Martes 16 Abril 2024

Gasparri se incorpora a las Comisiones Parlamentarias Antimafia y de Justicia

El líder de la bancada del partido Forza Italia en el Senado, Maurizio Gasparri, se incorporará oficialmente a la Comisión de Justicia del Senado y a la Comisión Parlamentaria Antimafia. Lo anunció él mismo durante una rueda de prensa en el Palazzo Madama.

Ahora sí que se hará "justicia" (a su manera). Basta ya de magistrados politizados que atacan al gobierno con carpetazos. Basta de fiscales que buscan la verdad sobre los autores intelectuales externos de las masacres de 1992 y 1993. Basta de todos aquellos que insisten en preguntarse cómo nació la Segunda República y por qué, de repente, esas bombas que mataron a los jueces, a los miembros de sus custodias y a ciudadanos indefensos, fueron interrumpidos.

Forza Italia salió al campo y ganó en 1994. Y más de treinta años después sigue ganando. Incluso sin su padre fundador, Silvio Berlusconi.

Poco importa que el papel de líder del gobierno lo desempeñe Giorgia Meloni, que representa a Fratelli d'Italia, es decir, a la derecha. O, mejor dicho, a los fascistas 2.0.

Estamos en la época del "revisionismo histórico", o quizás sería más correcto decir la época de la "restauración". Los asuntos antiguos deben completarse y concluirse. Todo está yendo bien.

Las sentencias más incómodas ya han sido debilitadas por la absolución.

Los hechos sobre pactos y tratativas con la mafia fueron disminuidos.

Con las reformas judiciales, las herramientas para luchar contra las mafias y la corrupción se debilitan. Y al mismo tiempo se endurecen las mordazas a magistrados y periodistas. Para que no se conozca lo que pasa detrás de la escena de la política.

Gasparri está dispuesto a prestar apoyo.

Sólo queda la ironía ante esta última calamidad.

Maurizio Gasparri es ese senador que hace unos meses, el día de la audiencia del conductor del programa Report, Sigfrido Ranucci, en Vigilanza RAI, puso una botella de coñac sobre su escritorio y sacó una zanahoria (en serio) de su bolsillo, degradando el rol de las instituciones.

Gasparri es ese político que siempre, de manera innoble, atacó y sigue atacando a los magistrados que hoy encabezan la búsqueda de la verdad sobre las masacres y que quiere enviar inspectores a todas las fiscalías que se atrevan a ahondar en esos años oscuros.

Es ese político que, citando las absoluciones de todos los imputados institucionales de la sentencia de la Tratativa Estado-mafia de la Corte de Casación, los proclama "héroes de la legalidad", colocando a Marcello Dell'Utri junto a los hombres de ROS Mario Mori y Antonio Subranni.

Ex MSI y ex AN, hoy es miembro del partido fundado por un mafioso (Marcello Dell'Utri, de hecho, condenado en forma definitiva por concurso externo en asociación mafiosa) y por alguien que le pagaba a la mafia (Berlusconi).

Fue un hombre muy leal al ex Cavaliere.

A los Gasparri de turno les gustaría que se guardara silencio sobre estas verdades y temen que se caigan nuevos velos de Maya. Por eso, con insinuaciones y mistificaciones de la realidad, apuntan a los magistrados más destacados. Y en los últimos años Gasparri, especialmente contra Nino Di Matteo, Luca Tescaroli y Roberto Scarpinato ha dicho mucho, demostrando también una cierta "ignorancia de los hechos" y un desconocimiento de las cuestiones antimafia. Por eso hoy nos espera lo peor y la injusticia será hecha. Pobre patria.

Foto: diseño gráfico de Paolo Bassani