Domingo 23 Junio 2024

El hermano del magistrado asesinado en via D'Amelio responde a la entrevista al abogado Fabio Trizzino en La Repubblica

"Hablar de unidad, de que 'Paolo debe ser de todos' y luego lanzar un ataque directo a las Agendas Rojas, y por lo tanto a mí, acusándome de estar detrás de teorías absurdas... Lo siento, pero es algo que no puedo aceptar, ni siquiera de parte del esposo de mi sobrina". Así se expresó Salvatore Borsellino esta mañana en las páginas de Il Fatto Quotidiano y La Repubblica, en respuesta a lo afirmado ayer en el artículo de La Repubblica Palermo por el abogado Fabio Trizzino, asesor legal de los hijos del juez Paolo: Lucia, Manfredi y Fiammetta. Duras palabras las del abogado Trizzino, que se presentó como abogado de la familia Borsellino, ignorando por completo que Salvatore Borsellino y otros familiares son defendidos por el abogado Fabio Repici. "Me han amargado mucho las palabras de Fabio Trizzino, palabras que he oído decir a Fiammetta, pero nunca a Lucia y Manfredi. Sin embargo, no es el abogado de la familia Borsellino como se ha escrito, sino solo el de los hijos. En la familia Borsellino también estoy yo, están mis hijos, los hijos de mi hermana Adele y muchos nietos, que tenemos otro abogado, Fabio Repici, y nuestras posiciones son completamente distintas a las del abogado Trizzino", dijo Salvatore.

Ayer Trizzino, entrevistado por Salvo Palazzolo, se preguntaba si "las Agendas Rojas están realmente al servicio de la búsqueda de la verdad para llegar a una correcta reconstrucción, o si están enamoradas de manera dogmática de una tesis, la de la tratativa, y la llevan adelante a pesar de la plausibilidad de reconstrucciones alternativas"

El fundador del Movimiento Agendas Rojas, Salvatore Borsellino, respondió a este punto afirmando que "en estos treinta años y desde el momento las masacres siempre hemos buscado la verdad, sin alinearnos nunca políticamente". Para Salvatore, el ataque de Trizzino a su Movimiento es "grave e injustificado". Porque, subrayó, "las sentencias habrán absuelto al general Mori, pero nadie puede negar que hubo un diálogo secreto entre algunos oficiales del Arma de Carabineros y una parte de la cúpula mafiosa, a través del exalcalde Vito Ciancimino. Diálogo que, como afirma la sentencia definitiva del Tribunal Penal de Florencia sobre las masacres de 1993, hizo creer a los mafiosos que había en marcha una negociación y que alguien más importante respaldaba a los carabineros"

La brecha entre las opiniones de Salvatore Borsellino y sus sobrinos, especialmente Fiammetta, es conocida. El primero, y con él una gran parte del sector Antimafia, ve detrás de la muerte de su hermano el hecho de que estaba investigando sobre la tratativa entre funcionarios del Estado y los líderes de la mafia; por la otra parte, en cambio, se sostiene la idea de que lo que causó la masacre en via D'Amelio fue el tema de las licitaciones públicas de la mafia. "La aceleración impuesta por Salvatore Riina en la masacre de via D'Amelio fue repentina, ciertamente vinculada a algo inminente que había que detener -dijo Salvatore Borsellino-. Ese informe del ROS (Reparto Operativo Especial del Arma de Carabineros) sobre licitaciones públicas de la mafia, estaba incompleto, nadie lo recuerda, y fue entregado al poder judicial sin los nombres de muchos políticos importantes. Si es cierto que Paolo estaba interesado en el tema de las licitaciones, este hecho pudo haber sido una causa contribuyente, pero no la razón principal de su muerte".

Lo cierto es que una semana después del 31º aniversario de la masacre de via D'Amelio, comenzaron las deslegitimaciones y los -injustificados- ataques en la prensa. Una forma muy provocadora de conmemorar a las víctimas de una masacre de Estado sobre la que aún se ciernen grandes interrogantes como, precisamente, ¿qué pasó con la agenda roja de Paolo Borsellino? ¿Quiénes son los autores intelectuales externos de la masacre? Y finalmente, ¿cuáles son esos "connubios híbridos" que querían la muerte primero de Giovanni Falcone y luego, muy probablemente, la de Paolo Borsellino, tan solo 57 días después de la masacre de Capaci?

Hace unos días la prensa nacional y local comenzó a "contraponer" la marcha promovida por la "Coordinadora 19 de Julio" (en la que hay sindicatos, asociaciones, movimientos, grupos estudiantiles y sociedad civil en general) con la de la Nueva Democracia Cristiana, que confluirá en la histórica velada de la derecha, promovida por la vicealcaldesa de Palermo, la meloniana Carolina Varchi. "Habrá dos manifestaciones -dijo Salvatore Borsellino- pero no veo por qué la organizada por jóvenes y estudiantes, a la que, entre otros, han adherido las Agendas Rojas y la Casa de Paolo, debería definirse como una alternativa. La marcha estará compuesta por las mismas personas que llegaron a via Notarbartolo el 23 de mayo y fueron detenidas de manera poco edificante cuando estaban a punto de llegar al árbol Falcone para el minuto de silencio. Ahora bien, eso no sucederá el 19 de julio: serán todos bienvenidos en via D'Amelio. Brizio Montinaro, el hermano de Antonio, quien fuera el jefe de la custodia de Giovanni Falcone, y yo daremos la bienvenida a la marcha en via D'Amelio -agregó-. Considero muy grave lo ocurrido el 23 de mayo en via Notarbartolo: estudiantes y representantes de grupos sociales golpeados por la policía solo porque querían expresar su disidencia pacífica contra impresentables políticos que subían al escenario. Estuve a punto de no ir a la ceremonia organizada en el cuartel de Lungaro el 19 de julio. Pero iré y le diré al comisario que estoy muy triste por lo que pasó".

Foto: Deb Foto