Jueves 23 Mayo 2024

En Palermo el debate entre el fiscal y los estudiantes de derecho. Intervino también la profesora Chinnici quien definió al Maxiproceso como un "oprobio".

"La reforma Cartabia y las reformas anunciadas varias veces por el ministro Nordio, en mi opinión, van en la misma dirección, que no es hacer más eficiente y rápida la justicia sino hacerla cada vez más débil y con armas inútiles contra los delitos de cuello blanco. En tal sentido, la reforma Cartabia abrió el camino y cualquier reforma de Nordio daría el empujón definitivo a nuestro sistema Constitucional". Son claras las palabras pronunciadas por Nino Di Matteo, magistrado adscrito actualmente a la Fiscalía Nacional Antimafia, durante la conferencia realizada el jueves por la tarde en el Salón Chiazzese de la Facultad de Derecho de Palermo, organizada por la asociación "Contrariamente". Di Matteo respondió a las numerosas preguntas y curiosidades de los jóvenes estudiantes sobre las reformas inherentes a la lucha contra la mafia y sobre los cambios habidos, tanto en la legislación antimafia como en la clase política, desde 1992, año de las masacres, hasta hoy en que, recientemente, fue capturado el último de los jefes de esas masacres que aún quedaba libre: Matteo Messina Denaro. En torno a estos temas giró la iniciativa concebida por los jóvenes universitarios que invitaron al exconsejero del Consejo Superior de la Magistratura (CSM) a un interesantísimo y muy profundo debate. Di Matteo centró su atención principalmente en la cuestión de la justicia y en las nefastas reformas de la exministra Marta Cartabia, para luego pasar a las reformas, aún en trámite, pero igualmente nefastas, del actual ministro Carlo Nordio. Respecto a la reforma de Cartabia, el magistrado recordó la introducción del mecanismo la improcedibilidad que "no tiene igual en otros sistemas procesales occidentales, porque es la legalización de la rendición del Estado ante la incapacidad o falta de voluntad para acelerar los proceso. Todo en detrimento de la sociedad que espera una respuesta".

La improcedibilidad, explicó el magistrado a los jóvenes, prevé que "si un proceso no concluye en la fase de Apelación o Casación en un tiempo preestablecido, el proceso se esfuma. Es como si nunca hubiera comenzado y esto no solo socava el esfuerzo del ministerio público y de la policía judicial, sino que sobre todo socava, por un lado, los derechos de las personas ofendidas por los delitos y, por el otro, las expectativas de los ciudadanos que tienen derecho a saber", dijo Di Matteo. "Pero también queda un prejuicio incluso para el propio acusado que nunca tendrá siquiera derecho a saber si los magistrados lo consideraban culpable o inocente".

Con respecto a la reforma de la exministra de Justicia, Di Matteo subrayó algo que pocos recuerdan, y es que en la reforma "está previsto que cada año el Parlamento proporcione las directrices de los criterios de prioridad que deberán seguir los fiscales al ejercitar la acción penal. Así que todos los años -explicó el magistrado en términos sencillos- es la política la que dice: 'Este año primero perseguimos los hurtos y robos y, si queda tiempo, el abuso de autoridad, la corrupción, la extorsión'".

Esto, según Di Matteo, "es un principio que empieza a introducir el germen que viola la separación de poderes del Estado. Esta reforma, en el más absoluto silencio y en el acuerdo de casi todas las alineaciones políticas, fue votada y entró en vigor", recordó el fiscal.

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 2

Según Di Matteo, sin embargo, "hoy hay una continuidad sustancial con la reforma Cartabia en el proyecto de reforma de la justicia del gobierno de Meloni y del ministro Nordio. Se anuncian reformas constitucionales para la separación de las carreras de fiscal y juez y para la abolición del principio de acusación obligatoria. Quieren reformar la Constitución a la que debemos aprender a obedecer. El problema -observó el exconsejero del CSM- no es la reforma de los principios constitucionales, sino su aplicación. Cartabia y Nordio se mueven en la misma dirección, reducir al poder judicial para controlar, directa o indirectamente, su accionar. El sistema pretende armarse, para liberarse ahora y en el futuro de cualquier posible control de la magistratura", denunció el magistrado. El sistema "necesita un poder judicial colateral, débil con el fuerte, esclavizado y gobernado por la misma lógica oportunista del poder político y económico. Y en parte lo está logrando", observó. "Quieren una magistratura dominada por el arribismo, caracterizada solo por la atención a la productividad, los números y las estadísticas. Caracterizada por una actitud burocrática y alejada de las grandes investigaciones de los crímenes del poder. A eso se apunta hoy", subrayó Di Matteo. Tiene como objetivo la "evaluar al magistrado según la capacidad de disponer de los expedientes y archivos". Pasando a la práctica, para explicar mejor el concepto a los alumnos, Di Matteo relató su experiencia con la toga.

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 3

"Soy fiscal desde hace treinta años. Si quiero deshacerme de un expediente, lo tomo y lo archivo. Sin embargo, me enseñaron que el ministerio público trabaja de otra manera, es decir, investigando y haciendo todo lo posible para tratar de entender si hay un delito, para saber quién lo cometió y llevarlo a juicio". Hoy, sin embargo, se quiere "prestar atención solo a las estadísticas y a los números". Entonces Di Matteo recordó una anécdota sobre sus primeros años en la magistratura. "Cuando en 1996 tramité el juicio por la masacre de Rocco Chinnici, el primer atentado con un coche bomba en Palermo, me llamó la atención una parte de la agenda de Chinnici. En ese diario, Chinnici escribió que, en 1982, cuando Giovanni Falcone había comenzado a trabajar en su oficina, 'el fiscal antimafia me llamó y me dijo que llamara a Falcone y lo llenara de juicios para que no pusiera en peligro la economía siciliana con sus investigaciones bancarias y patrimoniales. Cuando hoy veo que todas las reformas van en ese sentido, es decir, que solo potencian la productividad, como si el magistrado fuera alguien que solo manejara números, siempre pienso en esas palabras", confesó Di Matteo. "Creo que muchas de estas reformas son para dejar definitivamente atrás no solo los grandes juicios sino también las grandes investigaciones y creo que debemos oponernos con todos los argumentos posibles, y con el debido respeto a la opinión de los demás, oponerse es sinónimo de una lucha para proteger nuestra libertad, nuestra democracia y nuestra Constitución".

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 4

Duras críticas a las reformas de Nordio

Siempre respecto a las reformas a la justicia, Di Matteo se detuvo largamente en las normas que pretende incluir Carlo Nordio en la reforma que será votada en mayo.

"Leí en estos días que la reforma de Nordio incluiría la prohibición de publicar todas las escuchas telefónicas, incluso las útiles para el juicio, hasta el reenvío a juicio. Por tanto, si un sujeto es detenido porque las intercepciones dan lugar a un determinado contacto delictivo, corrupto o de otro tipo, parecería que en todo caso esa intercepción, que ya no es secreta, no se publica hasta el juicio. Entonces el ciudadano ni siquiera tiene a saber, por ejemplo, el diálogo con un criminal de un político que ha votado o votará hasta que vaya a juicio", resumió Di Matteo. "No entiendo por qué los abusos de la difusión de partes de escuchas que posiblemente no sean relevantes deban ser afectados, para eso ya están los medios, pero no se puede tirar al bebé con el agua del baño", dijo. "No se puede pretender que el ciudadano nada sepa hasta que haya un juicio, aunque el hecho ya no esté cubierto por el secreto. Eso es mordaza. Y quieren limitar el presupuesto para las escuchas. La primera tontería que nos hacen creer es que en Italia se realizan más intercepciones judiciales que en otros lugares. No es así, en Italia hay más intercepciones judiciales pero cada interceptación es solicitada por un fiscal y autorizada por un juez. Cada prueba debe ser autorizada por un juez", explicó Di Matteo a los estudiantes. "En otros sistemas, como el anglosajón, existen las llamadas escuchas preventivas de los servicios secretos que pueden interceptar a quien quieran y cuando quieran, sin informar a nadie de lo que hacen y sin implicar a la autoridad judicial. Así que no es cierto que se hagan más intercepciones en Italia que en otros países. Por eso, cuando se habla de los costos de las escuchas telefónicas, yo digo que, mientras en un lado de la balanza ponemos los costos, en el otro está la constelación de vidas salvadas por las escuchas telefónicas. Y hay muchas, créanme. ¿Cuánto dinero se le ha confiscado a la mafia gracias a las escuchas telefónicas, cuántos episodios de corrupción se han conocido? No es limitando las intercepciones que se limitan los costos, tal vez sería suficiente que el Estado utilizara los medios para hacerlas sin contratar a particulares", concluyó sobre el punto.

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 5

La polémica de la docente de procedimiento penal sobre el Maxiproceso

Durante la conferencia no faltaron momentos de acalorada discusión entre Di Matteo y la profesora de procedimiento penal, Daniela Chinnici, quien, en su introducción, había hecho duras observaciones sobre las formas en que se llevó a cabo el Maxiproceso contra Cosa Nostra. La profesora llegó a definirlo, en su examen de los principios del derecho, como "un oprobio", además de hablar de un alejamiento del código penal en la investigación y afirmar que las mismas garantías procesales otorgadas a los procesados por otros delitos no se les reconocen a los procesados por mafia. Una postura que asombró a algunos de los alumnos del aula y al mismo Di Matteo que respondió: "No he visto ningún avance inquisitorial desde 1992, y me parece que hablar de un avance inquisitorial en el código penal no es correcto. En treinta años -prosiguió- nunca he visto, ni en los juicios que he hecho ni en los de otros fiscales en fase de juicio, que no se respeten las garantías procesales de los acusados, ni en los juicios por hurto, ni en los de asesinato o masacre. Las reglas de la audiencia son esas y los jueces están obligados a aplicarlas con imparcialidad y por igual para todos. No hay una sola disposición en el código penal, especialmente en la fase relativa a la audiencia y sentencia, que pueda hacer que las garantías para los mafiosos sean consideradas inexistentes. Y -concluyó Di Matteo sobre este punto- sin entrar en controversia me sorprende que aquí mismo, en esta sala, se hable del oprobio del Maxiproceso". Incluso un alumno, que luego intervino para hacerle una pregunta al magistrado, se vio especialmente afectado por las salidas de la docente.

"Tengo mi propia opinión sobre su discurso. Creo que la palabra 'oprobio' se puede usar si se pone entre comillas y se agrega la palabra 'necesario'", dijo el estudiante. "En mi opinión, el Maxiproceso fue un 'oprobio necesario' porque fue un juicio con muchos imputados, que se articuló en la inmediatez de los hechos construyendo, por ejemplo, una estructura que hoy sigue funcionando. Fue un proceso fundamental desde el punto de vista legal porque cristalizó la estructura mafiosa siciliana. Además, fue un juicio donde las garantías de los acusados fueron debidamente salvaguardadas".

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 6

Nino Di Matteo fue de la misma idea. "Con el Maxiproceso se reconoció judicialmente la existencia de Cosa Nostra, su estructura piramidal y sus reglas de funcionamiento. El Maxiproceso, resultado del trabajo de Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, fue un punto de inflexión en la lucha contra el sistema mafioso", dijo. Luego, la docente se centró en que no se deben concebir otros juicios como el de 1986. "No a los maxi juicios, sí a las maxi investigaciones", dijo, argumentando que el Maxiproceso fue "una experiencia fallida" dado que "no ha habido más juicios de este tipo. No al maxi juicio, sí a las maxi investigaciones debe ser la piedra angular del nuevo juicio".

Di Matteo le señaló entonces que tras el Maxiproceso se celebraron otros con un elevado número de imputados y una construcción similar. "Si ha habido otros maxi ensayos entonces esta es otra distorsión, es otro dispositivo subversivo del sistema, a los que estamos tan acostumbrados", respondió entonces la docente. Inmediata, sin embargo, fue la respuesta del magistrado que se desvinculó de las declaraciones de Chinnici. "No me parece oportuno hablar de un dispositivo subversivo en referencia a lo que ha permitido determinar la responsabilidad de cientos de personas en decenas de asesinatos y masacres. Hablar de los esfuerzos que han costado la vida de tantos de mis compañeros y de tantos servidores públicos como un dispositivo subversivo es algo que no puedo concebir", dijo en medio de un fuerte aplauso de toda la sala. Entonces la docente enderezó el tiro. "No me expliqué bien. No me refería a algo real (como el Maxiproceso a Cosa Nostra, ndr). Digo que el maxi juicio, comparado con el sistema de acusación, es un dispositivo subversivo respecto a cómo se construyó el sistema. Me refería al maxi juicio como una construcción legal. El maxi juicio no puede ser de ningún modo aceptable porque la responsabilidad penal y personal debe calibrarse en cada persona y no sobre cientos de imputados".

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 7

Foto: ACFB

Cadena perpetua obstativa y 41bis

Tras el acalorado debate entre Di Matteo y Chinnici, llegó el turno de las preguntas de los alumnos. Entre otros temas, se habló de la cadena perpetua obstativa y el 41bis, medidas fundamentales en la lucha contra las mafias, así como temas que probablemente los estudiantes de derecho deban abordar algún día cuando sean jueces, fiscales o abogados.

"La cadena perpetua obstativa es una disposición introducida por impulso de Giovanni Falcone y fue aprobada inmediatamente después de la masacre de Capaci. La ley establece que, en los casos más graves de cadenas perpetuas impuestas por delitos mafiosos, por lo tanto, no es para todos los mafiosos ni para todas las cadenas perpetuas, los beneficios que brinda el sistema penitenciario, como los permisos premio y la libertad condicional -explicó Di Matteo a los estudiantes- no pueden ser concedidos si el mafioso no ha comenzado a colaborar en el interín con la justicia. Esta era la norma". "Quiero aclarar que ahora es experiencia adquirida el hecho de que en la vida de un mafioso la prisión temporal es considerada un paréntesis normal, no afecta el prestigio criminal, más bien muchas veces lo fortalece", dijo. "Los mafiosos enfrentan 10 o 20 años de prisión. En una circunstancia, confirmada en sentencias definitivas, Riina dijo que se debe evitar la cadena perpetua. Dijo esto porque, junto con el 41bis, pone en aprietos al condenado hombre de honor, porque cuestiona su rol, el que en cambio lo mantiene cuando la prisión es temporal y puede mantener contactos con el mundo exterior". Y precisamente desde este punto de vista, el magistrado recordó que cuando Riina concibió las masacres, tras el inicio de las tratativas, "uno de los primeros pedidos que envió al Estado estaba relacionado con la abolición de la cadena perpetua, entendida como una condena sin final, y a la abolición o el aligeramiento del 41bis. Antes del 41bis, por ejemplo, se hablaba del 'Gran Hotel Ucciardone', en referencia a la cárcel de Palermo donde en ese momento estaban detenidos casi todos los jefes mafiosos. Jefes que seguían haciendo lo que querían y, como lo confirman decenas y decenas de sentencias pasadas en autoridad de cosa juzgada, los líderes detenidos continuaban ordenando ejecuciones desde la cárcel. Esto es lo que les quiero decir sobre el 41bis", expresó.

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 8

Y siempre sobre punto, el fiscal adjunto de la DNA (Dirección Nacional Antimafia) agregó "que el 41bis no es ni debe concebirse como un padecimiento más del reo sino como una medida de carácter preventivo. No sirve para hacer sufrir al preso, sino simplemente para evitar que quienes han ejercido un rol de liderazgo dentro de la organización mafiosa no lo sigan manteniendo dentro de la prisión. Esto debe entenderse claramente. Como también es preciso entender que hoy, desde hace muchos años, las esperanzas de los condenados por las masacres, los que habían puesto bombas para obtener la atenuación de la cadena perpetua y el 41 bis, han sido de alguna manera alimentadas por ciertas sentencias, primero de la Corte Europea de Derechos Humanos en 2019 (Caso Viola contra el Estado italiano", ndr) y luego en el 2021 por la sentencia de la Corte Constitucional. Quizás no supimos o no quisimos explicar la peculiaridad del sistema mafioso a Europa. El sistema mafioso prevé una pertenencia perpetua a la mafia. Los verdaderos mafiosos son mafiosos las 24 horas del día y los 365 días del año y anteponen su juramento de lealtad a cualquier otra cosa. Los mafiosos saben muy bien que solo hay dos formas de salir de Cosa Nostra: o con la muerte o rompiendo el vínculo de solidaridad con la organización. Pero no se lo puede romper con una actitud que permanece oculta en el corazón. Los demás asociados deben percibir que esa persona ya no es confiable, y la única forma de transmitir eso es colaborar con la justicia. Estas son las peculiaridades que debemos tener en cuenta". Pero hay que tener en cuenta, prosiguió Di Matteo, "que hay sentencias que han abierto un hueco. Ahora este gobierno está tratando de apostar bastante alto, pero sin embargo esas sentencias abrieron una brecha, porque quienes colocaron las bombas en los años 1992 y 1993 hoy, paradójicamente, serán los primeros en poder disfrutar de esos beneficios. Porque han pasado 30 años y aspiran a salir de la cárcel".

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 9

El connubio mafia-política

Di Matteo, durante las diversas preguntas que le hicieron, habló a los estudiantes de la unión secular entre la mafia y la política y lo hizo dando un punto de reflexión, uno de tantos en realidad. "Después de 31 años de actividad fiscal, casi todos dedicados a combatir el crimen organizado, quiero dejarles un punto de reflexión. La mafia siciliana ha sabido jugar un papel protagónico porque siempre tuvo en su ADN la capacidad de tejer relaciones con el poder", dijo el magistrado. "Si Italia durante 160 años no ha podido llegar al fondo del fenómeno mafioso, a pesar de 17 comisiones antimafia, es porque la mafia se alimenta de la búsqueda de relaciones políticas, institucionales y financieras. La conexión entre el ala militar y el poder estuvo representada por lo que se llama la burguesía mafiosa: productores agrarios, médicos, abogados y terratenientes que se prestan a facilitar los objetivos de Cosa Nostra. La fuerza de Cosa Nostra es esta, la zona gris, la de la burguesía mafiosa", dijo Di Matteo. Pero la otra fortaleza de la mafia es la falta de responsabilidad política de aquellos políticos que son acusados o incluso condenados por haber tenido relaciones de entendimiento, o de negocios, con exponentes de la mafia.

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 10

"La tragedia de este país es que la única responsabilidad que se puede hacer valer por determinadas conductas es la criminal. En Italia no parece existir otra responsabilidad que la responsabilidad penal. Si un hecho es consagrado en una sentencia, entonces tal vez se desencadenen ciertas responsabilidades, de lo contrario, nunca hay ninguna responsabilidad política por comportamientos comprobados", denunció el exconsejero del CSM, poniendo como modelo de responsabilidad política y moral (para citar a Enrico Berlinguer) el ejemplo de Pio La Torre que denunciaba las colusiones de los políticos, tomando medidas, incluso antes de que llamaran la atención de la autoridad judicial. "Paolo Borsellino les dijo a los jóvenes que el drama de nuestro país es que si no hay delincuencia no hay nada", comentó Di Matteo sobre este punto. "Hoy, lamentablemente, no surgen responsabilidades aun cuando haya sentencias y es un problema porque no se puede combatir al sistema mafioso en los juzgados y en las investigaciones, yo estoy a favor de la política de primera línea, si hay una fotografía o una escucha entre mafioso y político, no hace falta una sentencia para que haya consecuencias a nivel político". Luego, respondiendo a una pregunta sobre el poder, Di Matteo dijo que "la tentación del poder, de obtenerlo y conservarlo, es una bestia fea. Cuando el poder se convierte en el ejercicio del poder para mantenerlo, se crea la degeneración en nuestra democracia". Pero, ¿cómo se derrota a esta lógica, cómo se derrota al crimen organizado y a la mentalidad mafiosa?

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 11

"La primera condición es que el Estado cumpla con su deber, la segunda es que la política no se esconda, y la tercera es una revolución cultural que parte sobre todo de los jóvenes", explicó Di Matteo. "Porque está la mafia, pero también hay un humus en el que la mafia prospera, el de la lógica mafiosa, la de pertenecer a grupos de los que se puede sacar ventajas. Todas estas cosas forman el terreno fértil para que crezca la mafia", dijo. "Nunca he creído lo que solemos decir los viejos, que los jóvenes sólo piensan en sí mismos, no es así. Los jóvenes necesitan encontrar estímulos y entender que pueden cambiar. Crecí en un Palermo donde las cosas que escuché con mayor frecuencia, incluso de personas respetables, es que 'las cosas nunca van a cambiar'. Yo, en cambio, estoy convencido de que las cosas pueden cambiar como ya han cambiado, porque en mi día, en esta sala, no había posibilidad de hacer algo así".

El mensaje a los futuros juristas

Ya cerca de concluir, Nino Di Matteo saludó a los estudiantes de derecho con un mensaje que rompió la barrera institucional que podría haber caracterizado el evento.

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 12

"Muchos de ustedes dicen que quieren ser magistrados, me alegro cuando escucho estas cosas, pero quiero decirles que el Poder Judicial es un componente esencial de nuestra democracia. La autonomía y la libertad de los magistrados son para proteger a los más débiles. El magistrado que hace bien su papel lo hace para proteger a los marginados, a los más débiles", comenzó. "La magistratura es compleja y no debe idealizarse como si no hubiera sido tocada por las semillas del poder. Seguramente han leído sobre los asesinatos de muchos magistrados y saben bien que lamentablemente su aislamiento y deslegitimación también partió del Poder Judicial. No olvidemos eso. Así como no debemos pensar que en nuestro tejido social hay solo blanco y negro, en nuestra ciudad, y lo digo sobre todo como palermitano, también hay mucho gris. Cuando Falcone y Borsellino instituyeron el Maxiproceso, algunos magistrados dijeron que estaban politizados. La burguesía palermitana, algunos magistrados y muchos círculos de abogados que frecuentaba, decían 'él mismo se puso la bomba'. Y eso constituyó una humillación para Falcone, dirigida por mentes muy refinadas, y partiendo de círculos insospechados, incluso de colegas", recordó con amargura el fiscal nacional antimafia.

Di Matteo de la reforma Cartabia a Nordio ataques al sistema constitucional 13

"La belleza del trabajo de un magistrado es tan solo su autonomía y su independencia, pero para preservarlas hay que partir de un hecho: no hay que aspirar a una carrera. Cuando hay que hacer una investigación, el magistrado, si quiere ser autónomo e independiente, no puede plantearse el problema de ser querido. No tiene que pedir el consentimiento de nadie. Debe tener mucho cuidado de cultivar su independencia y la imparcialidad del Poder Judicial", explicó ante un público de estudiantes que escucharon sus palabras con mucha atención. "En estos años de experiencia en el CSM sólo he tratado de defender a magistrados que han demostrado ser imparciales e independientes. El problema es someter la propia independencia e imparcialidad a la lógica del poder, que muchas veces está viciada por la lógica de la carrera. La autonomía y la independencia se nutren cada día, pero con un esfuerzo verdaderamente notable. Ojalá quien quiera ser magistrado algún día mantenga esa independencia e imparcialidad porque si no es un trabajo insoportable. Si no se concibe como un servicio a la sociedad, se convierte en un trabajo insoportable. Si se sabe que se está haciendo algo porque se está defendiendo un principio, o a los más débiles, si se está en una perspectiva de servicio, entonces cualquier carga puede ser soportada".

Fotos: Paolo Bassani