Jueves 23 Mayo 2024

El editorialista de Il Fatto Quotidiano en defensa de Di Matteo y de Raho

En las columnas de Il Fatto Quotidiano, el ex juez de la Corte de Casación, Antonio Esposito (en la foto) comentaba los "disparos" que el jefe de bancada del partido Forza Italia en el Senado, Maurizio Gasparri, realizó en sus ataques directos contra el fiscal nacional antimafia Nino Di Matteo y el ex fiscal nacional antimafia Federico Cafiero de Raho (actual diputado del Movimiento Cinco Estrellas). Una intervención con la que subrayó el grave defecto jurídico de la sentencia sobre la Tratativa Estado-mafia.

Un artículo que a continuación les ofrecemos en forma íntegra:

Los disparos de Gasparri & Cía. contra de Raho y Di Matteo (*)

Por Antonio Esposito (**)

El ex magistrado y ex fiscal nacional antimafia Federico Cafiero de Raho (actual diputado por el Movimiento 5 Estrellas), que siempre luchó con valentía y determinación contra el crimen organizado, primero desarticulando (él y no otros a los que se les ha atribuido indebidamente los méritos), al "clan Casalesi", y luego asestando duros golpes a la 'Ndrangheta como fiscal jefe de Reggio Calabria, es desde hace varios días objeto de la "máquina de embarrar" tan apreciada por los (falsos) garantistas de centroderecha y los periódicos subordinados que se especializan disparar barro contra los magistrados, en particular aquellos que han demostrado independencia absoluta.

En estos violentos ataques destacaron el jefe de bancada de Forza Italia en el Senado, Maurizio Gasparri, y el diario Il Tempo (dirigido por el ex director de L'Espresso), acusando infundadamente a De Raho de ser incluso, como ex fiscal nacional antimafia, el autor intelectual detrás del funcionario de la Dirección Nacional Antimafia, Pasquale Striano, investigado bajo la acusación de haber realizado miles de accesos no autorizados al sistema informático. Precisamente el otro día Il Tempo tituló a página completa "Los expedientes de Striano y de Raho".

El ataque continuó el 27 de marzo, cuando De Raho, en el Parlamento, pidió la intervención del ministro de Justicia tras la sentencia de la Casación que, anulando sin demora el decreto de incautación y confiscación ejecutado contra los acusados ​​ya condenados por tráfico ilícito de residuos y contaminación de una vasta zona en el "país de los incendios", ordenó la devolución de los bienes incautados por valor de 200 millones de euros. Los parlamentarios de centroderecha, en particular el diputado Pietro Pittalis de Forza Italia, acusaron a De Raho de deslegitimar al Tribunal de Casación por permitirse "criticar y controlar una disposición de los jueces de la legitimidad, yendo así más allá de las prerrogativas de un parlamentario". Se trata, una vez más, de un ataque instrumental: cualquier persona de buena fe, y no cegada por el odio político, habría aplaudido la iniciativa de De Raho encaminada a aclarar los motivos que habían determinado al Tribunal Supremo para anular y liberar y, por tanto, a conocer si era cierto que el Tribunal de Apelación de Nápoles había adoptado el decreto de confiscación más allá del plazo de un año y seis meses previsto por la legislación antimafia para adoptar la disposición, determinando así su caducidad. Si esto fuera cierto, sin duda sería necesaria la intervención del ministro (y también del Fiscal del Tribunal Supremo).

El juez Esposito contra los disparos de Gasparri 2

Sin embargo, Gasparri, en lugar de sumarse a la iniciativa de De Raho, pidió la intervención disciplinaria del ministro contra otro valiente fiscal antimafia, Antonino Di Matteo, por haber criticado, en el libro que escribió con el periodista Saverio Lodato, Il Colpo di Spugna, la decisión del Tribunal Supremo sobre el proceso de la Tratativa Estado-mafia, crítica más que justificada por haber adoptado el Tribunal de legitimidad esencialmente una decisión sobre el fondo con una reconstrucción diferente del hecho y una evaluación distinta de la conducta atribuida a los funcionarios del ROS de Carabineros, lo que habría impuesto una nulidad con reenvío al juez de apelación para una nueva evaluación del fondo.

Pero lo que es aún más paradójico es que Gasparri no sólo pidió la iniciativa disciplinaria "para proteger al poder judicial, al Tribunal de Casación y a sus miembros (constituyéndose así en un defensor del poder judicial), sino que también instó al ministro Nordio "a verificar la posible existencia de delitos derivados de las declaraciones contenidas en el citado libro". Son declaraciones confusas que, casualmente, provienen de quien (Gasparri), ya en el 2004 propuso "un test de psicoaptitud para magistrados".

¿Será que quiere probar que "quizás" Gratteri tenga razón cuando afirma que los parlamentarios deberían someterse no sólo a pruebas de "psico aptitud", sino también a la "prueba de alcoholemia"?

(*) Tomado de: Il Fatto Quotidiano

(**) Ex juez de la Corte Suprema

Foto de portada © Imagoeconomica

Foto 2. Cafiero de Raho © Imagoeconomica

TAGS: ,