Domingo 26 Mayo 2024

Se investiga a la hija, había una relación familiar entre los tres

En la resolución se habla de "descubrimientos desconcertantes": "El jefe vivió como un hombre normal durante años"

Laura Bonafede (en la foto), maestra e hija del histórico jefe de Campobello di Mazara, Leonardo Bonafede, también terminó esposada. Los Carabineros del ROS (Reparto Operativo Especial) la detuvieron por complicidad e incumplimiento de penas agravadas por haber ayudado a Cosa Nostra. Durante años, de hecho, habría sido pareja de Matteo Messina Denaro y habría formado parte de la red de cómplices que protegieron al jefe mafioso durante su fuga. La investigación fue coordinada por el fiscal de Palermo, Maurizio de Lucia, el diputado Paolo Guido y el fiscal de la DDA, Gianluca de Leo.

Laura Bonafede, quien ya había aparecido en las investigaciones acerca de la fuga del padrino, y que fuera inmortalizada por las cámaras de video mientras hablaba con el jefe en el supermercado de Campobello dos días antes de su detención, habría cubierto las necesidades diarias del prófugo, le habría hecho las compras para abastecerlo temiendo que pudiera contagiarse del Covid y no pudiera salir, compartiría con él un lenguaje cifrado para proteger la identidad de otros protagonistas de la red de protección del jefe y cuidaría con atención obsesiva su seguridad. La maestra habría sido, por tanto, uno de los ejes sobre los que giró la clandestinidad de Messina Denaro desde mediados de los años noventa. Prima del agrimensor Andrea Bonafede que prestó su identidad al jefe, prima del empleado municipal, también de nombre Andrea Bonafede, quien le facilitó las prescripciones médicas necesarias para las terapias a afrontar en el tratamiento del cáncer, y de Emanuele Bonafede, uno de los proveedores del padrino arrestado junto con su esposa, la maestra está casada con el mafioso condenado a cadena perpetua Salvatore Gentile, en prisión por haber cometido dos asesinatos atroces por orden del propio Messina Denaro.

Se investiga a la hija de la maestra

Martina Gentile, hija de la maestra Laura Bonafede, es investigada por complicidad e inobservancia en el incumplimiento de la pena. El fiscal había pedido arresto domiciliario para la joven, pero el juez de instrucción de Palermo, Alfredo Montalto, rechazó el pedido por falta de indicios graves de culpabilidad y porque se estigmatiza la conducta de la joven, vinculada al jefe mafioso por una fuerte relación de afecto. El jefe, Martina y su madre habrían compartido periodos de convivencia durante la fuga de Messina Denaro.

Tras la detención del prófugo, los Carabineros del ROS encontraron una carta escrita por Martina al jefe de la mafia que, según el juez de instrucción, revela "un afecto casi filial hacia Messina Denaro, afecto, además, intensamente correspondido por este último, quien valoró, sobre todo, la adhesión de Martina a los valores mafiosos de su abuelo, Leonardo Bonafede, al compararla con los diferentes comportamientos de su hija natural". Martina Gentile, para el magistrado "ciertamente mantuvo relaciones epistolares con el prófugo utilizando los mismos nombres convencionales ya contenidos en la correspondencia entre la madre y el jefe. Por lo tanto, es cierto (al menos en forma parcial) que ha estado en conocimiento de ese 'código' necesario para preservar la fuga de este último". A pesar de ello, para el magistrado, en cabeza de la joven no habría conductas concretas de complicidad. Tras una larga vinculación con el jefe, la joven no lo habría vuelto a ver salvo, por casualidad, el 21 de diciembre del 2022 (según ella misma lo relata en una carta), y habría permanecido ajena a la grave enfermedad que aqueja al jefe mafioso. Además, para el juez, la disponibilidad genérica mostrada por la joven al prófugo con la frase, escrita en una carta: "Si puedo hacer algo por ti", es insuficiente, "debido a su indeterminación y falta de concreción".

Arrestada Laura Bonafede 2

En definitiva, según el juez de instrucción, Laura Bonafede estaba vinculada a Matteo Messina Denaro "por una relación de décadas y había compartido, en muchas ocasiones, espacios de intimidad familiar con él, a veces en compañía de su hija, tanto que los tres se definían como 'una familia'". Los dos, según dice la propia Bonafede en una carta encontrada por los Carabineros del ROS, se conocieron en 1997, cuando Matteo Messina Denaro ya estaba prófugo junto con su padre Francesco. Ambos eran protegidos por Leonardo Bonafede, el padre de Laura, quien había "permitido" que su hija visitara a Matteo Messina Denaro. "Hace veintiséis años pedí visitarte y me lo concedieron –recuerda la mujer en una carta a la jefe, descubierta por los Carabineros–. No había motivo para esa visita, pero tal vez se debía abrir un capítulo y así fue. La vida es extraña, da vueltas increíbles y después te lleva a donde ella quiere. Solo podemos dejarnos llevar". 

Tanto Laura Bonafede como su hija Martina Gentile tenían una total adoración por Matteo Messina Denaro. Un vínculo que perpetúa la estrecha relación que la familia de la mujer siempre ha tenido con el exfugitivo y con su padre Don Ciccio Messina Denaro. "Esta adoración no tiene explicación racional posible y encuentra sentido solo en la adhesión total al espíritu, los ideales y el comportamiento de uno de los mafiosos más feroces que se conocen en Italia", dice el juez de instrucción que ordenó su arresto utilizando las evaluaciones de los investigadores. La adoración de las dos mujeres no ha disminuido ni siquiera después de las vicisitudes judiciales sufridas por los Bonafede y sus familiares, precisamente, por sus relaciones con los Messina Denaro. Salvatore Gentile, esposo de Laura Bonafede y padre de Martina, cumple cadena perpetua por haber acatado las órdenes "de un criminal asesino". A pesar de ello, "Bonafede –prosigue el juez– no dudó en organizar su vida para prestar asistencia precisamente al que de hecho es responsable (o uno de los responsables) de su sufrimiento".

Para el juez, Messina Denaro vivió como un hombre normal durante años

La resolución habla de descubrimientos "desconcertantes". De la investigación del ROS surge que Bonafede frecuentó al jefe durante años mientras estaba prófugo e incluso vivió con él en ciertos momentos. "Lo que desorienta es que a lo largo de este larguísimo período de tiempo, la protección de la fuga de Messina Denaro no se confió a sujetos desconocidos e inimaginables sino a un sujeto muy conocido por las fuerzas del orden,Leonardo Bonafede, a quien siempre se conoció, no solo como regente de la 'familia' mafiosa de Campobello di Mazara, sino sobre todo por su pasada asistencia y amistad con el padre de Messina Denaro", subraya el juez de instrucción preguntándose, ni siquiera entre líneas, como Bonafede, interceptada por la policía al menos desde dos meses antes de la captura del capo mafioso, pudo haber engañado a los investigadores.

 

Arrestada Laura Bonafede 3

Las investigaciones de los Carabineros del ROS tras la detención del padrino, según el juez, "ponen de relieve el increíble e inexplicable fracaso de años y años de búsquedas en ese círculo territorial restringido entre Castelvetrano y Campobello di Mazara, constantemente tamizado y controlado con los más sofisticados sistemas de intercepción y videovigilancia de todos los lugares estratégicos que, sin embargo, como se ha descubierto hoy, no impidieron que el fugitivo más buscado del mundo realizara, en esos mismos lugares y durante muchos años (al menos veintiséis), una existencia 'normal' sin siquiera ocultar demasiado, sino más bien revelando su rostro reconocible a todos (al menos para los muchos que lo habían conocido personalmente)". "Cómo ha podido ocurrir esto, parece de momento inexplicable y no sin consecuencias", concluye.

Además, cabe señalar que "el cuidado casi obsesivo del prófugo, como el hecho de anotar cualquier acontecimiento de su vida, de llevar diarios y cuadernos en los que también transcribía comentarios, no puede poner en duda la existencia de material de mucha mayor importancia sobre los asuntos criminales de Dinero Messina guardado en otros escondites aún no identificados (y de los que, además, ya se tiene rastro en alguna correspondencia entre el prófugo y Laura Bonafede que también demuestra conocerlos)".

El lenguaje encriptado del jefe, decenas de nombres por descifrar

Para evadir a los investigadores, Messina Denaro había adoptado términos para asociarse con personas y cosas. "Primo", "Blu", "Venesia" eran los nombres con los que, por ejemplo, Matteo Messina Denaro llamaba en sus cartas a Laura Bonafede. Pero el lenguaje encriptado, que los Carabineros del ROS y la fiscalía están descifrando lentamente, es muy complejo. Por ejemplo, la hija de Bonafede, Martina Gentile, investigada por complicidad, es "Tany" o "Cromatina", la hermana del jefe, Rosalía, en la jerga era "fragolone", los dos favorecedores Emanuele Bonafede y su esposa Lorena Lanceri eran "Maloverso" y "Diletta" o "Lest"; el auto del jefe "Margot". Para Campobello di Mazara, el jefe de la mafia había tomado prestado de García Márquez el nombre de "Macondo", mientras que la ciudad costera de Triscina era "Macondino", Messina Denaro era "Depry", la enfermedad que padece "la romena", la clínica donde era tratado "lo squallido", "Aragona" era Castelvetrano, "Donna" la madre de Bonafede, "Uomo" el padre, el jefe Leonardo. "Sabes que no lloro fácilmente, pero hace unos meses que no pienso y hablo de Uomo, lloro y cuando leo y pienso en Depry, lloro. Es sinónimo de impotencia, no puedo hacer nada para cambiar esta realidad", le escribe Bonafede a Messina Denaro fingiendo hablar de una tercera persona (Depry). Hay decenas de nombres en clave para descifrar.

Foto de portada: Antimafia Duemila / Carabinieri Ross

Foto 2: el arresto del jefe de Cosa Nostra Matteo Messina Denaro