Sonia Bongiovanni
 
35 años de Chernobyl... pero la humanidad no aprendió nada

Por Victoria Camboni-26 de abril de 2021
 

Parece increíble, que, en nuestro mundo, aún existan plantas de energía nuclear. Es absurdo que después de la detonación de dos monstruosas bombas atómicas, menos de un siglo después, existan más de 13 mil bombas nucleares, en manos de los países más guerreros y poderosos del mundo. Y más insólito, increíble, alarmante e inentendible es que esto esté permitido. Las potencias mundiales tienen la capacidad de hacer volar continentes enteros con solo presionar un botón. Para asegurarse su poderío frente a los imperios contra los que se disputa el dominio de territorios, de culturas, de recursos naturales y de vidas humanas. Hoy 26 de abril, el Movimiento Cultural Internacional Our Voice publicó en sus redes sociales un discurso de su fundadora y directora, la joven Sonia Bongiovanni, donde expresó, a 35 años del accidente nuclear más terrible de la historia, la denuncia,la indignación y el llamado enérgico a la conciencia de una humanidad indiferente.

“Nos parece una locura hoy que en 2021 seguir hablando de la energía nuclear, después de las 200 mil víctimas de Hiroshima, de las 80 mil víctimas de Nagasaki, de las víctimas de Fukushima y Chernobyl. Estas personas no son números; son personas que tenían su historia, son personas que tenían un pasado, de la vida, una familia, niñas, niños, padres, madres”.

“Nos parece una locura que Japón, después de todas esas víctimas, siga financiando la energía nuclear con sus 54 centrales nucleares. Nos parece una locura que el Primer Ministro japonés diga que va a tirar al agua toneladas y toneladas de agua radioactiva de la central nuclear en el Océano Pacífico”.

En portada el discurso completo de Sonia Bongiovanni.

---------------

*Foto de portada: Our Voice

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO