Martes 21 Mayo 2024

Aunque Israel no sea signatario del Tratado de Reconocimiento de la Corte Penal Internacional, el Tribunal de La Haya debe emitir inmediatamente una orden de arresto contra Benjamin Netanyahu y todos los políticos y militares asesinos y responsables de este atroz crimen de guerra. Bombardear un hospital, provocando la muerte de más de 1.300 civiles, muchos de ellos niños, es un crimen de guerra que debe ser castigado. Una orden de arresto de este tipo fue emitida contra el presidente ruso Vladimir Putin después de que el mismo invadiera Ucrania. Si La Haya es verdaderamente un tribunal de justicia que arresta, juzga y condena a criminales de guerra, que lo haga también con las autoridades israelíes, condenando sin ningún tipo de dudas a la masacre que acaba de tener lugar.

En este caso, los responsables son el primer ministro israelí y todos aquellos que sugirieron, permitieron, respaldaron y llevaron a cabo esta ejecución masiva en perjuicio de los civiles palestinos indefensos que estaban siendo tratados en el hospital y del personal médico.

La jurisdicción de la Corte también se extiende a los Estados que no son signatarios de la Convención de Roma. Y entre los casos que también conciernen a los "no firmantes" -como Israel- se encuentra el genocidio, entendido como "el acto cometido con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso".

Gaza: fue atacado el Hospital Bautista Al-Ahli Arabi. ¡Es una masacre!

Desde el inicio del asedio, Israel ha matado a casi 4.000 personas y hay un millón de desplazados

Por AMDuemila

La fuerza aérea israelí bombardeó deliberadamente el hospital baptista Al-Ahli Arabi en el centro de la ciudad de Gaza. El portavoz del Ministerio de Salud de la Franja de Gaza, Ashraf al-Qudra, que inicialmente había dicho que al menos 500 personas habían muerto, luego declaró que los muertos son más de 1.300. Así lo informó la emisora Al Jazeera, que inmediatamente habló con sus periodistas in situ, quienes hablaron de "carnicería". Muchas personas siguen bajo los escombros y es difícil hacer una estimación real, pero se teme que el número de fallecidos aumente en las próximas horas. El asedio que Israel perpetra desde hace diez días en respuesta a la operación "Tormenta al-Aqsa", lanzada el pasado 7 de octubre por Hamás, en la que murieron 1.400 israelíes, está aumentando dramáticamente. El Ministerio de Sanidad estima aproximadamente que hay 4.000 muertos desde el inicio de la contraofensiva israelí, más de 13.000 heridos y más de un millón de desplazados.

El hospital bombardeado deliberadamente alrededor de las 21:00 horas (hora local) estaba dentro de la "zona de seguridad" porque está situado en una zona exterior a la afectada por el bombardeo. ''La masacre en el hospital no puede ser tolerada por la moral de las naciones'', dijo en X Hussein al-Sheikh, secretario general del Comité Ejecutivo de la OLP. "Hay un genocidio en marcha. Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que intervenga inmediatamente para detener esta masacre. Ya no se puede aceptar el silencio ni los prejuicios". La "firme condena" por el ataque al hospital de la Franja de Gaza no se hizo esperar del Ministerio de Asuntos Exteriores egipcio, que invitó a Israel a dejar de "atacar los alrededores del cruce de Rafah para permitir a Egipto y a todos los demás países y organizaciones internacionales proporcionar asistencia humanitaria a la Franja de Gaza lo más rápido posible". Hasta la fecha, según los informes de la ONU, más de 1.300 edificios han sido completamente destruidos en la Franja de Gaza. La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios dijo que 5.540 apartamentos "fueron destruidos", mientras que casi otros 3.750 quedaron tan dañados que resultan inhabitables. La organización Save the Children ha revelado una realidad escalofriante: más de 1.000 niños han muerto debido a los bombardeos israelíes en la Franja de Gaza en los últimos 11 días, con una dramática tasa de una vida perdida cada 15 minutos. Estas cifras representan aproximadamente un tercio del total de víctimas. Las palabras de Netanyahu, que declaró que atacaría con fuerza a Gaza en los próximos días, se producen en medio de la vergüenza, la complicidad y la indiferencia general de la comunidad internacional. A todo esto, el genocidio de los palestinos continúa.

Foto: Antimafia Duemila