Domingo 26 Mayo 2024

Para el juez de instrucción, el ex consejero de FDI fue un apoyo empresarial para los intermediarios masones

Mimmo Russo "ha demostrado un profundo arraigo en el contexto político-administrativo de Palermo y de poseer, en este entorno, como resultado del cargo de consejero comunal, ejercido durante décadas y explotado sin escrúpulos para proteger intereses privados, una red (nunca rota) de relaciones tan articuladas que hacen que el riesgo de que se repitan conductas delictivas del mismo tipo sea ciertamente concreto y todavía actual, a pesar de la falta de reelección, debido a las relaciones igualmente arraigadas y nunca rotas que ha demostrado mantener con diversos grupos mafiosos de la ciudad". Este es el panorama que se desprende de la orden de prisión preventiva dictada por el juez de instrucción de Palermo, Walter Turturici, contra el ex concejal municipal de Fratelli d'Italia detenido ayer por los Carabineros por concurso externo en asociación mafiosa, intercambio de voto político-mafioso, complicidad en extorsión agravada y complicidad en corrupción por actos contrarios a los deberes oficiales.

La operación sacó a la luz un grupo de intereses en la capital, formado por administradores públicos, masones y mafiosos, para la construcción de centros comerciales y -según la acusación- el control de actividades como el hipódromo. Todo ello, según el juez de instrucción, estipulando pactos electorales con los jefes mafiosos, para obtener votos a cambio de puestos de trabajo.

Gregorio Marchese, un miembro de la familia mafiosa de Corso dei Mille, que supuestamente actuó como intermediario con los Andòs, quedó bajo arresto domiciliario; Salvatore, Giuseppe y Achille también bajo arresto domiciliario. Son los empresarios que habían construido el centro comercial Forum en Brancaccio, que tenían intereses en el hipódromo de Palermo y pretendían construir otro centro comercial en Roccella.

La orden judicial detalla que "los ingresos de la familia Andò probablemente también se derivan del hecho de que Andò Achille es miembro de la logia masónica Gran Oriente de Italia. Mantuvo relaciones con miembros destacados de la logia, tanto a nivel local como nacional. Durante las escuchas telefónicas, por ejemplo, se supo que Andò fue en varias ocasiones a la sede de la logia en Palermo, ubicada en Palermo Piazzetta P. Speciale Nº 9".

Una cara popular

"La peculiaridad del método utilizado por Russo es que los puestos de trabajo fueron prometidos especialmente a sujetos de interés del crimen organizado, que de esta manera participaron aún más en la realización del proyecto", dice Turturici. Además del centro comercial a realizar en Roccella por parte de las sociedades Building Plot SRL y Building Plot II SRL, "Russo interfería constantemente con Sipet SRL que -según la medida- se había hecho cargo de la gestión del hipódromo de Palermo". Además -según la acusación aceptada por el juez de instrucción- "durante la campaña electoral de 2022, Russo recibió constantemente la ayuda de Gregorio Marchese, hijo de Filippo Marchese, conocido como el 'milinciana' (berenjena, ndr), uno de los asesinos más despiadados de la guerra de la familia mafiosa de Corso dei Mille en Palermo. Marchese actuó como costilla de Russo al tomar medidas para prometer contratos tanto en el hipódromo como en el futuro centro comercial, a cambio de votos". Pero no sólo eso: se dice que Russo, durante la campaña electoral de 2022, "patrocinó" la contratación de una mujer como cajera, amante de un preso y que se cree que está en la cima del mandato mafioso de Brancaccio.

Soy de Corso dei Mille

De las escuchas telefónicas contra Gregorio Marchese se desprende que éste había utilizado repetidamente su afiliación mafiosa para dar fuerza a sus argumentos, o incluso para obligar a algunos profesionales a renunciar a sus salarios. En una conversación que tuvo lugar el 13 de noviembre de 2021, Marchese, hablando de política con un hombre no identificado, le dijo que la noche anterior había mantenido una discusión con dos diputados, uno nacional y otro europeo, ante los que había hecho alarde, en forma muy dura y agresiva, de su pertenencia a "Corso dei Mille". "En detalle, Marchese y Russo -dice el juez de instrucción- se habían reunido con los dos políticos para empezar a elaborar una lista de candidatos del partido en cuestión para las siguientes elecciones municipales y Mimmo Russo había sido colocado en la octava posición". Marchese estaba tan furioso que insultó duramente a los dos diputados: "me la pueden chupar... porque usted es un diputado nacional... usted es un diputado europeo... y yo soy de corso dei Mille... y se los meto en el c... políticos: escúchenme, les dije: 'ustedes sólo pueden darme pom... ¿porque saben qué es lo único que pueden hacer bien? Tejer... y yo lo único que hago bien son los puestos de trabajo junto con Mimmo...". Marchese luego se jactaría de que tenía dos proyectos en juego a través de los cuales conseguiría miles de votos para Mimmo Russo (estas fueron las promesas de contratar a todos en el hipódromo y el centro comercial Roccella, que luego se negociarían a cambio de votos).

La política y la costumbre de pactar con los mafiosos

Las investigaciones han confirmado plenamente las muchas declaraciones que, a lo largo de los años, numerosos colaboradores de justicia han hecho públicas sobre Mimmo Russo, "convergiendo en el hecho de que siempre ha estado cerca de Cosa Nostra de Palermo". Todos los colaboradores de justicia han informado de que, desde los años 1990, Russo, el "rey" de los trabajadores precarios de Palermo, suele hacer tratos con los altos representantes de la mafia de las distintas familias diseminadas por la zona de Palermo durante las campañas electorales. "Sobre la base de estos acuerdos -dice la disposición del juez de instrucción- Russo hace que los mafiosos le prometan votos, a cambio de los cuales ofrece sus servicios como funcionario público, consistentes en conseguir empleos para los mafiosos y sus familias en cooperativas financiadas con fondos públicos, o la financiación pública con motivo de fiestas locales". En otras ocasiones, Russo "compró" votos entregando a los mafiosos sumas de dinero, vales de comida y gasolina, para distribuirlos entre los votantes de los respectivos barrios. Además, las investigaciones revelaron que Russo gestionaba en secreto la contratación en la Trinacria Social Onlus, una asociación financiada con fondos regionales, asegurando salarios para altas figuras de Cosa Nostra, a cambio de su apoyo político-electoral. Mientras que, en tiempos más recientes, "la cercanía permanente entre Russo y el contexto criminal de la ciudad surge de acontecimientos que lo involucraron como exponente político y candidato en las elecciones de 2022: prometía constantemente trabajos a personas cercanas a entornos mafiosos a cambio de los votos".

Mimmo era "uno más de la familia"

El ex concejal comunal de Palermo "era uno más de la familia", les dijo a los magistrados de la DDA (Dirección Distrital Antimafia) el colaborador de justicia Antonino Siragusa. "Históricamente, el político ha ofrecido dinero a la familia mafiosa del Borgo Vecchio para asegurarse los votos del barrio", afirma el juez de instrucción en su resolución. "Hasta el año 2000, el interlocutor de Russo era Francesco Paolo Romano, cuando era jefe de la familia de Borgo Vecchio, le daba dinero dependiendo de por quién tenía que votar".

El colaborador de justicia Filippo Bisconti, sin embargo, les dijo a los fiscales que el ex jefe de la mafia y frecuente colaborador de justicia, Antonino Giuffrè, "siempre me dijo que, en todos los ambientes mafiosos, en todos los ámbitos, especialmente en los populares, como Ballarò, como en Capo, en Vucciria, en esta zona, en Arenella o Acquasanta, en todas las zonas más pobladas siempre hay alguien que recurre a los políticos para las campañas electorales".

Mientras que Francesco Chiarello, también colaborador de justicia, les dijo a los magistrados que Russo "exigía el pago de 10 euros mensuales cada uno en concepto de gastos sindicales" a los 3.000 trabajadores ex Pip "que cuidaba". Las declaraciones fueron agregadas a la medida cautelar firmada por el juez de instrucción de Palermo.

Foto: © Imagoeconomica