Jueves 23 Mayo 2024

"Se debe abrir un juicio por la muerte de mi hijo". La que habla es Graziella Accept, madre del pequeño Claudio Domino, asesinado a los 11 años por un sicario en moto el 7 de octubre de 1986 en el barrio San Lorenzo de Palermo. Esta mañana se celebró la conmemoración en la calle dedicada al joven Claudio. Desde hace 37 años, sus padres Ninni Domino y Graziella Accept no han dejado de exigir un juicio por el caso que aún hoy permanece impune. En particular, su llamamiento se dirige a la fiscalía de Palermo y a la Comisión Parlamentaria Antimafia para que se abra un expediente sobre el caso Domino.

"Les decimos a los jóvenes que la memoria se transmite para que las generaciones puedan metabolizar los períodos históricos y los cambios, teniendo la posibilidad de elegir. Y la muerte de mi hijo representó una elección para muchos jóvenes de la época", afirmó Ninni Domino. A pesar de los obstáculos y dificultades encontrados a lo largo de estos 37 años, "seguiremos teniendo un profundo respeto por las instituciones y no dejaremos de creer que algún día tendremos verdad y justicia. Incluso cuando algunas verdades están ocultas por razones de Estado", añadió Domino. Entre los funcionarios civiles y militares presentes en el lugar del crimen se encontraban el concejal Darío Falzone y el presidente de la Comisión Regional Antimafia Antonello Cracolici. "Hace 37 años, en las horas posteriores al crimen, yo estaba aquí, en el lugar donde ocurrió -dijo Cracolici-. Fue un período histórico representado por el Maxi Proceso. Y el del pequeño Domino fue uno de esos crímenes que le dieron a la ciudad el impulso de cambiar, porque demostró que la mafia no se detiene ante nada". "Ese día toda la ciudad se dio cuenta de lo que estaba en juego. Nos dimos cuenta de que la idea de una mafia con reglas y un código de honor era una gran mentira -afirmó Antonio Balsamo, fiscal general adjunto de Casación-. De la terrible historia del pequeño Domino y la necesidad de llegar a la verdad se desprende una lección que podemos dar por sentada: no existe una buena mafia. Debemos decir no a la mafia, siempre y bajo todas las condiciones". "Nunca debemos pensar que la búsqueda de la verdad es imposible -añadió-. Estoy convencido de esto porque lo vi. Incluso en los momentos más difíciles, cuando parece que se ha construido una verdad falsa, siempre es posible ir más allá. Los juicios que celebramos por las masacres de Capaci y via D'Amelio son una prueba tangible de ello. Espero que un día no muy lejano los padres de Claudio Domino también tengan verdad y justicia".

Foto: desde la izquierda, Antonio Balsamo, Graziella Accept, Antonello Cracolici, Dario Falzone y Ninni Domino / ACFB