Jueves 23 Mayo 2024

En los fundamentos de la sentencia, el análisis de las "coincidencias" que "hablan"

Para reconstruir el camino que llevó a Cosa Nostra y la 'Ndrangheta a actuar de manera unitaria en la realización de matanzas y crímenes a principios de los años noventa, en la segunda instancia del juicio 'Ndrangheta Stragista, en el que fueron condenados a cadena perpetua los jefes Giuseppe Graviano y Rocco Santo Filippone, un enfoque importante se desarrolló sobre las relaciones históricas que estas organizaciones criminales han tenido con ciertos aparatos.

Ya en primera instancia la investigación, gracias a la contribución de testigos como el Gran Maestro Giuliano Di Bernardo o colaboradores de la justicia como Cosimo Virgiglio y Pasquale Nucera, había hecho emerger las compenetraciones entre la masonería y la 'Ndrangheta, así como el papel que tuvo Licio Gelli en diferentes dinámicas.

La fiscalía general, representada sobre todo por el fiscal adjunto Giuseppe Lombardo, amplió el horizonte del recurso examinando más a fondo las relaciones mantenidas por el crimen organizado calabrés con los entornos de los servicios de seguridad y con la extrema derecha.

Un nuevo mundo

Relaciones que se han vuelto cada vez más estrechas desde finales de los años sesenta. Basta pensar en la cumbre del 26 de octubre de 1969, cuando una patrulla de la Escuadra Móvil de Reggio Emilia sorprendió a un centenar de partidarios de la 'Ndrangheta en el corazón de Aspromonte, a dos pasos del Santuario de la Madonna della Montagna en Polsi, dispuestos a discutir la reorganización del crimen de Reggio.

Un evento al que asistieron hombres de la 'Ndrangheta, sobre todo el jefe Paolo De Stefano, pero también sujetos pertenecientes a la subversión negra como el príncipe Junio Valerio Borghese, el marqués Felice Zerbi, Bruno Di Luia, Stefano Delle Chiaie o Pierluigi Concutelli (aunque algunos documentos demostrarían que el día anterior había iniciado su detención en la cárcel de Palermo, ndr) que no fueron arrestados.

Ndrangheta Stragista del caso Moro a las relaciones con la P 2 y la extrema derecha 2

Otra figura central a la que se refiere la sentencia es la del abogado Paolo Romeo, ex parlamentario del PSDI (Partido Socialista Democrático Italiano), que creció en las filas de Avanguardia Nacional, y que fue condenado en forma definitiva en el proceso "Olimpia" por concurso externo y recientemente condenado también en el juicio Gotha.

Todos temas sobre los que habló durante el juicio el comisario jefe del DIA (Dirección de Investigaciones Antimadia), Michelangelo Di Stéfano, al relatar una larga serie de hechos que, antes de llegar a las masacres de los años '90, marcaron la historia del país.

Hechos como el secuestro y la muerte de Aldo Moro, el golpe de Estado de Borghese, el caso Sigonella, el caso Moby Prince, la estructura paramilitar Gladio, la figura de Vincenzo Li Causi (perteneciente al SISMI, Servicio de Información y Seguridad Militar, que había coordinado el centro Escorpio y que fue asesinado bajo circunstancias misteriosas en noviembre de 1993), o incluso la muerte en prisión del jefe Antonino Gioè.

Los jueces Bruno Muscolo (presidente) y Giuliana Campagna (jueza a latere) consideraron "esclarecedora y plenamente aceptable la reconstrucción analítica realizada por el testigo Di Stefano". Una secuencia cronológica de acontecimientos que es "sintomática de la interconexión absolutamente obvia entre acontecimientos y temas que proporciona una interpretación convergente y unívoca, a menos que se quiera creer que estamos en presencia de una serie impresionante de 'coincidencias' que, en cambio, se manifiestan de manera inequívoca y que 'hablan' de cointereses, relaciones y sinergias que revelan, más allá de toda duda razonable, ese programa criminal común que el presente proceso ha sacado a la luz y que explica, con datos objetivos y concretos, los escenarios que determinaron los hechos bajo examen".

En particular, la Corte de Apelación se refiere a "las relaciones del empresario Giovanni Calabrò -primo de uno de los asesinos de los Carabineros Fava y Garofalo- con el masón Licio Gelli; al miembro del SISMI Vincenzo Li Causi -presente en Reggio Calabria casi al mismo tiempo que la presentación de la Liga del Sur- persona incluida en la lista de 16 exponentes de los servicios secretos informada por el ex embajador Fulci. Li Causi, después de sólo dos días de las masacres continentales y del 'suicidio' de Gioè, es trasladado a otra división del SISMI y enviado en misión a Somalia, donde fue asesinado". Y luego está la reunión de agosto de 1993 en Niza, a la que asistieron Vittorio Canale -personaje vinculado a la banda De Stefano-, el colaborador Pasquale Nucera, miembro de la banda 'Ndrangheta degli Iamonte, así como Broccoletti, un SISDE que también era agente y miembro de los servicios secretos libios. Una reunión que habría tenido como objetivo la fuga de Totò Riina de la prisión de Rebibbia, donde también estaba detenido Gioè.

Ndrangheta Stragista del caso Moro a las relaciones con la P 2 y la extrema derecha 3

El "suicidio" de Gioè

En el proceso este último fue considerado relevante dado que, antes de morir, dejó a la vista una carta escrita de su puño y letra en la que intentaba de todas las maneras posibles alejar las sospechas sobre relaciones entre la mafia, sus familiares y amigos, con referencias al jefe calabrés Domenico Papalia y al ex extremista negro Paolo Bellini (recientemente condenado en el proceso de Bolonia por el atentado del 2 de agosto de 1980 en la Estación Central).

En la sentencia de la Corte de Apelación está escrito: "Debemos estar de acuerdo con la observación del testigo Di Stefano que consideró al menos digna de reflexión la circunstancia de que un hombre que está a punto de suicidarse piense en la exoneración de otro preso. en relación con un asesinato en el que Gioè no estaba en absoluto interesado. Pero la perplejidad está destinada a desvanecerse si pensamos en los métodos del suicidio de Gioè, que no fueron nada transparentes, así como en el hecho de que el acontecimiento ocurrió la noche siguiente a los atentados de las masacres continentales y en la comprobada proximidad de Gioè al ámbito de los Servicios Secretos, hasta el punto de que fue el propio Gioè quien asesinó al jefe Milazzo, quien tuvo la oportunidad de comprobar de primera mano las interacciones entre Cosa Nostra y los Servicios Secretos".

El vértice Papalia

La atención a la familia Papalia se vuelve central en la instancia de apelación por la masacre de la 'Ndrangheta, en particular gracias al testimonio de Nunziatino Romeo, que ya en 1996 había calificado a Domenico Papalia como "el vértice de la 'Ndrangheta". Los jueces destacan que Romeo hizo una negación de "360 grados" tras sufrir posibles amenazas. Y no solo eso. Subrayan la "atención procesal" que el propio Papalia tuvo respecto a esas declaraciones, enviando una carta al presidente de la Corte. Una carta que está agregada al expediente y que contiene mensajes claros contra el trabajo del fiscal adjunto Giuseppe Lombardo. El Tribunal, refiriéndose a las declaraciones de los arrepentidos, reconoce que él es la persona que tenía relaciones con los Servicios de Seguridad y que los mismos Servicios le habrían sugerido utilizar las siglas "Falange Armada" para reivindicar el crimen de Mormile.

Ndrangheta Stragista del caso Moro a las relaciones con la P 2 y la extrema derecha 4

El caso Moro

La sentencia también deja un importante balance respecto de los hechos que rodearon el secuestro y asesinato de Aldo Moro. Durante el proceso de apelación, el colaborador de justicia Girolamo Bruzzese aportó nuevas ideas. Un testigo de cuya fiabilidad el tribunal no tenía dudas. Cuando declaró en el juicio, explicó que la 'Ndrangheta habría desempeñado un papel en el secuestro de Moro. También había precisado que la cumbre que tuvo lugar en 1975 en el restaurante Il Fungo, a la que asistieron Giuseppe Piromalli, Paolo De Stefano, Pasquale Condello, Giuseppe Nardi, enlace entre los De Stefano y la banda de la Magliana, el empresario Carmelo Cortese, inscripto en la P2 y en contacto directo con Licio Gelli, habría sido un acto "preliminar" al secuestro.

La fuente de esta información habría sido el padre, Domenico Bruzzese (un destacado exponente de la banda Crea de Rizziconi), y el jefe Teodoro Crea.

Para confirmar las palabras de Bruzzese, el Tribunal toma como referencia los datos relatados en la sala por el testigo Di Stefano sobre una denuncia relativa a Rocco Santo Filippone, junto con sujetos del calibre criminal de Piromalli, Mancuso y Francesco Varone. "Como se desprende de la sentencia relativa al asesinato del periodista Mino Pecorelli -recuerdan los jueces- dos de los hermanos Varone, durante el período del secuestro del estadista Aldo Moro, se habían interesado por su liberación, en particular Varone Antonino mantuvo conversaciones carcelarias con el entonces diputado de la Democracia Cristiana Cazora, acompañado de un individuo no identificado del crimen organizado. Varone Francesco y Antonino, aunque no hacían alarde de parentesco, estaban vinculados a Varone Michele, ya que fueron identificados juntos el 8 de marzo de 2002 en Cinquefrondi, a bordo de un coche registrado a nombre de Varone Giuseppe, hijo de Varone Michele. Varone Giuseppe es el yerno de Filippone Rocco Santo, por lo que Varone Michele es el suegro del acusado de hoy". Además, se señala como "también documentado en relación con la reunión penitenciaria Varone-Cazora, que informa el comm. Di Stéfano, la implicación de la 'Ndrangheta en el asunto del secuestro de Moro. Además, el argumento no es nuevo -prosigue la sentencia- dado que la presencia de un destacado exponente de la 'Ndrangheta jonica en el lugar de Via Fani, lugar donde tuvo lugar el secuestro del Excmo. Moro".

Ndrangheta Stragista del caso Moro a las relaciones con la P 2 y la extrema derecha 5

Craxi y Berlusconi en el huerto de cítricos

La Corte también expresa una valoración no negativa sobre la declaración de Bruzzese acerca de un episodio presuntamente ocurrido después del secuestro y muerte de Aldo Moro, en la "habitación secreta" (textual) de los Mammoliti, Piromalli, Alvaro y Mancuso, es decir, los líderes de la 'Ndrangheta.

"Se hace referencia -recuerdan los jueces en la sentencia- al encuentro -en el fondo Piccolo- de Alvaro, Mancuso, Piromalli, Mammoliti y Ciccantoni Brachetta, con Bettino Craxi y Silvio Berlusconi, que llegaron acompañados de Nino Gangemi, un personaje que también Bruzzese afirma haber sido muy respetado en el contexto de la 'Ndrangheta. Los temas tratados en la reunión fueron el puerto de Gioia Tauro, el centro siderúrgico y la relativa 'división' de las obras y negocios entre las empresas interesadas y la 'Ndrangheta, además de la candidatura de Berlusconi y la ubicación en territorio calabrés de las antenas televisivas del empresario".

"Sobre este episodio -dice el Tribunal de Apelación- como correctamente señaló el propio fiscal, no hay pruebas extrínsecas, pero no es posible dejar de señalar que no se puede considerar 'excéntrico' con respecto a los temas bajo examen, dado que se inscribe en un contexto de vínculos estrechos y no episódicos entre la 'Ndrangheta y la política que el proceso ciertamente ha demostrado ampliamente, de modo que Bruzzese ha proporcionado una imagen totalmente congruente y armónica con las conclusiones posteriores obtenidas, en términos de contactos y alianzas entre figuras destacadas de la 'Ndrangheta y figuras políticas, así como el apoyo de la 'Ndrangheta al nuevo partido Forza Italia, confirmado también por el colaborador".

Ndrangheta Stragista del caso Moro a las relaciones con la P 2 y la extrema derecha 6

El "peso" probatorio de "Hybris"

En marzo de 2023, tras la operación Hybris, que afectó a las bandas de Gioia Tauro Piromalli-Molè, se obtuvo una escucha muy importante en los documentos del juicio de apelación en la que hablaba Francesco Adornato (sujeto no investigado), considerado por los investigadores como un "un experimentado exponente de la 'Ndrangheta" y uno de los sospechosos, Giuseppe Ferraro. Una conversación, grabada el 17 de enero del 2021, en la que se hacen referencias muy claras a la reunión en la que las bandas calabresas aparentemente decidieron sumarse a la estrategia de ataque al Estado, en el balneario "Sayonara" de Nicotera.

En particular, se informó que en la cumbre el jefe de Rosarno, Nino Pesce, conocido como "Testuni", representó al mammasantissima Pino Piromalli, conocida como "Facciazza".

"Este señor Pesce al que llaman 'Testuni' -se escucha en el audio interceptado- se ha presentado y argumentado que hay que realizar masacres estatales". Quien votó en contra de las masacres habría sido el jefe de Limbadi, Luigi Mancuso: "Pino (Piromalli, ndr) siempre tiene una circunstancia atenuante porque en la comisión decidieron ponerse del lado de los sicilianos... y así sucesivamente, él no estaba... Estaba Luigi Mancuso... pero ahí Luigi... le pisó los pies... Luigi... en esta comisión en Sayonara le dice que no está de acuerdo... ¿por qué? Luigi dile... tenemos que lidiar con esta gente, le dijo, no tenemos que ir a disparar... por qué motivo".

Al final, sin embargo, las dudas de Mancuso sobre la campaña de masacres, como había explicado el fiscal Lombardo, no arraigaron y triunfó la línea de Piromalli y Pesce.

Según los jueces de la Corte de Apelación, esta prueba es de suma importancia "por constituir una especie de 'interpretación auténtica' de los hechos ocurridos y que confirma también lo informado en el pasado por el colaborador de justicia Francesco Pino, precisamente con respecto a aquella reunión que habría sido sólo una reunión 'fachada' organizada sólo para poner a todas las familias ante el hecho consumado (adhesión a la estrategia de masacres, ndr), porque, en realidad, la decisión ya había sido tomada en los niveles superiores de la 'Ndrangheta, debido a sus contactos con el aparato de la masonería y los servicios secretos, niveles constituidos, como también ha demostrado este proceso, por las familias De Stefano-Piromalli-Mancuso, es decir, la tríada que dominaba las dinámicas criminales más sensacionalistas".

Foto de portada: diseño gráfico de Paolo Bassani

Foto 2: el Tribunal de Apelación de Reggio Calabria © ACFB

Foto 3: Licio Gelli © Imagoeconomica

Foto 4: Aldo Moro © Imagoeconomica

Foto 5: Bettino Craxi © Imagoeconomica

Foto 6: Silvio Berlusconi © Imagoeconomica