Nuevo ataque al periodista Facundo Viola y la demencial lógica de la comunidad agrotóxica

Por Andrés Volpe desde Argentina-28 de enero de 2021

Con el Premio Nóbel de la Paz en mano, el médico y filósofo Albert Shweitzer expresó que la humanidad consiste en el hecho de que ningún hombre sea sacrificado en pos de un objetivo. La agroindustria, con varios muertos en el cajón y un objetivo claro y sólido, maximiza sus ganancias; despoja de humanidad muchas veces a sus operadores más cercanos, empresarios, productores, fabricantes de agrotóxicos, operadores del mercado de valores, políticos y funcionarios de justicia. Todos participan del banquete que tiene fecha límite, hasta que los suelos y el clima lo permitan. En el medio, somos testigos de las vicisitudes de la lucha por acallar a quienes se oponen a este paquete completo de destrucción social.

En tono tranquilo pero combativo, Facundo Viola, periodista de la localidad santafesina de Arroyo Leyes, una zona rural del norte provincial caracterizada por los cultivos de frutillas, nos contó lo que pasó hace dos semanas y viene siendo costumbre, desde que comenzó a hacer denuncias de delitos ambientales junto a algunos vecinos y colectivos ambientalistas: “Ingresaron a mi vivienda y se llevaron la computadora en una modalidad muy común que se viene repitiendo, donde canalizamos todo nuestro trabajo de denuncia de los delitos ambientales y tratando de ponerlo de manifiesto ante la justicia, con la particularidad de que dejaron a mano objetos de mucho más valor económico como son cámaras de video, de fotos, dinero. Y esto se repite, ya es la quinta vez que entran a mi casa. Algunas veces me han roto los vidrios de mi casa, otras recibimos amenazas de muerte, difamaciones con noticias falsas e información fraudulenta y de manera sistemática, y por supuesto todo esto nosotros lo relacionamos con las causas que hemos tenido en la justicia”.

Una de las cuestiones resaltadas por Facundo es la pasividad de la justicia local que viene metiendo palos en la rueda de los reclamos: “Hay un apañamiento de la justicia al modelo productivo contaminante y entendemos que es así, sino es imposible que esto se sostenga, donde hay un accionar lento o inacción en otros casos cuando los vecinos se acercan a denunciar. Desde el año 2015 a la fecha nosotros denunciamos enésimas veces en el ministerio publico fiscal en las comisarías, llevando todo tipo de pruebas acerca de los efectos que producen los agrotóxicos en nuestro caso denunciamos fumigaciones que se hacen para producir frutillas con más de 40 productos químicos diferentes”.

Si hay algo que abunda en las causas contra los agrotóxicos son las evidencias, que se acumulan con el correr del tiempo, poniendo de manifiesto, tanto la complicidad de todos los actores del sistema como si situación indefendible: “Por ejemplo la facultad de ciencias médicas y bioquímicas de la Universidad del litoral ha detectado un alto índice de contaminación por los fertilizantes que se utilizan en los campos, también se han detectado patologías poco frecuentes como es el caso de los niños azules que se repite mucho, y que está relacionado con la contaminación de nitritos, nitratos y amonios y hay un alto índice de discapacidad por encima del promedio, además los vecinos jóvenes se mueren de cáncer, leucemia. Se mueren además gran cantidad de pájaros, animales domésticos en las cercanías de los campos fumigados y por lo tanto nunca vimos a la justicia citando a nadie a declarar o procesando, a algún funcionario responsable”.

La política local es otro elemento ciego, sordo y mudo de este juego. Facundo expresó que “el presidente comunal siempre pone en duda todas las denuncias y manifestaciones. En este último atentado que hemos recibido, me comunique yo con el presidente comunal Eduardo Lorinz para manifestarle la situación, a lo que él respondió que ponía en duda que el hecho tuviera que ver con la causa que nosotros motorizamos y llevamos adelante, y que la situación de inseguridad la están viviendo todos los vecinos de la zona”.

“Pueden buscar un documental en YouTube que se llama “La frutilla del postre”, que lo realizó el periodista Patricio Eleisegui, donde describe como el gobernante local se desliga de toda esta situación. Nosotros sabemos que es el principal responsable a nivel local. En el año 2019 nosotros conseguimos a través de diversas acciones ministeriales y participativas de los vecinos, una ordenanza en todo el casco urbano y que erradicaba las fumigaciones a fin de este mes de enero, y principios de febrero en toda la zona urbana y a fin del año que viene pretendía erradicarla en toda la zona periurbana de la localidad. Entonces el mismo presidente comunal me confirmo que van a prorrogar la puesta en vigencia de esa normativa y que se va a seguir fumigando en la localidad y eso nosotros lo interpretamos como una señal mafiosa pretendiendo acallarnos, limpiar la disidencia, incluso marginarnos de la opinión pública, difamándonos, produciendo atentados en nuestro domicilios e intentando que la gente no se involucre en todo esto para tener el campo limpio, para poder seguir sembrando sus venenos”.

“Entendemos que estamos en Santa Fe que es el mayor puerto sojero del mundo y el lobby que hay es muy fuerte. Hay mucho dinero puesto en la legislatura, mucho dinero puesto para comprar voluntades en la justicia, y lo mismo se repite a escala en los pueblos. Hay una fuerte presión de los productores que deciden llevar a cabo estas prácticas, excluyendo la producción agroecológica”.

Por ignorancia, maldad, ambición, o locura quizás, los productores de frutillas son los victimarios y las victimas de su propio veneno: “Nosotros vemos muchas veces a los productores enfermos, incluso en sus familias hay muchos niños con discapacidades, muchos de los trabajadores rurales enfermos o muertos por enfermedades relacionadas a estas causas. A estos responsables los hemos denunciado ante la justicia con nombre y apellido y los hemos enfrentado muchas veces en asambleas, discutiendo y debatiendo. Siempre tuvimos una actitud de diálogo pacífico, respetuoso, pero contundente con nuestros argumentos. Muchas veces tuvimos que salir de las asambleas en compañía de la policía, bajo amenazas con situaciones de violencia y prepotencia muy fuerte. Estas personas están relacionadas con el poder político, con senadores del partido justicialista, con parte del oficialismo provincial”.

Con miras al futuro Facundo reclama a la sociedad un cambio cultural que pueda depositarnos en un modelo agroecológico que tímidamente algunos productores están adoptando, pasando por encima a la política y todas sus dependencias serviles: “Apuntamos a un cambio de conciencia y creemos que hay una punta con las nuevas generaciones que están viendo esta situación.El cambio de conciencia es fundamental para que todos los sectores de la sociedad se involucren y aporten a esta transformación necesaria y urgente para detener el ecocidio que se está produciendo”.

Finalmente, abriendo el paraguas, Facundo interpela a la opinión pública para alertar de la ya tan delicada situación de vulneración en la que se encuentran él y sus colegas, al fin y al cabo la llave de la solución y la respuesta son siempre nuestras: ”Sudamérica es un continente donde ya varios ambientalistas han perdido su vida y esperemos que esto no empiece a suceder en Argentina. Sería muy lamentable, ya el apriete que se está dando a los militantes ambientales realmente comprometidos, porque vemos a otros que están ahí en las redes sociales en una situación bastante cómoda. Pero los que estamos denunciando, poniendo el pecho en los territorios, la verdad que se nos hace cada vez más difícil”.

------------------

*Documental “La Frutilla del postre”: https://www.youtube.com/watch?v=b711g_wff6w&t=3s

*Foto de Portada: www.antimafiadosmil / www. iusnoticias.com.ar

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO