Domingo 3 Marzo 2024

Intervención artística convocada por la Coordinación por Palestina

Un padre -sentado sobre el piso-, sostiene a su niño en brazos, que mira por sobre su hombro una multitud de cuerpos desparramados sobre la vereda, cubiertos con sábanas blancas, kufiyas y banderas palestinas. La imagen es desoladora. El sonido de las sirenas, entrecortados por los estallidos de las bombas, rompe el ir y venir cotidiano del transitado barrio de Tres Cruces de Montevideo.

El pasado sábado 18 de noviembre -al cumplirse 43 días ininterrumpidos de la avanzada genocida del Ejercito israelí sobre el pueblo palestino (y no solo)-, un grupo de manifestantes solidarizados con la propuesta realizada desde la Coordinación por Palestina, se reunieron una vez más, a darle continuidad al llamado de concientización sobre la grave crisis humanitaria que se vive en Medio Oriente. Las cifras de muertes -asesinatos correspondería decir-, heridos, desaparecidos y desplazados es alarmante.

La situación de las infancias en particular es quizás lo más aberrante. Cerca de cinco mil niños fueron asesinados como consecuencia directa de las Fuerzas Armadas israelíes, que incluyen también a las bandas paramilitares de colonos. Todo, ante la pasividad morbosa del resto de los estados de la Organización de las Naciones Unidas que no toman medidas drásticas para frenar el despliegue -sobre el territorio- del sionismo nazista del gobierno de Benjamin Netanyahu, quien será recordado eternamente como uno de los máximos representantes de la conducta antihumana.

Infancias palestinas masacradas en la zona de Tres Cruces de Montevideo 2

“¿Acaso las vidas palestinas no valen igual que las israelíes?”, fue la interpelación de apertura que hicieron desde la coordinadora. Una interpelación que acusa directamente a los discursos hipócritas que condenan las acciones militares de Hamas, pero que evitan señalar con las misma tenacidad -cuanto menos- el accionar del Estado de Israel, convertido ya en un Estado terrorista. Posturas como la que asumió el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, que decidió abstenerse al llamado de alto al fuego en Gaza. Una postura tibia. Una postura complice.

Otra vez la mirada de un niño toma el centro de la imagen. El muchacho recorre el espacio, deteniéndose en cada uno de los cuerpos, buscando aquel que es el de su madre. Sinceramente no sé si formaba parte de la performance artística, pero la naturalidad de su gesto al encontrar a su madre -que le extendió los brazos para acurrucarlo junto a ella-, fue estremecedor. Miles de infancias -aquellas que logran sobrevivir-, recorren los escombros de una tierra arrasada buscando el calor de la vida. ¿Qué tan desquiciado hay que estar para considerar que las infancias son un riesgo para la sociedad?

“El director general de la Organización Mundial de la Salud (Tedros Adhanom Ghebreyesus, ndr), denunció ayer que la catástrofe humanitaria se agrava cada día con la propagación de infecciones contagiosas, diarrea, respiratorias y de la piel, por el hacinamiento de las personas en el sur que están a la intemperie. La falta de agua limpia, de saneamiento y de higiene. La llegada de las lluvias agrava aún más la situación. El complejo médico Al-Shifa, el más grande de Palestina, con decenas de miles de personas refugiadas y cientos de pacientes, fue sitiado por las fuerzas israelíes durante más de una semana. Además de la falta de electricidad, agua, comida e insumos médicos; los francotiradores disparaban a todo lo que se movía, hasta que finalmente invadieron el hospital sembrando pánico y más destrucción. La excusa es que debajo del hospital está el comando central de Hamas, pero no pudieron mostrar ninguna evidencia, excepto unos pocos rifles, que seguramente colocaron ellos”, agregaron organizadores del evento. Luego, explicaron que el hospital fue forzado a ser desalojado, y consideremos que hay pacientes que no pueden ser trasladados sin que eso le cause la muerte. Los sobrevivientes se sumaron a los miles de palestinos, y no solo, que peregrinan hacia el sur, donde el desierto y la desidia internacional no ofrecen un panorama mejor.

Infancias palestinas masacradas en la zona de Tres Cruces de Montevideo 3

Los manifestantes denunciaron “la complicidad de los grandes medios y de los políticos que propagan las mentiras del estado criminal de Israel. Mientras, las multitudes siguen en las calles en los cinco continentes, denunciando el genocidio, pidiendo justicia y exigiendo a sus gobiernos que apliquen sanciones y rompan relaciones con Israel; y que la Corte Penal Internacional investigue estos crímenes”.

Infancias palestinas masacradas en la zona de Tres Cruces de Montevideo 4

La manifestación -que se realizó con extremo respeto y de manera pacífica-, intentó ser interrumpida por algunos ciudadanos que se mostraron ofuscados por el reclamo. Aunque la situación no pasó a mayores, y fue rápidamente resuelta, no deja de visibilizar que entre las multitudes hay ciertos anónimos, siempre dispuestos a tergiversar los reclamos populares.

Fotos: Antimafia Dos Mil