Lunes 22 Julio 2024

Encuentro con los Jusos de Baviera y Nuremberg

Premisa

Estoy muy contento de participar en una reunión dedicada al compromiso contra la mafia. No es una elección simple y obvia. Por eso me puse a disposición y acepté de buena gana la invitación de una organización histórica como los Jusos, que se están mostrando muy sensibles a esta cuestión y dispuestos a una actividad importante y decisiva para el destino de muchos territorios y de algunos aspectos de nuestras propias democracias.

Es bien sabido que las nuevas generaciones tienen enormes tareas sobre sus hombros. En el turbulento camino de la historia a veces nos encontramos ante responsabilidades de las que no podemos escapar. Son generaciones que tendrá que afrontar desafíos dramáticos, como el cambio climático, la ampliación de las desigualdades, la proliferación de guerras, la innovación de la inteligencia artificial. Agrego otro: la liberación de las mafias. ¿Es posible lograr buenos resultados en este desafío? Sí, es posible. Ahora hemos obtenido una ventaja excepcional que debemos aprovechar y no desperdiciar. Me refiero al nivel de conocimiento que se ha alcanzado. También está disponible una gama de intervenciones capaces de afectar profundamente a las mafias en todos los niveles: en el nivel judicial y represivo, en el nivel económico-financiero, en el nivel social y cultural y en el nivel político-institucional.

Sin embargo, es necesario adoptar un enfoque de planificación y prepararse para la "elección de opciones". Es preciso incluir a la lucha contra las mafias entre las prioridades de la acción social, política y cultural. Ustedes, jóvenes motivados y preparados, deberán ser la palanca para ayudar a nuestras democracias, y a Europa, a dar este gran salto de calidad.

En Italia, en el mundo del voluntariado, hemos tenido un crecimiento extraordinario gracias sobre todo a los jóvenes en la gestión de los bienes decomisados y su reutilización social. Algunos campos agrícolas que antes estaban en manos de la mafia son ahora empresas que producen los mejores productos con la marca antimafia: desde aceite hasta vino, desde tomates hasta pasta. Incluso en las escuelas, generaciones enteras se enfrentan a la necesidad de liberarse del pensamiento y el sentimiento mafiosos, que contaminan a las comunidades y crean el humus social en el que se hunden las mafias para reclutar a los jóvenes.

No fue un camino fácil: hubo que pagar un precio de sangre muy alto. En esta lucha han caído magistrados, miembros de la policía, periodistas, sacerdotes, empresarios, sindicalistas y representantes políticos.

Mi experiencia se forjó sobre el terreno, primero en Sicilia y luego en el Parlamento. Dirigí la Comisión Parlamentaria Antimafia, formé parte de ella en diversos cargos durante 22 años y todavía pende sobre mí una pena de muerte. Tuve que cambiar muchas cosas en la gestión de mi vida diaria y privarme de las condiciones más básicas de movilidad y habitabilidad. No siempre se obtiene el consenso adecuado, pero les aseguro que vale la pena y la lucha contra la mafia requiere lo mejor de cada uno de nosotros. Entre otras cosas, es un deber social y político que no podemos eludir.

Así que preparémonos juntos para una reflexión que desvíe la atención del efecto sensacionalista a las causas más profundas. No debemos limitarnos a analizar aquellos hechos informativos que demuestran la presencia de mafias en territorios europeos, incluida Alemania. Basta tener un poco de cuidado y conéctarse a cualquier sitio especializado para obtener noticias y documentación.

Creo que es más útil compartir una lectura sobre una lucha que navega contra la corriente, para entender realmente dónde reside la fuerza del fenómeno mafioso y cómo se debe iniciar un camino incisivo de liberación.

Las mafias son una realidad devastadora a la que hay que enfrentarse

Las mafias son una realidad cada vez más dramática. Algunos sectores de la economía ilegal están en auge. La lista es muy larga: la extorsión, en primer lugar, el control de la prostitución y la trata de personas, especialmente en perjuicio de los inmigrantes; no olvidemos el tráfico internacional de armas, de desechos especiales y radiactivos, de diamantes, oro, plata y piedras preciosas, de animales exóticos. Otras actividades están más consolidadas, como el control de los recursos públicos, con estafas y corrupción, especialmente en el ciclo del cemento y las licitaciones. Sobre todo, en este momento histórico destaca el narcotráfico, que es la actividad que garantiza riquezas inconmensurables y mantiene unidas a todas las mafias.

La riqueza ilegal así acumulada alimenta la economía legal gracias al blanqueo de dinero, que aún no se combate adecuadamente y, por lo tanto, se corre el riesgo de tener que enfrentar a una contaminación económica de importancia histórica. Hay una multitud de profesionales, los llamados "cuellos blancos", que están al servicio de las actividades mafiosas, especialmente en la transición de la economía ilegal a la legal, hasta el punto de crear una mezcla en la que ya no se puede distinguir la parte sana de las actividades económicas y financieras de la contaminada.

Pero la vida social también se ve condicionada. Las mafias avanzan en muchos barrios de las principales ciudades europeas y del mundo. Día tras día, en sus rituales y tráfico, conquistan a jóvenes que creen haber encontrado una especie de pertenencia, así como la posibilidad de vivir una vida cómoda, a pesar de que la mayoría de las veces, entrar en el circuito mafioso transforma sus vidas en una existencia violenta y sin posibilidad alguna de realización familiar, profesional y jurídica. Se convierten en simples "lavadores" de un mecanismo criminal asfixiante, que aplasta toda vida y libertad.

En la política, tenemos fenómenos preocupantes de colusión y corrupción vinculados a las relaciones con las mafias, que dañan la credibilidad de las instituciones democráticas. En cualquier territorio donde exista una organización mafiosa, también existe una alta posibilidad de que se establezcan relaciones con la política y las instituciones, tanto a nivel local como general. Esta capacidad de infiltración y colusión es la característica devastadora de las mafias.

¿Como reaccionar? ¿Cómo construir una planificación capaz de atacar la presencia de la mafia desde sus raíces? ¿Sobre qué base se debe abrir los ojos, comprometerse y compartir opciones, estrategias y objetivos?

Negacionismo y minimalismo: una actitud que se debe evitar

En primer lugar, debemos curar dos virus devastadores que oscurecen la visión y paralizan el compromiso contra las mafias: el negacionismo y el minimalismo.

El negacionismo todavía está muy extendido y prevalece en particular en aquellas zonas que no tienen una presencia mafiosa tradicional, como el centro-norte de Italia y varios países europeos. Es un fenómeno que también he podido observar en mi larga actividad en Alemania. Les muestro unos mapas temáticos, en los que se destaca la presencia de las mafias italianas en Alemania, que he incluido en uno de mis libros, con un título claro y explícito, La 'Ndrangheta made in Germany, que escribí con el periodista y experto Orfeo Notaristefano tras la masacre de Duisburgo del 15 de agosto del 2007. Masacre que se produjo después de que la 'Ndrangheta no tuviera problemas al invertir los beneficios del narcotráfico mediante el blanqueo en la reconstrucción de la antigua Alemania Oriental. Primero vino el dinero a blanquear, luego vinieron las empresas contaminadas y al final la 'Ndrangheta tocó la política. El peligro fue subestimado y empezó a preocupar cuando la mafia hizo uso de las armas, como ocurrió en Duisburgo. Sin embargo, incluso después de esos trágicos acontecimientos, la lección no fue aprendida.

En el primer mapa se indica la presencia de la 'Ndrangheta, en el segundo la de la Camorra, en el tercero está la Sacra Corona Unita y en el cuarto Cosa Nostra.

Los últimos datos oficiales del Gobierno de Scholz, referidos a 2022, hablan claro y ya no ocultan la realidad: Alemania, como informó la prensa, "acoge" a 1.003 italianos considerados exponentes de las principales asociaciones mafiosas. De ellos, 519 pertenecen a la 'Ndrangheta de Calabria, mientras que 134 están afiliados a Cosa Nostra siciliana y otros 118 a la Camorra de Campania. También hay que sumar 37 miembros de la Sacra Corona Unita de Apulia y su organización particular constituida por la empresa Foggia, y 33 miembros de otra organización mafiosa siciliana, la Stidda. Finalmente, hay 162 sospechosos cuya organización mafiosa de pertenencia aún se está investigando.

En Alemania todavía es difícil darse cuenta que la mafia existe, que es un problema muy grave y que hay que combatirlo.

El negacionismo, en sustancia, desarma la conciencia popular y expone a las democracias y la política a ser infiltradas por mafias y vaciadas desde adentro.

El otro virus del que hay que deshacerse es el minimalismo. Es una amenaza aún más sutil y peligrosa, porque no tiene la audacia de negar la presencia de las mafias pero con toda una serie de "peros" la degrada, la considera un efecto pequeño, casi inevitable, de la producción de riqueza en nuestras sociedades, las occidentales, donde el pluralismo social y el libre mercado no son sometidos a controles de legalidad rigurosos y estrictos. Por otra parte, no se piensa que las libertades en sí mismas necesiten legalidad porque la legalidad y el desarrollo constituyen una combinación y deben ir siempre juntos. La legalidad es un recurso para el desarrollo y el desarrollo sólo se pone al servicio del bien común si discurre por las vías de la legalidad.

El minimalismo sirve a menudo a los "funcionarios de cuello blanco" como coartada para convivir con las mafias y confabularse con los jefes mafiosos y sus empresas. El daño en este caso es incluso mayor que el negacionismo porque crea una condición hipócrita y contribuye a difundir la desconfianza en la política y la democracia que está afectando en segmentos significativos del mundo juvenil, en todos los sectores de la sociedad europea.

Incluso en Alemania, el minimalismo ha permitido la actividad privilegiada de las mafias, el blanqueo de dinero. Tenemos datos impresionantes, subestimados. Consideremos que en lo que va de 2022 se han determinado ganancias ilícitas por valor de 2,3 millones de euros, de los cuales se han recuperado aproximadamente 683 mil. Cifras ridículas en comparación con el volumen real de facturación, que según la prensa bien documentada ascendería al menos a cien mil millones de euros al año. Existe, por tanto, una brecha entre la realidad del reciclaje y la capacidad de intervención que también está despertando un cierto interés en las instituciones alemanas, que debe ser apoyado y traducido en un compromiso sistémico y constante.

La otra actividad que alimenta el vertiginoso movimiento de las mafias en Alemania es el tráfico de drogas. Hace sólo tres años, en el 2021, la DIA (Dirección de Investigaciones Antimafia) de Turín, con la operación "Platinum", descubrió que los Giorgi, una familia de San Luca, se habían arraigado en Überlingen. Allí se los conoce como los Boviciani y no se los consideraba un clan de primer nivel, pero con el tráfico de drogas crearon una red internacional, aliándose con albaneses y rumanos, capaces de comprar enormes cantidades de cocaína, interactuando directamente con los cárteles sudamericanos. La droga llega a los puertos de España, Holanda, Bélgica y Alemania, escondida en buques de carga que transportan fruta, y lamentablemente sólo un pequeño porcentaje es interceptado. En Alemania, los envíos llegan a Hamburgo, donde en el 2022 se incautaron más de 35 toneladas de cocaína.

Un compromiso antimafia en Alemania es posible y debe promoverse

Entonces, frente al minimalismo y el negacionismo ¿por dónde se debe recomenzar? ¿Cuál es el enfoque correcto a utilizar?

La experiencia italiana puede resultar útil para intentar dar un salto cualitativo también en Alemania. Hay varias dimensiones a las que esta importante democracia debería dedicar sus mejores energías.

La primera es legislativa. Necesitamos construir un código antimafia alemán en el que la organización mafiosa como tal sea un objetivo efectivo, independientemente de los llamados "crímenes objetivo". También es necesario rastrear los movimientos del dinero, sin violar la privacidad, con una relación constante entre las distintas bases de datos, para confirmar el origen de la riqueza que se introduce en el sistema económico y financiero.

La segunda es organizativa. Es necesario dar más poder, en la estructura federal, a las investigaciones sobre mafias, reforzando una especialización interna de la Policía, igual a la lograda en la lucha contra el terrorismo, con una estructuración cualificada paralela del poder judicial.

La tercera es política. Es fundamental fomentar una estrategia de planificación que haga de la lucha contra la mafia una prioridad y una actividad de investigación constante en el Parlamento y en los territorios, para que la política sea capaz de intervenir a tiempo y liderar una lucha moderna y eficaz contra la mafia.

La cuarta es cultural. No se debe pasar por alto la acción social contra la mafia, que debe involucrar a las escuelas en el conocimiento del fenómeno y a las universidades en la búsqueda de las mejores soluciones para combatirlo. Por ello, es necesario dar un salto cualitativo en la información y el debate cultural para centrarse en el conocimiento más adecuado y apoyar el compromiso antimafia como recurso del camino democrático.

Pero el camino de las democracias individuales no es suficiente. Hay una dimensión más amplia que nos preocupa como comunidad europea e internacional, porque las mafias están vinculadas entre sí, están integradas y actúan en armonía en el tablero de ajedrez global. Por eso la dimensión global también es decisiva y tiene más repercusiones en cada territorio de lo que pensamos.

Es un contexto un poco más difícil de analizar y en el que no es fácil identificar estrategias operativas y, sin embargo, no debemos rendirnos, por lo que es necesario prestar la atención adecuada.

Las mafias en los distintos ciclos de la globalización

Hay que tener en cuenta que el contexto actual en el que proliferan las mafias es global. La deseada dimensión temporal es la de "justo a tiempo". En un abrir y cerrar de ojos, las mafias son capaces de mover tráficos ilícitos a cualquier parte del mundo y realizar blanqueos de dinero sin ser molestadas, mientras que el control de legalidad implementado es parcial, lento y completamente desprovisto de herramientas adecuadas para actuar a nivel global. En resumen, las mafias son cada vez más globales y las antimafias permanecen ancladas, como mucho, en el nivel local. Existe una asimetría que hace que las democracias y las instituciones internacionales sean frágiles y queden expuestas al poder excesivo de las mafias.

En esencia, ciertamente tenemos que lidiar con la globalización. No debemos pensar con la mirada puesta en el pasado ni dejar a la política desamparada e incapaz de tomar las medidas adecuadas. La política está desplazada, silenciosa, esporádicamente sufre los efectos de la globalización en sentido descendente, todavía no ha podido encontrar el enfoque para su gobernanza adecuada. Basta mirar los ciclos de la globalización para comprender la falta de aliento de la política y notar en cambio el dinamismo perverso de las mafias.

El Primer Ciclo fue el de la "globalización virtuosa". Así lo consideró un coro casi unánime tanto en la política como entre los expertos por el crecimiento que, de hecho, inicialmente se produjo en beneficio de los países emergentes. Esta fue la fase que podemos definir como más bien "ingenua". De hecho, la globalización ha sido elogiada a los cuatro vientos, se la quería llevar al máximo, porque se pensaba que era el objetivo más avanzado de la convivencia humana. De hecho, al principio produjo un proceso liberador de las energías y del potencial de varios países, en particular de los llamados BRICS. Tarde se comprendió que las cosas no eran tan sencillas y no estaban mejorando. Por lo tanto, las mafias y las ilegalidades generalizadas se consideraban en su mayoría un efecto secundario inevitable del desarrollo sin precedente de las sociedades, avanzadas o no.

La política se limitó a observar y dejar que el fenómeno de la globalización fluyera por las vías de la economía sin reglas.

Rápidamente siguió un Segundo Ciclo, el de la "globalización financiera". La economía real, la productiva, fue fácilmente superada primero por la de los valores en bolsa y luego por la más moderna de las transacciones electrónicas. La llamada financiarización de la economía ha dominado gradualmente el comercio, determinado nuevas jerarquías y trasladado los lugares de toma de decisiones del verdadero poder económico. Pero este ciclo pronto también se despojó de su máscara, empujando a los intereses económicos y a varios países al borde del desastre. En el 2008, la crisis también estalló en los países occidentales y en nuestra propia Europa, con dramáticas consecuencias sociales en términos de extensión de la desigualdad y la pobreza. Las mafias no se quedaron al margen y dejaron de ser simplemente un efecto secundario de la globalización, sino que se convirtieron en parte integral de un determinado modelo de desarrollo, desprovisto de gobernanza y de normas para la protección de los derechos humanos y de limitaciones sociales y ambientales.

La política ha perdido una oportunidad preciosa, se ha limitado a pequeñas correcciones para evitar colapsos, especialmente en el sistema bancario, y no ha tomado el camino de un proyecto capaz de establecer reglas de gobernanza global para la economía y las transacciones, según un modelo de economía social y de desarrollo ambientalmente sostenible.

Estamos ahora en el Tercer Ciclo, el de la "globalización anárquica o cínica", caracterizado por la ausencia de reglas homogéneas y la falta de sujetos capaces de garantizar una gobernanza adecuada de la globalización. Ausencia de controles, malos acuerdos, proliferación de mafias y blanqueo de capitales. En el ciclo actual, todo es legítimo: atacar a un país como Ucrania, subestimar el cambio climático o dejar que los traficantes de personas gestionen el fenómeno de la inmigración. Así las mafias no encuentran obstáculos y entran cada vez más en simbiosis con la economía y la sociedad, sin tener una oposición adecuada en términos de prevención y represión.

La política incluso se ha dejado llevar por dinámicas populistas y soberanistas que, en cambio, son la peor solución frente a los procesos de globalización. Ha llegado el momento de cambiar el ritmo para repensar y rediseñar una nueva gobernanza de la globalización.

Una nueva gobernanza de la globalización es condición indispensable de la lucha contra las mafias

La lucha contra la mafia no puede confiarse a la buena voluntad del poder judicial y de la policía, de los ciudadanos, de algunos sujetos sociales y de personalidades políticas individuales. Es necesario promover una planificación moderna, que tenga un criterio rector muy claro. Este es el vínculo entre legalidad y desarrollo, que debe implementarse en un nuevo contexto institucional: los Estados Unidos de Europa y la ONU.

El contexto institucional debe permitir la maduración de nuevas políticas públicas, especialmente en aspectos delicados y controvertidos como la lucha contra las mafias. Por lo tanto, no puede limitarse al ámbito nacional, anticuado e incapaz de seguir el ritmo de la globalización, y presagio de riesgosos conflictos internos y externos. El horizonte institucional de la gobernanza debe tener un alcance mucho más amplio, debe situarse al menos a nivel continental.

Por lo tanto, en nuestro espacio geopolítico debemos mirar la dimensión europea. Sin embargo, no debemos referirnos a la Europa actual en su rígida estructura confederal, que asigna el poder real de gobierno de la Unión Europea a Estados individuales, con los resultados desalentadores que conocemos y hemos experimentado varias veces: en la gestión fallida de procesos migratorios, durante la pandemia, con la imposibilidad de producir una vacuna y una política sanitaria compartida. Ahora, con la guerra que la Federación Rusa libra contra Ucrania, han salido a la luz todos los límites de la gestión común de las políticas energéticas y de seguridad.

En lugar de ello, debemos referirnos a una Europa con una nueva estructura federal; esencialmente necesitamos invertir en los Estados Unidos de Europa. Por lo tanto, incluso las cuestiones de las políticas públicas contra las mafias deben encontrar un anclaje sólido en ese nivel institucional, para ser compartidas y aplicadas en todos los países participantes y para ser efectivas y capaces de guiar las decisiones en la realidad más amplia de la gobernanza global.

El objetivo, ya desde la próxima legislatura europea, debe ser claro: contra las mafias es necesario construir el espacio jurídico, de investigación y social antimafia europeo.

Para completar el marco institucional, la función de la ONU también debe ser repensada y rediseñada, desde la perspectiva avanzada de los Estados Unidos del Mundo. Hoy, la ONU tiene un tipo de gobernanza interna débil y paralizada, la del sistema de "veto cruzado". Respecto a las mafias ha intentado varias veces definir protocolos, planes y estrategias, pero sin obtener los resultados deseados.

Por eso es necesario reorganizar el modelo de toma de decisiones y prever la lucha contra las mafias, así como naturalmente la protección de los derechos humanos, la lucha contra el cambio climático y las desigualdades y, sobre todo, la promoción de la paz, competencia dotada de representación y herramientas de intervención directa tanto en el lado de la prevención como en el lado de la represión.

Con una estructura operativa diferente gestionada por la ONU, por ejemplo, las nuevas tecnologías podrían utilizarse en la lucha contra el tráfico de drogas para dictar normas marco en el lado del consumo. Se podría regular el uso transparente de las redes sociales y monitorear los lugares de producción de las sustancias con avanzados sistemas satelitales, así como se podría controlar la comercialización que hoy utiliza la red, ampliando también el ámbito de intervención sobre los países asociados a los narcotraficantes, con proyectos reales y compartidos de reconversión de cultivos y prevención social y cultural.

Las políticas públicas contra las mafias deben ir más allá de las actuales fronteras locales y pasar a ser responsabilidad de contextos institucionales en vastas áreas de alcance continental y global.

Así podremos tener una agenda que desplace el eje de la intervención pública y social de "el día después" de los ataques mafiosos a "el día antes", donde se puedan obtener los mejores resultados y el objetivo de liberar a la humanidad de las mafias.

*Tomado de: omcom.org

Foto: © Imagoeconomica