Sábado 2 Marzo 2024

El fiscal nacional adjunto antimafia presentó "El pacto sucio y el silencio" en el Festival "Piratas de la Belleza"

Un cálido y prolongado aplauso recibió ayer al fiscal nacional adjunto antimafia Nino Di Matteo, que desde el auditorio de Unindustria de Viterbo presentó la última edición del libro escrito junto con el periodista Saverio Lodato y titulado "El pacto sucio y el silencio" (Editorial Chiarelettere). Un libro que resulta, sin duda, una lectura incómoda, especialmente para los hombres del poder, ya que recorre los años de las masacres y las controvertidas tratativas entre el Estado y la mafia, cuyo resultado fue fundamental para aumentar, de manera exponencial, la sangrienta arrogancia de Cosa Nostra, provocando así un mayor derramamiento de sangre. Así, durante el segundo acto del festival "Piratas de la Belleza", este año en su tercera edición, el magistrado explicó, tras una breve e interesante introducción sobre la imparcialidad de los magistrados, los motivos que imponen la necesidad de utilizar el término "tratativa" para indicar el momento en el que algunos hombres del Estado dialogaron con otros de la mafia. "Considero peligrosas las limitaciones al derecho a la libertad de prensa y al deber que en determinados casos tienen los magistrados y los hombres de las instituciones de expresar y explicar su trabajo, dentro de los límites permitidos. No creo en la figura del magistrado que nunca puede hablar, que no puede interactuar con los ciudadanos, que no puede participar en debates públicos, sino que debe hablar sólo a través de sus sentencias. Lo que socava la imparcialidad de los magistrados -prosiguió- no son las ideas, sino la pertenencia a alguien o a algo. La pertenencia es definitivamente más peligrosa que las ideas".

Una estrategia ganadora

Acto seguido, Di Matteo prosiguió su discurso ilustrando un aspecto único en la historia de nuestro país. Algo que podría definirse, sin temor a equivocarme, como un hecho sin precedentes en todo el mundo. De hecho, en ningún otro país un líder mafioso como Totò Riina se atrevió a decir: "Tenemos que venderle los muertos al gobierno", por eso "tenemos que ir a la guerra para luego hacer la paz". Una estrategia sangrienta nunca antes emprendida, que con el tiempo ha demostrado ser útil y ha permitido al Estado doblegarse a su voluntad. "Creemos que algunos hombres de las instituciones y algunos exponentes políticos -explicó Di Matteo- actuaban como correa de transmisión entre las peticiones de Cosa Nostra y los tres gobiernos que se sucedieron en ese período: el gobierno de Amato, el gobierno de Ciampi y el Gobierno de Berlusconi. En consecuencia, en primera instancia, después de cinco años de debates, 400 testigos y largas horas de escuchas telefónicas examinadas", las personas consideradas responsables, "fueron todas condenadas. En segunda instancia fueron condenados los mafiosos, mientras que los hombres de las instituciones fueron absueltos. Se trata de una sentencia absolutoria, expresada con la fórmula: 'el hecho no constituye delito', por lo que confirmó la dinámica que comprobamos". Por tanto, la tratativa se produjo y, como recordó el magistrado Di Matteo, "fueron los hombres del Estado los que buscaron a Riina, y no al revés".

Di Matteo la reforma de la justicia corre el riesgo de favorecer la impunidad de los funcionarios de cuello blanco 2

Un encuentro entre las partes que favoreció "el mantenimiento de la fuga de Bernardo Provenzano, gracias a algunos representantes de las instituciones, porque en ese momento era mejor consagrar el liderazgo moderado de Cosa Nostra, frente a la facción que quería, en cambio, continuar con las masacres". Hechos y circunstancias que surgieron durante los juicios, pero que los "medios de comunicación siguen ignorando, al tiempo que afirman que la tratativa nunca se llevó a cabo". Esto, a pesar de las palabras pronunciadas por el general Mario Mori, quien, en el 97, como testigo en el proceso por la masacre de via dei Georgofili, en Florencia, dijo: "Después de la masacre de Capaci contactamos a Vito Ciancimino, que sabíamos que estaba en contacto directo con Riina y Provenzano. Fuimos a visitarlo a su casa y le dije: 'Señor Ciancimino, ¿qué es este muro contra muro entre el Estado y la mafia? ¿Qué quieren estos señores para detener las masacres? Intente entender lo que quieren. Además -subrayó Di Matteo- una sentencia definitiva sobre las masacres de 1993 estableció que la misma iniciativa emprendida por los Carabineros del ROS, de hecho, hizo que Riina se convenciera de que las masacres debían continuar, para poder obtener aún más". Por otra parte, Di Matteo confirmó que el ala militar de Cosa Nostra ha sufrido duros golpes, aunque "en este momento la mafia ha elegido la estrategia de sumersión", no existen elementos que demuestren la intención de abandonar la estrategia de masacre. De hecho, el plan de muerte que aún amenaza la vida del fiscal nacional adjunto antimafia, Nino Di Matteo, es una prueba directa de ello.

Di Matteo la reforma de la justicia corre el riesgo de favorecer la impunidad de los funcionarios de cuello blanco 3

Cuando las reformas van en la dirección equivocada

La reforma de la justicia de Cartabia primero, y la reforma de la justicia firmada por el ministro Carlo Nordio después, parecen ir en la misma dirección, "la de un sistema penal que se configurará a dos velocidades: fuerte con los débiles y débil con los fuertes". Una justicia que podría, por un lado, mostrar todo su vigor a los más pequeños de la sociedad, al tiempo que corre el riesgo de favorecer la impunidad para delitos mucho más complejos, "como los delitos de cuello blanco, los delitos de funcionarios públicos contra la administración pública y la corrupción". Y luego: "En los centros penitenciarios italianos, muy pocos cumplen condenas por corrupción. En consecuencia, hay dos posibilidades: o nuestro país es prácticamente inmune a los delitos de corrupción como los casos en que se manipulan licitaciones y se perturban subastas públicas, o, si quisiéramos seguir una lógica elemental, todas estas manifestaciones criminales quedan sustancialmente impunes". Sin olvidar los riesgos derivados de las limitaciones de las intercepciones medioambientales, de la prescripción más corta o de la derogación del abuso de poder, Di Matteo reiteró otro aspecto importante y casi siempre ignorado: "La petición de Europa de acelerar los procesos para que no se conviertan en humo". Pero dentro de la reforma deseada por el Guardasellos, Carlo Nordio, "no hay una sola norma que aborde el verdadero problema: la lentitud de los juicios". Por último, Di Matteo subrayó el riesgo que podría esconderse en las intenciones de quienes, aprovechando el momento de especial debilidad de la magistratura, "querrían perseguir fines de venganza contra esa magistratura que se atrevió a elevar el listón y poner sus ojos en las manifestaciones criminales de los poderosos, y a la vez impedir que la magistratura celebre juicios de este tipo en el futuro". Riesgos que podrían aumentar exponencialmente "con un sistema que empuje a los magistrados a archivar preventivamente para evitar la probabilidad de 'ensuciar' las estadísticas de los juicios. Esa misma lógica que Rocco Chinnici y Giovanni Falcone llamaron la lógica de las 'cartas seguras'. No debemos entrar en esta lógica -concluyó- porque el magistrado no puede tener las valoraciones ancladas a números y estadísticas".

Fotos: ACFB