Martes 16 Abril 2024

Durante el juicio por "desvío de las investigaciones", el abogado de Salvatore Borsellino pide que declaren policías

"Este juicio es el último en el que será posible realizar una investigación preliminar completa para reconstruir lo más plenamente posible lo que ocurrió en torno a la masacre de via D'Amelio, cuál fue la idea, cuál fue la ejecución y como se implementó la actividad delictiva del desvío de las investigaciones, parte de la cual se recuerda principalmente por los cargos imputados [...]". Con estas palabras, el abogado Fabio Repici, letrado de Salvatore Borsellino, pidió ayer al Tribunal de Apelación de Caltanissetta -presidido por el Dr. Giovanbattista Tona- aceptar las solicitudes contenidas en el escrito de la defensa (que ANTIMAFIADuemila pudo ver) en el que se solicita a los jueces no incorporar los informes de los tres policías, Armando Infantino, Giuseppe Lo Presti y Nicolò Manzella, sobre el cambio de manos del maletín en via D'Amelio.

En el banquillo están los policías Mario Bo, Fabrizio Mattei y Michele Ribaudo, exmiembros del grupo de investigación Falcone-Borsellino dirigido por Arnaldo La Barbera, acusados de calumnia agravada por haber favorecido a Cosa Nostra, ya que habrían desempeñado un papel en la desviación de las investigaciones de la masacre de Via D'Amelio. En primera instancia, una vez caída la agravante mafiosa, Bo y Mattei fueron beneficiados por la prescripción, mientras que Ribaudo fue absuelto "porque el hecho no constituye delito".

"Preliminarmente, razones morales, incluso antes que razones profesionales y procesales, obligan al abajo firmante a negar el consentimiento para la obtención de las actas de las declaraciones de Infantino, Lo Presti y Manzella, porque sería verdaderamente irrazonable que asumieran la dignidad de prueba", escribió Repici, refiriéndose a las siete actas firmadas por los tres agentes entre marzo de 2019 y noviembre del 2023. Al negar el consentimiento para la obtención de las actas, el abogado de Salvatore Borsellino le pidió a la Corte que declaren.

"Dada la enormidad de las revelaciones hechas por sujetos que todavía son (por difícil que sea de creer, dada la forma y el momento de las declaraciones) textos institucionales, cree que es necesario que, sobre la base de esas fuentes (que, si así lo considera, el Tribunal podrá evaluar sólo a los efectos de las decisiones que se tomen sobre las solicitudes instructorias) indicadas por la fiscalía general, se ordenarán actividades de investigación", sostuvo. Junto a los tres agentes, Repici también pidió que comparecieran otros testigos, entre ellos los que acusaron a Arnaldo La Barbera de haberse apropiado del diario y el arrepentido Maurizio Avola.

Repici sobre el maletin de Borsellino 2

En via D'Amelio hay elementos indiscutibles e incontrovertibles

Antes de adentrarse en la conducta y declaraciones de los tres agentes, Repici señala al Tribunal "dos datos ciertos" atestiguados por "fuentes indiscutibles de prueba oral combinadas con elementos de hecho y de prueba lógica incontrovertibles", así como "pruebas documentales". En primer lugar, el 19 de julio de 1992, Paolo Borsellino, al llegar a via D'Amelio, "llevaba consigo, en la parte trasera del coche en el que viajaba, la agenda roja que le había regalado el Arma de Carabineros". En segundo lugar, "hacia las 17.30 -recordó Repici-, el entonces capitán de Carabineros, Giovanni Arcangioli, que prestaba servicio en la unidad operativa de Carabineros en Palermo, tomó en sus manos el maletín profesional de Paolo Borsellino (que contenía la 'agenda roja), extraída del auto junto o, en todo caso, a la vista de otras personas, y sujetándolo por el asa lo había transportado sospechosamente en dirección a la calle Autonomía Siciliana". Este último dato se conoce gracias "a la aportación cognitiva de Lorenzo Baldo, subdirector de la revista ANTIMAFIADuemila, que permitió encontrar primero una fotografía del capitán Arcangioli con el maletín en la mano y luego también fragmentos de imágenes de televisión. Como es sabido, se había iniciado un proceso que concluyó con una sentencia de inhabilitación (no irrevocable, por tanto) contra el capitán Arcangioli y el asunto, incluido el comportamiento del propio oficial y sus declaraciones a lo largo de los años, fue objeto de la sentencia irrevocable del Tribunal Penal de Caltanissetta del 20 de abril de 2017 y de la sentencia de primer grado del presente procedimiento, objeto de esta sentencia de apelación. Quién sabe si para algunos los fragmentos de verdad en la reconstrucción de los hechos fueron peligrosamente excesivos y presagios de muchos más por venir", dice Repici.

Repici sobre el maletin de Borsellino 3

La conducta de los agentes de policía

"Nunca, en la experiencia judicial, un elemento de importancia investigativa exorbitante fue transferido de la disponibilidad de los Carabineros a la de la Policía del Estado, y esto tanto a través de la documentación formal del traslado como a través de actividades que nunca fueron formalizadas y por lo tanto extremadamente ilícitas". El abogado Fabio Repici no tiene pelos en la lengua para limitar y analizar el cambio de manos del maletín de Paolo Borsellino en via D'Amelio poco después de la masacre del 19 de julio de 1992. Según la historia del trío Infantino, Lo Presti y Manzella, en efecto, el capitán de Carabineros, Giovanni Arcangioli habría entregado el maletín, dentro del cual el doctor Borsellino guardaba su agenda roja, al inspector Giuseppe Lo Presti. Este último recuerda poco de aquel día, pero según los dos compañeros habría señalado a Arcangioli que la responsabilidad de las investigaciones recaía en la policía, dado que la Escuadra Móvil fue la primera en llegar al lugar de la masacre. Estos informes fueron presentados por la fiscalía general de Caltanissetta en la segunda instancia del proceso por el desvío de las primeras investigaciones sobre la masacre en la que murieron el 19 de julio de 1992 Paolo Borsellino y los agentes de escolta Agostino Catalano, Emanuela Loi, Vincenzo Li Muli, Walter Eddie Cosina y Claudio Traina.

"A partir del 2019, los recuerdos de los miembros de la Policía Estatal se han reactivado milagrosamente después de décadas de hibernación y de décadas de silencio, incluso frente al muy fuerte revuelo informativo que acompañó el proceso contra el Capitán Arcangioli y han producido revelaciones que iluminan el escenario de la masacre de via D'Amelio, la aprehensión del maletín de Paolo Borsellino y el robo de su agenda roja en una reconstrucción psicodélica completa con 'luces estroboscópicas'", continúa el abogado citando el título de un artículo de Salvatore Borsellino.

A la luz de todo ello, Repici considera a las de los tres agentes como "declaraciones que, eufemísticamente, pueden calificarse de impactantes. Ya que en una primera fase (y también en una primera versión) fueron recogidas en 2019, es decir, durante la primera etapa procesal del presente juicio, se desprende que el Ministerio Público no los consideró dignos de atención, dado que no los presentó en el presente proceso, y ahora se encuentran depositados junto con otros acervos en una segunda etapa (y también en una segunda versión) en tiempos muy recientes, con las consiguientes solicitudes ya formuladas por el fiscal general".

Repici sobre el maletin de Borsellino 4

Scarantino: un "comodín" de La Barbera

En el escrito de la defensa, el abogado Repici dedicó un amplio espacio a la figura de Vincenzo Scarantino, el falso arrepentido de la masacre de via D'Amelio. En particular, el abogado de Salvatore Borsellino señaló que Scarantino era un "comodín" de Arnaldo La Barbera. Y lo demuestra citando en estos autos el caso Agostino. De hecho, la fotografía policial del "títere" fue mostrada el 9 de agosto de 1990 a Vincenzo Agostino, padre del policía asesinado junto con su esposa Ida Castelluccio (embarazada) en Villagrazia di Carini el 5 de agosto de 1989. Se están llevando a cabo dos procedimientos sobre el doble asesinato de Palermo. Uno de ellos, en proceso abreviado, contra el jefe del distrito de Resuttana, Nino Madonia (condenado a cadena perpetua por la Corte de Apelaciones). El otro, sin embargo, involucra al jefe de Acquasanta, Gaetano Scotto, acusado de doble homicidio agravado en concurso, y a Francesco Paolo Rizzuto, acusado de complicidad. La acusación comenzó recientemente.

"La fiscalía general señala correctamente que ese informe constituye una prueba de que la Escuadra Móvil dirigida por Arnaldo La Barbera usaba a la figura de Vincenzo Scarantino como un 'comodín' para desviar las investigaciones y la jurisdicción ya desde dos años antes de la masacre de via D' Amelio", subrayó el abogado de Borsellino. La inserción de la foto de Scarantino entre las fichas sometidas a Agostino sirvió para "individualizar al falso arrepentido como 'Cara de Monstruo'", identificado en un careo a la americana en la sala bunker de la cárcel de Ucciardone que se desarrolló el 26 de febrero del 2016, y del que resultó ser Giovanni Aiello, el hombre que había visitado a su hijo unos días antes de la emboscada, un ex policía y agente secreto fallecido en el 2017. Un intento de distracción "con la consecuencia previsible de una medida cautelar para Scarantino en 1990 por el doble asesinato de Agostino-Castelluccio, la obligación de hacerlo confesar, tal vez para apoyar el escandaloso móvil pasional de aquel crimen que la Escuadra Móvil de Palermo intentó sostener furiosamente en 1990 -dijo Repici- El efecto, además del desvío en sí mismo, exactamente como ocurrió años después con la masacre de via D'Amelio, habría sido el de eliminar las presencias institucionales (Giovanni Aiello había sido policía y seguramente fue el centro de relaciones criminales, institucionales y no institucionales (mucho más alarmantes y demostradas en el juicio de Palermo) según el tipo de escenario. En definitiva, ocultar las responsabilidades del aparato institucional fue el leitmotiv de los desvíos de la masacre de Via D'Amelio por parte de la Policía Estatal".

Repici sobre el maletin de Borsellino 5

La Barbera, el maletín y la agenda roja de Paolo Borsellino

Respecto a la posesión del maletín y de la agenda roja de Paolo Borsellino por parte del exjefe de la Escuadra Móvil de Palermo, Arnaldo La Barbera, el abogado Repici distinguió dos fragmentaciones. Es decir, la presencia de los hallazgos en las oficinas de la Escuadra Móvil y su disponibilidad en los lugares privados de los jefes de la misma. Repici, se refirió a una "situación curiosa. Por un lado, es de público conocimiento que el decreto de allanamiento y los informes de incautación no están sujetos a secreto de investigación y fueron necesariamente notificados a la señora Angiolamaria Vantini, esposa del Dr. Arnaldo La Barbera, y a la Dra. Serena La Barbera, hija del Dr. La Barbera, ambas, según se lee en la prensa, personas sometidas a investigaciones por algún delito relacionado con la disponibilidad de la agenda roja del Dr. Paolo Borsellino -dicen los informes- Por otra parte, cualquier ciudadano ha leído en la prensa extractos de ese decreto de allanamiento, con la indicación precisa de los resultados de la investigación y de las fuentes de las pruebas orales sobre el punto en cuestión, y esto, como ya se ha observado, sin violación alguna del secreto de la investigación. Por lo tanto, por una paradoja desconcertante, hoy personas cercanas al Dr. Arnaldo La Barbera tienen (y diligentemente, ¡Dios no permita que no fuera así!) pleno conocimiento de los resultados de la investigación que nos llevarían a suponer que la agenda roja del Dr. Borsellino estuvo, hasta el momento de su muerte, en disponibilidad del Dr. Arnaldo La Barbera, pasando a su muerte a estar en disponibilidad de su esposa y/o hija, hasta hace poco. Al mismo tiempo, a los familiares del Dr. Paolo Borsellino se les niega el conocimiento de esos mismos elementos", siguió diciendo. Para el abogado de Salvatore Borsellino, los elementos aparecidos en la prensa "hacen absolutamente inevitable la reanudación de la investigación" sobre este punto.

Avola: entre declaraciones y desvíos

El memorial también se interesa por las declaraciones del colaborador de justicia Maurizio Avola (que abandonó el programa de protección) sobre la masacre de via D'Amelio. En particular, Repici pidió al Tribunal que escuchara a Avola, que se había acusado a sí mismo de la masacre, involucrando también a los jefes de Catania, Aldo Ercolano y Marcello D'Agata. Arrepentido en 1994, recién en el 2020 Avola reivindicó su participación en la eliminación de Borsellino. El arrepentido había reconstruido su versión con el libro de Michele Santoro Nada más que la verdad. Esto dio lugar a una declaración de la fiscalía de Caltanissetta, entonces dirigida por Gabriele Paci, para negar las afirmaciones de Avola. Los fiscales solicitaron entonces el sobreseimiento del exasesino de Catania: petición recientemente rechazada por el juez de instrucción, que ordenó nuevas investigaciones.

Repici sobre el maletin de Borsellino 6

"Sin embargo -dice Repici- está claro que en el presente proceso no podemos pretender que esas 'revelaciones' (mucho más psicodélicas que todo lo visto hasta ahora e insuperablemente iluminadas por 'luces estroboscópicas') no existan. Dicho esto, la actividad de desvío en el contexto de la cual los acusados habrían llevado a cabo las conductas que se les imputaban, de hecho, también habría implicado la hipótesis de que, con la gestión criminal de Scarantino, quisieron ocultar la responsabilidad de hombres de honor de la familia Cosa Nostra de Catania, como Maurizio Avola y Aldo Ercolano". Luego, el abogado pide que declare Avola "sobre los motivos y el momento de sus dichos sobre la masacre de Via D'Amelio, y sobre los contactos que tuvo con terceros en relación con estas declaraciones".

Partes civiles y defensas dudan del memorial de defensa de Repici

En conclusión, en el escrito de la defensa el abogado Fabio Repici pide que declaren Guido Longo, Luigi Savina, Gioacchino Genchi, Francesco Paolo Maggi, Giovanni Arcangioli, Marco Minicucci, Emilio Borghini, Paolo Fassari y Claudio Sanfilippo. Además de pedir la incorporación de ciertos documentos. El fiscal Bonaccorso y las demás partes civiles, Fabio Trizzino (abogado de los hijos de Paolo Borsellino), Rosalba Di Gregorio (Giuseppe La Mattina), Giuseppe Scozzola (Gaetano Scotto) y Giuseppe La Spina (fiscal del Estado) se opusieron a numerosos testigos considerados superfluos en el proceso.

Además, Bonaccorso reiteró que los documentos de la investigación sobre los familiares de La Barbera no están visibles por el momento, confirmando el deseo de escuchar a los policías Andrea Grassi, Gabriella Tomasello, Armando Infantino, Giuseppe Lo Presti y Nicolò Giuseppe Manzella. Y con ellos también Maurizio Zerilli, entonces jefe de la Escuadra B, autor de dos informes diferentes. Acciones de servicio que según la acusación deben ser aclaradas.

En cuanto a las defensas, los abogados Giuseppe Seminara, abogado de Mattei y Ribaudo, y su colega Giuseppe Panepinto, defensor de Bo, pidieron una semana para poder leer el escrito de Repici y presentar posibles objeciones.

Las palabras del "jefe de jefes" entran al juicio

Durante la audiencia, el fiscal adjunto Maurizio Bonaccorso, actuante en el proceso de apelación, informó al presidente Giovanbattista Tona y a las partes, del nuevo depósito, junto con las escuchas telefónicas en la prisión Opera, registradas el 8 de noviembre de 2013, entre Riina y Alberto Lorusso, jefe de la Sacra Corona Unita, que "evidencian la existencia de un plan asesino, junto con su cuñado Leoluca Bagarella con respecto a La Barbera, quejándose de que los Madonia se habían opuesto y lo estorbaban". "Los Madonia eran confidentes de los Servicios Secretos..., había una ley que les interesaba... y convencieron a Riina para que se alejara de La Barbera, del comisario La Barbera, le dijeron que no lo tocara. Dice, pero entonces por qué no lo mataron..., dice, no lo sé, pero quisiera saber por qué no lo mataron. El policía... carabinero... (incomprensible) mató y no lo mataron. El carabinero con alguien de Caltanissetta, sí... de los servicios secretos, vivía entonces en Milán". El vídeo y las transcripciones de las palabras del jefe de jefes, Totò Riina, entrarán por tanto en el juicio. En la conversación entre Riina y Lorusso, el jefe de jefes también habla de presuntos espías: "Si hubiera tenido contacto con estos, con estos espías, espías que les dicen, estos espías son ellos, los espías son ellos, los espías son ellos. Los espías eran Saro Riccobono, Tano Badalamenti, Stefano Bontate... pero todos colaboraron. Entonces, en lugar de decir que éramos espías, estos fueron los que lucharon contra nosotros".

Foto de portada: diseño gráfico de Paolo Bassani

Foto 2: Arnaldo La Barbera / Imagoeconomica

Foto 3: masacre de via D'Amelio  / Imagoeconomica

Foto 4: Vincenzo Scarantino

Foto 5: el capitán de Carabineros, Giovanni Argangioli, con el maletín de Paolo Borsellino

Foto 6: Tribunal de Caltanissetta