Jueves 23 Mayo 2024

El ex magistrado: "Giovanni Falcone quería investigar a Gladio a 360 grados"

El juez Paolo Borsellino estaba "ciertamente" consciente de que en julio parte de la investigación sobre las licitaciones públicas de la mafia sería archivada. Y no solo eso. El 14 de julio de 1992, cuando se celebró una reunión en la Fiscalía tras las fuertes polémicas a través de la prensa, en la que se difundió la sospecha o la acusación de que en la Fiscalía de Palermo se manipulaba o se ocultaban las investigaciones más delicadas (como las que podían implicar a exponentes políticos) Borsellino no protestó ante sus colegas por la investigación de los Carabineros del ROS (Reparto Operativo Especial del Arma de Carabineros).

La historia la cuenta el ex magistrado Gioacchino Natoli, que ha regresado una vez más a la Comisión Antimafia empeñada, recordemos, en una serie de audiencias para reconstruir los acontecimientos que giran en torno a la investigación sobre las licitaciones públicas de la mafia.

Una investigación que, según algunos (entre ellos el abogado Fabio Trizzino, abogado de Lucia, Fiammetta y Manfredi Borsellino), representó la "razón principal" de la aceleración que condujo a la masacre del 19 de julio de 1992.

Una versión que fue desmentida en varias ocasiones como ya hemos tenido oportunidad de explicar en otros artículos.

En respuesta a una pregunta del ex fiscal general de Palermo y ahora senador, Roberto Scarpinato confirmó lo que ya había declarado ante el fiscal general de Cagliari, Luigi Patronaggio, añadiendo además otros detalles.

"Ese día Paolo estaba cerca de la puerta de entrada porque fumaba -recuerda Natoli- de vez en cuando entraba, hacía una pregunta y volvía a salir. Entraba, hacía una pregunta o seguía lo que se estaba diciendo y volvía a salir. Por eso no recuerdo, concretamente, las críticas que Paolo Borsellino pudo haber hecho a la relación entre mafia y las licitaciones públicas".

En esa reunión, anunciada mediante comunicación escrita, se tocaron varios puntos. "De memoria -prosiguió- creo recordar que hablamos de las licitaciones de la mafia, búsqueda de fugitivos, el llamado libro mayor de los Madonia o de via d'Amelio, el cual contenía una numerosa serie de sujetos que habían sido extorsionados, pero con datos que acababan de conocerse".

Natoli en la comision antimafia 2

Cuando llegó el momento de hablar de las licitaciones mafiosas, "Guido Lo Forte señaló que había un problema legal: algunas escuchas telefónicas no se podían usar a nivel procesal". Y esa fue una de las razones por las que fue necesario archivar esa parte del proceso. "Se hablaba de la necesidad de cerrar posiciones que no presentaran elementos suficientes para avanzar -prosiguió Natoli- Se archivaba y, si llegaban nuevos datos, se reabría el expediente...".

A este respecto, Natoli recordó también una reunión anterior, en junio de 1991, en la que ya se estaban realizando evaluaciones del informe presentado por el ROS en febrero. Ya en esa reunión se decidió por unanimidad archivar algunas posiciones porque los magistrados habían observado que "el expediente mafioso y de adquisiciones no tenía elementos relevantes, sino que tenía más puntos dudosos que elementos de prueba".

Otro tema de profundo análisis era entonces el de Gaspare Mutolo y la posibilidad de que el propio colaborador de justicia hubiera podido ofrecer elementos precisamente sobre esos temas. Pero Natoli no tuvo dudas: "Nunca habló de 'contratos públicos mafiosos' porque no tenía conocimiento de ello, al menos en lo que respecta a los interrogatorios en los que estuve presente", dijo Natoli, precisando que él, en cualquier caso, "no estaba entre los responsables del expediente".

Por lo demás, es seguro que Mutolo, extraoficialmente, habló con Borsellino sobre los vínculos entre Cosa Nostra y Bruno Contrada, el número tres del SISDE en ese momento.

La novedad es que Paolo Borsellino pudo haber hablado de esto con el fiscal de Caltanissetta, Giovanni Tinebra. Y esto habría ocurrido unos días antes de la masacre.

El propio Natoli lo contó después de leer su declaración ante el CSM (Consejo Superior de la Magistratura) del 30 de julio de 1992. Un informe que fue desclasificado hace sólo dos años, en el trigésimo aniversario de las masacres. "Había olvidado, lo leí con sorpresa y lo cuento, que Paolo Borsellino el viernes 17 (de julio, ndr) por la mañana nos dijo a Guido Lo Forte y a mí 'apresurémonos porque hoy a las dos y media tengo que tomar un avión para regresar a Palermo porque en la tarde tengo una reunión de coordinación con la fiscal Tinebra’". Natoli también dice haber leído en un artículo de periódico la referencia según la cual, el 17 de julio, según los registros telefónicos entre las 12.40 y las 12.42, Borsellino telefoneó a Tinebra. Dado que en los días siguientes Borsellino, según lo declarado por varios magistrados, informó de las declaraciones de Mutolo sobre Contrada a los magistrados Scarpinato, Teresi, De Francisci y Teresa Principato, es posible que también le haya dicho lo mismo a Tinebra. Si hubiera sido así, ¿por qué, inmediatamente después de la masacre de via D'Amelio, la primera persona con la que Tinebra pidió colaborar en las investigaciones fue precisamente el entonces director de los Servicios que, por ley, no podía realizar investigaciones de policía judicial? Una cuestión que la presidenta Chiara Colosimo quiso resaltar públicamente.

Natoli en la comision antimafia 3

El encuentro en el Cuartel Carini: Canale y Francesco Lo Voi lo sabían

Volviendo a la cuestión de las "licitaciones mafiosas", otro punto clave es la reunión en el Cuartel Carini que Borsellino mantuvo con De Donno y Mori el 25 de junio de 1992. Según los Carabineros, la relación se discutió explícitamente ese día. Y, como también afirmó el abogado Trizzino, esa reunión habría sido secreta porque Borsellino "no confiaba en sus colegas de la fiscalía de Palermo".

Una versión desmentida por Natoli, ya que declaró que varias personas estaban al tanto de la reunión: "Nunca nadie me preguntó -dijo Natoli- pero repito aquí también que, con seguridad, o casi con seguridad, Franco Lo Voi también estuvo presente y como también el mariscal Canale. Estaba en la habitación de Borsellino y obviamente estamos al 25. Estamos hablando, como dije la última vez, de las revisiones que se estaban realizando en el Tribunal de Liberados de los sospechosos de la orden de detención de Vaccarino y otros, y en un momento determinado el mariscal Canale le dice al fiscal Borsellino: 'Fiscal, recuerda que tiene ese compromiso en el cuartel de Carini'; y Borsellino dice: 'Disculpen, disculpen, me tengo que ir al cuartel de Carini a encontrarme con Mori y el capitán De Donno'. Entonces sé que la reunión estaba prevista, pero no sé si realmente se llevó a cabo, luego leí que sí se hizo, pero de todas maneras supe de esa reunión esa misma mañana".

Natoli en la comision antimafia 4

"Falcone quería investigar a Gladio"

En la comisión, el exmagistrado informó que había participado como juez de instrucción en investigaciones sobre asesinatos políticos, incluidos los de Reina, Mattarella y La Torre. Durante la investigación formal, que debía "concluir el 31 de diciembre de 1990", se recibió una solicitud del abogado Zupo para comprobar las listas de Gladio. Esto creó un problema de tiempo, ya que la investigación sobre Gladio requería tiempo, pero los plazos eran ajustados.

En la fiscalía, informó Natoli, se discutió sobre la metodología de la investigación sobre Gladio: "Falcone estaba a favor de una investigación total, mientras que otros, el fiscal si no recuerdo mal, el fiscal Giammanco, Guido Lo Forte y Giuseppe Pignatone, preferían investigar solo cosas relacionadas con la investigación que estaba por concluir, es decir, la investigación formal que teníamos Leonardo Guarnotta y yo".

Posteriormente, se decidió unir la investigación sobre Gladio con otra investigación en curso sobre el asesinato del exalcalde de Insalaco. La conexión entre los dos casos fue que el ex alcalde podría haber tenido vínculos con agencias de información involucradas con Gladio. Natoli acudió al SISMI (Servicio de Información y Seguridad Militar) y se puso "en contacto con el entonces almirante Martini" para verificar los vínculos entre los presuntos integrantes de Gladio y las informaciones surgidas durante las investigaciones sobre asesinatos políticos anteriores. Al final, informó, no surgió evidencia significativa de la investigación sobre Gladio o el caso del ex alcalde.

"Pero en cualquier caso -concluyó Natoli- es Giovanni Falcone quien quiere realizar una investigación exhaustiva sobre Gladio como solía hacer, es decir, con una visión de 360 grados del asunto y, por el contrario, el fiscal Gianmanco tenía una visión absolutamente minimalista de la cuestión".

Foto de portada: Antimafia Duemila

Foto 2: Gioacchino Natoli junto a la presidenta de la Comisión Antimafia, Chiara Colosimo

Foto 3: Paolo Borsellino © Imagoeconomica

Foto 4: Giovanni Falcone © Archivo Letizia Battaglia