Miércoles 17 Julio 2024

La marcha contra las políticas represivas del gobierno. Los jóvenes exigen una escuela diferente, segura y abierta a todas las cuestiones y subjetividades

"Nosotros, los palestinos, los estudiantes, hombres y mujeres, avanzaremos a pesar de las porras, la represión fascista, el silencio y la censura". Así se expresó la comunidad palestina de Palermo, que intervino durante la marcha estudiantil organizada por alumnos de al menos 15 escuelas de Palermo que tuvo lugar ayer en el centro de la ciudad. Una animada columna en la que los jóvenes denunciaron el genocidio en curso en la Franja de Gaza y las embestidas policiales en las iniciativas callejeras pro Palestina, demostrando solidaridad con todos los jóvenes de la Escuela de Arte Russoli de Pisa (incluidos varios menores) que fueron golpeados por policías con equipo antidisturbios la semana pasada.

"El Gobierno está alimentando el clima de represión, ante el que no tenemos intención de ceder", denunciaron en un comunicado los colectivos y sindicatos de estudiantes promotores de la jornada.

"Este es un gobierno que quiere que nos estandaricen, que quiere matar nuestro pensamiento crítico, que reprime a quienes disienten de las políticas nacionales seguidas y que quiere silenciar a quienes se atreven a hablar sobre el genocidio que está en curso en Palestina".

Durante la colorida manifestación se condenó la dura represión a la disidencia, en las aulas y plazas, organizada por los estudiantes. Así como el deterioro de las estructuras escolares, la alternancia escuela-trabajo, la militarización de las aulas y la educación machista latente.

"Sobre todo, nos desvinculamos de la narrativa colonialista de la dominación del hombre blanco, de la cual el genocidio en Palestina es sólo uno de los aspectos más nefastos", dicen los jóvenes de Palermo.

"Exigimos espacios, exigimos una escuela diferente, que sea transfeminista, antifascista, antimafia y más allá. Una escuela donde el pensamiento crítico no se reprima, sino que se alimente y encienda".

"Las porras y las cargas policiales no detendrán nuestras demandas, pero nos empujarán a salir a las calles en números cada vez mayores".

Foto: Antimafia Duemila