Miércoles 17 Abril 2024

En camino hacia Trento, no puedo dejar de recordar las palabras del ex magistrado Carlo Palermo: "El crimen organizado está arraigado en la región desde los años '80". Todo este tiempo se han mantenido en silencio, encontrando en las tierras del norte un próspero "puerto" para sus negocios.

Investigaciones judiciales recientes y algunos juicios han puesto de relieve el interés de la 'Ndrangheta en el sector de la extracción de pórfido, como ya explicamos en un artículo anterior.

Pero Trentino, con el tiempo, también ha ocultado algo más: el tráfico de drogas y de armas. Un tema candente, relegado al olvido e ignorado por la política local y nacional.

Era el 14 de febrero del 2014: el carguero MSC Vigo de la Compañía Sudamericana de Vapores zarpó de Buenos Aires; destino: el puerto de Valencia.

Una vez en el lugar, los trabajadores descargaron dos contenedores enviados por la empresa argentina United Stone S.A. Oficialmente la carga estaba compuesta por 18 sacos de cubos de pórfido y 6 palets de mármol travertino. Pero entre las piedras se habían escondido otros 'ladrillos': se trataba de 380 kilogramos de cocaína -con una pureza del 77,5%- escondidos en 380 paquetes rectangulares envueltos con cinta adhesiva.

Un cargamento de considerable tamaño que, sin embargo, formaba parte de un tráfico real desde América del Sur que según una estimación inicial ascendía a seiscientos kilogramos de cocaína a los que luego se habrían añadido otros ciento diez kilogramos.

La Guardia Civil española, como parte del operativo Piedras Blancas, inspeccionó la mercancía y luego la incautó. Un año después la justicia de Valencia juzgó y condenó a tres representantes de la empresa importadora, la Imexeval Representaciones S.R.L. de Barcelona, a 6 años y un mes cada uno y a una multa de 20 millones de euros.

En marzo del 2022, la justicia argentina condenó a Alfredo Ferrucci a cinco años y diez meses de prisión, responsabilizándolo del envío ilícito.

Además, como se indica en la pregunta parlamentaria (4/02277) firmada por la diputada Stefania Ascari, "la personalidad jurídica de United Stone representada por Stella Maris Colombini (originaria de Fornace, en Trentino, ndr) fue revocada y se canceló la inscripción de la misma en el registro mercantil".

Ferrucci y Colombini, en los días posteriores al secuestro, declararon su no implicación en el tráfico de drogas. Según informó el diario El Chubut, ambos habrían dicho que el contenedor fue revisado en la aduana de Buenos Aires, y resultó libre de droga.

Los hechos, como lo demuestran las fechas, se remontan a años ya transcurridos; sin embargo, el asunto nunca fue abordado ni por el poder judicial italiano ni por los políticos.

El entonces fiscal de la República de Trento, Giuseppe Amato, definió a Trentino como una zona en la que no había "emergencia" de infiltración mafiosa. Sin embargo, mientras estaba en el Parlamento, como muestran los documentos, el episodio fue presentado el 29 de octubre del 2014 mediante una pregunta parlamentaria (4/06633) firmada por el entonces diputado del Partido Democrático, Alessandro Naccaratto.

Pero incluso en este caso el asunto cayó en saco roto y la 'Ndrangheta rara vez abandona un camino que da buenos resultados.

Argentina es "nuestra casa"

La presencia de empresarios trentinos en Argentina es significativa. La localidad de Lona Lases es un cruce de muchas realidades, más o menos visibles y más o menos conocidas.

El informe enviado a la ANAC (Autoridad Nacional Anti Corrupción) destaca las conexiones "entre las empresas trentinas del sector extractivo y las filiales extranjeras radicadas principalmente en la Patagonia argentina (Puerto Madryn) desde hace décadas".

En concreto, se hace referencia a los Colombini, los Odorizzi y los Paoli.

"Colombini Paolo y Colombini Gino", "Odorizzi Arnaldo y Odorizzi Dino" (antepasados de la dinastía del mismo nombre a la que pertenecen los primos Carlo y Tiziano Odorizzi, con quienes los hermanos Battaglia se asociaron en 1999 mediante la compra, por un importe de 12 mil millones de liras, de la cantera de Camparta; operación de probable blanqueo según el Ministerio Público en el proceso "Perfido") y Paoli Bruno (cuñado de la mencionada Stella Maris Colombini)", dice el informe, "figuran en el Boletín Oficial de la Repubblica Argentina del 27 de junio de 1990" como "accionistas de la Sociedad Anónima Nº 11474 en referencia a la sociedad 'Natur Stain Patagonicos' ya entonces integrada por empresarios del distrito de pórfidos de Trentino".

En el extranjero también trabajan los hermanos Flavio y Stenico Marco: este último (fallecido hace un par de años) contaba con un currículum muy respetable. Fue alcalde del municipio de Fornace durante cuatro legislaturas (cargo que actualmente ocupa su hijo Mauro), ex presidente de la Sección Porfirio de la Asociación de Industriales de la Provincia de Trento, miembro del Consejo de la Assindustria de Trento, en el Consejo de la Cámara de Comercio de Trento, Presidente de Porfidi International SRL de Civezzano, Director Único de Montechiara Porfidi SRL de Lases, Presidente de Porfidi International Argentina SA y de Porfidos Patagónicos SA que operan en Argentina.

De particular interés, sin embargo, dicen los documentos, es la conexión entre "Odorizzi y Battaglia".

El informe habla de "Odorizzi Porfidi SRL (00132460221)", empresa que habría sido coordinada por "Sierra Invest SRL", el "holding de la familia Odorizzi".

El último balance, según los documentos, habría "cerrado con una pérdida de 1,3 millones, debido a la devaluación de la filial Camparta Inerti", que habría tenido como socio hasta el 2001 a Battaglia Giuseppe, ex consejero de la mayoría y ex asesor externo de las canteras del municipio de Lona-Lases de 2005 a 2010, condenado en primera instancia a 12 años de prisión en julio de 2023. En el caso de Battaglia, el delito de reducción a la esclavitud (art. 600 código penal) fue disminuido a caporalato (intermediación ilegal de personal entre las empresas, art. 603), mientras que fue absuelto del delito de intercambio político-mafioso electoral (art. 416 ter del código penal), pero fue condenado por el delito de asociación mafiosa.

Sin embargo, por decisión de los jueces, Giuseppe Battaglia volvió a vivir en el municipio de Baja Valsugana, a pocos kilómetros de su hermano Pietro Battaglia, que vive en Novaledo. El mismo Pietro que fuera condenado a 9 años y 8 meses en la audiencia de finales de julio.

Cabe señalar que posteriormente Giuseppe Battaglia, mientras seguía trabajando para la empresa de pórfido de Fornace, propiedad de Franco Paoli (hijo de Bruno Paoli), se mudó de la casa de Paoli en Ospedaletto a otra dirección en Volano, cerca de Rovereto.

La nación albiceleste sigue, según el informe entregado a la ANAC y que pudo conocer ANTIMAFIADuemila, también afectada por las poderosas familias Mancuso y De Stefano.

La presencia de la mafia calabresa no es ningún misterio: basta pensar en los grandes fugitivos detenidos en suelo argentino: el jefe Pantaleone Mancuso, conocido como "Luni, el ingeniero" (53 años), detenido el 29 de agosto de 2014; sin mencionar al prófugo de Cosenza, Carmine Alfonso Maiorano detenido en un barrio de Buenos Aires.

Argentina es una tierra lejana, pero en cierto modo es "nuestra casa".

Foto: Antimafia Duemila

TAGS: