Martes 16 Abril 2024

El senador analiza "El Estado profundo" con la escritora Stefania Limiti y la archivista Ilaria Moroni

Las masacres de 1992 y 1993 "todavía están entre nosotros. Y no eran en absoluto obra exclusiva de los mafiosos. Fueron llevadas a cabo por los mafiosos, pero planificadas por autores externos por razones políticas". Todo esto fue encubierto "por representantes de los servicios secretos y de la policía con pistas falsas para evitar que a partir del nivel del ejecutor se pueda rastrear a los autores intelectuales".

Quien así se expresa es Roberto Scarpinato, ex fiscal general de Palermo, hoy senador del M5S, que habló el domingo pasado durante la reunión organizada por la Coordinación Social Antimafia de Palermo en el NOZ de los Cantieri Culturali. "El Estado profundo" fue el título del debate en el que también participaron la periodista y ensayista Stefania Limiti y la directora del archivo Flamigni, Ilaria Moroni. Una velada importante en la que centenares de personas escucharon atentamente las detalladas reconstrucciones de los invitados sobre el entrelazamiento de los servicios secretos, la mafia, el neofascismo, la masonería y la política en el seno de ese sistema criminal integrado que, a partir del 1 de mayo de 1947 (Portella della Ginestra), con masacres, asesinatos y golpes de Estado fallidos, ha influido en la vida política de nuestro país. Y que todavía sigue influyendo en él, a través de un hilo conductor que llega al actual Gobierno. Verdades silenciadas, otras desaparecidas y otras más borradas para siempre de los archivos estatales.

"Los autores intelectuales no sólo se salieron con la suya gracias a las desviaciones, sino que lograron el objetivo de contribuir a la construcción del nuevo orden político con masacres después del fin de la Primera República -subrayó el exmagistrado-. El hecho de que los intentos de desvío nunca hayan cesado, ya que se extendieron hasta el 2020 con las declaraciones del falso colaborador Maurizio Avola, después de que el también falso colaborador Vincenzo Scarantino fuera quemado, y que continúen fuera del radar hasta nuestros días, demuestra que las masacres de ninguna manera son una historia del pasado. Al contrario, todavía están dramáticamente entre nosotros". Roberto Scarpinato está seguro de esto: como magistrado, además de perseguir a los autores materiales de masacres y crímenes excelentes, se atrevió a ir más allá investigando también los sistemas criminales, investigando las relaciones entre Cosa Nostra, la política y la masonería.

Para el exfiscal general, las continuas pistas falsas demuestran que detrás de las masacres del '92 y del '93 se esconden "verdades indescriptibles que siguen asustando". Temas candentes que "exigen un mantenimiento continuo de la estrategia de desorientación para impedir que esas verdades que salen a la superficie hagan caer a muchos santos en el cielo, es decir, que sacudan el actual equilibrio político construido gracias a esas masacres", afirmó. Luego Scarpinato se centró en los últimos acontecimientos relacionados con la Comisión Antimafia en la que trabaja y donde, desde hace unos meses, se intenta reescribir la historia judicial de la masacre de via D'Amelio por parte de los hijos de Paolo Borsellino y del abogado que los representa. La familia Borsellino, de hecho, sostiene el argumento de los contratos públicos de la mafia como motivo de la masacre del 19 de julio de 1992. Un motivo "recibido con entusiasmo y patrocinado en redes unificadas por la actual mayoría gubernamental". Se trata, explicó Scarpinato, "de una nueva versión que lo arregla todo porque consigue el mismo resultado, es decir, archivar la historia de las masacres como una historia del pasado, sin conexión alguna con el presente político y que, además, tiene la ventaja cerrar la falla de las pistas falsas para poder decirle al público en general: 'Hemos entendido quiénes fueron los inventores de las masacres y los inventores de las pistas falsas'". La versión también es apoyada por el exgeneral de Carabineros, Mario Mori y, como expresó Scarpinato, "se puede resumir en estos términos: Falcone y Borsellino fueron asesinados porque estaban a punto de descubrir los secretos de Tangentopoli en Sicilia, es decir, el secreto matrimonio de intereses entre políticos de los partidos de la primera república, empresarios y mafiosos en la manipulación ilícita de la contratación pública. Los instigadores de las masacres y de las desviaciones -prosiguió el ex magistrado- son, por tanto, los poderosos políticos de la Primera República que fueron también los directores ocultos de las desviaciones posteriores para evitar que se descubra su responsabilidad. No puedo aceptar esta versión que tanto agrada a los nuevos inquilinos del Palacio porque, como efectivamente dijo Fabio Repici, abogado de Salvatore Borsellino, ante la Comisión Parlamentaria Antimafia, es una verdadera declaración de guerra al principio de realidad, una especie de fantasía completamente negada por la lógica y todas las conclusiones procesales".

Scarpinato detras de las masacres de la mafia y el terrorismo hay una lucha oculta por el poder 2

Cómo entender el engaño de via D'Amelio

Luego Scarpinato ilustró las dos razones por las que esta versión cuenta con el apoyo de parte de la familia Borsellino y del general Mori y sus lacayos.

"La primera razón es que los exponentes de la Primera República involucrados en 1992 a distintos niveles en el sistema de manipulación ilegal de las licitaciones públicas, estaban todos al mismo tiempo en la lista de personas que la mafia tenía que matar. Salvo Lima, el principal contacto de Andreotti en Sicilia, históricamente un hombre de enlace con Cosa Nostra y codirector comprobado entre bastidores de la manipulación de contratos por valor de mil billones de antiguas liras que eran de interés directo para la mafia, fue asesinado el 12 de marzo de 1992. Calogero Mannino, otro patriarca muy poderoso de la ADC, ministro de intervenciones extraordinarias en el Sur, también estuvo a punto de ser asesinado. Se ha podido saber que Brusca fue detenido en el último momento porque había algo más que hacer. En el mismo período se realizaron las inspecciones para asesinar a Claudio Martelli, el ministro de Justicia que llamó a Falcone al ministerio, y esto fue verificado ante el tribunal. En la lista de los políticos asesinados figuraban el socialista Salvo Andò, prestigioso miembro del Secretariado Nacional del Partido Socialista Italiano, el diputado Sebastiano Purpura, exponente histórico de la ADC, Rosario Nicolosi, presidente de la Región de Sicilia, que había sido fuertemente amenazado por Brusca. Todos estos planes asesinos de los hombres de la Primera República están confirmados por las declaraciones de numerosos colaboradores de justicia que han informado unánimemente de que el plan ideado por los dirigentes de Cosa Nostra era "arrojar de la silla", para utilizar las palabras de Riina, a los viejos representantes políticos de la Primera República que habían demostrado ser poco fiables y que les habían dado la espalda, para dar paso a una nueva fuerza política que estaba en proceso de formarse y que luego se identificaría en Forza Italia. Por tanto, sostener que los políticos de la Primera República fueron los instigadores ocultos de las masacres del 92 y los operadores de los consiguientes desvíos es una verdadera contradicción porque todos estaban en el punto de mira de Cosa Nostra".

Scarpinato detras de las masacres de la mafia y el terrorismo hay una lucha oculta por el poder 3

La segunda razón, calificada por Scarpinato como "de un orden lógico insuperable", se refiere a la construcción del falso arrepentido, Vincenzo Scarantino. "La creación del falso colaborador Scarantino comenzó el 24 de junio de 1994, cuando hizo sus primeras declaraciones, dos años después de la masacre de Capaci y Via d'Amelio. En esa fecha todos los protagonistas de la primera república estaban fuera de escena. Lima estaba muerto. Martelli ya había dimitido como ministro de Justicia en el '93. Andreotti y Mannino fueron juzgados por connivencia con la mafia. Craxi había huido a Túnez. Todos los políticos y empresarios más importantes de la Primera República fueron diezmados por Cosa Nostra", recordó Scarpinato. "La Primera República se había derrumbado y el gobierno de Berlusconi ya había asumido el poder en junio de 1994. Por lo tanto, no tiene sentido argumentar que una desviación de proporciones como la de Scarantino, que comenzó en junio de 1994 y continuó a lo largo de los años porque Scarantino quería dar marcha atrás, fue organizada e implementada en interés de figuras políticas que ya no tenían poder y que estaban absolutamente fuera de escena. Entiendo que esta versión de las masacres es muy popular entre la mayoría gubernamental porque corta los hilos que remontan las masacres del '92 y del '93 no a los partidos de la primera república sino a los partidos de la segunda república, usuarios finales y beneficiarios de las masacres del '92, como Forza Italia que llegó al poder gracias a los votos de la mafia y de las masacres del '92 y '93. Entiendo que la historia la escriben y reescriben los vencedores, pero ni siquiera la fuerza y la política pueden perder la lógica y la verdad histórica de los hechos".

Scarpinato detras de las masacres de la mafia y el terrorismo hay una lucha oculta por el poder 4

El campo de guerra de las masacres

Luego Scarpinato, padre de la investigación "Sistemas Criminales" cuando trabajaba en Palermo, habló de las masacres que ensangrentaron Italia desde la fundación de la República.

"Las masacres del '92 y del '93 son los últimos episodios en orden cronológico de una sangrienta guerra del poder y por el poder que se libra entre bastidores en Italia desde el comienzo de la República", expresó Scarpinato. "La lucha política en nuestro país se desarrolló en dos niveles. El primer nivel es el del escenario público, a la luz del sol. Me refiero a la competencia por las elecciones políticas, a los debates en el Parlamento, incluso a las manifestaciones callejeras violentas, a las huelgas, etc. El segundo nivel es el de la lucha política llevada a cabo fuera de escena, entre bastidores, en las sombras, con masacres, asesinatos e intrigas palaciegas destinadas en algunos momentos de crisis a influir en la evolución del marco político. Esta lucha oculta por el poder está en base de la anomalía de la historia italiana desde la Segunda Guerra Mundial", dijo. "De hecho, en ningún país europeo se ha registrado una secuencia tan larga e ininterrumpida de masacres, planes de golpes de Estado, asesinatos políticos a menudo disfrazados de suicidios y asesinatos mafiosos, como ocurrió en Italia. El comienzo de la historia republicana fue bautizado por una masacre político-mafiosa, la masacre de Portella della Ginestra el 1º de mayo de 1947, que inauguró la estrategia de tensión y, como era de esperar, terminó en 1992-1993 con masacres político-mafiosas. Entre la primera y la última masacre, hubo una impresionante serie de otras masacres: la masacre en Piazza Fontana de Milán el 12 de diciembre de 1969, en Gioia Tauro el 22 de julio de 1970, en Peteano el 31 de mayo de 1972, en la Jefatura de Policía de Milán el 17 de mayo de 1973, de Piazza La Loggia en Brescia el 28 de mayo de 1974, del tren Italicus el 4 de agosto de 1974, la masacre de la estación de Bolonia el 2 de agosto de 1980, la masacre del rápido 904 el 23 de octubre de 1984. ¿Recuerdan todas estas masacres? No las miren de a una a la vez, mírenlas a todas juntas. ¿No tienen la sensación de estar en un campo de guerra? Es decir, mirándolas juntas desde la primera a la última, no verán una suma aritmética de acontecimientos criminales sino un campo de guerra".

Fotos: Emanuele Di Stefano