Sábado 2 Marzo 2024

La vìctima sería informante del exdirector Carlos Tarocco, imputado en el caso Penadés

Indignante. Otra persona privada de libertad -y bajo custodia plena del Estado-, fue asesinada dentro de un complejo penitenciario. Esteban Rivera Curbelo, tenía 36 años, y fue ultimado luego de ser atacado con un arma blanca, en horas de la mañana del jueves. Según las autoridades el atacante, otro recluso, ya fue identificado y se trabaja para averiguar los motivos. Entre las hipótesis que se barajan, está la de que la víctima fuera informante de Carlos Taroco, el exdirector del ex Comcar (ahora Santiago Vázquez), quien recientemente fue imputado con prisión preventiva por el delito de cohecho calificado, en el marco de la causa que investiga una red de pedofilia en torno al exsenador del Partido Nacional, Gustavo Penadés.

Pese a las maniobras de rehabilitación, Rivera Curbelo no pudo ser salvado. Cumplía una larga condena por dos homicidios, pero su sentencia terminó con su muerte. La responsabilidad de las autoridades en innegable, respecto a un mal endémico que el Estado uruguayo viene arrastrando desde hace lustros, un sistema de reclusión vejatorio para los derechos humanos.

Según las informaciones del diario El País, Curbelo habría sido rodeado por varios reclusos antes de ser asesinado, por lo que se esgrime podría tratarse de una ejecución. Las fuentes del diario confesaron que Rivera Curbelo era informante de Taroco, y que habría dado información sobre dos homicidios previos dentro del penal.

Tras las pesquisas de rutina, fueron incautados varios ‘cortes’ carcelarios. Las investigaciones quedaron a cargo de la fiscalía general de la Nación.

Foto: subrayado.com.uy