunas logias, especialmente en el área de Trapani. La masonería representa una tapadera, quien se inicia tiene derecho a entrar y ser acogido en todas las masonerías del mundo, por lo tanto, la masonería da un pasaporte mundial". Según el exnúmero uno del GOI, "el doctor Tumbarello pudo moverse y hacer mover al jefe de la mafia, supongo que también usando los canales masónicos. La masonería ofrece poder". Ahora la DDA (Dirección Distrital Antimafia) de Palermo tendrá que determinar si Matteo Messina Denaro realmente se ha beneficiado de este poder.

Diseño de portada: Paolo Bassani

Foto 2: conferencia de prensa del arresto del jefe, Matteo Messina Denaro, el pasado 16 de enero

Foto 3: el médico de Messina Denaro, Alfonso Tumbarello / Imagoeconomica

Foto 4: el exalcalde de Castelvetrano, Antonio Vaccarino

Foto 5: Imagoeconomica

.

Artículos relacionados
Principato: "Red masónica protegió a Messina Denaro en todo el mundo"
Captura del capo de Cosa Nostra, ¿golpe al sistema criminal o estrategia mafiosa?
¿Quién es Matteo Messina Denaro, el capo de Cosa Nostra que estuvo prófugo por 30 años?