Miércoles 17 Abril 2024

En el día del cumpleaños de la fotógrafa de Palermo que nos dejó hace dos años

Hoy es tu cumpleaños, Letizia. Y si alguien te hubiera señalado que en 12 meses serías capaz de apagar 90 velas habrías levantado el dedo corazón y les habrías dicho que se fueran al carajo. Pero un 13 de abril de hace dos años te fuiste en medio de una tormenta. Que todavía sigue haciendo estragos en este desgraciado país. Muchas veces me pregunté cómo habrías vivido este período en el que sucedió de todo. ¿Qué habrías dicho ante las desgarradoras imágenes del genocidio que está teniendo lugar en Gaza? Un genocidio llevado a cabo por un gobierno asesino -con la complicidad de los líderes mundiales que guardan silencio o mienten- cuyo primer ministro, Benjamín Netanyahu, pretende eliminar al pueblo palestino de una vez por todas.

Probablemente tu dolor insoportable por todas las víctimas y tu profunda ira hacia quienes se se han convertido en instrumentos y garantes de este exterminio, habrían aumentado al escuchar las declaraciones de la presidenta de la Comisión de la UE (Unión Europea), Ursula von der Leyen. Quien, aprovechando la carnicería que se está produciendo desde hace dos años en Ucrania, quiere arrastrarnos a nosotros y a sus asociados a una tercera guerra mundial. Además, Von der Leyen nunca parece haberse sentido tan "perturbada" por las muertes en Gaza (como ella misma se definió) como para pedir un alto el fuego inmediato; y en cambio pidió la fabricación de armas cada vez más destructivas, siguiendo un claro dictado de la política estadounidense. Lo cual, detrás de la pantalla del "apoyo" a Ucrania, contribuyó a alimentar un conflicto, que comenzó con la invasión rusa, por meras razones de poder, a través de una especie de empresa conjunta entre grandes bancos y lobbies armamentistas.

Por su parte, Italia sigue desempeñando el papel de servidor-cómplice de los Estados Unidos, con la primera ministra Meloni preparándose para disponer millones de euros para un posible nuevo envío de armas a Zelensky, mientras en nuestro Belpaese la tasa de pobreza sigue aumentando cada día más. Al mismo tiempo, la premier estudia detenidamente las metodologías que se implementarán para aplastar la disidencia que la rodea. Una metodología que también se manifiesta claramente a través de las palizas propinadas por las fuerzas policiales a jóvenes manifestantes por la paz.

A traves de los ojos de Letizia Battaglia 2

¿Qué habrías dicho, Letizia, ante las imágenes de los bastonazos a los jóvenes de Pisa que fueron golpeados con furia ciega por manifestarse contra el genocidio en Gaza? Una de ellas, Costanza Modica, habló hace unos días ante el Consejo Comunal de Pisa con esa valentía y dignidad que tanto habrías apreciado.

"No son cosas que se puedan ver -dijo Roberto Vecchioni, visiblemente conmovido, hablando de las porras en Pisa-, son cosas que no pueden suceder. No somos así". En el 2011 Vecchioni ganó el festival de San Remo con la canción Chiamami ancora amore (Llámame de nuevo amor)) y en ese verso cantado con fuerza sublime estaba toda su conciencia desesperada. ¿La recuerdas, Letizia? "Y por todos los jóvenes, que defendemos un libro, un libro de verdad, tan bello para gritar en las plazas, porque nos están matando el pensamiento…". Tenía toda la razón, Vecchioni. En este país, por el contrario, cada día se mata más el libre pensamiento. Y es que, en Italia, mientras casi la mitad de los electores se abstuvieron por disgusto, fueron millones los que votaron a los partidos responsables de esta desgracia, mientras que los partidos "alternativos" no hicieron más que dividirse entre sí.

Sabes, Letizia, te habría alegrado muchísimo ver hace unos días las plazas de toda Italia llenas de jóvenes (y no sólo jóvenes), todos unidos para seguir manifestándose contra el genocidio en Gaza, en respuesta a las porras de las últimas semanas. Las plazas se llenaron en muchos países del mundo, incluido Uruguay, donde 10 mil personas se reunieron gritando "¡Palestina libre!".

Como en Palermo, donde miles de personas salieron a la calle para solidarizarse con los estudiantes de Pisa.

Son todos hijos tuyos, esos jóvenes: hijos e hijas de tu amor incondicional al género humano y de tu sed de justicia.

Esa sed de justicia y de verdad que te habría llevado a clamar de nuevo por la liberación de Julian Assange, cuyo destino pende ahora de un hilo, mientras los instigadores de los crímenes de guerra que denunció siguen dictando la ley en todo el mundo.

A traves de los ojos de Letizia Battaglia 3

Hace casi cuarenta años pusiste alma y corazón con tu compromiso político en la primavera de Palermo. Muchos años después llegaste a una amarga conclusión. "Encuentro que la política en las instituciones es muy cruel -explicaste con gran claridad- siniestra, egoísta. Para mí la política está cambiando al mundo. Pero dentro de las instituciones es difícil cambiar al mundo si la cultura no cambia". ¿Y cómo explicarles ahora a los jóvenes que no deben darse por vencidos, que no todo está perdido? Pienso en tus palabras sobre la belleza, esa que habías buscado toda tu vida. "Sueño que las batallas emprendidas no están del todo perdidas -dijiste con fuerza- que algo vendrá... que nacerán flores de estas semillas que hemos arrojado a la tierra. Sueño con poder ver algo de esta belleza. Es muy importante que los jóvenes comprendan la importancia de ver florecer la belleza, siempre me gustaría hablar con ellos para decirles que pueden, pueden, pueden. La vida es maravillosa, este mundo es un hermoso lugar para estar si no hubiera guerras, ni injusticias, si no hubiera abusos, todo sería hermoso. Sería muy fácil administrar una tierra con justicia, sin fronteras, sin diferencias de color de piel, sin divisiones entre bellos y feos, enanos, lisiados... todos somos criaturas de esta tierra".

Y precisamente porque todos somos criaturas de esta Tierra, habrías llorado a gritos por esos pobres inmigrantes, tratados como moneda de cambio no sólo por los contrabandistas, sino también por un gobierno como el nuestro. Que ha llevado a cabo una política criminal, porque como dice Don Ciotti: "Mientras las ONG son acusadas de facilitar el tráfico de inmigrantes, se hacen pactos con países dictatoriales que están directamente involucrados en ese tráfico, lucrando con ello en dos frentes: el legal de los acuerdos con Occidente, y el ilegal de negocios con las mafias".

Hoy tu conciencia del papel decisivo de la mujer -en esa revolución cultural que tanto esperabas- en una declaración llena de esperanza y determinación. "El hombre ya no puede hacerlo solo, ya no podemos delegar en los hombres la administración de la Tierra. La Tierra arde, las mujeres tenemos el deber, no el derecho, de administrar la mitad del mundo. Tenemos que ensuciarnos las manos y trabajar duro, cada uno en su campo". Junto a tantas mujeres extraordinarias que intentan cambiar el mundo cada día, están aquellas que administran el poder de la peor manera posible. Los ejemplos de Meloni o von der Leyen son, cuanto menos, emblemáticos.

A traves de los ojos de Letizia Battaglia 4

La obscenidad de la "reforma" de la justicia -con un definitivo silencio informativo- que se está llevando a cabo de la mano del ministro Nordio, va mucho más allá de la logia P2 de Gelli y de los vínculos mafiosos de Giulio Andreotti de los que fuiste testigo. La voz de un hombre íntegro como Roberto Scarpinato, a quien conociste durante el proceso de Andreotti, resuena hoy en el Senado entre muchos sepulcros blanqueados. Que trabajan cuidadosamente para violar sistemáticamente nuestra Constitución. Probablemente te hubiera sorprendido ver las reacciones caóticas del mundo político y de una parte del mainstream -pero también el silencio cómplice de los representantes institucionales y de los grandes medios de comunicación- ante las declaraciones de Nino Di Matteo tras la innoble sentencia de Casación en el caso de la Tratativa. Ese intrépido magistrado al que siempre has defendido con la espada desenvainada tuvo la "culpa" de resaltar en un libro, junto a su amigo periodista Saverio Lodato, las gravísimas acciones y omisiones de funcionarios del Estado. Lo cual, más allá de sus absoluciones en ese proceso (en segunda y tercera instancia), confirma sus responsabilidades, objetivamente deplorables, por haber tratado con Cosa Nostra.

"Si esta verdad no sale a la luz -habías dicho con convicción al hablar de esa tratativa entre el Estado y la mafia- no podemos volver a creer o a esperar, porque está en la base de todo nuestro dolor que pesa, desde hace años, sobre nuestras espaldas. La justicia es esencial: necesitamos saber la verdad, tal vez los culpables hayan muerto, pero al menos pacifiquemos esta ciudad", donde entre otras cosas recientemente han comenzado de nuevo los tiroteos. Y donde el pasado 23 de mayo numerosos activistas antimafia fueron golpeados bajo el árbol de Falcone por la policía que bloqueó la marcha promovida por un grupo de asociaciones.

"Para poder tener esperanza -nos explicaste- estos nudos deben ser absolutamente desatados, porque con esta pesada carga no será fácil avanzar". Sí, vivimos todos los días la dificultad de avanzar contra la corriente en un momento histórico como éste. Y los primeros en pagar las consecuencias son siempre los jóvenes que tanto quisiste, a menudo tan desencantados hasta el punto de perder las ganas de vivir, a quienes este sistema de poder les hipoteca el futuro.

Pero cuando más desanimados nos sentimos, es cuando nos vienen a la mente tus palabras mientras fumabas el enésimo cigarrillo. Y si hoy esta visión puede parecer una utopía, lucharemos aún más para ahuyentar la desilusión que intenta colarse en nuestras vidas. Sólo así podremos honrar ese sueño de paz, justicia y amor que dejaste a todos aquellos que te quisieron y que tanto te extrañan.

Foto de portada: original © Arturo Patten

Foto 2: © Shobha

Foto 3: © Archivo Letizia Battaglia

Foto 4: © Franco Zecchin