Domingo 26 Mayo 2024
En el 31º aniversario de la masacre de Via D'Amelio, el comentario del fundador de Libera

"Veo a los jóvenes. pero no veo mucha gente. Hay que subrayar la importancia de esto, porque los números son muy pequeños en comparación con las plazas del pasado. Ciertamente los mueven las emociones, pero se corre el riesgo de que estas pasen si no se convierten en sentimientos profundos que quedan. Se necesita continuar y compartir. Necesitamos construir un 'nosotros'. Y, sobre todo, es necesario construir responsabilidad". Así se expresó don Luigi Ciotti, fundador de Libera, entrevistado el miércoles por nuestros micrófonos en via D'Amelio. durante el 31º aniversario de la masacre del Estado-mafia que mató al magistrado Paolo Borsellino junto con cinco agentes de su custodia. "Tenemos que colaborar con las instituciones hacen las cosas bien y ser una espina clavada a toda costa si no hacen lo que tienen que hacer -dijo-. Nos encontramos en un momento en el que, en la percepción de los italianos, hemos pasado del crimen organizado mafioso al crimen normalizado. Es decir, se ha convertido en uno de los muchos problemas. Este es un hecho muy preocupante que surge en todas las últimas investigaciones. También de los datos que se han facilitado hoy sobre la percepción de los ciudadanos con respecto a estos problemas. Esa atención se ha perdido un poco".

Don Ciotti está feliz de haber estado en via D'Amelio, pero subrayó que la presencia no es suficiente, se necesita concreción y continuidad. "¿Dónde está el resto del país hoy? -se preguntó-. Las mafias son mucho más fuertes que antes, aunque hayan abandonado las antiguas formas. Hoy los grandes jefes se han convertido en grandes empresarios y administradores. Las mafias han creado alianzas entre ellas y es necesario que nosotros también hagamos alianzas entre nosotros, precisamente para luchar por la vida. Luchar contra las mafias es defender la libertad, la dignidad, la justicia social y la vida de las personas. Las mafias nos empobrecen a todos. Y no olvidemos que la última mafia siempre es la penúltima, porque en el código genético de la mafia, si no la destruimos de una vez por todas, hay una tendencia a reorganizarse y volver al juego".

Sin embargo, esto no debe hacernos olvidar los avances dados a lo largo del tiempo, "las cosas bellas e importantes". En resumen, las conquistas y, también, "el sentido profundo de estar aquí en via D'Amelio. No olvidemos la parte positiva, pero también debemos ser capaces de captar nuestra tremenda fragilidad -concluyó Don Ciotti-. Son más fuertes que antes y tienen menos necesidad de disparar porque hay connivencias y conexiones económicas y políticas que son inquietantes. Y hay algunas propuestas que está haciendo la política en este momento que nos llevan hacia atrás y no hacia adelante. Hablo, por ejemplo, de concurso externo y del abuso de poder".

Antes de dejarnos quiso añadir un comentario sobre la hipocresía de la política. "Estamos humildemente aquí para decir 'fuerza' -dijo-. Necesitamos remover conciencias y trabajar más duro. Para ampliar las filas de personas que se involucran. No en palabras sino con hechos. Esta conciencia y esta responsabilidad están muy dormidas en este país".

Foto: Antimafia Duemila

TAGS: