Our Voice en Roma, junto a “Ni Una Menos”
 
Día de la violencia contra la mujer, protesta contra la discriminación y la violencia de género
 
Por Elena Borsellino-30 de noviembre de 2021

El 27 de noviembre Roma se volvió transfeminista y se tiñó de fucsia. Decenas de miles de personas se movilizaron y respondieron al llamado nacional de Non una di meno (Ni una menos) invadiendo las calles de la capital con cintas, carteles, tambores e instrumentos. Dos días antes, el 25 de noviembre, con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las ciudades italianas más importantes se encendieron con la revolución fucsia.

El pasado sábado decenas de asociaciones feministas y transfeministas se dieron cita en las plazas de Roma: 100 mil personas, según datos oficiales, inundaron la capital. Al grito de "Nos queremos vivas", la marea transfeminista se trasladó de la Plaza de la República a la Plaza de San Giovanni. Un río de color fucsia liderado por mujeres de los centros antiviolencia, que más que nadie, realizan cada día una labor fundamental de protección y asistencia hacia los centenares de mujeres, jóvenes y adultas, víctimas de abusos y violencia.

Sonia Bongiovanni rompamos el silencio 3

La marcha se inició con la actuación artística del movimiento cultural internacional Our Voice, denominado "Andrógines": a través de una provocadora exposición y la normalización de la desnudez, las jóvenes artistas denunciaron el sufrimiento que viven las mujeres y las personas transgénero, no solo italianas y europeas, sino de todos los pueblos del mundo. De hecho, durante muchos siglos las mujeres han sido esclavizadas, violadas, tratadas como objetos y sus cuerpos mercantilizados. La violencia sexual, doméstica, económica y psicológica es sólo la consecuencia de un "sistema que sigue siendo profundamente misógino, binario, jerárquico, machista y patriarcal", denunció Sonia Bongiovanni, directora y fundadora del Movimiento Our Voice. Un sistema que desde el nacimiento dirige y construye las conciencias, identidades y roles de género, en el deporte, en el trabajo, en la familia y también con respecto a las expectativas sociales conectadas, oprimiendo así la libertad de expresión de todo ser humano. "Estamos aquí por los miles de compañeras que son asesinadas, torturadas, violadas todos los días en todo el mundo. Estamos aquí para reafirmar nuestra autonomía y libertad de autodeterminación, como mujeres y como subjetividad de todo tipo. Rompamos el silencio católico y mafioso que sigue permitiendo todas las violencias".

El grito de la joven activista no fue solitario, sino que fue la voz de todos los que ya no tienen voz, contra los roles de género, "una construcción social utilizada como instrumento de opresión". Las solicitudes son pocas, pero de vital importancia: el establecimiento de una cadena de protección a la mujer que conecte a la policía, al poder judicial, a la prefectura, a las instalaciones de salud, a los albergues y a los centros cívicos; la especialización de los tribunales y la formación de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, jueces, abogados, médicos y profesores; redireccionamiento de fondos estatales a centros antiviolencia; educación sexual adecuada y leyes que se integren a partir de escuchar la voz de las mujeres.

Sonia Bongiovanni rompamos el silencio 4

"Después de dos años de pandemia, no todo va bien", dijeron las integrantes de la asociación transfeminista Non una di meno (Ni una menos) en la inauguración de la marcha. "La emergencia y la crisis que siguió descargaron sobre nosotras", prosiguieron, "y ahora estamos atrapadas entre un plan de recuperación y resiliencia que no nos incluye y una polarización del debate público que nos anula". De hecho, desde el inicio del encierro, ha habido un aumento del 79,5% en las llamadas al número de antiviolencia y acecho, el 1522. Y esto es solo una pequeña parte visible de las graves consecuencias de la pandemia sobre las mujeres. La violencia contra la mujer no es solo física y no siempre es visible. La violencia doméstica va de la mano de la violencia psicológica, sexual y económica. Todas las formas de manipulación e imposición de control por parte de los hombres sobre las mujeres.

Sonia Bongiovanni rompamos el silencio 5

Las reivindicaciones fueron esenciales y claras. Empezando por el plan institucional antiviolencia trienal que no se renueva desde el año pasado, dejando sin fondos los centros y oficinas antiviolencia, nodos cruciales de la red que deben acoger a una mujer víctima de violencia. Una red que hoy, sin embargo, no funciona. Una mujer que denuncia la violencia masculina debería, de hecho, encontrarse de inmediato en espacios seguros y recibir apoyo psicológico, legal y médico. Los centros antiviolencia llevan años denunciando que los fondos no son suficientes y las medidas del gobierno son profundamente erróneas e intolerantes. Como el ingreso para las mujeres que escapan de la violencia, que asciende a solo 400 euros al mes, y es inaccesible para las mujeres migrantes irregulares en Italia. Un apoyo económico mínimo que, sin embargo, no cubre a todas las personas que lo necesitan: debido a los fondos asignados, de las más de 20 mil mujeres acogidas en los CAV (Centros Anti Violencia), solo 625 podrían beneficiarse de dicho ingreso.

Sonia Bongiovanni rompamos el silencio 6

Las intervenciones que marcaron el ritmo de la marcha no descuidaron la lucha de las mujeres migrantes, que desde los centros de detención en Libia o desde las fronteras de Europa del Este hasta Italia, sufren reiteradas violencias y están sujetas a gravísimas discriminaciones, ahora institucionalizadas. "Nos oponemos al sistema mafioso, a las organizaciones criminales, que gestionan la trata de mujeres y niñas, gracias a una red internacional de complicidad externa con representantes de las instituciones. 40 millones de mujeres y niñas que salen de África, Sudamérica, de Europa del Este, son reclutadas y torturadas por traficantes y luego forzadas a prostituirse en Europa, primer consumidor de la trata", afirmó con fuerza Sonia Bongiovanni.

Sonia Bongiovanni rompamos el silencio 7

Las personas trans, queer y LGBTQIAP*+ también encontraron su lugar dentro de la colorida protesta. "Reafirmamos la autodeterminación sobre nuestro cuerpo y nuestra vida", dice el reclamo de Non una di meno, "queremos educación sexual y afecto hacia la diferencia de género en las escuelas". Un camino de reeducación para respetar al otro es lo que se pidió a viva voz. De hecho, la discriminación y la violencia contra las mujeres y contra la comunidad LGBTQIAP * + surgen de las mismas raíces, del sistema heterocispatriarcal que impone al hombre blanco heterosexual cisgénero como modelo de perfección. Italia es el segundo país de Europa por la muerte de personas transgénero y el 92% de las personas LGBTQIA+ son discriminadas por su orientación sexual.

Sonia Bongiovanni rompamos el silencio 8

Otro tema fundamental de la marcha fue la solicitud de igualdad en los tratamientos médicos. De hecho, con demasiada frecuencia, las mujeres son discriminadas incluso por el propio sistema de salud, que no cree en su dolor, no escucha sus peticiones, sus necesidades y no cura sus enfermedades. Los diagnósticos de patologías puramente femeninas llegan tarde o no llegan, y luego, en todo caso, no se tratan de la forma correcta. El sistema de salud no puede olvidar a toda una parte de la población: se requiere la especialización y capacitación de médicos y enfermeras para asegurar que cada mujer reciba la atención que merece y necesita. Nombres y números resonaron por las calles romanas y sacudieron la vida cotidiana de los ciudadanos. Solo en 2021, 109 mujeres asesinadas, 2 víctimas transgénero / o de género diferente, 89 mujeres que sufren violencia todos los días, innumerables hostigamientos sufridos por la población femenina y por todas aquellas personas cuya identidad de género no se adhiere al modelo patriarcal tradicional.

Sonia Bongiovanni rompamos el silencio 9

No son incidentes, no son hechos esporádicos, son una masacre real, una opresión sistemática de la figura de la mujer. Vivimos en un sistema que teme a lo femenino, que lo condena al ostracismo y lo aplasta, en todas sus formas.

Lo que vive nuestro país es una emergencia y debe ser tratado como tal, primero por la política y luego por todos los ámbitos de la sociedad. Necesitamos nuevas medidas que surjan de escuchar a las mujeres.

"Hoy clamamos junto a las compañeras de América Latina, de Medio Oriente, las compañeras de los pueblos indígenas de todo el mundo, por un feminismo no colonial, para derrocar un sistema que sigue privilegiando a nuestros países occidentales, colonizando y destruyendo continentes enteros. Somos brujas nacidas del fuego de la revuelta, del sacrificio de nuestras antepasadas".

"Nos mataron, nos quemaron vivas, nos drogaron, nos hicieron desaparecer, violaron, esclavizaron, encerraron, humillaron, pero seguiremos gritando", concluyó con lágrimas y emoción la joven activista de Our Voice, Sonia Bongiovanni.

----------------------

*Fotos: Lisa Capasso

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO