Domingo 26 Mayo 2024

Tres días después de la masacre en el hospital Al Ahli Arab de Gaza, la emisora Al Jazeera, con sede en Qatar, cuestionó la afirmación del ejército israelí de que la explosión fue el resultado de un lanzamiento fallido de un cohete por parte de la Jihad islámica. Recordamos que 471 personas murieron en la explosión, entre ellas numerosos desplazados, médicos, enfermeras y heridos que estaban siendo atendidos. Una tragedia humanitaria que aún no tiene culpables y que ha desatado la furia del mundo árabe y la indignación de millones de personas en todo el mundo.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) negaron inmediatamente las acusaciones, utilizando imágenes en vivo de Al Jazeera, que había filmado una explosión en la zona del hospital, como evidencia de que uno de los cohetes disparados desde Gaza, como se ve en las imágenes, fue el responsable de la tragedia en el hospital.

Hamás y la Jihad islámica, sin embargo, están convencidos de que la responsabilidad recae enteramente en Israel. Además, poco después de la masacre, la periodista y nueva portavoz de Benjamín Netanyahu en las redes sociales, Hananya Naftali, escribió en un tuit: "La fuerza aérea israelí atacó una base terrorista de Hamás dentro de un hospital en Gaza, un gran número de terroristas murieron. Es desgarrador que Hamás esté lanzando cohetes desde hospitales, mezquitas, escuelas y utilizando a civiles como escudos humanos". El tuit fue rápidamente eliminado y reemplazado por otro que hablaba de una "misteriosa explosión en Gaza".

Fawzi Barhoum, portavoz del movimiento, aseguró que "Hamás tiene un comité que recoge todas las pruebas de la responsabilidad de la ocupación israelí por las masacres en Gaza y también por la masacre del Hospital Bautista". Según Barhoum, "hay muchas pruebas, testigos presenciales y vídeos", así como "restos de misiles", que demuestran la participación israelí en la tragedia.

Mientras tanto, la emisora Al Jazeera ha aclarado el tema a través de su agencia de control de hechos e investigaciones digitales (Sanad). La agencia analizó imágenes israelíes y otras "imágenes codificadas en tiempo provenientes de múltiples fuentes", incluidas sus propias imágenes transmitidas en vivo.

La investigación revela que el ejército israelí parece haber adulterado intencionadamente las pruebas para construir un mito según el cual uno de los destellos registrados en el vídeo difundido por las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) era un cohete de la Jihad islámica.

Masacre en el hospital de Gaza 2

Después de un examen detallado de los vídeos, los analistas de Sanad concluyeron que el destello en el cielo atribuido por Israel a un cohete defectuoso era en realidad el misil de defensa antimisiles Cúpula de Hierro de Israel que luego interceptó un misil y lo destruyó en el aire.

Según el análisis de Al Jazeera, hubo cuatro ataques aéreos israelíes contra zonas cercanas al hospital entre las 18.45 y las 19.00 horas del martes.

Estos ataques se llevaron a cabo a las 18.54, 18.55, 18.57 y 18.58 horas, aproximadamente a la misma hora del ataque al hospital.

La emisora qatarí añadió que a las 18.59 se lanzó un cohete desde Gaza, el mismo que, según Israel, impactó en el hospital. Unos 15 segundos después, sin embargo, la cobertura en vivo de Al Jazeera mostró que el cohete había sido interceptado en el aire y "completamente destruido". Fue el último cohete disparado desde la Franja antes del atentado contra el hospital, informó el canal de noticias.

"Cinco segundos después de la intercepción -informa Al Jazeera- se puede ver una explosión, seguida dos segundos más tarde por otra mucho mayor. Este es el misil que impactó en el hospital Al Ahli Arab".

Por lo tanto, concluye la emisora, no hay fundamentos para afirmar que el ataque fue causado por el lanzamiento fallido de un cohete.

La opinión de un veterano americano

Middle East Monitor (MEMO), un sitio de información árabe, también analizó los vídeos difundidos por las autoridades israelíes que, según Tel Aviv, certifican la responsabilidad palestina. MEMO entrevistó a Dylan Griffith, experto en armas y veterano del ejército estadounidense. Griffith examinó la evidencia visual disponible para refutar la versión israelí de los hechos, que ahora también ha sido respaldada por el presidente estadounidense Joe Biden. "Cualquier veterano estadounidense con experiencia en Afganistán e Irak, o incluso con un mínimo de experiencia con explosivos, reconocería características clave de este misil que recuerdan a un misil estadounidense típico, a saber, el JDAM", comenzó diciendo el veterano. "El sonido que produjo el misil, en el vídeo difundido en las redes sociales, parece ser el sonido de un misil lanzado verticalmente, de los pilotados, igual que el JDAM".

Masacre en el hospital de Gaza 3

Otro aspecto que, según Dylan Griffith, absolvería a las milicias de Hamás, se refiere al tipo de misiles que utilizan.

"Hamás utiliza cohetes que normalmente tienen entre 5 y 25 kg de explosivos que causan daños significativamente menores que los infligidos por el misil utilizado".

"Así que no parece un ataque fallido con misiles de Hamás, no tiene ninguna de las características en mi opinión, pero sí se parece a una munición estándar estadounidense, como las que enviamos a Israel", explicó el experto recordando los videos publicados por usuarios israelíes de baterías JDAM enviadas desde Estados Unidos.

"Hemos visto muchos vídeos procedentes de la Franja de Gaza de grandes bombas penetrantes. Bombas diseñadas para destruir grandes estructuras de hormigón". El veterano luego recordó que "el día anterior se había advertido al personal de ese hospital que el mismo sería atacado. Así que ciertamente fue un plan y fue un plan explícito".

En conclusión, según Griffith "parece que las FDI tenían la intención de atacar ese hospital con la esperanza de que todos fueran evacuados antes de que el hecho sucediera. Cuando la gente decidió quedarse, lo atacaron de todos modos".

Por esta razón nos sentimos tentados a decir que Netanyahu debería ser arrestado y juzgado como criminal de guerra junto con todos los líderes del ejército israelí. Debería instaurarse un nuevo juicio de Nuremberg en el que el presidente israelí y los responsables materiales de esta masacre sean sometidos a las pruebas recogidas por organismos internacionales y, por tanto, condenados como genocidas. Lo mismo que se hizo contra el ex líder militar de los serbios de Bosnia, Ratko Mladic, condenado a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica en 1995.

Fotos: Ali Jadallah / Anadolu via Getty Images