Miércoles 24 Abril 2024

El magistrado responde a las preguntas de Abruzzo Web

"Después del CSM volveré a la fiscalía nacional Antimafia"

"Estábamos esperando los fundamentos de la absolución" del proceso de la Tratativa Estado-mafia para actualizar el libro "El pacto sucio y el silencio" (Editorial Chiarelettere), y estos fundamentos "nos impactaron particularmente, porque demuestran que los hechos que habíamos reconstruido en nuestra investigación también se dan por probados en la sentencia absolutoria, que se refiere sólo a un aspecto de la supuesta falta de malicia en la conducta de algunos hombres del Estado, pero los hechos que se reseñan y reconstruyen en este último razonamiento son absolutamente graves e importantes. Y en cualquier país que cultive la memoria debieron desencadenar un debate a nivel social, periodístico y político, pero en cambio se han registrado, respecto de esta sentencia, solo silencios y mistificaciones". Quien así se expresó es el consejero togado del CSM (Consejo Superior de la Magistratura), Nino Di Matteo, al ser entrevistado por Roberto Santilli para Abruzzo Web, el pasado 30 de diciembre. Una larga entrevista en la que el magistrado palermitano -al comentar la nueva edición del libro escrito junto al periodista Saverio Lodato- respondió a algunas preguntas sobre los fundamentos de la sentencia de segunda instancia del juicio y sobre su futuro que, este año, lo verá dejar el Palacio de los Mariscales para volver a la Fiscalía Nacional Antimafia, lo que le permitirá continuar con su compromiso en la lucha contra la mafia, "con el rol que esta oficina tiene y que es muy importante, porque por atribución legal la Dirección Nacional Antimafia tiene una función que es fundamentalmente de coordinación de las actividades de las demás direcciones distritales antimafia, pero también es impulsora de las actividades de los fiscales de distrito. Por eso, espero contribuir a potenciar el papel que la ley atribuye al fiscal nacional antimafia, cargo que, no lo olvidemos, fue fuertemente deseado y concebido por Giovanni Falcone", dijo.

La primera edición del libro "El pacto sucio" (2018) fue escrita por los autores a raíz de la sentencia de primera instancia del proceso de la Tratativa Estado-mafia, "porque pensamos que lo que surgió en el proceso era digno de atención y no por un mero interés nuestro, sino en interés de los ciudadanos y de la opinión pública, quienes deben ser informados de lo que los juicios permiten determinar en relación con hechos de suma trascendencia que conciernen a un período particularmente importante y delicado de nuestra historia republicana, el de las masacres de 1992, 1993 y también de 1994 con el fallido atentado al Estadio Olímpico de Roma", dijo Di Matteo. Luego vino la sentencia absolutoria parcial en segunda instancia y "por eso decidimos actualizar el libro -agregó- y creo que algunas de las conclusiones de esta sentencia son tan precisas y graves que no pueden ser ignoradas, pero el nuestro es un país que, en vez de confrontar el pasado, en ciertos casos como este, prefiere ignorarlo y oscurecerlo".

Se ocultan verdades atroces que también se desprenden de la sentencia de apelación, por ejemplo, que "mientras se desarrollaba la estrategia de masacres" durante el '92, "una parte importante del Estado buscó a la mafia para ver qué se podía hacer para detener dicha estrategia -explicó Di Matteo-. Se dice en esta sentencia que los hombres del Estado acusados, buscaron a la llamada ala moderada de la mafia para saber cómo detener a la llamada ala extremista de la mafia. En resumen: negociaron con el enemigo para intentar bloquear a otro enemigo considerado aún más peligroso". "Me parece la afirmación de un hecho absolutamente desolador -añadió- un Estado democrático, liberal, un Estado de Derecho, que trata con el enemigo. Creo que lo que dicen los jueces debería provocar al menos un debate acalorado, incluso político. ¿Puede el Estado negociar con Bernardo Provenzano, porque de eso se trata, para bloquear la estrategia de masacre de Totò Riina?". En los fundamentos de la sentencia de segunda instancia del juicio sobre la Tratativa Estado-mafia también se dice claramente que "la falta de registro del escondite de Riina por parte de los Carabineros del ROS, inmediatamente después de su arresto, un hecho absolutamente anómalo en la historia judicial italiana y más allá de ella, fue una señal para el ala de Provenzano de Cosa Nostra, a los fines de demostrar la seriedad de la intención negociadora del Estado -subrayó el Consejero del CSM-. Y también se sostiene que los jefes de Carabineros del ROS protegieron durante años al prófugo Provenzano, porque en ese momento el mismo debía quedar libre para poder 'constituir' un alter ego respecto del ala que quería seguir con las masacres".

En la sentencia "se hace referencia a 'indecibles razones de interés nacional' -prosiguió Di Matteo-, a un 'interés superior que nos empujaba a ser aliados del enemigo para contrarrestar a un enemigo aún más peligroso'. Cuando uno lee estas cosas escritas por jueces que, en todas las formas, han demostrado que no fueron 'abrumados' por nuestras conclusiones, tanto que han absuelto a algunos de los acusados, me hace pensar en todos, y son muchos, aquellos que, entre estadistas, magistrados, carabineros, policías, políticos, fueron asesinados precisamente por no comprometerse con la mafia, por haber rechazado cualquier forma de mediación con la mafia. Y entonces, qué credibilidad puede tener un Estado que, por ejemplo, les exige colaboración, voluntad y capacidad de denuncia a los comerciantes y empresarios acosados por la extorsión, para después decidir, en un momento crucial de nuestra historia y para evitar ciertas consecuencias, dialogar a distancia y tratar con el ala llamada moderada de la mafia. Esa misma parte considerada moderada, con Provenzano a la cabeza, que en esos mismos años se convirtió en protagonista de decenas de asesinatos y actividades mafiosas, a pesar de lo importantes y vejatorias que fueran a todos los niveles". He aquí, entonces, que el libro, "tiene su razón de ser para traer un mínimo de atención a los hechos que caracterizaron la historia de Italia, en un momento crucial, el pasaje de la Primera a la Segunda República", dijo el magistrado subrayando luego que "es demasiado fácil y demasiado deshonesto afirmar conceptualmente que esas sentencias demostraron que nuestro trabajo se basó en un teorema y no en hechos. Esto es un engaño. Porque incluso esta última sentencia demuestra que nuestro trabajo de reconstrucción de los hechos, además de difícil y obstaculizado, además de peligroso, fue un trabajo que permitió conocer hechos y situaciones realmente ocurridas".

Como ya se dijo durante la primera presentación de la nueva edición de "El pacto sucio" (que tuvo lugar en Roma, el pasado 17 de diciembre), Di Matteo ve un preocupante oscurecimiento y mistificación de los hechos en la investigación de la Tratativa Estado-mafia. "Son muchos los factores que se combinan para determinar estas amargas conclusiones -continuó diciendo el consejero togado del CSM a Roberto Santilli- por un lado, hay un factor cultural. El nuestro se está convirtiendo en un país sin memoria y me temo que, de acuerdo con esta tendencia, como todos los países sin memoria, Italia podría convertirse en un país sin futuro". Por otro lado, sin embargo, Di Matteo ve la tendencia y la conveniencia de hablar de mafia y de los sistemas mafiosos en general "cuando se abordan, recuerdan y subrayan los aspectos militares de la actividad mafiosa, y no cuando, en cambio, se deben abordar los aspectos estratégicos y sobre todo cuando, como en este caso, se afronta y demuestra que no es cierto que el Estado y las instituciones se opongan siempre, de manera absoluta e incondicional, a cualquier intento de influencia mafiosa en la política, sino que muchas veces avalan una especie de convivencia pacífica. Es por eso que estos son temas incómodos de tratar -añadió-. Es así que, del período de las masacres, se prefiere tener un recuerdo estéril, simplista, que tienda a curar sólo el aspecto emocional. Este país, por el contrario, necesitaría comprender cabalmente las razones de lo ocurrido, porque en lo ocurrido está la semilla de lo que ocurre hoy. Sin olvidar, entre otras cosas, que uno de los mafiosos, protagonista absoluto de ese período de masacres, especialmente de las masacres de Roma, Florencia y Milán de 1993, sigue prófugo. Obviamente estamos hablando de Matteo Messina Denaro".

Para concluir, Di Matteo se refirió al papel de la política, la "gran ausente", en la búsqueda de la verdad sobre estos hechos. Con los elementos surgidos durante los juicios celebrados hasta el momento, "hoy me siento con la capacidad de hablar de una probable coparticipación en la concepción, organización y ejecución de las masacres, de sujetos que no pertenecían a Cosa Nostra -prosiguió-. Sobre esta 'arista', no sólo deben continuar las investigaciones por parte del poder judicial a través de varios fiscales y con la coordinación de la fiscalía nacional antimafia, sino que sería deseable que ocurra lo que no ha ocurrido hasta ahora, es decir, un renovado interés desde la política, por medio de sus instituciones como la Comisión Parlamentaria Antimafia, pero también de manera más general por la opinión pública, estimulada a través de la memoria cultivada por los medios de comunicación". Pero el rumbo de las cosas parece ir en sentido contrario, "casi parece que en estos temas graves y particularmente delicados, una parte sustancial del poder sólo espera que sean archivados definitivamente no sólo por el poder judicial, sino también a nivel de conocimiento, discusión y análisis, como si se quisiera poner una lápida sobre una parte de la historia italiana que nos ha preocupado y nos sigue preocupando, dado que aunque las mafias, al menos por el momento, disparen menos que antes, no está dicho que no pueda empezar de nuevo a disparar como y más que antes", dijo Di Matteo. Y todo ello debido a que "las mafias se están infiltrando cada vez más, incluso en algunos casos están tomando el control, en grandes sectores de la economía, del mundo empresarial y de las finanzas".

Foto: © Debo Photo

.

Artículos relacionados
El pacto sucio (Il pato sporco): crucial libro sobre la Tratativa Estado-mafia
Nino Di Matteo: "La masacre de Borsellino no fue solo de Cosa Nostra"
Di Matteo: "Sentencia Tratativa, una verdad de la que no se debe hablar"