Miércoles 17 Abril 2024

Su hermano José Peirano fue liberado recientemente en Paraguay, ahora ya está en Uruguay

El caso Peirano se reavivó en las últimas horas, pero esta vez el protagonista judicial fue el hermano de quien hasta hace poco estuvo en el Paraguay -José Peirano Basso- cumpliendo prisión domiciliaria. Nos estamos refiriendo a Juan Peirano Basso, quien este jueves a la tarde fue detenido en su domicilio por personal de Interpol luego de un pedido expreso de la justicia del Paraguay.

Al caer la noche de la víspera los medios de prensa uruguayos dieron a conocer el procedimiento policial, dándose cuenta a la opinión pública que está previsto que el ex banque en esta jornada del viernes 19 de enero sea conducido ante el fiscal de turno de la Fiscalía de Delitos económicos, y en consecuencia la justicia uruguaya deberá decidir si se hace lugar al pedido judicial paraguayo de extraditarlo, tal como ocurriera con su hermano José Peirano a mediados del pasado 2023 , oportunidad en que fue extraditado al Paraguay, donde estuvo recluido -en un apartamento de Asunción- bajo el régimen de prisión domiciliaria, pero recientemente fue liberado y desde ese momento se encuentra en territorio uruguayo, trascendiendo que su abogado defensor Pablo Donnángelo informó que Juan fue absuelto de responsabilidad en la causa de los Fondos Mutuos.

En tal sentido, en el diario El Observador, se consignó que Donnángelo afirmó: “Fue el santo botón extraditarlo. La Justicia uruguaya debió haber escuchado a la defensa y tener más margen de maniobra, que lo tenía y no lo supo emplear. Lo hicieron pasar por todo ese calvario y no era necesario”.

Como se recordará, Jorge Peirano Facio y sus hijos Dante, Jorge y José fueron procesados con prisión en el 2002 por la quiebra del Banco de Montevideo. Mientras Peirano padre fallecía en prisión -aguardando el juicio- sus hijos fueron sí encarcelados y sentenciados, permaneciendo en prisión hasta el año 2007. El cuarto hijo de los Peirano se fugó a Estados Unidos, siendo detenido en el 2006 en Miami, y en el 2008 fue extraditado a Uruguay, permaneciendo preso hasta el 2011, momento en que recuperó la libertad.

En realidad, la sentencia era hasta el 2013, pero dado que tuvieron una prolongada prisión preventiva, se decidió que no serían privados de su libertad.

Años después, cuando todo parecía estar en calma, sobrevino el pedido de extradición de José Peirano Basso, el año pasado. Y ahora, en las últimas horas sorpresivamente se solicitó desde el Paraguay la captura de Juan Peirano Basso, con la intención de que sea derivado al Paraguay para rendir cuentas a la justicia.

De hecho, habiéndosele dado captura en Montevideo y luego de cumplirse el procedimiento de comparecencia ante la fiscalía de Delitos Económicos, sobrevendan las apelaciones de su defensa y el caso tomará relevancia mediática, y en consecuencia, una vez más, la familia Peirano estará en el tapete público.

No es para menos, y no es motivo de asombro, dado que los dolos cometidos no pasaron inadvertidos a diferentes niveles y no hay que olvidar que no fueron pocos los afectados, no solo en Uruguay, sino además en Argentina y en el Paraguay.

Los delitos de guante blanco, sin duda, dejan siempre un tendal nada saludable y sobrado en perjuicios. Muchas familias fueron literalmente sacudidas y perjudicadas. Y las consecuencias se vislumbran por años.

La corrupción bancaria, en manos de hombres que tienen el poder, los recursos y las capacidades, sin duda funcionales para el delito. Otro de los no pocos desatinos de los tiempos que corren.

Foto: montevideo.com.uy