Lunes 22 Abril 2024

Para entender el conflicto palestino-israelí, como en todos los conflictos, debemos remontarnos a los orígenes. Por otro lado, la historia, las guerras, las disputas, el odio y la violencia sólo se pueden entender si se leen mirando al pasado. Y en el caso concreto de este conflicto, la disputa fratricida se remonta a hace tres mil años cuando Abraham, padre de los profetas, vivía en Tierra Santa, Palestina. La Biblia nos recuerda que el anciano patriarca tuvo a su primer hijo, Ismael, con la esclava Agar, y posteriormente tuvo a su segundo hijo, Isaac, con su esposa Sara. La historia de los patriarcas, bien o mal, es conocida por todos.

Los descendientes de Ismael, los ismaelitas, se identifican con los pueblos de la península arábiga. Árabe es Mahoma, de quien es originario el pueblo musulmán. El pueblo judío desciende de Isaac. En este pueblo nació Jesús de Nazaret, descendiente de David. El pueblo religioso de los cristianos tiene su origen en Jesús.

No nos detendremos a enumerar todo el linaje de ambos, ni para profundizar en los acontecimientos de la época. Lo que queremos recordar es que en cierto momento Isaac e Ismael se encontraron uno contra el otro. O más bien uno para someter al otro. Hermano contra hermano. Y esta lucha fratricida ha continuado a lo largo de los siglos, con todos los trastornos humanos producidos en Tierra Santa durante estos milenios, hasta nuestros días. Y los motivos de la pelea entre hijos del mismo padre resuenan, de alguna manera, en el conflicto del que ahora hablan los informativos de todo el mundo. En los textos sagrados ya podemos ver una división entre Ismael e Isaac, es decir, entre musulmanes y judíos. Existe una disputa teológica sobre la inmolación de uno de los dos hijos de Abraham como prueba de la lealtad de este último a Dios. Según los judíos (y también según los cristianos), Dios ordenó a Abraham que sacrificara a su hijo Isaac. Sin embargo, según los musulmanes, Alá (Dios en árabe) ordenó al patriarca sacrificar a Ismael. En ambas interpretaciones se produce el milagro de la sustitución del niño por un cordero por parte del Dios misericordioso y por tanto la salvación del joven. Volviendo a la división de los hermanos, la Biblia recuerda el alejamiento de Ismael de su padre a petición de Sara. Desplazamiento debido al acoso que sufrió su hijo -San Pablo incluso utiliza el término perseguir- por parte del primogénito de Abraham.

Palestina Israel la guerra de los tres mil anos 2

Una actitud, la de Ismael, probablemente impulsada por un sentimiento de inferioridad achacable a que su padre favorecía a Isaac, que debería haber sido ese primer hijo que tanto deseaba pero que su esposa Sara estuvo mucho tiempo sin poder concebir. Entre ambos existió siempre una disputa, un deseo de tener lo que tenía el otro. Y esta situación, como decíamos, se reflejó de alguna manera en los siglos venideros. Desde las Cruzadas, hasta la historia contemporánea. En esta línea de tiempo, sin embargo, los acontecimientos más significativos han ocurrido en los últimos 130 años. Es decir, desde el nacimiento del sionismo, la doctrina política según la cual el pueblo judío es el pueblo elegido y la tierra de Canaán, Palestina, es la tierra prometida por Dios a este pueblo. Una doctrina nefasta que muy rápidamente se transformó en colonialismo puro, con decenas de miles de judíos que comenzaron a colonizar Palestina desde Europa a principios del siglo XX. "Un pueblo sin tierra para una tierra sin pueblo", es la narrativa dominante en boca de los judíos sionistas, especialmente los Askenazis (judíos de Europa Central y Oriental). Sin embargo, había un pueblo: los palestinos. Que pronto fue expulsado por la fuerza, en la primera mitad del siglo pasado, por los colonos sionistas. Isaac (o más bien sus descendientes) expulsaron a los ismaelitas de hoy, tal como sucedió en la época de Abraham. El Estado de Israel nació sobre estos supuestos mesiánicos desviados y sobre la sangre de 800.000 palestinos inocentes. Sangre que se sigue derramando desde hace 75 años. En respuesta, los descendientes de Ismael resisten, legítimamente, porque no quieren ser sojuzgados ni expulsados.

Oprimido y opresor. Esta dualidad ha continuado durante tres mil años, a veces intercambiando los roles, en una espiral de violencia interminable. Está claro que ninguno de los bandos ha entendido las enseñanzas claves del Corán y la Torá, ni las de un hombre que habitó esa tierra hace dos mil años: Jesús de Nazaret, el Cristo. El hijo de Dios profesaba la unión, la paz entre los pueblos, la misericordia, tal como, en realidad, enseñan los textos sagrados de musulmanes y judíos.

Palestina Israel la guerra de los tres mil anos 3

"Al que te golpee la mejilla, preséntale también la otra; al que te pida el manto, dale también la túnica" (Lucas 6:29). Y en el mismo Evangelio según Lucas hay un segundo pasaje clave que musulmanes y judíos han ignorado durante milenios: "Cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su devastación está cerca" (Lucas 21:20-38). Los ejércitos, simbólicamente, están ahí, por supuesto. Por lo tanto, todas las condiciones para el fin de Jerusalén, es decir, de la Tierra Santa misma, están ahí. La destrucción total está a la vuelta de la esquina. Esta fatalidad es más evidente que nunca, pero nadie parece estar haciendo nada para evitarla.

Por un lado, los sionistas continúan llevando a cabo una limpieza étnica en Tierra Santa. Por otro lado, las facciones islamistas palestinas piden la aniquilación de Israel. Así están las cosas. Si no se comprende el contexto que tiene sus raíces en la historia, no se podrá hacer una lectura exhaustiva de los acontecimientos actuales.

El gran juego

Así que vayamos a la situación actual. Como sabemos, el 7 de octubre el partido islamista Hamás lanzó una operación militar terrorista que provocó la muerte de 1.400 israelíes. Durante más de dos semanas, Israel ha respondido con un asedio total y criminal a la Franja de Gaza, que ha estado bajo asedio durante 16 años. Los combatientes arrasan campos de refugiados, edificios residenciales, hospitales e infraestructuras. En la Franja ya no hay electricidad, comida ni agua. Y las víctimas (casi 6.000) aumentan cada hora, al igual que los heridos y los desplazados (más de un millón y medio). Lo ocurrido es principalmente la clara consecuencia de dos aspectos.

El primero se refiere a la radicalización de Israel tras las políticas de extrema derecha de Benjamín Netanyahu y su pozo negro de ministros y aliados ultraortodoxos, fascistas y xenófobos. No es coincidencia que desde que Netanyahu recuperó el poder (eludió un juicio por corrupción y fraude gracias a la inmunidad otorgada a los primeros ministros en Israel) haya aumentado la violencia contra los palestinos. Desde principios de año -antes de la guerra- se han producido más de doscientos asesinatos (entre ellos treinta y ocho niños) y los colonos han llevado a cabo auténticos pogromos en las aldeas palestinas. Por no hablar de la construcción de nuevos asentamientos ilegales y el aumento de las detenciones en Cisjordania.

Palestina Israel la guerra de los tres mil anos 4

El segundo aspecto se refiere a las facciones islamistas de Hamás y de la Jihad Islámica que, precisamente debido a la mayor radicalización de las autoridades israelíes, se han radicalizado a su vez, contando con el apoyo más amplio de la sociedad civil palestina cada vez más exasperada. La mecha se podía haber encendido en cualquier momento y así fue. Pero es preciso tener en cuenta que el juego puede ser más grande de lo que parece y tener más caras. Es posible que el Mossad (servicio secreto israelí) haya dejado deliberadamente que Hamás abriera una brecha y cometiera masacres para que, en un momento posterior, Israel pudiera justificar la aniquilación de la Franja de Gaza y la nueva ocupación del territorio.

En segundo lugar, también es posible creer -ésta es una segunda interpretación de los hechos- que los países árabes que han apoyado a Hamás durante años (cuyos líderes probablemente estén infiltrados por servicios secretos extranjeros) hayan presionado a la organización (financiada por lobbies multimillonarios) para iniciar una ofensiva contra Israel (después de todo, esto nunca había sucedido antes) con el objetivo de conducir a su aniquilación junto con la franja de Gaza. De hecho, Hamás podría representar un problema para las monarquías petroleras del Golfo, que en realidad sólo persiguen sus propios intereses pretendiendo golpearse el pecho por Palestina. Fortalecido por el consenso del que disfruta tanto en Gaza, Cisjordania y en el extranjero, el movimiento podría haber revertido políticamente el statu quo en Palestina, tal vez con un proceso democrático (no ha habido votaciones en Ramallah desde el 2009). De hecho, el presidente de la Autoridad Palestina Abu Mazen (una especie de marioneta en manos de los israelíes) lleva catorce años en el poder, y desde hace catorce años aplaza periódicamente las elecciones por temor a un colapso electoral, dada la desconfianza total que los palestinos tienen por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que dirige y por su partido Al Fatah. La gloria de Al Fatah decayó con Yasser Arafat, al igual que decayó la OLP (Organización de Liberación de Palestina), que se convirtió en la ANP después de los fallidos acuerdos de Oslo. La Autoridad Palestina es una realidad maniobrable, totalmente subordinada al poder estadounidense, dependiente de las arcas de Tel Aviv y colaboradora de las autoridades militares israelíes. De hecho, hoy sólo cuenta con el apoyo de la burguesía palestina de Ramallah y está totalmente desconectado del drama cotidiano de los palestinos.

Palestina Israel la guerra de los tres mil anos 5

Hamás, por otra parte, goza de un amplio apoyo popular, especialmente en los campos de refugiados (los más atacados por el ejército israelí) gracias a la coherencia del proyecto de liberación a los ojos de muchos palestinos. Para un gran segmento de la población, Hamás representa el último recurso para una Palestina sin colonias ni ocupación. No hace falta decir, por tanto, que el partido islamista es el enemigo absoluto del establishment de la zona, tanto israelí como árabe.

De hecho, en este contexto reina el diner y los acuerdos económicos y políticos entre las monarquías petroleras e Israel, bancos israelíes con bancos islámicos. Las monarquías petroleras, como hemos dicho, en realidad no pretenden liberar a Palestina. Así lo demuestra también el proceso de normalización con Israel iniciado por los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin (así como por Sudán y Marruecos) en los llamados "Acuerdos de Abraham" (de los que hablamos en su momento, y siempre haciendo referencia a los acontecimientos narrados en los textos sagrados sobre los dos hijos del patriarca).

Acuerdos mediados por la antigua administración estadounidense de Donald Trump que prevén el fin de las hostilidades diplomáticas mutuas, el inicio de una cooperación amistosa y, sobre todo, intercambios comerciales, especialmente en el sector de la defensa (sólo en los últimos dos años, se han vendido armas israelíes por valor de más de 3 mil millones de dólares).

Arabia Saudita también se estuvo acercando a Israel en las últimas semanas. Altos diplomáticos de Tel Aviv y Riad se han reunido últimamente varias veces con el objetivo de incluir al reino en los "Acuerdos de Abraham".

Palestina Israel la guerra de los tres mil anos 6

Y, si bien, por un lado, las monarquías del Golfo se han arrodillado ante Israel, por el otro, las potencias chiítas del Levante no han tomado grandes iniciativas en defensa de la población de Gaza.

El Líbano, por ejemplo, un Estado árabe fronterizo con Israel con el que entró en guerra hace 17 años, está adoptando una actitud indudablemente anómala.

Probablemente Beirut no sea una de las potencias que hacen un doble juego, como algunos países del Golfo. Pero es un hecho que Hezbollah, en árabe "partido de Dios", finge apoyar a Hamás y querer liberar al pueblo palestino según afirma. Desde hace dos semanas envía avisos al sur del país, algunos cohetes sobre el norte de Israel, un par de pequeñas incursiones militares. Nada más. Está claro que una intervención militar siguiendo el modelo de la guerra del 2006 no es la intención de la organización chiita, que dispone de un inmenso arsenal proporcionado por sus amigos de Teherán. De hecho, extremadamente singular, como informan los grandes tabloides árabes, es el silencio de Hassan Nasrallah, líder de Hezbollah, sobre los acontecimientos que tienen lugar en Gaza.

Esta relativa calma se debe probablemente a que la República Islámica no ha recibido una orden clara de ir a la guerra contra Israel. De hecho, en este momento Irán no tiene los medios económicos para sostener un conflicto de este tipo y por tanto para responder a un contraataque del Estado judío. Teherán está construyendo una superpotencia económica con Rusia y China y luego, eventualmente, irá a la guerra en defensa de los palestinos.

Palestina Israel la guerra de los tres mil anos 7

Cómo iniciar la paz y cómo sostenerla

En todo este contexto, lo que debería ocurrir ahora es el fin de las hostilidades mediado por la comunidad internacional. Seguido de una postura clara de Naciones Unidas que debe condenar al gobierno de extrema derecha israelí, que en los últimos días niega la entrada a funcionarios de la ONU debido a la postura del secretario general Guterres sobre el conflicto. Los israelíes deben primero derrocar a Netanyahu y su gobierno fascista formado por ministros que creen tener la tarea divina de liberar a Israel de los no judíos, es decir, de los palestinos.

Por lo tanto, Netanyahu y los líderes del ejército israelí deberían ser arrestados, juzgados y condenados por genocidio en el Tribunal de La Haya, tal como ocurrió con el ex líder militar de los serbios de Bosnia, Ratko Mladic, condenado a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica de 1995.

Por otro lado, los palestinos deberían poner fin de alguna manera al terrorismo y la violencia de Hamás contra los civiles. Al mismo tiempo, las Naciones Unidas deberían garantizar la creación de un Estado para el pueblo palestino. Un estado independiente con su propio ejército y cultura. Israel debe aceptar esto y luego debe entregar todo el arsenal nuclear que posee, del mismo modo que Irán debe suspender el programa nuclear que ha iniciado y los países árabes deben renunciar a intentar iniciar uno. De lo contrario, la disuasión entre potencias en el Cercano Oriente no cesará. Israel justificará la necesidad de armas nucleares sobre la base de que Irán posee una y viceversa. La disuasión nuclear es algo que debe abolirse en todas partes, tanto en Levante como en Occidente. De hecho, las ojivas nucleares no deben existir de ninguna manera a pesar de que, en el caso de Rusia, según la visión de Vladimir Putin, fueron el arma que permitió que Moscú no fuera invadida.

Volviendo al conflicto palestino-israelí, hacemos un llamamiento a la ONU para que tenga en cuenta la historia milenaria de Tierra Santa. Reiteramos la necesidad de la creación de un verdadero Estado palestino y no un enclave dependiente y subyugado por Israel. Al mismo tiempo subrayamos la necesidad del fin de la ocupación israelí con el regreso a las fronteras de 1967 sancionadas por las propias Naciones Unidas y el fin del bloqueo en Gaza, zona que la comunidad internacional debe comenzar a financiar para su reconstrucción. Por último, que acabe el extremismo de todo tipo y de todos los lados. Sólo así será posible avanzar hacia esa paz y fraternidad que faltan en Tierra Santa desde hace tres mil años.

Imagen de portada: diseño gráfico de Paolo Bassani

Foto 2: representaci{on de Abraham, Isaac e Ismael

Foto 3: Benjamín Netanyahu

Foto 4: Abu Mazen

Foto 5: Yasser Arafat / Imagoeconomica

Foto 6: Ismail Haniyeh / Joe Catron