Jueves 23 Mayo 2024

Los artículos del eminente profesor mexicano Alfredo Jalife Rahme suelen estar muy fundados. Se positivamente que publicarlos aumentará las iras de los sionistas. Pero como no se trata de que tenga un amigo judío, sino que creo tener decenas, sino más (y también, desgraciadamente, muchos enemigos, empezando por todos los encubridores de la verdad en el caso de los atentados) los invito a éstos y a cualquier otro lector o lectora a expresarse. Mi punto de vista es claro: la cultura judía ha sido en múltiples aspectos la sal de la tierra, pero el sionismo racista y genocida remeda al nazismo. Y lamentablemente creo que la adhesión lunática del presidente Milei a la secta que se hizo rica por sus alianzas con multimillonarios como Soros y los Elzstain provocará un recrudecimiento de la judeofobia. Quien quiera refutar a Jalife o contradecirme a mí, que lo haga.

Netanyahu/Zelensky/Milei y sus adhesiones a la secta cabalística Jabad Lubavitch

Por Alfredo Jalife Rahme/ kontrainfo.com

El diplomático británico Alastair Crook define la enésima guerra contra Hamas como una guerra escatológica de Netanyahu, cuando “el lobby israelí tiene más influencia en el Congreso que cualquiera del equipo de la Casa Blanca.

El común denominador de los dos jázaros Netanyahu y Zelensky con Javier Milei, quien no oculta su anhelo de convertirse al judaísmo, es su adhesión a la secta cabalística Jabad Lubavitch del siglo XVIII.

En 1990, Netanyahu, hoy líder del Likud, visitó al Lubavitcher Rebbe, el rabino venerado Menachem Mendel Schneerson –criticado como hereje e idólatra por el Gran Rabino de Israel Ovadia Yosef– quien lo conminó a acelerar el advenimiento del Moshiach (el verdadero Mesías).

En 1968, el general Ariel Sharon, carnicero de Sabra y Shatila, se postró ante el Lubavitcher Rebbe.

Hace cuatro años el comediante jázaro Zelensky, como presidente electo de Ucrania, se encontró con seis rabinos de la secta cabalística Jabad Lubavitch. Se volvió a reunir con 32 rabinos de la misma secta en septiembre pasado.

El sueño (hoy pesadilla) de Zelensky es convertir a Ucrania –con mayoría de cristianos ortodoxos (85 por ciento), frente a una microminoría de judíos (0.4 por ciento)– en el “Gran Israel”.

Hace unos días, Alejandro, hijo del jázaro globalista George Soros, viajó a Kiev a reafirmar su apoyo a Zelensky.

Además del grupo financiero del megaespeculador George Soros, el mayor banco de inversiones del mundo BlackRock (a cargo del jázaro Larry Fink) y el primer banco estadounidense JPMorgan Chase, participan en fundar el Banco de Reconstrucción de Ucrania. Por lo pronto, Ucrania requiere 41 mil millones de dólares.

Se cierran así los círculos religiosos de la secta cabalística Lubavitch/Chabad con los más conocidos círculos globalistas financieros jázaros.

Tras su triunfo electoral, Milei acudió a la tumba del Lubavitcher Rebbe, Menachem Mendel Schneerson, en agradecimiento.

Según Financial Times, Milei invoca la asistencia divina (sic) para su ejercicio Ejecutivo y tomó de ejemplo la “revuelta de los macabeos del pueblo judío del siglo II aC como inspiración bíblica en medio del festival judío de las luces (sic) Hannukah (https://on.ft.com/3RE68Pq)”.

La presencia de Zelensky fue conspicua durante la asunción de Milei, cuando Argentina oscila en convertirse entre la nueva Ucrania o en el nuevo Israel.

El recién ungido Milei ofreció de regalo a su correligionario Zelensky un candelabro judío de nueve brazos “que se enciende durante la celebración de Hannukah” (N. del E.: yo lo escribo tal como suena: Januca)

A propósito, el flamante ministro de Economía, Luis Caputo, del equipo del ex presidente Macri –verdadero poder tras el trono–, fue jefe de Mercados Emergentes del banco JPMorgan Chase en Nueva York, que hoy gobierna las finanzas del deslactosado Milei, quien ya anunció su terapia de choque.

Netanyahu se ha dedicado a cumplir la profecía bíblica del advenimiento del Moshiach –el verdadero Mesías– desde que fue conminado por el Lubavitcher Rebbe: imbuido de su supuesto mandato divino, debe establecer la paleobíblica Tierra de Israel y la construcción del Tercer Templo que pasa por la destrucción en Jerusalén de Al-Aqsa, la tercera mezquita sagrada del islam.

El partido Likud y los supremacistas irredentistas Itamar Ben-Gvir, ministro de Seguridad, y Bezalel Smotrich, de Finanzas, saben que el tiempo evolucionista corre en su contra, más la carrera demográfica que van ganando los palestinos.

El cumplimiento de la pretendida profecía paleobíblica de la secta cabalística jázara Lubavitch-Chabad y sus excrecencias globalistas financieristas pasa por la limpieza étnica y el infanticidio del pueblo palestino.

http://alfredojalife.com

Foto: Pájaro Rojo