Domingo 26 Mayo 2024

La muy reciente intención de iniciar un camino de colaboración con la justicia de Francesco Schiavone, alias "Sandokan", es sólo el último de muchos (pero no tantos) acontecimientos relacionados con el fenómeno del arrepentimiento, o mejor dicho, de la colaboración.

Aclaremos de inmediato un punto: la historia de la justicia italiana registra muy pocos casos en los que el criminal que "se arrepiente" esté motivado, de alguna manera, por una razón moral o espiritual. El mafioso que se arrepiente lo hace porque le conviene, porque llega a un acuerdo con el Estado con el que realiza un "intercambio de bienes": menos prisión, o menos dureza, a cambio de información y noticias. La figura del colaborador arrepentido de la justicia es una figura muy compleja. Al optar por colaborar, el criminal cambia radicalmente su modus vivendi y, a su pesar, altera la vida de las personas que lo rodean, desde su esposa o marido hasta los miembros del clan al que pertenece y sus posibles represalias. El "arrepentimiento" es un fenómeno relevante para la lucha contra el crimen. La era de los grandes arrepentidos comenzó en 1984 con Tommaso Buscetta quien, tres días después de su extradición a Italia, decidió colaborar con Giovanni Falcone y durante 45 años plasmó en papel todo lo que sabía sobre Cosa Nostra, dando literalmente una clave para la comprensión de Falcone y Borsellino que más tarde resultó esencial. Las leyes que han afectado a la materia a lo largo de los años han sido la ley 15/1980, la ley 82/1991 y la ley de modificación 45/2001. La introducción de nuevas herramientas y procedimientos para garantizar la autenticidad de las declaraciones y la transparencia en la gestión de los arrepentidos, entre ellos las actas ilustrativas del contenido de la colaboración. La Ley 45/2001 también introdujo la figura del testigo de justicia, pero se trata de un complejo conjunto de instituciones caracterizadas por la renuncia absoluta o parcial del Estado al ejercicio efectivo de la "pena". En definitiva, es un premio.

Hay que hacer una oportuna y clarificadora precisión: un testigo de justicia y un arrepentido no son lo mismo. El testigo es alguien que no ha cometido ningún delito y su colaboración surge por diversos motivos distintos de, por ejemplo, reducciones de pena, mientras que el arrepentido es una persona que se acusa a sí mismo y también acusa a otros de delitos y se "arrepiente" de ellos, iniciando su colaboración con la justicia.

El falso arrepentimiento

También hubo casos en los que el arrepentido no era en realidad un verdadero colaborador de justicia o no tenía realmente la intención de revelar cuánto sabía, sino que su intención era únicamente desviar las investigaciones y en ocasiones incluso intentar invalidar las colaboraciones brindadas por los verdaderos arrepentidos. Entre los más sensacionales se encuentran los casos de Oreste Basco y Pasquale Pagano, ex conductores del jefe fugitivo Michele Zagaria, que ahora están detenidos, y que fueron escuchados en algunos procesos como declarantes; luego está el caso de Vincenzo Scarantino, el falso arrepentido de la masacre de via D'Amelio, un desviador (inducido) por definición, un "colaborador construido en un escritorio". Luego están las colaboraciones ciertas y de alto nivel: entre los colaboradores más conocidos por crímenes concretos cometidos y por sus declaraciones pertinentes se encuentra, ciertamente, Carmine Schiavone (administrador y asesor del clan Casalesi), un criminal cuyas afirmaciones han permitido grandes acontecimientos durante las investigaciones relativas al derrame de residuos tóxicos en el terreno de los incendios. ¿Y cómo olvidar a Tommaso Buscetta, conocido como el jefe de los dos mundos, cuyas declaraciones fueron fundamentales para comprender la estructura de Cosa Nostra? Y luego están Gaspare Mutolo, Antonio Iovine, uno de los exponentes más importantes del clan Casalesi, Oreste Spagnuolo, asesino de la zona de masacres del clan Casalesi: una lista de peso que deja claro, si es necesario, que el arrepentimiento y la colaboración posterior, es una herramienta fundamental en manos de los órganos de investigación en la lucha contra la delincuencia, ya sea verdadera o falsa desde el punto de vista moral. Pero esto nos importa poco.

Foto: Antimafia Duemila