Sábado 2 Marzo 2024

Entrevista al Dr. Guillermo Duarte Cacavelos

“La historia no va a cambiar aquí en Paraguay porque a él se lo meta preso”

“Ya no van a recuperar más dinero de lo que se recuperó”

Entrevistamos, a mediados de octubre, en Asunción, Paraguay, al abogado defensor de José Peirano Basso, el reconocido profesional Guillermo Duarte Cacavelos. Lo encontramos apenas pocos días antes de una de las audiencias preliminares previstas para su defendido, tras ser acusado por vaciamiento del Banco Alemán, y, en consecuencia, al cabo de una de ellas -al finalizar el mes pasado- y tal como lo informó el periodismo paraguayo, el exbanquero evitará prisión con una donación de 250 millones de guaraníes a instituciones benéficas, como reparación por el daño social. Quiere decir, que, en un procedimiento abreviado, el juez Raúl Florentín, dispuso que Peirano -el que oportunamente fuera extraditado a Paraguay, desde Uruguay, el 29 de mayo de este año, en medio de una polémica y controvertida resolución judicial, que estuvo a punto de desatar un grave problema diplomático entre ambos países- fue condenado a dos años de cárcel, con la suspensión de la ejecución de la pena. El mismo juez Florentín, en diálogo con el periodismo paraguayo puntualizó: “Fueron dos días de audiencia preliminar donde el Ministerio Público se ratificó en su acusación. La defensa técnica había planteado dos incidentes; el primero, un incidente de extinción de la acción penal con la reparación del daño ocasionado con relación al hecho punible de estafa. En segundo término, se había planteado un incidente de procedimiento abreviado con relación a los hechos punibles de lesión de confianza y conducta indebida en situación de crisis” agregando: “El Ministerio Público se allanó a estos dos incidentes y este juzgado, cuando se abocó al análisis de las incidencias planteadas y al allanamiento del representante de la Fiscalía, tuvo en cuenta en primer lugar las reparaciones del daño que se habían realizado a 25 víctimas las cuales constan en el expediente judicial. Las mismas manifestaron no solamente estar resarcidas, sino que también desistieron de sus respectivas querellas por lo cual se hizo lugar”.

Hoy por hoy, noviembre de 2023, y sin perjuicio de lo acontecido luego de la audiencia del pasado 24 de octubre, José Peirano todavía permanece bajo prisión domiciliaria en Asunción, aguardando resolución respecto a otra causa en puerta y a definirse, porque como se consignó al momento de ser extraditado está acusado en Paraguay, por los delitos de lesión de confianza, conducta indebida en situación de crisis y promoción fraudulenta de inversiones. Gradualmente su situación procesal se va definiendo

En ese marco, y dentro de una complejidad técnico jurídica muy intensa y prolongada, tomando en cuenta que ya transcurrieron 21 años -desde agosto de 2002, punto de origen de lo que mediáticamente, en Uruguay y la región, se llamó “el caso Peirano”- el abogado del ex banquero José Peirano, en la entrevista que concedió a Antimafia Dos Mil el mes pasado, pudo darnos no solo un panorama contextual de su responsabilidad como defensor y de la causa en sí en lo que concierne al Paraguay, sino además un muy preciso y oportuno perfil de su patrocinado.

- ¿Cuál es la situación procesal en este momento, para actualizarnos, del señor Peirano acá en Paraguay?

“Bueno, nosotros estamos procesalmente con requerimientos de acusación presentados por ambos fiscales. Tenemos una causa que investiga el banco alemán como tal, que es el juez de garantías número 4, y el fiscal es Néstor Coronel y Francisco Cabrera, y la causa de Fondos Mutuos, o el alemán, que tiene como fiscal al fiscal Corbeta y a la jueza Clara Ruiz Díaz. En ambos casos, como le expliqué, hay una acusación, pero ambos casos tuvieron resultados en los procesos penales aquí en Paraguay, básicamente donde se le absolvió a la mayoría de los procesados. En el caso del fondo, están todos absueltos. Y en el caso del Banco Alemán, la condena fue de dos años para los que estaban más cercanos al resultado en el sentido de la administración directamente, con lo cual, la prognosis de una aplicación de una pena privativa de libertad elevada para José Peirano aquí no existe. En segundo lugar, nosotros como defensa estamos haciendo especial énfasis en cuáles son los fines de la pena y qué es lo que busca la punición en la Constitución paraguaya, y en ese sentido presentamos los documentos de todo el tiempo que ya pasó privado de su libertad José, por este tipo de hechos.

Si bien no en estos juicios, pero son básicamente el mismo tipo de, cómo se llama, de hechos y están relacionados con el holding de empresas de bancos que ellos tuvieron en Sudamérica, y, en consecuencia, en Paraguay el derecho penal y la aplicación de una pena tiene dos finalidades: Una prevención especial que es para proteger a la sociedad y también tiene una finalidad de readaptar a la persona a una vida sin delinquir.

Nosotros consideramos que lo que él pasó privado de su libertad y todo lo que ya vivió desde hace más de 20 años es suficiente para aplicarle la sanción que le permita a él readaptarse a una vida sin delinquir. Concretamente vamos a plantear que él acá en Paraguay se prescinda de su persecución penal y se lo expulse, se lo expulse y que se vaya; él tiene procesos todavía que afrontar en Argentina, y entonces creemos que ya la historia no va a cambiar aquí en Paraguay porque a él se lo meta preso, ya no van a recuperar más dinero de lo que se recuperó.

La quiebra ya está superavitaria en el sentido de que el patrimonio que existe cubre todo el pasivo, y en consecuencia creemos que no hay ya interés o no debería existir interés en seguir adelante con estos procesos más allá de la audiencia que tenemos marcada que es la audiencia preliminar donde debemos hacer estos planteamientos y los juzgados pueden resolver esto”.

- ¿Para qué fecha está planteada la audiencia?

“Las audiencias están fijadas para el 19, en esa fecha yo ya no voy a poder porque tengo marcado otro juicio, entonces vamos a posponer y la siguiente es el 24 de octubre que sí queremos realizar en esa fecha la audiencia del banco, y entonces ahí plantear estas salidas que básicamente implicarían que se termine el proceso en Paraguay para José y que vaya a Uruguay”.

Abogado de Jose Peirano en Paraguay 2

- ¿A qué atribuye que haya una insistencia precisamente en generar todo este debate, mejor dicho, toda esta audiencia y traerlo acá y hacer toda esa movida desde el punto de vista jurídico?

“En realidad, nosotros entendemos que es la consecuencia natural del proceso que terminó en Uruguay, una vez que él compurgó toda la pena ya cuando salió en libertad, bueno, se movieron naturalmente los resortes procesales pendientes que eran las extradiciones que estaban allí. Vinieron las consultas al Paraguay, de si persistía el interés; aquí en Paraguay no se hizo un análisis meditado de si había realmente un interés, se respondió que sí por responder y entonces se ejecutó la decisión de traerlo”

- ¿Por lo tanto, no hay otra motivación?

“Nosotros no vemos que haya una motivación. Ahora sí, una vez que llegaron aquí a Paraguay se levantaron todas las víctimas, entre comillas, de estos hechos y generaron presión en el Poder Judicial que fue lo que motivó la primera prisión preventiva que tuvimos que levantar con las fianzas que hemos presentado”.

- ¿Cómo recibió él todas estas situaciones desde el punto de vista personal, emocional?

“Mire, él está ya como una persona que tiene 20 años de vivir esto, con una tranquilidad, con una serenidad ya propia de la persona que conoce lo que le puede pasar. Nosotros, por supuesto, y el Poder Judicial de Paraguay se cuidó de mantenerlo en un lugar seguro mientras estuvo recluido; y ahora la familia sigue afectada porque lo que cambió fue que no lo pueden ver. Como me dijo José, yo en realidad no le veo a mi familia hace 20 años porque él residía en Buenos Aires y cuando comenzó el proceso quedó preso en Uruguay. Y como me dice, yo estoy preso hace más de 20 años porque de Uruguay no puedo salir. Primero salí de la cárcel, pero no pude salir nunca de Uruguay. Y sus familias, hay nietos, hay chicos a los que él ni conoce. Entonces la situación cambió porque vino a Paraguay y se alejó un poco más. Pero nosotros creemos que esto se puede resolver en este mes de octubre”.

- ¿Cómo se encuentra él? ¿Está en una vivienda bajo arresto domiciliario preventivo hasta la instancia de audiencia?

“Así es, él está en un arresto domiciliario en un inmueble que he alquilado yo como su abogado y bueno, estamos a disposición de la justicia; él tiene control aleatorio de la policía para comprobar que él no sale y resguardamos un poco la ubicación de él para justamente su seguridad y la seguridad de los vecinos, ¿verdad? Y no tenga gente manifestándose ahí en la zona”

- ¿Ha habido situaciones así?

“Ha habido situaciones así, y hay personas que se dedican a aglutinar y a buscar aglutinar por lo menos personas afectadas patrimonialmente para generar más morbosidad en el ambiente judicial”.

- ¿Usted cree que ha habido algún tipo de manipulación externa de tenor político o ideológico para generar esta nueva instancia y de vuelta exhumar todo este problema o simplemente fue, como decía, la continuación de un proceso técnico que tenía que desencadenarse?

“Mire, sin lugar a dudas, el nivel de gente afectada por la caída del Banco alemán es un nivel de gente que tiene conexiones políticas, ¿ verdad?, es un nivel de gente que tiene patrimonio, la gente que perdió un millón, dos millones de dólares, es gente que está conectada con la sociedad, estuvo conectada y está, por supuesto, y no podemos desconocer de que tenemos muchos afectados que desde la clandestinidad estarán moviendo sus influencias para perjudicar, o sea, para hacerle pagar el mal que sufrieron, hoy a José y nosotros lidiamos y luchamos con eso”.

- ¿Considera que es una persecución política?

“No política, porque él no reviste interés político, pero reviste sí un interés económico de gente que puede tener influencia política, pero no por interés político sino por un interés económico sufrido y ponerlo en constreñimiento para buscar eventualmente pagos que no corresponden, porque hay personas que están buscando cobrar dinero más allá de los capitales que efectivamente perdieron”.

-Estamos hablando de delitos económicos. ¿Qué respuesta puede dar usted como defensor precisamente, a quienes iniciaron la querella, y a quienes están persistiendo en esta posición? Respecto a la posición de José de su arrepentimiento o de buscar quizás explicar a la comunidad humana, que bueno, que su procedimiento quizás tuvo fisuras, quizás tuvo mejor dicho errores. ¿Hay realmente un sentimiento de arrepentimiento de su parte para transmitir a la opinión pública?

“Mire, categóricamente arrepentimiento existe, lo que nosotros sostenemos es arrepentimiento de haber confiado en que una operación iba a resultar exitosa. Nosotros somos de la teoría de que José en particular no actuó con el dolo de producir un perjuicio patrimonial, sino que las operaciones que se autorizaron fueron para intentar preservar el patrimonio. Cuando nosotros estamos hablando de operaciones bursátiles y operaciones financieras de este tipo de negocios, las operaciones tienen la finalidad de ganar. Si se pierde muchas veces no es por voluntad o porque se haya anhelado o querido la pérdida. Y las conductas que tuvo José y por lo que se les absolvió a las personas aquí en Paraguay fue porque se prendaron fondos, pero en el extranjero, se prendaron fondos para intentar capitalizar otros entes que deberían volver a remitir fondos a los bancos, que es donde se rompió la cadena de flujo del dinero y quien tuvo que hacer frente al pasivo de los depósitos sin el dinero que tuvo que haber llegado fue acá el Banco Alemán. Entonces, para nosotros, y es una dogmática profunda, es discutir realmente cuál fue la intención y cuál fue la representación que tuvo José al momento de realizar estos hechos. Pero este es un debate para un juicio oral y público que nosotros queremos evitar porque no tiene sentido que el Estado paraguayo se desgaste en costos de jueces, funcionarios y lo que es la administración de justicia para llegar a una absolución o a una pena irrisoria”.

Abogado de Jose Peirano en Paraguay 3

- ¿Alguna observación hace como defensor sobre el proceso, se recuerda, de extradición que generó rispideces incluso a nivel de la Suprema Corte de Montevideo?

“Bueno y aquí...”.

- Un tirón de orejas que quiera hacer directamente.

“Nosotros entendemos que esto se manejó en su momento en forma incorrecta, de hecho eso generó que el Paraguay haya remitido funcionarios y personas para traerlo en un día feriado en Uruguay sin que se le haya pedido, y bueno esos son los malos manejos de ciertos magistrados; aquí tenemos por ejemplo nuevamente un fiscal imberbe en el sentido de que no habría ni nacido cuando estos hechos ocurrieron que pese a que la extradición fue por un hecho punible la jueza ya cometió el error de haber calificado por más hechos punibles volvió la cámara ya le corrigió el vuelve a acusar por esos hechos que nos autorizó la extradición. Bueno, ese tipo de errores que no sabemos si son errores o son dolosamente provocaciones, tenemos, ¿verdad? Y vamos a plantear las correcciones en el proceso. Confiamos finalmente en la justicia y en los tribunales de apelación y la Corte Suprema”.

- ¿Qué pasará en el futuro? Mejor dicho, ¿qué espera de esta audiencia del 24?

“Que termine como planteamos, que se prescinda de esta persecución penal y se le expulse a José del Paraguay y él pueda ir a afrontar sus otros procesos”.

- ¿En Argentina sería?

“Primero tiene que ir a Uruguay, porque nosotros tenemos el tratado y el vínculo con Uruguay y que ahí Argentina requiera lo que tenga que requerir”.

- ¿Eventualmente allí se terminaría todo?

“Así mismo. Es que hay que entender de que esta gente ya pagó suficiente, son más de 20 años. Nosotros constitucionalmente no tenemos un derecho a aplicar al mal del delito, al mal de la pena. Nuestras penas tienen una finalidad distinta en las sociedades democráticas civilizadas y tenemos que comprender que esta pena ya cumplió su cometido”.

- ¿En qué consiste el arresto domiciliario para informar a las personas?

“Es que una persona tiene que residir, no puede salir del domicilio”.

- ¿Con tobillera de por medio?

“No, no, todavía no”.

- O sea, ¿no puede salir del domicilio?

“No puede salir del domicilio y eso lo controla la comisaría jurisdiccional”

- ¿Él ha recibido alguna amenaza personal de muerte, o de intimidación o de amedrentamiento?

“No, no, no. Estamos bien. Está bien y estamos llevando todo este proceso con el respeto a la institucionalidad y con las garantías que nos brinda la Policía Nacional”.

- ¿Y cómo le cae a usted tomar un caso de esta naturaleza que tuvo su proceso de 20 y pico de años, cuando usted seguramente era muy joven?

“Nosotros intervenimos en el caso Banco Alemán, en el caso mío yo estaba en la fiscalía, es decir yo conocí la causa desde adentro y conozco por supuesto las debilidades que tiene por ese motivo. Mi colega Alba Zaracho, sin embargo, ya intervino como asistente jurídica de los abogados Tarek Tuma, Víctor Gullino, que fueron los defensores en el caso, entonces, nosotros conocemos este caso en la primera discusión. y estuvimos trabajando, por eso que conocemos el caso de fondo”.

- El caso Peirano es un caso que ha generado interés mediático. ¿Cómo vive este trabajo desde el punto de vista humano, usted?

“Y nos tocó de manera especial en el sentido de que personalmente yo tuve amigos y familiares que fueron víctimas, concretamente en el caso Banco Alemán, y entonces, te ponen una situación de conflicto en el sentido de que te dicen, se te acercan buscando a ver si pueden recuperar y yo tengo que separar las cosas y decirles yo no estoy para el recupero de dinero yo estoy ejerciendo una defensa técnica entonces como que te ponen entre la espada y la pared muchas veces este tipo de casos, porque no es fácil ejercer la defensa de gente que perdió dinero, pero como yo siempre digo no toda muerte es homicidio ni toda pérdida de dinero es un hecho punible contra el patrimonio”.

Fotos: Antimafia Dos Mil