Miércoles 17 Abril 2024

Audiencia pública convocada por el Frente de Izquierda

Informes y testimonios de una brutal represión

Fue una contundente expresión de repudio popular, en un ámbito del Congreso argentino

Dentro de una muy fuerte atmósfera de resistencia popular se llevó a cabo este jueves 15 de febrero -en el salón anexo “C” del Congreso, de la Cámara de Diputados de la ciudad de Buenos Aires, en la calle Rivadavia- la audiencia pública relativa a los informes elaborados por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), y otros organismos de derechos humanos sobre los hechos de represión ocurridos en la zona del Congreso de la Nación, de la capital, a finales de enero pasado y comienzos de este mes de febrero -con un saldo estremecedor de heridos por disparos de balas de goma, muchos de ellos periodistas, más el abogado de DDHH Matías Aufieri, quien presenta una grave lesión a nivel del ojo izquierdo- en oportunidad en que se trató a nivel parlamentario la ley denominada “ómnibus”.

En la audiencia del jueves lo más destacado fue el tramo testimonial de muchos de los referentes de organizaciones de derechos humanos, y los colectivos varios, pero en particular de algunos de los heridos. La convocatoria al encuentro (que en definitiva fue una suerte de movilización popular, sin precedentes, en un ámbito parlamentario, y dentro de un contexto generalizado de repudio y de resistencia a la explícita política represiva que se impuso oportunamente por la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, alineada a la administración Milei) estuvo a cargo de los diputados y diputadas del Frente de Izquierda, tales como Myriam Bregman, Nicolás del Caño, Christian Castillo, Alejandro Vilca y Romina Del Plá. Pero además, en la oportunidad, se vivió en la sala la militante y emotiva presencia de Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo línea fundadora, dándose a conocer también que el gobierno, prácticamente horas antes del evento, dispuso que las fuerzas represivas estarían habilitadas para utilizar armamento letal, según interpretación del agente de seguridad. La novedad, como era de esperar, causó malestar y hondo repudio dentro de la sala.

Myriam Bregman, histórica referente de la oposición y una emblemática defensora de los derechos humanos, y una muy convincente querellante contra represores de la dictadura cívico militar y eclesiástica, en su carácter de líder indiscutible del Frente de Izquierda abrió la Audiencia Pública, y fue la moderadora central en los siguientes términos: “Argentina se muestra en este momento como a contrapelo del mundo, a contramano del mundo, cuando estamos viendo en Europa enormes movilizaciones de agricultores, protestas que recorren las calles de Londres, numerosas movilizaciones, en la Argentina, se quiere prohibir directamente el derecho a manifestarse. Buscan una represión de carácter preventivo, porque saben que el ajuste contra el pueblo trabajador, y muchos ataques, va a generar resistencias y protestas en las calles”.

“Esa represión a las puertas del Congreso tiene que ver con dar un fortísimo mensaje para que no hayan movilizaciones, para que no hayan protestas, y desalentar cualquier tipo de luchas ante una situación económica y social que se agrava”.

“Claramente quieren aleccionar al pueblo trabajador, para eso vimos ese despliegue de cinco fuerzas federales a la puerta del Congreso”.

“Evidentemente lo que no quieren es que haya protesta social”. “Es ilegal lo que hace Patricia Bullrich, desconoce no solo la legislación nacional, sino todos los tratados de DDHH suscritos por nuestro país”.

“Haremos una campaña de denuncia cómo están disparando en la cara, como están haciendo en otros países de América, para amedrentar a la población”.

“El abogado Matías Aufieri venía a la protesta después de haber estado en Tribunales durante la mañana, ampliando la denuncia contra Espert que pide cárcel o bala para varios de nosotros.Y esto lo menciono porque da escalofríos solo pensarlo.Matías, había ido a Tribunales, nos representa a Nicolás y a mí, en nuestra causa. En Comodoro Py estuvo ampliando la denuncia contra Espert que pide cárcel o bala para el que se manifieste”.

Argentina tenaz resistencia 2

“El 24 de marzo tenemos grandes citas en la calle.Tenemos que construir movilizaciones enormes porque a la represión y al patoterismo de Patricia Bullrich se lo combate con unidad, con protesta social masiva y creo que eso es lo que tenemos que construir”.

“Tenemos que evocar a esas Madres de Plaza de Mayo que supieron resistir en el momento que les decían circulen, circulen,y ellas buscaron la manera de seguir movilizándose. Cómo no vamos a estar nosotros, hoy, pensando cómo seguimos movilizándonos y defendiendo nuestros derechos”.

Dora Barranco, de la Comisión Provincial por la Memoria, en su intervención dijo: “Lo que relata este informe, es que estamos frente a una circunstancia trágica, yo creo que el verdadero nombre de la circunstancia. El informe habla de las 285 victimas, acá hay muchas presentes,alcanzadas por formas de altísima hostilidad y poder de daño. Creo que hay que analizar inclusive el uso de otros químicos en los gases utilizados, y nos habremos de encontrar con novedades bastante escalofriantes. Hubo 35 personas de la membresía de la comunicación, periodistas, fotógrafos y fotógrafas y no dejó de haber víctimas entres los cinco representantes de derechos humanos que estaban participando de esa movilización. Hubo 23 detenidos, con formas tortuosas que se usaron en la detención”.

“Soy una vieja optimista, porque es lo único que sabemos hacer los viejos, dejemos el pesimismo para las jóvenes generaciones, que tienen mucho para vivir, pero nosotras, las personas viejas, vamos a llenarnos de optimismo, el optimismo de la voluntad fundamental para expresar de todas maneras y seguramente con novedades estratégicas y con creatividad, la resistencia a este modelo de exterminio”.

La diputada Romina del Pla expuso lo siguiente: “No es casual que hayan atacado a abogades, como es el caso de Matías, ni a trabajadores de prensa, porque tiene que ver justamente por quien defiende a los manifestantes, quien pone de relieve esa represión completamente ilegal. Quedó claro que no es un problema de tránsito, el tránsito lo corto Patricia Bullrich con sus fuerzas federales y hemos visto cómo en una Argentina que es piquetera, mal que les pese a muchos, siguen hasta hoy algunos cortes”.

“No vamos a permitir que Argentina se convierta en Mendoza o en Jujuy, dos provincias dónde el derecho a la protesta esta hoy penado con la cárcel, por las persecuciones, por las causas penales, por condenas arbitrarias. Una vez más vamos a decir no pasaran”.

Diego Morales, por el CELS, fue contundente: “No es un informe, sino una serie de documentos que entre todas las organizaciones que estamos acá fuimos presentando en distintos ámbitos internacionales de protección de derechos humanos.Ya antes del 20 de diciembre informamos tanto a la ONU como a la CID de algo que tiene que ver con el protocolo antipiquete.Los primeros días de enero, lamentablemente tuvimos que volver a informar, porque el Estado empezó con esa práctica de cobro de los operativos a las organizaciones que se manifiestan,algo descabellado que no habíamos visto nunca,no solo acá sino en ningún otro país de la región, que el costo o el despliegue de los funcionarios policiales para limitar o para prohibir la protesta lo tenían que pagar las propias organizaciones que no pueden manifestarse. Luego tuvimos que informar la situación de distintos hechos de violencia que lamentablemente se sucedieron, por ejemplo, la represión a aquellas organizaciones que estaban reclamando en la puerta de Desarrollo Social por el alimento a los comedores”.

Morales puso especial atención en señalar que con el “protocolo” aparece "una nueva forma de intervención de las fuerzas" a partir del concepto de "dispersión" de manifestaciones, que implica la posibilidad de "dañar a las personas que se manifiestan, detenerlas y elaborar causas contra ellas. Si para una detención o un desalojo hay numerosas reglas, para una dispersión no hay ninguna". Y denunció las "tareas de inteligencia sobre las manifestaciones" que habilita a hacer el "protocolo".

La máxima figura del CELS también hizo referencia, muy especialmente “a las respuestas del Poder Judicial ante las diferentes presentaciones realizadas contra las ilegalidades de Bullrich” Y destacó que "los relatores de Naciones Unidas en materia de libertad de expresión, de libertad de asociación y de libertad de reunión expresaron que el protocolo incumple varias de las normas previstas en los tratados internacionales de derechos humanos". No obstante alertó, sin disimulo, que el protocolo sigue vigente.

Matías Aufieri, baleado en el ojo izquierdo: “Vimos montaje de un coto de cacería”

Pero en la tarde de la Audiencia Pública los testimonios de las personas heridas o que vivieron la violencia represiva, tanto como periodistas o como personas que dieron asistencia a la víctimas, marcaron el encuentro, con el sello inconfundible de la denuncia, y del contundente repudio a los atropellos, muchos de los cuales fueron narrados elocuentemente.

A la brillante exposición del abogado Matías Aufieri -del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CEPRODH)- se sumaron otras, como por ejemplo la de Nicolás Ramos de la Agencia Anred (quien fue baleado en una pierna).

Matías Aufieri,luciendo anteojos oscuros -debido a la herida en su ojo izquierdo- en su relato denunció que la brutalidad represiva fue “totalmente provocada y montada por los altos mandos de las fuerzas federales”.

Este fue su relato, sobrado en coherencia, y en sensatez: “Todos los días hacíamos una denuncia nueva porque este gobierno redobla la apuesta todo el tiempo, lejos de retroceder, salvo cuando la movilización es grande, que se propone todo el tiempo a lanzar nuevas medidas de ataques a los manifestantes. El protocolo de Bullrich, habilita e impone a la policía a actuar bajo la figura de la flagrancia con lo cual toda la manifestación a priori es un delito o una hipótesis de delito, ante lo cual la fuerza de seguridad federal puede actuar sin la intervención, sin que se le ordene ningún funcionario judicial. Además de que estamos en el marco de esa situación tampoco están queriendo intervenir con mucha rapidez, con posterioridad a las represiones, como bien comentaba Diego. En ese sentido es la pelea que venimos dando en las distintas presentaciones muchos de los que estamos acá, para que desde el Poder Judicial, se intervenga contra el protocolo en conjunto porque es una anulación de cualquier tipo de control judicial respecto a lo actuado por el Poder Ejecutivo y sus fuerzas de seguridad. Vamos a tener que seguir peleando con ese norte para que tengan que intervenir desde algún lado para frenar esta espiral delirante en la que están el gobierno de Patricia Bullrich y Javier Milei”.

“Sobre la jornada del 1ero de febrero pasado, estábamos colegas de distintos organismos. Yo como asesor de las bancas de izquierda de los compañeros dando cuenta de lo que pasaba afuera y ellos lo estaban denunciando adentro del recinto, incluso habían pedido un cuarto intermedio, porque no se podía seguir sesionando con ese nivel de represión.Vimos casi el montaje de una zona de cacería, primero con Gendarmería expulsándonos desde la vereda de la avenida Rivadavia frente a la plaza del Congreso, o sea estábamos sobre la vereda. Gendarmería nos empieza a empujar a arremeter hacia la calle con escudos palazos, gases, para que en la calle actúe Policía Federal, que durante media hora avanzó contra los manifestantes a puro escopetazo de balas de goma,para terminar delimitándonos a todos los manifestantes adentro de la plaza y apuntándonos con los camiones hidrantes desde las calles laterales, desde Rivadavia, desde Hipolito Irigoyen quienes iban para atrás saliendo de la plaza hacia la 9 de julio. Las brigadas de la Policía Federal andaban señalado e intentando detener a la gente que se iba suelta. Se iba creando una situación en la cual era muy difícil llegar a la plaza, pero también salir de la plaza, porque estaba el riesgo concreto de ser detenido por las fuerzas d seguridad. Tiempo después de que nos delimitan, nos dejan dentro de la plaza grande del Congreso y la plaza más chica, más próxima a la sala del Congreso donde paran los colectivos, viene esa nueva represión de los grupos motorizados de la policía federal que estaban apostados en Hipolito Irigoyen y Entre Ríos, donde empiezan a girar en círculos a provocar a los manifestantes y a tirar directamente a todos los que estábamos sobre la plaza. En las calles, incluso en las cuales no hay manifestantes, no se puede circular porque el propio operativo policial tiene cortadas las calles, con lo cual, desde el vamos es ficticia la discusión que busca imponer Patricia Bullrich. En ese marco fue la represión que termina hiriéndome el ojo a mí, pero en esos minutos de arremetida policial son decenas y decenas de compañeros de prensa, muchísimos en ese momento y de mi organización que resultamos heridos , muchísimos de la cintura para arriba, o mejor dicho del cuello para arriba más que de la cintura para arriba. Cuando queremos escapar a buscar atención médica después de que yo resulto herido a los segundos, eramos centenares de manifestantes empujándonos , amontonándonos contra el refugio de la parada del colectivo de la calle Entre Rios,contra los postes de luz”.

“Nos habían apagado la luz minutos antes, las luces de toda la plaza.Ese era el estado de situación. Cuando lo encuentro a Guillo, le cuento que me habían disparado en el ojo, para que me sacara del lugar. Ahí viene una nueva represión desde el lado de Entre Rios que nos impide cruzar, acercarnos a la zona del Palacio del Congreso y tenemos que tirarnos cuerpo a tierra al piso atrás de un poste de luz o lo que encontráramos porque nos estaban disparando de a tres metros. Ahí es herido Guillo hasta que siguieron reprimiendo por otros lados. Dieron la vuelta, y se nos hizo un espacio para poder salir de ahí. Lo que vemos fue un montaje de un coto de caza por parte de Patricia Bulrrich que evidentemente quería generar esa foto para que no lleguen más manifestantes. Recordemos que en las jornadas previas, llegaban los vecinos hasta a reja del Congreso. Era la imagen que el gobierno buscaba evitar.Mostrar una plaza cercada a la cual era muy difícil llegar y de la cual era muy difícil irse. Lamentablemente esa era la foto que buscaban desde el gobierno. En ese marco fue esa represión que hacían a las nueve de la noche, en un momento que la manifestación está totalmente pacífica, que no había tensión alguna, que no había choques entre quienes nos manifestábamos y la Policía, ni siquiera cortes de calles. Por lo cual fue totalmente montado y provocado desde los mandos más altos de las fuerzas de seguridad federal. Eso pasó ese día”.

“Para los que me preguntaron, les cuento que el tratamiento médico es lento, largo, complejo, y todavía es incierto. En semanas más empezaré con algunas operaciones en pos de reconstruir mucha parte del ojo que está lastimada seriamente, en la búsqueda de ver qué se puede recuperar o no de la visión. En este momento no veo del ojo izquierdo. Por el momento la visión está perdida. Estamos en la pelea, ya les digo, con mucho ánimo, con la moral que nos han dado todos ustedes. Así que vamos a seguir en la pelea contra estos planes de ajuste”.

Argentina tenaz resistencia 3

Finalmente, Guillame Torremares, de la APDH y de la Comisión Provincial por la Memoria, hizo referencia a una resolución muy reciente, por la cual se habilita a las fuerzas de seguridad “a utilizar armas letales en las manifestaciones populares y no solamente eso sino que además les da las pautas de interpretación para usar las armas. Y las pautas de interpretación son, la libre interpretación del agente de seguridad que va armado con su arma letal, valga la redundancia, y lo habilita a disparar sin necesidad de dar la voz de alto, lo habilita a disparar aunque la persona que se presume ha cometido algún delito excluyendo, eso significa que no está generando ningún perjuicio, que no está generando ningún peligro porque está huyendo y lo habilita a disparar cuando, el agente de seguridad interpreta que está corriendo un peligro o interpreta que se puede generar algún daño, con lo cual está soslayando un principio elemental del derecho que es la proporcionalidad entre la reacción del agente de seguridad y la presunta falta o delito que se quiere neutralizar. Esto, en un país como Argentina, que en 40 años de democracia, lleva más de 8.000 personas muertas a mano de las fuerzas de seguridad, por los excesos, abusos, que son delitos en manos de las fuerzas de seguridad, implica reinstalar un peligro realmente importantísimo, realmente gravísimo y si quisiéramos utilizar una expresión efectista podemos decir que se acaba de legalizar la pena de muerte , que será ejercida en forma sumarísima y extra judicial a solo criterio de las fuerzas de seguridad. Esta es otra lucha que no podemos soslayar, que tenemos que llevar por todos los medios, tanto en esta casa parlamentaria, como en los Tribunales y por supuesto en la calle, para evitar que estas resoluciones -que encima, son absolutamente ilegales, porque pasan por encima del Código Penal, y pasan por encima de la Constitución Nacional- tengan vigencia real”.

Fotos: Antimafia Dos Mil