Lunes 22 Abril 2024

Un juego de magia, hechizos e ilusiones con el añadido de mil giros y justificaciones a fuerza de tecnicismos y trucos jurídicos que ni siquiera el ex presidente de la Primera Sección Penal de la Casación, Corrado Carnevale (conocido como el "mata sentencias", el mismo que en una intercepción telefónica llamó idiota a Giovanni Falcone) habría podido hacerlo mejor.

Para comprender las 95 páginas de fundamentos de la sentencia de la Corte de Casación en el proceso de la Tratativa Estado-mafia es necesario consultar al mago Silvan o al ilusionista estadounidense David Copperfield. Porque ante los hechos surgidos a lo largo de décadas de investigaciones y juicios, todo se trivializa y circunscribe en terminologías jurídicas para explicar por qué la Suprema Corte, el pasado 29 de abril, anuló sin reenvío las absoluciones de los altos mandos del ROS de Carabineros, Mario Mori, Giuseppe De Donno y Antonio Subranni, quienes habían sido declarados inocentes en segunda instancia porque el hecho no constituía delito. Asimismo, los jueces declararon inocente a Marcello Dell'Utri "por no haber cometido el delito", mientras que los conocidos jefes de la mafia, Leoluca Bagarella y Antonino Cinà, fueron "salvados" por la prescripción, ya que habían transcurrido más de 22 años desde la consumación de la tentativa de delito, reformulada en "tentativa de amenaza al cuerpo político del Estado".

No somos magistrados, ni profesores universitarios, pero en los muchos años que llevamos lidiando con la actualidad judicial hemos leído cientos de sentencias.

Y esta sentencia dictada por la Sexta Sección Penal presidida por Giorgio Fidelbo (consejero asesor Fabrizio D'Arcangelo) es sin duda una sentencia "espectacular" y "extraordinaria". Por utilizar el lenguaje deportivo se realizó un perfecto triple mortal hacia atrás con doble giro. Una zambullida en el agua que merece un "diez más felicitado con honores", hasta el punto de que incluso el Carnaval sólo pudo aplaudir a quienes consiguieron superarlo.

No, no hablaremos de la absolución de los oficiales del Arma de Carabineros, de los políticos o de los mafiosos. Pero esta sentencia es tragicómica por sus consideraciones. Porque más allá de la ley, las valoraciones expresadas constituyen una ofensa a la inteligencia de los italianos por todo lo ocurrido en los años de las masacres.

Los lectores que quieran conocer este "juego de magia" pueden descargar fácilmente la sentencia.

Nosotros no aceptamos el borrón y cuenta nueva que se le da a la historia. A todo lo ocurrido antes y durante este proceso. No lo olvidamos.

Y tal como hicimos el día de la sentencia, volvemos a repetir lo que ya está claro para todos.

Con este pronunciamiento el Estado establece que tratar con las organizaciones criminales mafiosas más poderosas del mundo (Cosa Nostra, la 'Ndrangheta, la Camorra, etc.) es legítimo. Los funcionarios, militares y políticos de turno pueden estar tranquilos.

Poco importa si esto genera más víctimas. Es todo legal. La Casación lo garantiza. Garantiza esto y mucho más.

Imagen de portada: diseño gráfico de Paolo Bassani