Domingo 23 Junio 2024

Tras la sentencia sobre el desvío de las investigaciones, la mistificación de los hechos continúa en los diarios del régimen

Se dieron a conocer los fundamentos de la sentencia del juicio sobre el desvío de las investigaciones de la masacre en via D'Amelio (que tuvo como acusados a los policías: Mario Bo, al inspector Fabrizio Mattei y al superintendente Michele Ribaudo, acusados de calumnia agravada por haber ayudado a la mafia). Un juicio que merecía la pena hacer, a la luz de las indiscutibles anomalías que se produjeron con la historia del falso arrepentido Scarantino, que acabó con la absolución de Ribaudo y la prescripción para los otros dos policías (la calumnia fue rebajada a simple por el Tribunal de Caltanissetta, ndr).

Siempre hemos sostenido que la masacre de via D'Amelio fue una masacre de Estado y hoy más que nunca, después de más de treinta años de aquel crimen, es necesario ir más allá de esta sentencia que, como recuerda Salvatore Borsellino, "enuncia la culpabilidad del Estado, pero no señala culpables".

Y la búsqueda de la verdad no puede verse enturbiada por distracciones ni por "desvíos dentro de los desvíos" que pretenden mistificar los hechos, en un intento de deslegitimar o empañar el trabajo de aquellos magistrados que más se han acercado a identificar a los instigadores o autores externos, de cuya existencia ya no se puede dudar.

Aquí, entonces, está lo que sucedió con la masacre de via D'Amelio según mi punto de vista.

De las investigaciones y juicios resulta ahora evidente que la masacre del 19 de julio de 1992, en la que murieron Paolo Borsellino y los cinco agentes de su escolta (Agostino Catalano, Walter Eddie Cosina, Vincenzo Li Muli, Emanuela Loi y Claudio Traina) formaba parte no sólo de una venganza personal de la mafia, sino de un plan de masacres que iba más allá de Cosa Nostra.

Las investigaciones del crimen contaron con la dirección, por diversas causas, de varios magistrados a lo largo del tiempo: Giovanni Tinebra, Fausto Cardella, Francesco Paolo Giordano, Ilda Boccassini, Roberto Saieva, Anna Maria Palma, Carmelo Petralia, Nino Di Matteo, Sergio Lari, Domenico Gozzo , Stefano Luciani, Amedeo Bertone y Gabriele Paci.

Y el primer punto en el que hay que despejar el campo es que gracias al largo trabajo realizado en los últimos años podemos decir que sabemos mucho sobre la masacre de via D'Amelio, pero aún no todo. Y hoy la fiscalía de Caltanissetta, dirigida por Salvatore De Luca, se compromete a realizar las investigaciones solicitadas por el juez de instrucción de Caltanissetta, Graziella Luparello, para no archivar la investigación sobre los autores intelectuales externos.

Via DAmelio la verdad sobre los autores externos y los venenos contra Di Matteo 2

No fue solo la mafia

La verdad completa sobre la masacre solo se podrá alcanzar cuando conozcamos todos los nombres de los autores externos que participaron en esa masacre.

Sujetos pertenecientes a sectores del Estado desviado, a los servicios secretos, a las altas finanzas y a los poderes ocultos; hombres que no sólo pueden haber solicitado la ejecución del atentado, sino que pueden haber contribuido en el mismo con un papel protagónico.

Entre los elementos que la sentencia de Caltanissetta destaca acertadamente como oscuros está una intercepción entre el colaborador de justicia Mario Santo Di Matteo y su esposa Francesca Castellese. Un diálogo dramático entre los dos padres del pequeño Di Matteo, que fue secuestrado, asesinado y disuelto en ácido, del que se desprende que el arrepentido, muy probablemente, no ha dicho todo lo que sabe sobre la masacre de via D'Amelio. Porque en esa conversación hablamos claro, con respecto al ataque, de "policías encubiertos".

Otro colaborador de justicia muy confiable como Gaspare Spatuzza habló en reiteradas ocasiones de la presencia, durante la fase de carga de explosivos en el auto del garaje de via Villasevaglios, de un hombre que no era de Cosa Nostra y las sentencias subrayan precisamente esta anomalía.

Pero la sospecha de que via d'Amelio fue a todos los efectos una masacre de Estado surge de los enormes agujeros negros que se abrieron en las fases inmediatamente posteriores a la explosión, empezando por la desaparición de la Agenda Roja del juez Borsellino.

Como se ha recordado, esa acción representa el hecho más clamoroso y dramático, porque está claro que no fueron los hombres de Cosa Nostra quienes la sustrajeron de maletín del juez y, a todos los efectos, fue el primer acto del desvío investigativo cometido en la causa.

Nosotros, tratando de hacer nuestra parte, como ciudadanos, fuimos testigos directos del hallazgo de la imagen del entonces capitán de los carabineros, Giovanni Arcangioli, llevando en la mano el maletín del juez.

Y al respecto, nuestro subdirector, Lorenzo Baldo, declaró sobre el hecho en el cuarto juicio sobre la masacre.

Posteriormente se recuperaron las imágenes televisivas donde se retrata a Arcangioli (investigado y absuelto del cargo de hurto de la agenda), para nada en estado de shock, mientras, alrededor de las 17:30 horas, se aleja rápidamente del automóvil de la víctima con el maletín de cuero en dirección a via Autonomia Siciliana. Y también hay otros videos donde aparece el entonces capitán de los carabineros conversando con otras personas.

Una historia en la que hay que aclarar muchos aspectos.

¿Y el anómalo pedido que hizo el fiscal titular Tinebra a Contrada para que el SISDE (Servicio de Inteligencia y Seguridad Democrática) investigara el atentado de vía D'Amelio?

Una actividad que en los motivos de la sentencia Borsellino quater es definida por los jueces de la Corte Penal como "definitivamente informal" al no estar permitida por la legislación vigente en ese momento, lo que también se analiza en la última sentencia.

Sólo años después algunos magistrados como Francesco Paolo Giordano y Carmelo Petralia hablaron de encuentros con Contrada, el segundo incluso se refirió a un almuerzo en el Hotel San Michele de Caltanissetta (en el que participaron otros magistrados y funcionarios del SISDE). Todo esto ocurrió mientras en Palermo ya se había iniciado la actividad investigativa contra Contrada luego de que Gaspare Mutolo diera su nombre a los magistrados, tanto así que fue detenido en diciembre de 1992.

Via DAmelio la verdad sobre los autores externos y los venenos contra Di Matteo 3

De los documentos que el propio servicio secreto civil difundió en las primeras etapas de la investigación, surgió la existencia de dos notas, una de las cuales ofrecía elementos sobre Scarantino y sus vínculos con la mafia.

Una de estas notas es la del 13 de agosto de 1992 en la que el Centro SISDE de Palermo comunica a la Dirección de Roma que ha tenido conocimiento, "en el marco de contactos informales" con los investigadores involucrados en la investigación de la masacre, que la Policía de Estado había obtenido entonces "información importante sobre el coche bomba estacionado en via D'Amelio", de la cual surgían "indicaciones válidas para la identificación de los autores del robo del auto en cuestión, así como el lugar donde habría sido guardado antes de ser utilizado en el ataque".

¿Quién era la fuente? ¿Y cómo conocían los Servicios estos elementos? Nadie ha sido capaz de dar explicaciones precisas.

Coincidentemente, el entonces jefe de la Escuadra Móvil, Arnaldo La Barbera, ya había mantenido una relación de colaboración "externa" con el SISDE (desde 1986 hasta marzo de 1988), con el nombre en clave "Rutilius", mientras dirigía la Escuadra Móvil desde Venecia. Los magistrados no podían saber de este tipo de relación y le habían encomendado la investigación.

Sin embargo, los datos dejan en claro que, en las primeras etapas de la investigación de la masacre, los más importantes, los hombres de los servicios, o cercanos a ellos, fueron de alguna manera los protagonistas.

Más allá de toda consideración, es amargo constatar cómo fue posible que dos traidores al Estado como La Barbera (acusado por algunos colaboradores de justicia de estar en la nómina de la familia Madonia) y Contrada (condenado por concurso externo, aunque la sentencia fue considerada desprovista de efectos penales después de la sentencia del CEDH) hayan estado de alguna manera involucrados en actividades de investigación tan delicadas.

El muñeco vestido

Así llegamos a la invención del "muñeco" Vincenzo Scarantino. Fue "inducido a mentir", dicen las sentencias, sobre su papel y el de los demás. Sus declaraciones dieron como resultado que nueve inocentes fueran condenados a cadena perpetua, y luego absueltos.

Hay un "pero", que no se puede olvidar. Porque lo falso, como cantaba el cantautor italiano Giorgio Gaber, es mucho más oscuro cuando se mezcla con un poco de verdad. Y la historia de Scarantino contenía varias verdades.

Via DAmelio la verdad sobre los autores externos y los venenos contra Di Matteo 4

Vicente Scarantino

El picciotto de Guadagna había declarado a los investigadores que el vehículo había sido guardado para ser cargado con explosivos en el taller de carrocería de un tal Giuseppe Orofino. En el juicio Borsellino (uno) Orofino, quien denunció la desaparición de las placas recién el lunes 20 de julio, fue acusado de haber procurado la disponibilidad de las mismas y de los documentos falsos de circulación y seguro que se colocaron en el 126 para permitir la circulación y colocación segura en el lugar de la masacre. Será el arrepentido de Brancaccio, Gaspare Spatuzza, varios años después, quien explicó que en ese taller realmente iban a robar las matrículas de los coches que estaban reparando y que entre estas estaba la que se colocó en el coche bomba.

Las declaraciones entre Spatuzza y el falso arrepentido de via d'Amelio coincidieron también en cuanto a los métodos del robo del auto.

Lo mismo puede decirse de las acusaciones realizadas por Scarantino contra miembros de la familia de Brancaccio, como los hermanos Graviano, Renzino Tinnirello, Fifetto Cannella y Francesco Tagliavia, que también serán abordadas por Spatuzza.

Hubo magistrados que declararon que siempre tuvieron dudas sobre Scarantino, desde el primer interrogatorio el 24 de junio de 1994.

Hablamos de Ilda Boccassini quien autorizó varias entrevistas de investigación en la cárcel, luego del inicio de la colaboración, entre Scarantino y los hombres del Grupo Falcone-Borsellino, como sucedió con Francesco Andriotta (el otro falso arrepentido con quien siempre se autorizaron entrevistas luego de la decisión de colaborar, incluso del otro magistrado, Petralia).

Boccassini se hizo famosa cuando, en octubre de 1994, envió una carta a los fiscales de Palermo y Caltanissetta con el colega Roberto Saieva en la que se informaba a los fiscales de ambas sedes de las dudas sobre el entonces "picciotto de Guadagna".

Via DAmelio la verdad sobre los autores externos y los venenos contra Di Matteo 5

De hecho, fue en el famoso interrogatorio del 6 de septiembre de 1994, durante el cual Vincenzo Scarantino puso en tela de juicio lo dicho por los tres importantes colaboradores de justicia, Mario Santo Di Matteo, Salvatore Cancemi y Gioacchino La Barbera.

Boccassini, en los juicios, también afirmó que había albergado dudas sobre Scarantino desde el primer momento, es decir, desde el primer interrogatorio del 24 de junio de 1994, que tuvo lugar en la cárcel de Pianosa.

Lástima que el 19 de julio de 1994 ella, junto con el fiscal jefe Giovanni Tinebra, realizara la conferencia de prensa relativa a la detención de los sospechosos en el proceso "Borsellino Bis". Y en aquella ocasión, tanto sus palabras como las de Tinebra dejaron poco lugar a dudas sobre la fiabilidad de Vincenzo Scarantino. "Los colaboradores de justicia son una realidad esencial para el país –dijo Boccassini–. La investigación sobre la muerte de Paolo Borsellino lo ha demostrado una vez más. Pero es así, repito, este concepto hay que repetirlo hasta el aburrimiento, porque hubo investigaciones que nos permitieron evaluar a cabalidad lo que nos dijo Vincenzo Scarantino".

Palabras que demuestran que ella fue la primera magistrada en ser desviada y quien exaltó la figura de Scarantino, llevándolo a las estrellas.

El otro fiscal que había expresado dudas, Saieva, volvió tiempo después a ocuparse de la masacre de via d'Amelio, representando a la fiscalía en el proceso de apelación del "Borsellino uno" donde, al tiempo que habló de "declaraciones en gran parte poco fiables de Scarantino", sin embargo, en lo que respecta a la posición de Profeta, pidió su condena.

Di Matteo en la mira

En resumen, la cuestión de Scarantino no es nada sencilla, en el sentido de que no se pueden negar las cuestiones críticas que lo preocupaban. Y es normal que tras treinta años de agujeros negros la búsqueda de la verdad sea demandada con fuerza por familiares víctimas de la mafia, que han pagado el precio más alto de la furia del sistema criminal con la pérdida de un ser querido.

Pero es inaceptable que la búsqueda de la verdad vaya acompañada de la mistificación de los hechos o la omisión de algunos elementos.

Los que participaron en el desvío ciertamente colaboraron con los sistemas criminales y con los autores intelectuales externos que querían la muerte de Paolo Borsellino.

Sin embargo, ciertas acusaciones también han venido de algunos familiares del juez.

Por ello se hace tan importante como necesario analizar cada paso y hacer distinciones sobre la labor de los distintos magistrados y jueces que se ocuparon de la masacre de via D'Amelio.

Via DAmelio la verdad sobre los autores externos y los venenos contra Di Matteo 6

A partir de noviembre de 1994, un joven magistrado, Antonino Di Matteo, se unió al grupo que investigaba el atentado, apoyando marginalmente a los fiscales Annamaria Palma y Carmelo Petralia en las etapas finales de las investigaciones que luego desembocaron en el llamado juicio "Borsellino bis".

Por otra parte, inició de lleno las investigaciones sobre el "Borsellino ter" que condujo a la condena de todos los jefes de la Comisión provincial y regional (con condenas de hombres destacados como Giuseppe Calò, Raffaele Ganci, Filippo Graviano, Michelangelo La Barbera, Cristoforo Cannella, Salvatore Biondo, nacido en 1955, Domenico Ganci y Salvatore Biondo nacido en 1956, Salvatore Buscemi, Giuseppe Farinella, Antonino Giuffrè, Benedetto "Nitto" Santapaola y Giuseppe "Piddu" Madonia, entre otros), trazando el camino de las investigaciones sobre los llamados autores intelectuales externos.

Un proceso, el ter, que, a diferencia de los dos primeros procesos de via d'Amelio, nunca ha sido objeto de revisión.

Sin embargo, es continuamente acusado por ciertos periódicos del régimen (ver il Foglio, il Riformista, il Dubbio, il Giornale, etc.), por abogados y, lamentablemente, también por familiares de las víctimas, a pesar de que ni siquiera se ha abierto un expediente de investigación sobre su persona por la fiscalía competente de Messina.

El juez de instrucción para los dos magistrados, Carmelo Petralia y Anna Maria Palma, que habían sido investigados bajo la acusación de calumnias agravadas por haber favorecido a Cosa Nostra, cerró la investigación considerando "que no subsistían elementos probatorios ciertos e inequívocos que pudieran dar sustentabilidad en cualquier eventual debate futuro a la acusación de calumnias contra los sospechosos".

Entre las acusaciones formuladas en su contra varias veces está la de no haber archivado las actas del careo entre Scarantino y los colaboradores de justicia Salvatore Cancemi, Mario Santo Di Matteo y Gioacchino La Barbera, en las que se demostró que el picciotto de Guadagna estaba completamente equivocado.

Via DAmelio la verdad sobre los autores externos y los venenos contra Di Matteo 7

Ya hemos recordado en otras ocasiones que ese depósito de las actas se hizo en el Borsellino bis dentro del plazo exigido por la ley (el 25 de febrero de 1998 el juez de instrucción de Catania cerró definitivamente la investigación abierta contra los fiscales adjuntos de Caltanissetta, Di Matteo, Palma y Petralia, tras la primera denuncia de los mismos abogados Di Gregorio, Marasà y Scozzola, por estimar que dicha acción de presentación diferida estaba desprovista de toda "conducta omisiva").

Además, como recordó el propio Di Matteo en varias sedes, en su momento esos mismos colaboradores que "desmintieron" a Scarantino no estaban diciendo toda la verdad sobre las masacres, por lo que se pospuso el archivo para no afectar las investigaciones en curso.

Y ciertamente no se puede culpar a Di Matteo si esos documentos no fueron agregados al juicio Borsellino uno.

Otro aspecto que nunca se menciona es que en el Borsellino bis, precisamente porque las propuestas de Scarantino no fueron consideradas del todo fidedignas, los fiscales Nino Di Matteo y Anna Maria Palma, pidieron y obtuvieron absoluciones por el delito de complicidad en masacre para algunos de los injustamente condenados. Basta recordar a Giuseppe Calascibetta, Gaetano Murana y Antonino Gambino. Sujetos entonces condenados en grados sucesivos del juicio. Por el contrario, solo se elige señalar que se solicitó la condena de Vernengo, La Mattina y Gaetano Scotto, así como la de Natale Gambino.

La búsqueda de la verdad sobre los autores externos

Mientras tanto aquel joven magistrado inició una investigación de fondo para develar aquellas verdades que hasta ese momento aún no habían llegado a investigaciones previas. Reabrió la investigación sobre la posible presencia de Bruno Contrada en via d'Amelio, sobre la base de las declaraciones del colaborador de la justicia Elmo. Revisando los papeles del antiguo expediente, que en 1992 fue abierto con el número tres del SISDE, Di Matteo encontró un acta en la que se hablaba de un oficial del ROS, Umberto Sinico, que había ido a la fiscalía de Palermo para informar a los magistrados que tenía conocimiento que el primer coche policial que llegó tras la explosión había constatado la presencia de Contrada. El mismo hablaba de un informe de servicio que certificaba la presencia de Contrada en via d'Amelio y que habría quedado en la jefatura de policía. Elementos todos que, puestos en acta ante Boccassini, habría obtenido de un muy querido amigo suyo, y no de un confidente, cuya identidad quería proteger.

Di Matteo interrogó a Sinico, quien se mantuvo firme en el punto. Luego, sin embargo, según relató el propio magistrado en su testimonio en el juicio por el desvío, el oficial del ROS volvió a la fiscalía antes de que se pudiera solicitar su acusación y presentó una declaración sobre la cual habría hablado con el coronel Mori, dando el nombre del que, según él, fue su fuente: el policía Roberto Di Legami.

Via DAmelio la verdad sobre los autores externos y los venenos contra Di Matteo 8

Se dispuso un careo dramático con Di Legami quien negó la historia y dijo que nunca se había referido a Contrada.

Sinico también dijo que otro militar estuvo presente con él, Raffaele Del Sole (en ese momento en el ROS). Por este motivo también fue denunciado, porque en ese momento había más militares que señalaban al mismo sujeto. Luego tramitó el juicio en el que se absolvió a Di Legami. Pero quedan varias dudas sobre esa historia. Porque si no fue Di Legami quien mintió, se deduce que los que mintieron fueron los dos militares de ROS. ¿Para qué? ¿Por qué se hizo ese intento de centrar la atención en Bruno Contrada y el SISDE? ¿Quizás para desviar toda la atención de cualquier otra responsabilidad?

Años después apareció la foto del entonces capitán Arcangioli con el maletín de Borsellino. ¿Es posible que ya entonces se temiera que pudiera surgir evidencia en esa dirección?

Son todos hechos que merecen ser profundizados.

Así como deben investigarse los hechos concernientes a los llamados autores externos.

Una "caja de Pandora" de la masacre que se abrió por primera vez en el Borsellino ter.

En este juicio, que tuvo como protagonistas de manera más marginal a Di Matteo y Anna Maria Palma, con la declaración del colaborador de justicia Giovanni Brusca, surgió el desarrollo, en esos 57 días que separan la masacre de Capaci de la de vía d 'Amelio, de la llamada Tratativa Estado-Mafia, (cuya existencia fue confirmada por la sentencia de apelación de Palermo, a pesar de la absolución de los sujetos institucionales). Los motivos de la sentencia mencionan las pistas que conducen al posible vínculo entre la aceleración de la masacre de Via d'Amelio y la negociación entre Ciancimino y el ROS de Carabineros.

Y es en el Borsellino Ter que se hace referencia (como relata el exjefe de la Comisión Provincial Totò Cancemi) al hecho de que Riina citó a Silvio Berlusconi y Marcello Dell'Utri como sujetos a los que se debía apoyar "ahora y en el futuro", y aseguró a los demás miembros de la Cúpula que llevar a cabo esa masacre sería a la larga "bueno para toda Cosa Nostra".

Y fue siempre Cancemi, hablando de las "entidades externas" detrás de Cosa Nostra en las masacres, quien afirmó que "Riina fue 'llevado de la mano' en esta estrategia".

Sobre la base de esas declaraciones Di Matteo, junto con su colega Luca Tescaroli, en los años siguientes continuó la búsqueda de la verdad sobre los autores externos de las masacres con las investigaciones sobre "Alfa y Beta" (es decir, Berlusconi y Dell'Utri).

Pocos recuerdan que en la investigación contra el exsenador y el exprimer ministro Di Matteo y Tescaroli quedaron solos con una desconexión de hecho del resto de la fiscalía de Caltanissetta.

Desde hace algún tiempo se ha intentado insinuar que Di Matteo intentó frenar la contribución declaratoria de Spatuzza sobre la masacre de Via d'Amelio refiriéndose a unas declaraciones realizadas en la reunión del 22 de abril de 2009 ante la Dirección Nacional Antimafia.

A esa reunión fueron convocados los magistrados de las fiscalías de Florencia, Caltanissetta y Palermo para una valoración inicial de esa colaboración y para opinar sobre la inclusión de Spatuzza en el programa de protección.

Di Matteo intervino de manera dura y crítica porque se trataba de sentencias que en todo caso eran definitivas y es obvio que el enfoque de los órganos de investigación pudo haber sido de cautela.

Via DAmelio la verdad sobre los autores externos y los venenos contra Di Matteo 9

Posteriormente, en 2010, el propio Di Matteo habló en diversas sedes para defender y promover el programa de protección y la confiabilidad de Spatuzza, en momentos en que la Comisión Central del Ministerio del Interior para la definición y aplicación de medidas especiales de protección, entonces presidida por Alfredo Mantovano, no admitía a Spatuzza en el programa de protección definitiva.

Además, en Palermo, con el proceso de la Tratativa Estado-Mafia, valoró las declaraciones de Gaspare Spatuzza, sobre la reunión que tuvo en Roma con el jefe Giuseppe Graviano en el bar Doney, en la que se hizo referencia a Silvio Berlusconi y Marcello Dell'Utri, como los sujetos gracias a los cuales Cosa Nostra tenía "al país en sus manos".

Los mismos sujetos que, desde 2017, tras las intercepciones en prisión entre Giuseppe Graviano y su compañero de recreo Umberto Adinolfi, fueron reingresados al registro de sospechosos de la fiscalía de Florencia por su participación en las masacres de 1993, luego del archivo del 2011.

A la luz de todos estos hechos, es evidente que Di Matteo, que no tiene nada que ver con el desvío, es el magistrado cuyas líneas de investigación pueden ser de gran importancia para las nuevas pesquisas.

Como dijo Saverio Lodato en este diario respecto al desvío, está claro que "el Estado no se come al Estado" y no se quiere llegar hasta el final.

Y cuando hay magistrados como Nino Di Matteo que buscan, se acercan o incluso encuentran la verdad, inmediatamente esos magistrados son condenados a muerte por esa "presunta mafia" que quiere vengarse pero que en realidad es hetero dirigida, como lo fue en el caso de Paolo Borsellino.

Porque no olvidemos que por "ir demasiado lejos" Di Matteo, según reveló el colaborador de justicia Vito Galatolo, fue condenado a muerte por Matteo Messina Denaro a finales del 2012, por cuenta de los "amigos romanos". Una sentencia de muerte impulsada aún más por las palabras del jefe de jefes, Totò Riina, quien directamente desde la prisión, en 2013, pidió que le dieran "el fin del atún".

Y si las bombas no llegan, nuevas deslegitimaciones, acusaciones difamatorias y denigraciones están listas para ser utilizadas. Todo para evitar que magistrados como Nino Di Matteo investiguen masacres, sistemas criminales y tratativas Estado-mafia. Y las "mentes refinadas", burlonas, sonríen.

Imagen de portada: diseño de Paolo Bassani

Foto 2: la masacre de via D'Amelio / Shobha

Foto 3: el entonces capitán de Carabineros, Giovanni Arcangioli, con el maletín de Paolo Borsellino

Foto 6: Arnaldo La Barbera, exjefe de la Escuadra Móvil de Palermo / Imagoeconomica

Foto 7: el fiscal nacional adjunto antimafia, Nino Di Matteo / Deb Photo

Foto 8: Roberto Di Legami, director de la Policía Postal / Imagoeconomica

Foto 9: el fiscal adjunto de Florencia, Luca Tescaroli / Imagoeconomica