Jueves 23 Mayo 2024

El exmagistrado y la Comisión de Justicia del Senado

Desmienten a Nordio en el tema escuchas telefónicas

El ministro de Justicia Carlo Nordio anunció recientemente, a través de una entrevista en Libero, que quiere "remodelar" el concurso externo en asociación mafiosa, un delito que definió como "evanescente".

Si Nordio vuelve a redactar el 416-bis, podría haber una abolitio criminis, la abolición del delito, que según el artículo 2 del Código Penal también hace cesar los efectos de las condenas firmes.

Sentencias definitivas como la del cofundador de Forza Italia, Marcello Dell'Utri (siete años, condena cumplida), exbrazo derecho de Berlusconi, que pasaría a tener los antecedentes penales completamente limpios.

Y no solo eso, el exfiscal general de Palermo y ahora senador, Roberto Scarpinato, declaró que "la abolición del concurso externo en asociación mafiosa privaría al Estado de un importante instrumento para combatir a la mafia y haría dispersar grandes cantidades de los fondos del PNRR (Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia) en el agujero negro de la corrupción y el derroche de clientelismo, comprometiendo definitivamente la imagen de Italia en la Unión Europea".

La iniciativa del ministro, según informa el Fatto, no sorprende demasiado a Roberto Scarpinato, exfiscal general de Palermo y ahora senador: "Es una elección congruente con las otras presentadas por este ministro y todas tienen un evidente denominador común: eliminar o reducir los riesgos delictivos de los funcionarios administrativos de cuello blanco. Basta con unir los puntos para que emerja el diseño subyacente. Desde la abolición del abuso de poder, equivalente a legitimar el conflicto de intereses y el abuso como práctica de poder, hasta la desaparición del tráfico de influencias ilícitas, dando luz verde a ejércitos de lobistas y traficantes de todo tipo. Desde la prohibición del uso de escuchas telefónicas y de troyanos para delitos de corrupción, hasta la abolición del concurso externo en asociación mafiosa. El resultado es siempre el mismo: se desmantelan o debilitan los instrumentos de lucha y se amplían los espacios de impunidad para los funcionarios de cuello blanco".

Pero es precisamente gracias al "concurso externo que se ha podido atacar un 'área' que de otro modo habría permanecido indemne, que es el eje del poder mafioso y que atañe a diferentes niveles como el político, el empresarial y el profesional", dijo Scarpinato.

La lista de medidas antijusticia es larga y está destinada a crecer con el proyecto (nacido después de los casos Santanchè y Delmastro) de abolir la acusación forzosa y restringir el aviso de garantía. Pero faltaba algo: el concurso externo en asociación mafiosa que, recordemos, no es un delito tipificado en el código penal.

De hecho, el caso fue "inventado" con la orden-sentencia del primer maxiproceso contra Cosa Nostra, instruido por Giovanni Falcone y Paolo Borsellino.

Deriva precisamente de la aplicación del artículo 110 del Código Penal, que prevé el "concurso", es decir, la participación de alguien en un delito, y del artículo 416 bis, que prevé el delito de asociación mafiosa. "El concurso externo siempre ha existido -dijo Scarpinato- es una figura característica del Código Penal que sirve para castigar a quien no comete personalmente la conducta tipificada en el delito, pero contribuye a su realización. Por ejemplo, en el homicidio es condenado no solo el tirador, sino también el que suministra el arma, o el que da las indicaciones para atacar a la víctima cuando esté sola, etc.".

Scarpinato remodelar el concurso externo 2

El exmagistrado de Palermo fue directo: "El ministro Nordio ha demostrado que no tiene competencia en el tema de la mafia. Dijo que los mafiosos no usan el teléfono poco antes de que arrestaran a Messina Denaro gracias a sus comunicaciones. No logra distinguir entre los que son orgánicos, que actúan insertos en las jerarquías mafiosas y sujetos a las reglas, de los que son externos, no orgánicos, no sujetos a reglas y que, sin embargo, brindan importantes aportes a la vida y supervivencia de la organización".

Scarpinato también dio la voz de alarma sobre el momento: "Si hay un momento en el que no hay que hacerlo es este: los mafiosos están con una servilleta al cuello, agarrando con fuerza los cubiertos mientras esperan la comida" -explicó con referencia a cambios o revisiones en el concurso externo- no es el momento de hacer experimentos o intervenciones como las del abuso de poder o el tráfico de influencias en las que cambiar una coma corre el riesgo de comprometer el instrumento. Hay que posponerlo para otros tiempos, ahora solo se corre el riesgo de favorecer el saqueo, el asalto a la diligencia y se va a comprometer la reputación del país".

La comisión de justicia y las intercepciones telefónicas

Las intercepciones son fundamentales, indispensables y no deben ser limitadas en absoluto.

Este fue el resultado de la investigación de la Comisión de Justicia del Senado sobre el tema.

Este también es un tema abordado por Nordio: según el ministro de Justicia las intercepciones son "bárbaras", "inútiles" y cuestan demasiado.

Ninguna de estas declaraciones fue confirmada por la Comisión de Justicia del Senado: "Desde 2020, es decir, con la nueva ley, no hemos registrado ninguna violación de la privacidad", declaró Pasquale Stanzione, presidente de la Autoridad de Privacidad; el entonces presidente de la Corte de Palermo, Antonio Balsamo, había dicho, a su vez, que "en el cien por ciento de los juicios por delincuencia organizada se utilizaron intercepciones".

Por no hablar de la captura del super prófugo Matteo Messina Denaro: una historia que "representa una prueba inequívoca de la absoluta necesidad de no dar ningún paso atrás en el uso de las escuchas telefónicas como medio de búsqueda de pruebas".

"Hoy sería una restricción muy grave limitar la herramienta de la escucha solo a la lucha contra los llamados delitos de mafia o terrorismo", dijo en cambio el fiscal de Reggio Calabria, Giovanni Bombardieri. Y luego agregó: "Las intercepciones son fundamentales y por lo tanto indispensables -había respondido el fiscal de Perugia, Raffaele Cantone-". Son decisivas en la lucha contra el crimen organizado, incluso cuando es posible hacer uso de colaboradores de justicia. Y en materia de corrupción constituyen "la única herramienta para penetrar la relación de silencio que existe entre corruptos y corruptores". Un ciclo, el de la corrupción, que le cuesta al Estado italiano 237 mil millones de euros al año según una investigación internacional del centro Rand. Además, sin las escuchas, "es también muy difícil atacar a la delincuencia común".

Scarpinato remodelar el concurso externo 3

La investigación cognoscitiva, según Roberto Scarpinato, "certifica la absoluta inconsistencia de los argumentos con los que el ministro Nordio realiza su cruzada contra esta herramienta de investigación. Nordio denuncia reiteradamente abusos y filtraciones de información. Hubiera sido mucho más serio de su parte hacer un estudio de la situación, como hicimos nosotros. Bueno, no es como él dice: la ley Orlando-Bonafede del 2020 funciona y el Garante de Privacidad ha confirmado que desde su entrada en vigor no ha habido filtraciones de noticias. Nordio también dijo que en Italia hay un número récord de intercepciones en comparación con otros países europeos, lo cual es falso, bastó estudiar las estadísticas para ver que su número ha ido disminuyendo constantemente durante diez años, en 2021 se interceptaron un 67% menos de personas que en el 2013. Hay que añadir que en otros países las realiza la policía, sin las garantías de las intercepciones judiciales, y que esas estadísticas no se hacen públicas. Finalmente, el ministro afirma que es demasiado gastar 200 millones al año en intercepciones. Pero ¿acaso lee las estadísticas? Del 2015 al 2020 se incautaron bienes por valor de 35 mil millones de euros y los decomisos definitivos ascendieron a 11 mil 700 millones. Son casi todas investigaciones hechas en base a escuchas telefónicas".

El senador, al hablar en el debate preliminar para la redacción del documento final sobre la investigación cognoscitiva, dijo que "hay otros temas críticos que abordar. Existe el riesgo, diría la certeza, de que se puede lesionar la privacidad de los sospechosos cuando son secuestrados teléfonos, tabletas y computadoras. En la memoria de estos dispositivos hay mucho contenido que atañe a la vida privada de las personas y que debe ser cubierto con la máxima confidencialidad. Es por eso que presenté un proyecto de ley que introduce un procedimiento riguroso para proteger la privacidad. Luego está el problema de las plataformas encriptadas, utilizadas por mafias y oficinistas y que nuestro aparato de investigación no puede penetrar, por un déficit tecnológico y legislativo que debemos remediar. Por último, hay que solucionar el problema de los delincuentes que utilizan tarjetas telefónicas anónimas compradas en otros países y luego son utilizadas en toda Europa a través del roaming. La itinerancia debe estar prohibida a todo aquel que no haga visible el nombre del usuario". "La de Nordio -concluyó el exfiscal general- es una cruzada ideológica en total contraste con importantes convenios internacionales que ha firmado Italia. Es ideológica porque si afirma que las escuchas telefónicas y los troyanos deben limitarse únicamente a los delitos de mafia y terrorismo, sostiene que la corrupción no es una conducta grave. Además de la realidad, están los convenios internacionales ratificados por Italia, como el de Mérida de la ONU, y la reciente propuesta directiva de la Comisión Europea, que tipifica la corrupción como delito grave. La Comisión Europea dice que la corrupción causa graves daños a la sociedad, debilita a las instituciones y a su capacidad para prestar servicios públicos. La propuesta de Nordio crearía un grave daño a la reputación de Italia, en un momento en que Europa está esperando a ver si somos capaces de evitar que una gran parte de los fondos del PNRR acaben en el agujero de la corrupción y en manos de las mafias y de los grupos empresarios".

Foto de portada: © Imagoeconomica

Foto 3: ministro de Justicia Carlo Nordio

TAGS: