Miércoles 17 Julio 2024
En vía D’Amelio, en el aniversario del asesinato del juez Paolo Borsellino y sus escoltas

¡Fuera la mafia del Estado!

Es la consigna que se grita con fuerza joven en Italia, hoy particularmente, aunque ya es un grito característico de la antimafia popular, extendida en Palermo, donde está la cabeza de la serpiente: donde está la cabeza de Cosa Nostra, organización mafiosa que, junto a otras, tales como la ‘Ndrangheta, la Camorra napolitana y la Sacra Corona Unita, están instaladas desde vieja data en la isla siciliana, en el territorio italiano y en el mundo. Hoy en Palermo se cumple un nuevo aniversario del asesinato del Juez Paolo Borsellino. Treinta y uno años después de que este magistrado, y sus escoltas hubieron volado por los aires, en mil pedazos, en la entrada de un complejo habitacional de vía D’Amelio. Un atentado en el que participaron como autores materiales e ideológicos, elementos de Cosa Nostra, elementos desviados del Estado italiano, de los servicios secretos y de la masonería no menos desviada, operante en ese país, literalmente carcomido, minado, destrozado por el sistema mafioso, desde hace uno 200 años. Por ese motivo, hoy en Palermo, la antimafia popular ha materializado una demostración legítima de protesta enérgica a la presencia de la mafia dentro del Estado; y, además, ha expresado libremente que ya es hora de que se despierte masivamente ante este cáncer que viene demoliendo vidas, economías y tareas honestas de los jueces, fiscales y funcionarios de gobierno honestos.

En Palermo una antimafia popular 2

Finalmente, entonces, por todo lo que ha acontecido en estos últimos tres días -eventos de la antimafia libre, con una conferencia organizada por Antimafia Duemila, un concierto musical y una muestra fotográfica, de Our Voice, y este 19 de julio, una intensa manifestación pública de colectivos , sindicatos, agrupaciones, activistas y periodistas verdaderamente consustanciados con la antimafia popular y no hipócrita, desfilando por las calles de Palermo, desde el árbol de Giovanni Falcone -otro mártir de la antimafia, asesinado igualmente con explosivos, el 23 de mayo de 1992, junto a su esposa y a sus custodios- hasta el lugar del atentado a Borsellino, vía D’Amelio, puedo decir, que esa ciudad, considerada base de operaciones de Cosa Nostra, está despierta y está firme, y unida.

En Palermo una antimafia popular 3

Firme y unida para demostrar a todo el país, y al mundo, que la lucha contra la mafia no es un slogan, sino más bien, es una movilización madura y que existe a conciencia, donde los jóvenes agrupados en una Coordinadora, son la expresión más honesta de una sociedad adormecida y sometida a la mafia, por decenas de años.

En Palermo una antimafia popular 4

Una movilización donde los ciudadanos y los jóvenes universitarios, trabajadores y artistas se alinearon con los numerosos colectivos que conforman la antimafia popular, de la cual hace parte muy activa -sino promotora y gestora- el Movimiento de Jóvenes artistas Our Voice, liderados por Sonia Bongiovanni, junto a los periodistas del sitio de crónica judicial, Antimafia Duemila, del cual es director Giorgio Bongiovanni (sumándose además a toda esta militante acción, de resistencia, personalidades tales como el legislador Roberto Scarpinato, Salvatore Borsellino (líder de las Agendas Rojas), Don Ciotti (sacerdote de la lucha antimafiosa), entre otros.

En Palermo una antimafia popular 5

Mientras redactamos estas líneas, en Palermo se vive una movilización popular histórica, inédita y esperanzadora, para demostrar que el tiempo de decir basta a la mafia ha llegado. Está presente. Está ahí, a la vista del ojo mundial, a la vista de los mafiosos locales y del mundo. Está viva. Está unida. Está ahí confrontando a la mafia. Está señalando a la mafia. Está unida.

Y nosotros en Sudamérica, también desde nuestra redacción y junto a los redactores colegas de Antimafia Duemila, y los colaboradores de Argentina, Paraguay, Chile, y México, decimos presente.

Presentes en Palermo. Presentes en Sudamérica. Presentes en el mundo.

¿Por qué? ¡Sobre todo, porque la mafia transnacional es una montaña de mierda!

Fotos: redes sociales