Jueves 23 Mayo 2024

El exfiscal entrevistado por Il Fatto Quotidiano

Son palabras tan claras como compartibles las de Antonio Ingroia, entrevistado por Giuseppe Pipitone para el diario Il Fatto Quotidiano, al comentar los motivos de la decisión de la Corte de Casación sobre el proceso conocido como Tratativa Estado-mafia.

"Esta sentencia huele más a política que a derecho, la Casación ha ido más allá de las Columnas de Hércules", comentó Ingroia tras leer las 95 páginas de fundamentos del fallo, presentados en los últimos días.

El ex magistrado, hoy abogado, fue protagonista absoluto de esa investigación que tuvo, junto a los mafiosos, acusados a funcionarios del Estado. El pasado mes de abril, la Suprema Corte, anuló sin reenvío la sentencia de apelación.

Fueron absueltos, con la recalificación del delito en intento de amenaza, por haber operado la prescripción los dos jefes mafiosos, Leoluca Bagarella (cuñado de Totò Riina) y Antonino Cinà (el médico del jefe de jefes que había hecho de "cartero" al "papello", es decir, la lista de peticiones de la mafia al Estado para detener las bombas).

Absueltos los altos funcionarios de ROS de Carabineros Mario Mori, Giuseppe De Donno y Antonio Subranni (que a diferencia de los otros dos no habían apelado) "por no haber cometido el delito". Un veredicto de inocencia más amplio que el de segundo grado donde fueron absueltos con la fórmula porque "el hecho no constituye delito".

También fue absuelto en forma definitiva el exsenador Marcello Dell'Utri, que ya había sido condenado por complicidad externa en asociación mafiosa.

"Con el debido respeto a los jueces del Tribunal Supremo, esta sentencia tiene pasajes muy débiles desde el punto de vista jurídico -añadió Ingroia-. Me parece que se decidió cerrar este capítulo de manera prejudicial. Y se lo debía cerrar con la más amplia posible absolución a los hombres del Estado". Según el ex fiscal, un punto débil de la sentencia es el hecho de que "un altísimo porcentaje de recursos son declarados inadmisibles porque se le pide a la Corte que se pronuncie sobre el mérito. Y eso la Casación no lo puede hacer. Pero esta vez los jueces fueron mucho más allá de cuanto se había hecho en el pasado. Dicen que consideraron admisible el recurso porque no se les pidió una evaluación diferente de las pruebas y, por lo tanto, solo verificaron si los estándares de la prueba habían sido respetados más allá de toda duda razonable. Más allá de toda duda razonable es un criterio utilizado sólo para aquellos que son condenados, no para los que son absueltos. Mori, Subranni y De Donno fueron absueltos en la apelación".

"En mi opinión -siguió diciendo el exfiscal adjunto de Palermo- el Tribunal de Casación no puede cambiar la fórmula de absolución -es decir, pasar de 'el hecho no constituye delito' a 'el hecho no subsiste'- solo porque el mismo hecho no fue probado más allá de toda duda razonable. Sólo puede hacerse contra aquellos que fueron condenados. Y esto está dicho por la jurisprudencia de la propia Corte de Casación: los precedentes citados son todos casos de anulación de sentencias de culpabilidad. La motivación del recurso no parece convincente, Creo que es un caso clásico en el que era necesario un nuevo juicio de segunda instancia. Sobre todo, para profundizar el tema del tránsito de la amenaza de los Carabineros al gobierno".

Leyendo la motivación de la sentencia queda claro que para los jueces de la Casación no había ninguna prueba de que la amenaza mafiosa alcanzara a los gobiernos de Amato y Ciampi. Según Ingroia, esto también es una contradicción con la sentencia, ya que "por un lado -para absolver a los carabineros- valoriza vías alternativas a través de las cuales las amenazas habrían llegado al gobierno. Por otro lado, sin embargo, dice que el delito de amenaza no se consumó. Por eso era necesario otro juicio. Y por eso para mí esta es una sentencia que huele a política. No puedo explicar de otra manera esta sentencia sarracena. Una sentencia que quiere cerrar definitivamente un capítulo judicial e histórico. La magistratura no debe aventurarse en esos terrenos".

Foto: Paolo Bassani