Así nació el gobierno de Draghi. ¿Qué lucha contra la mafia?

Por Giorgio Bongiovanni-16 de febrero de 2021

Tenemos primer ministro. En el Quirinale se tomó juramento al nuevo presidente del Consejo de Ministros, Mario Draghi, y su equipo de ministros integrado por 8 técnicos y 15 políticos elegidos entre el revoltijo de movimientos, partidos y pequeños partidos (Partido Democrático, Forza Italia, Movimiento Cinco Estrellas, la Liga, Leu e Italia Viva).

Nuestro periódico, desde hace más de veinte años, se ocupa de la crónica judicial, brindando información sobre asuntos de mafia y antimafia; ubicándose al lado de los magistrados que actúan en primera línea, expuestos en la lucha contra el Sistema criminal; apoyando a los familiares de las víctimas de la mafia en sus pretensiones de verdad y justicia para sus seres queridos; apoyando a aquellas asociaciones que elijan comprometerse en una lucha contra el crimen organizado que no sea solo una fachada; y tratando de dar nuestro pequeño aporte en la búsqueda de los autores intelectuales externos de las masacres que han ensangrentado a nuestro país.

Si miramos a la política, fuera de las investigaciones judiciales que a menudo también han afectado a hombres de poder, lo hacemos con la esperanza de encontrar figuras que realmente se preocupen por el país y sus ciudadanos.

En su discurso de apertura, Mario Draghi declaró que lo que vendrá será un gobierno ambientalista que tenga como objetivo "asegurar al país" y que para lograr el objetivo necesita que los "intereses de parte" vengan después de las "necesidades de Italia".

¿Entre estas necesidades estará también la de la lucha contra la mafia?

Varias veces en los últimos años hemos destacado que este último punto es un tema fundamental junto a la defensa de nuestra Constitución.

Los sospechosos de siempre

Sin querer tener prejuicios contra un gobierno que aún no ha asumido efectivamente el cargo (está pendiente la aprobación de la Cámara y el Senado), basta con mirar la historia de sus "nuevos" protagonistas para alimentar dudas y sospechas: comenzando por el nuevo presidente del Consejo. Necesitamos esperar un tiempo para entender qué tipo de primer ministro será Mario Draghi, pero está claro que su historia deja un rastro de la "visión" que tiene para el país. Su figura también puede recordarse como la de uno de los "salvadores" del euro, atacado por la especulación internacional, pero en Mario Draghi hay muchas sombras. De 1991 a 2001, fue Director General del Ministerio del Tesoro convocado por Guido Carli (ministro del VII gobierno de Andreotti) y luego reconfirmado por todos los gobiernos posteriores: Amato, Ciampi, Berlusconi, Dini, Prodi, D'Alema. Y fue en esta función que promovió una serie de "privatizaciones salvajes" del aparato público italiano (IRI, Telecom, Comit, Credit, Eni, Enel, etc.) por un total de 182.000 billones de liras. También bajo su gestión se firmaron contratos de derivados, muchos de los cuales posteriormente se consideraron tóxicos. Maniobras que empobrecieron terriblemente las arcas del Estado. Posteriormente, en enero del 2002, llegó a la cima del banco de inversión estadounidense Goldman Sachs. En el 2004 se convirtió en miembro del Comité Ejecutivo del grupo y en el 2005 se convirtió en director del Banco de Italia. Italia olvida que el ex director de Bankitalia, en el 2008, firmó la carta por la cual avaló la adquisición por parte de MPS de la Banca Antonveneta, por una cifra equivalente a tres veces el valor real. Respecto a las operaciones financieras realizadas por la dirección de MPS para ocultar las pérdidas se abrió una investigación por parte de la Fiscalía de Milán. También hubo un juicio en el que, en noviembre de 2019, Mussari y Vigni, expresidente y exdirector general de Monte dei Paschi di Siena, respectivamente, fueron condenados a penas muy elevadas. Finalmente, en el 2011, pasó a dirigir el Banco Central Europeo. Un papel que lo vio como protagonista durante la profunda crisis en Grecia con maniobras, por decir poco, cuestionables. Entonces, ¿qué intereses traerá Draghi como presidente del Consejo?

Grillo caida engaño y traicion 2

¿Qué intereses?

¿Serán realmente los intereses de Italia? Ya veremos. Seguramente lo estaremos aguardando en la puerta, esperando una fulguración en el camino a Damasco, como San Pablo de Tarso. Mientras tanto, observamos la elección de ministros y miramos al gobierno con cierta indignación cuando Forza Italia, un partido que tiene entre los fundadores a un hombre de la mafia (Marcello Dell'Utri, condenado en forma definitiva por concurso externo en asociación mafiosa y en primera instancia en el juicio de la Tratativa Estado-Mafia) y como líder a un convicto, Silvio Berlusconi, que le pagaba a la mafia (como dicen las sentencias) y que está siendo investigado en Florencia junto al exsenador (nuevamente Dell'Utri) por haber sido el autor intelectual de las masacres de 1993, tiene tres ministros en el ejecutivo. Los mismos Brunetta, Carfagna y Gelmini que no tuvieron reparos en aprobar en el Consejo de ministros (corría el año 2008) el Lodo Alfano. Un proyecto de ley que sirvió para crear un verdadero escudo penal para los cuatro cargos más altos del Estado. El Lodo Alfano fue posteriormente rechazado por la Corte Constitucional, pero es innoble que ciertas figuras que lo promovieron estén ahora en el gobierno. Por no hablar de los varios Orlando (uno de los peores ministros de justicia de los últimos años "premiado" con el Departamento de Trabajo) o la reconfirmación de Luciana Lamorgese en Interior, quien ciertamente no brilló durante el gobierno amarillo-rojo en la lucha contra la mafia.

Esa mala elección para Justicia

Y ni hablar de la elección de Marta Cartabia como ministra de Justicia. Para entender la gravedad de la elección, basta pensar que la misma fue vicepresidenta de la Corte Constitucional que en octubre de 2019, a raíz de la sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH), declaró la ilegitimidad del artículo 41 bis, abriendo de tal forma la posibilidad a los condenados a cadena perpetua de acceder a permisos y premios durante su detención. Si por un lado se puede entender que esa decisión se basó en la necesidad de proteger derechos constitucionalmente garantizados, por otro no podemos olvidar hasta qué punto las mafias mortifican los derechos constitucionalmente garantizados de los ciudadanos. Y gran parte de esa lucha contra las mafias de las que hablamos antes pasa precisamente por el tema de la justicia y las cárceles. Y son estos temas los que más nos interesan. Y la sensación es que el paso del mediocre y conspirador ministro Alfonso Bonafede (nunca aclaró la falta de nombramiento de Di Matteo al DAP, que profundizaremos a continuación) a Cartabia se ha saltado de la sartén al fuego. Con el nuevo gobierno de Draghi también están en riesgo la lucha contra la corrupción, la ley del intercambio de votos y la reforma de la prescripción, las únicas leyes positivas contra los funcionarios corruptos diseñadas y dictadas por el anterior ejecutivo. Y no querríamos que después de ese pronunciamiento sobre la cadena perpetua, incluso el 41 bis sea desmantelado. Esa especie de "desiderata" con la que siempre ha soñado la mafia y que, aunque vaciado de su primera esencia, ha resistido a los gobiernos reales. No podemos olvidar que el mismo intento de derogar o atenuar el régimen de la cadena perpetua llevó, entre otros objetivos, a Cosa Nostra a chantajear al Estado con las bombas del período 1992-1994.

¿Qué lucha contra la mafia?

Así que volvemos a nuestra pregunta principal. ¿Qué lucha contra la mafia será la del recién nacido gobierno de Draghi? En los últimos años, las alarmas de muchos magistrados de primera línea se han convertido en letra muerta. Pensemos, además de los mencionados Di Matteo y Ardita, en los diversos Nicola Gratteri, Giuseppe Lombardo, Roberto Scarpinato, Carmelo Zuccaro, Luca Tescaroli y otros muchos fiscales italianos. Hace apenas dos años, en una carta dirigida a La Repubblica con motivo de las conmemoraciones de la masacre en vía D'Amelio, el fiscal Giuseppe Lombardo escribió: "Para el Estado italiano, la lucha contra la mafia no es una prioridad porque requiere una voluntad política que supere las barreras generadas por la falta de una cobertura financiera adecuada, un argumento utilizado instrumentalmente para justificar la dramática escasez de personal en el poder judicial, personal administrativo y policías. Me pregunto, si esto es cierto, qué sentido tiene regocijarnos por los resultados judiciales alcanzados, ya que en todo caso estamos obligados a jugar un juego que no podemos ganar. ¿Qué sentido tiene anunciar las detenciones y condenas como si fueran victorias? Son resultados importantes que genera el trabajo diario, por los que no queremos aplausos. Es nuestro trabajo y nuestro trabajo, entre mil dificultades, lo sabemos hacer. Punto y aparte". Poco más de año y medio después, la situación no parece haber mejorado en absoluto. Hay un silencio político grave, si no culpable, sobre los cientos de miles de millones que la 'Ndrangheta "factura" gracias al narcotráfico internacional para luego reinvertirlos en la economía legal. Es fácil pensar que Draghi, como exdirector del BCE y hoy primer ministro, es consciente del sistema que se mueve detrás de los flujos económicos con las mafias convertidas en protagonistas.

Grillo caida engaño y traicion 3

¿Cómo actuará?

Según analistas, los miles de millones que corren en el circuito económico de la "Mafia S.A." ascienden como mínimo a 150 mil millones de euros al año. Y encuestas recientes hablan de blanqueo de capitales e inversiones que las mafias ponen en marcha gracias a corredores de confianza e insospechados. Y es un hecho conocido que el narcotráfico, según los dictados europeos, también se incluye en el cálculo del PIB. En un momento en que el país, junto con la emergencia del Coronavirus, enfrenta una crisis social y económica de proporciones gigantescas, el Sistema criminal integrado tiene la posibilidad de aumentar su poder. Una alarma que fue reiterada por el Fiscal General de Palermo, Roberto Scarpinato, y más recientemente por el fiscal jefe de Catanzaro, Nicola Gratteri, y por el fiscal adjunto de Reggio Calabria, Giuseppe Lombardo. Porque las mafias no son solo un problema de orden público, sino también "un problema cultural" y "para vencerlas también debemos liberar a la gente del miedo y la necesidad". En este sentido, hasta la fecha, se ha hecho poco y la aplicación del "ingreso de ciudadanía", lamentablemente, no es suficiente.

La traición de Cinco Estrellas

Lo decimos de inmediato. El Movimiento Cinco Estrellas fue destruido por la traición de su fundador, el bufón Beppe Grillo, pero dentro de él, a pesar de todo, ha habido y aún hay personas y políticos respetables que lucharon por sus ideas a favor del pueblo, llevando a cabo importantes batallas, incluso más allá de la lucha contra la mafia. Pensamos en Nicola Morra, Alessandro Di Battista, Pino Cabras, Mario Giarrusso, Giulia Sarti, Sara Cunial, Piera Aiello y otros. El escenario se vuelve más dramático ante el engaño y la traición que sufre el pueblo italiano por esa esperanza que aparentemente era representada por el Movimiento Cinco Estrellas. Ese nuevo viento en el que se habían puesto tantas esperanzas casi ha desaparecido. En el pasado hemos destacado repetidamente las ambigüedades del movimiento dirigido por el comediante Beppe Grillo. El garante de Cinco Estrellas definitivamente se sacó la máscara al apoyar a Draghi y arrastrar a los suyos al inframundo de un gobierno que los tiene sentados junto a Forza Italia. Y pensar que hasta hace unos meses el confirmado canciller, Luigi Di Maio, cerraba la entrada al partido de Berlusconi al publicar en Facebook un viejo artículo sobre cuando el exprimer ministro lo llamó por teléfono y él se negó: "Fue así entonces, así es hoy", dijo entonces Di Maio. Hoy el cambio de rumbo es completo y los Fuerza Italia junto a los del M5S juran en apoyo del "banquero" que gobernará Italia. Un verdadero "pacto con el diablo" si consideramos las batallas que marcaron la primera "vida" del Movimiento. ¿Qué sucedió? Se suponía que iba a haber un cambio en la política, pero al final es la política misma la que cambió al Movimiento respecto a sus orígenes. La lista de promesas incumplidas es larga.

La primera traición

En vísperas de las elecciones del 2018, pero se podría decir que, desde siempre, uno de los lemas del Movimiento se basaba en el grito de "honestidad" y una visión de "justicia al servicio de la ciudadanía". La idea básica era la de "no acabar con las armas, sino mejorar la eficiencia y calidad de la justicia". Por lo tanto, proveer "más recursos, personal y herramientas para que los procesos fueran más rápidos, las investigaciones más efectivas, el castigo seguro y tendiente a la reeducación". Un programa que también se vio reforzado por la idea de proponer un cambio significativo con el nombramiento, en caso de ganar, de importantes referentes. Y no eran simples "rumores" que se habían extendido sobre la designación del magistrado Nino Di Matteo como ministro de Justicia o ministro del Interior para el futuro equipo de gobierno. También hubo un encuentro privado (o quizás incluso más de uno) en el que se ofreció el lugar en el Viminale (mientras en público se hablaba de Paola Giannetakis para no poner al propio fiscal, ya en el centro de numerosos ataques por el proceso Estado-mafia, en problemas). No olvidemos lo ocurrido el 7 de abril de 2018, en Ivrea, en el acto organizado por la Asociación Gianroberto Casaleggio. El entonces Fiscal Nacional Antimafia sustituto habló desde el escenario. Recordamos el aplauso abierto mientras lanzaba sus propuestas de reformas para la justicia, como la expansión del uso de escuchas telefónicas, el uso de agentes encubiertos, el compromiso de combatir a la mafia y la búsqueda de autores intelectuales externos de las masacres de 1992 y 1993. Recurrió a la política para garantizar la independencia del poder judicial y luego pidió la verdad sobre las masacres, recordando la existencia de un sistema penal que tiene interés en que la justicia no funcione. Todos temas que eran "queridos" incluso por los Cinco Estrellas. Estuvieron presentes el líder político Luigi Di Maio, el mismo Casaleggio y también Alfonso Bonafede, quien luego se convirtió en ministro de Justicia y en autor de fracasos sensacionales en la lucha contra la mafia.

Grillo caida engaño y traicion 4

Di Matteo fue recibido con una verdadera ovación de pie. Ya es historia antigua que Di Matteo nunca fue nombrado ministro, porque las puertas del Viminale se le abrieron, por el contrario, a Matteo Salvini, el peor ministro del Interior de la historia de la República. Así fue que nació, con el pacto con la Liga, el primer gobierno de Conte. Esto ya sería suficiente para gritar "traición", cuando en el pasado los Cinco Estrellas habían sido categóricos al decir "No" a las alianzas. Sin embargo, si entramos en detalles, el principio fue violado dos veces. También sucedió con el nacimiento del gobierno amarillo-rojo, que incluyó en sus filas a Matteo Renzi, con Italia Viva. Y pensar que apenas un mes antes del nacimiento del gobierno "Conte 2", en agosto del 2019, el ministro Bonafede escribió en el blog del M5S: "Sucede también que nombres del pasado que han creado desastres en nuestro país se asocian todavía con la palabra 'Gobierno'. Hay una fuerza política en Italia que siempre ha mantenido su coherencia y firme la brújula sobre los intereses de los ciudadanos, no en los bancos o en los comités empresariales. El Movimiento nunca se sentará a la mesa con Renzi y/o Boschi. La pregunta no es personal: el país aún necesita un cambio que es totalmente incompatible con ciertos nombres. Es un momento delicado para el país. Ya basta de engaños, seamos serios, por favor. Gracias". De Italia Viva a Berlusconi solo hubo un pequeño paso.

El fallido nombramiento de Di Matteo en el DAP

Una de las peores traiciones del Movimiento Cinco Estrellas tuvo lugar cuando el propio Bonafede le dio la espalda descaradamente a Di Matteo para un puesto en el Departamento de Administración Penitenciaria (DAP), prefiriendo al menos conocido Francesco Basentini. La primavera pasada estalló una gran polémica sobre esa falta de nombramiento, en forma simultánea a la sensacional historia de la liberación de los jefes mafiosos, en plena emergencia Covid-19. Acontecimientos que la Comisión Parlamentaria Antimafia, presidida por Nicola Morra, también ha tratado de esclarecer. Al declarar ante la Comisión Antimafia, Nino Di Matteo, actual consejero togado del CSM, repasó cada paso de las conversaciones que mantuvo con el Ministro de Justicia en junio del 2018, destacando lo que dijo Bonafede para convencerlo de que aceptara un cargo distinto al que había aceptado (el DAG en lugar del DAP) argumentando que "para este otro puesto no hay objeciones ni desaprobaciones". Por su parte, Bonafede, a pesar de haber declarado en varias sedes, nunca dio una respuesta concreta sobre lo que quiso decir o cuáles fueron las razones por las que, de un día para otro, optó por el cambio de rumbo, manchándose con un error político grave en el tema de la lucha contra la mafia. No podemos pensar que todo es el resultado de un malentendido (como todavía se quiere hacer creer). Porque es una ofensa a la inteligencia de los hechos. Hemos escuchado información en el Parlamento, turnos de preguntas, entrevistas, diversas declaraciones y no estamos satisfechos con las respuestas recibidas. Luego estuvo esa "coincidencia" de los "agravios" de algunos jefes de la mafia, denunciados en un informe por los funcionarios de prisiones, escuchados mientras expresaban toda su preocupación por el posible nombramiento de Di Matteo ("Si viene este Nino Di Matteo, estamos consumados, se acabó para nosotros"). Bonafede, según admitió él mismo, era consciente de la furia de los jefes en las cárceles, y no podía haber mejor "señal clara e inequívoca al crimen organizado" (para usar las palabras del ministro al justificar su visión de poner a Di Matteo en la oficina de Asuntos Penales) que nombrar a Di Matteo como jefe del DAP. Una cuestión de lógica. Los mafiosos no lo querían en ese papel y yo, Ministro de Justicia, hago una elección exactamente opuesta a sus deseos. Por tanto, nos gustaría que explicara en profundidad los motivos de su desistimiento, sin escapar a las preguntas, como hizo en la Comisión Antimafia el pasado mes de mayo (por cierto ¿qué esperan para volver a convocarlo?). Pero este no es el único error que hemos notado en estos años de gobierno del ahora "exministro" Boy Scout. Y las pocas buenas medidas tomadas durante su función no son suficientes (corrupción, bloqueo de la prescripción, la reforma sobre el intercambio de votos con la modificación del 416-ter, el arresto para los evasores o la modificación a la ley de escuchas telefónicas, que habría llevado a amordazar a la prensa según lo previsto en la ley Orlando, que hubiera entrado en vigor a partir del 1º de enero del 2020) para salvar su desempeño. Precisamente en el frente de la lucha contra la mafia, en el mejor de los casos, ha habido una incompetencia y mediocridad que van más allá de la simple desatención. En el peor de los casos, uno podría pensar que el Movimiento Cinco Estrellas también se ha deslizado hacia la antigua y nefasta tratativa Estado-mafia. Pero si en el frente de la justicia la partida se sigue discutiendo, con las reformas que se habían archivado en los últimos tiempos debido a la crisis pandémica, aún es evidente que, en los dos ciclos de gobierno, primero el amarillo-verde y luego el amarillo-rojo, los Cinco Estrellas han logrado traicionar la confianza de los italianos honestos. Es un hecho que muchas batallas históricas, tanto económicas como de política exterior, se han perdido en el camino. Basta pensar en las posiciones tomadas sobre el TAV, el TAP, la OTAN, la compra de los F-35, la resolución del conflicto israelí-palestino o las graves posiciones asumidas en el tema de los migrantes con el Decreto Ley de Seguridad bis que rebajó en forma impúdica el grado de humanidad del país.
Grillo caida engaño y traicion 5

El engaño es peor que la traición

En este marco se encuadra también y sobre todo la lucha contra la mafia, con un balance que puede ser considerado extremadamente negativo no solo por el turbio asunto de la falta de nombramiento de Di Matteo en el DAP o las excarcelaciones de los jefes mafiosos. Por honestidad intelectual añadimos que todavía hay una parte de las instituciones que quiere comprometerse con un cambio real de rumbo. En los últimos años hemos agradecido el compromiso que la Comisión Parlamentaria Antimafia, presidida por Nicola Morra, ha tratado de implementar con la desclasificación de documentos que van desde su nacimiento hasta el 2001 (esperamos que haya hechos más importantes que los escuchados hasta ahora, ndr), así como la decisión de iniciar trabajos de investigación sobre la tratativa Estado-mafia, las masacres, el desvío investigativo, haciendo uso de importantes consultores externos como Roberto Tartaglia (hoy en el DAP) y Gianfranco Donadio. Lamentablemente, también hubo algunas anomalías, como la espera en llamar a Alfonso Bonafede a la Comisión para responder a las preguntas que quedaron abiertas. Y esperamos que esta falla se supere lo antes posible, citando lo antes posible al ahora exministro de Justicia, al igual que esperamos la audiencia del ex subsecretario Luigi Gaetti, quien agredió unilateralmente a figuras como el abogado Fabio Repici, a la familia Manca, a testigos de la justicia como Piera Aiello (quien también es parlamentaria y miembro de la Comisión Antimafia), al senador Michele Giarrusso o a la honorable Giulia Sarti, siempre a la vanguardia en la lucha contra la mafia.

¿Qué lugar en el programa?

Sabemos que en el Conte bis la lucha contra la mafia se incluyó en el decimotercer lugar. ¿Qué lugar tendrá en el gobierno de Draghi? En un gobierno serio, se libraría una lucha implacable contra el narcotráfico internacional, donde la 'Ndrangheta tiene el monopolio del tráfico de cocaína en el mundo occidental. En un gobierno serio, se fortalecería la búsqueda de prófugos, dando sólidas herramientas de investigación para una mejor conducción de las investigaciones. Un gobierno serio intervendría con contundencia, incluso amenazando con sanciones, por la extradición de Amedeo Matacena Jr, condenado definitivamente en 2013 a cinco años y cuatro meses de prisión por concurso externo en asociación mafiosa por ser considerado cercano al clan de los Rosmini, que pertenece a la 'Ndrangheta y que actualmente está fugitivo en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. Un gobierno serio, gracias a las fuerzas de inteligencia, no habría dejado escapar al jefe de la 'Ndrangheta, Rocco Morabito, prófugo entre Uruguay y Brasil. En el 2017 estaba encerrado en una prisión de Uruguay. Pese a la solicitud de extradición entre una demora burocrática y otra, el mismo logró escapar sensacionalmente en junio del 2019. Y aún resuenan las palabras de Nicola Gratteri comentando el incidente: "Con este tipo de prófugos se debe trabajar con los Estados para que emitan un decreto de expulsión del país en lugar de pedir la extradición. Las autoridades declaran no deseado al ciudadano extranjero y en menos de 48 horas se encuentra fuera del territorio nacional. El procedimiento de extradición, en cambio, requiere un tiempo muy largo, durante el cual pueden suceder episodios como este". En un gobierno serio, Matteo Messina Denaro, buscado desde 1993 y el último de los jefes de las masacres aún en libertad, estaría en prisión o, al menos, tendría las horas contadas. En cambio, como afirman varios magistrados e investigadores que lo persiguieron, el jefe de Trapani goza de una protección del más alto nivel, incluso institucional. ¿Qué pueden decirnos sobre esto los ex miembros del gobierno de Cinco Estrellas, el expresidente del Consejo de Ministros Conte, que coordinó los Servicios Secretos, o los ministros del Interior y de Justicia que se han sucedido? Pero no se acaba ahí. Porque un gobierno serio haría todo lo posible por desclasificar cada acto y documento sobre las muchas (demasiadas) masacres y crímenes que aún esperan una verdad completa. Porque un gobierno serio sabría que luchar contra la mafia significa buscar la verdad sobre los autores intelectuales externos, sobre las tratativas entre al Estado y la mafia y no dejaría la búsqueda de la verdad sólo al Poder Judicial y a los representantes de la Comisión Parlamentaria, sino que abriría los archivos secretos del Estado, poniéndolos a disposición de la prensa y la opinión pública. ¿Draghi tendrá ese coraje? También lo dudamos porque, lamentablemente, estamos en un país al revés donde la clase política, en el mejor de los casos delega, y en el peor es cómplice, y la desastrosa caída del Movimiento Cinco Estrellas es prueba de ello. La salida del Movimiento de personas de bien como Alessandro Di Battista, puede llegar a cobrar protagonismo, quizás, si es acompañado por otras figuras de referencia que no puedan aceptar gobernar junto a la Liga de Salvini, a la Italia Viva de Matteo Renzi y al partido fundado por un hombre de la mafia (Forza Italia). ¿Qué harán los demás? ¿Aguantarán todo esto o volverán a hacer barricadas? Tendríamos que irnos del país, sacudirnos el polvo de los zapatos y salir, exiliados, de una patria que cuesta sentir como propia. Pero preferimos quedarnos. Porque todavía hay magistrados de frontera que representan el verdadero Estado en las trincheras, dispuestos a defender los derechos de los ciudadanos y la Constitución. Esa Carta fundamental que, mientras esté vigente, sigue siendo la única esperanza para nuestra democracia.

Grillo caida engaño y traicion 6

Un escenario inquietante, las exactas previsiones del recordado Giulietto Chiesa

Hace tres años, poco antes de su fallecimiento, tuve un diálogo con el gran periodista y amigo Giulietto Chiesa. Una conversación durante la cual hizo algunas predicciones políticas a medio y largo plazo. Me dijo: "El escenario será inquietante y dramático. Verás que en algún tiempo traerán a Mario Draghi a la Presidencia del Consejo y también verás que el fundador de las Cinco Estrellas será el absoluto responsable de la caída del Movimiento. De ser el partido más querido por los italianos, pasarán a la catástrofe, con pocos votos". Lo escuché, debo admitirlo, con mucha atención, pero también con cierto escepticismo. Después de todo, ese era el momento en que Cinco Estrellas se proyectaba como el primer partido. Pero Giulietto Chiesa siempre fue capaz de tener visiones amplias. Entonces le pregunté la razón de ese despiadado análisis. Y me respondió: "Veo que los estadounidenses, en particular ciertos lobbies, de alguna manera han logrado contaminar al Movimiento, entrando en contacto con los líderes. Les mostraron quién está realmente a cargo del mundo. Veo que en lo que respecta a la lucha contra el crimen organizado, que es el brazo armado del poder, no se puede hacer en forma seria. En el mejor de los casos, la mafia puede ser contenida, pero no derrotada. Por eso hombres como Di Matteo y otros nunca van a ser nombrados ministros". Y finalmente concluyó: "Grillo será puesto en jaque y chantajeado por hechos personales". En noviembre pasado fue noticia que la investigación sobre el hijo de veinte años de Beppe Grillo, Ciro, estaba cerca de concluir en la Fiscalía de Tempio Pausania, que estaría decidida a iniciar la acusación. ¿Qué acusación? Violencia sexual en concurso por un episodio de abuso de una estudiante que habría ocurrido en julio del 2019. De estas declaraciones proféticas no escribí nada en ese momento. Hoy, sin embargo, esas palabras vuelven con fuerza. Porque ese escenario ya no es hipotético, sino real.

-------------------

*Foto de portada: reelaboración gráfica de Paolo Bassani

*Fotos restantes: © Imagoeconomica

*Foto 2: El nuevo presidente del Consejo, Mario Draghi

*Foto 3: El exministro de Justicia Alfonso Bonafede

*Foto 4: Alessandro Di Battista

*Foto 5: El consejero togado del CSM, Nino Di Matteo

*Foto 5: El periodista Giulietto Chiesa

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO