Miércoles 17 Julio 2024

La masacre de Pizzolungo: han pasado 39 años desde aquel terrible 2 de abril de 1985 en el que murió Barbara Rizzo, de treinta años, junto con sus hijos, los gemelos de seis años Giuseppe y Salvatore Asta. El ataque estaba dirigido al entonces fiscal de Trapani, Carlo Palermo. Después de la catástrofe, pasaron interminables minutos antes de que el entonces juez se diera cuenta de lo sucedido. El coche bomba estaba ahí para él. Pero murieron tres personas inocentes. Los peritajes hablarán de aquel atentado como "una irrepetible coincidencia de tiempos compuestos". Pero ¿quién quiso matar al entonces juez Carlo Palermo? ¿Y por qué?

Para comprender la dinámica y las razones de esa masacre necesitamos retroceder y rastrear la lógica del sistema criminal que ordenó y llevó a cabo la masacre.

Las investigaciones condujeron a un panorama extremadamente amplio que abarcaba toda Italia, desde Trento a Trapani, toda Europa del Este, pasando por Rusia, e incluso Oriente Medio, Líbano y Turquía, hasta Estados Unidos. Todos unidos por el hilo mortal del tráfico de drogas y armas.

"¿Quién estuvo detrás de la masacre de Pizzolungo? -preguntó Palermo ante nuestros micrófonos el año pasado-. Es muy simple. Basta con tomar el nombre de quien era el director de la OTAN en el año 1985, el momento del ataque, y con dos sencillos pasos se llega al duque de Kent. La superposición entre la OTAN y la masonería está escrita. No es una hipótesis mía, está escrita en el papel desempeñado por las personas. Está escrita en nuestra historia. Nuestros servicios en el 43 nacieron de los servicios americanos".

El gran juego del 'gobierno de la guerra y de la droga'

Fue el 22 de noviembre de 1979 cuando Asim Akkaia, ciudadano de origen turco, se presentó en la jefatura de policía de Milán, a cargo del entonces director de Escuadra Móvil, Enzo Portaccio, revelando que la ciudad de Trento constituía el punto de conjunción entre la mafia turca y la siciliana en el ámbito del tráfico de heroína.

En concreto, hablamos del Karinal y del Romagna, dos hoteles en Trento -pertenecientes a Karl Kofler, ciudadano italiano de origen tirolés del sur- en los que se alojaban los cargamentos de morfina básica procedentes de Turquía con destino a las refinerías sicilianas y por tanto al mercado italiano y estadounidense. Las investigaciones, que comenzaron al año siguiente, condujeron al mayor secuestro de morfina base y heroína de la época, 200 kilos, en las zonas de Trento, Bolzano y Verona.

A esta altura del proceso judicial se descubrió que Kofler mantenía estrechas relaciones con Wakkas Salah al-Din, garante árabe de los sicilianos Gaetano Badalamenti, Gerlando Alberti, los hermanos Grado y Salvatore Riina.

Luego se supo que enormes flujos de armas se dirigían a Oriente Medio como posible pago por envíos de morfina.

Al mismo tiempo, las investigaciones del juez Giovanni Falcone desenmascararon las refinerías de Trabia y Carini abastecidas por la misma organización trentina. También en este caso el alcance de las investigaciones abarcó desde Austria hasta Alemania, Suiza, Yugoslavia, Turquía, Bulgaria y también en esta zona se identificó el tráfico oculto de armas y petróleo entre nuestro país y Libia. Además, se llegó la conexión que existía entre los servicios secretos italianos, americanos y orientales en la venta de armas. A partir de aquí, el juez Palermo se convirtió en protagonista directo de un pequeño teatro destinado a hacerle cambiar el rumbo de las investigaciones.

Carlo Palermo, en una entrevista concedida a ANTIMAFIADuemila el 2 de abril de 2023, dijo que la única forma de luchar contra este sistema criminal es restaurar la "democracia. Estos reordenamientos planetarios se están produciendo con transformaciones en el control de las masas que constituyen el objeto del condicionamiento y que están ante los ojos de todos nosotros. Nos han aislado. Nos han vuelto no partícipes de las democracias representativas. Hoy Italia es una entidad guerrera que actúa directamente en las guerras. En Trento encontré los armamentos que venían de la OTAN, que pasaban por Polonia y el tráfico se organizaba desde Italia. Los encontré y hablo de hace 40 años. Pero entonces eran traficantes. Hoy son oficialmente gobiernos. Son gobiernos que operan con los mismos secretos y con el control de las masas. Debemos recuperar nuestras instituciones. Y deben ser representativas del pueblo y no del euro, las finanzas o las multinacionales".

Los documentos de la investigación de Trento

Diez mil documentos fueron incautados por el ex magistrado Carlo Palermo el 10 de marzo de 1983. El contenido: "El gobierno de la guerra a nivel global" y el tráfico clandestino de armamentos "como herramienta necesaria para implementar el gobierno en el mundo", afirmó el ex magistrado en su columna de L'Altra Storia d'Italia.

Sin embargo, los documentos no sólo hacen referencia al tráfico de armas ligeras, "que también eran llevadas a mano, a cambio de estupefacientes", sino también armas de guerra utilizadas en los conflictos en curso en la época, como "la venta de misiles Exocet a Argentina durante la guerra por las Islas Malvinas", y sobre todo la venta de armamento nuclear.

La masacre de Pizzolungo 2

"Tres bombas -dijo Palermo- habrían sido compradas por los árabes en el Líbano con pagos al banco alemán Deutsche Bank".

Según Carlo Palermo, el llamado "enfrentamiento formal" entre Estados durante el curso de una guerra sólo es aparente porque a nivel de los servicios secretos "sucede algo completamente diferente". Es decir, el Gobierno de la Guerra, durante un conflicto, a través de su red de contactos y cuentas bancarias, es capaz de vender armas a todos los bandos.

Las sombras de las logias sobre la masacre de Pizzolungo

El 17 de febrero de 1985, después de haber luchado durante cinco años con mafiosos, masones desviados y agentes de los servicios secretos italianos y extranjeros, y después de haber sufrido la imposición de Roma que le hizo trasladar sus investigaciones a Venecia, Carlo Palermo, a petición expresa suya, pasó a prestar servicio en la Fiscalía de Trapani y su primer acto allí fue la transmisión de documentos relativos al suministro a Libia de tres contenedores con material electrónico regenerado vinculado a un tal Antony Gabriel Tannoury, un libanés residente en París, considerado en aquel momento el brazo derecho de Gadafi.

Aproximadamente un mes después de la masacre, se descubrió en Alcamo, provincia de Trapani, el mayor laboratorio de morfina base de Europa, bajo el control de Cosa Nostra y abastecido por la misma organización que operaba en Trento. En 1986, poco después del traslado del juez Palermo a Roma (como funcionario del Ministerio de Justicia), se descubrieron en Trapani una serie de logias masónicas encubiertas, escondidas detrás de la fachada del centro de estudios "Scontrino". Era la sede de reuniones entre masones, templarios, políticos, mafiosos -incluidos los sospechosos de haber participado en el atentado de Pizzolungo- y la Asociación Musulmana Italiana presidida por el sustituto de Gadafi en Sicilia.

En los años siguientes, jefes mafiosos de la talla de Salvatore Riina y Vincenzo Virga fueron procesados, acusados ​​de haber instigado la masacre, mientras que Baldassare di Maggio y Antonino Madonia fueron acusados ​​de haber traído el explosivo Brixia B5 utilizado en el atentado. En el 2002, Riina y Virga fueron condenadas a cadena perpetua; la misma pena se impuso en 2004 a Baldassare Di Maggio, mientras que Antonino Madonia fue absuelto. Un nuevo proceso identificó a Vincenzo Milazzo, Gioacchino Calabrò y Filippo Melodia como los ejecutores materiales de la masacre, pero ya no pudieron ser juzgados porque fueron absueltos irrevocablemente en el primer proceso en Caltanissetta. El 13 de noviembre del 2020, en el juicio "quater" por el atentado, el capo de Acquasanta, Vincenzo Galatolo, hoy bajo el régimen del 41 bis, fue condenado a 30 años como instigador de la masacre. La sentencia de Galatolo fue confirmada definitivamente el 14 de junio de 2023.

Sin embargo, aún hoy se desconocen los autores intelectuales externos de esa masacre; pero los motivos, a la luz de lo narrado, podrían ser bastante comprensibles.

Foto: Antimafia Duemila