Miércoles 17 Abril 2024

La televisión pública apoya a Israel que se venga como los nazis: 22 civiles palestinos por cada israelí asesinado el 7 de octubre

Más pasa el tiempo, más se ven en la RAI las características del rostro fascista del gobierno de Meloni. La máscara se cayó durante los cuatro días del Festival de San Remo, retransmitido en directo por RAI 1. Dos de los cantantes participantes, Dargen D'Amico y Ghali, decidieron con valentía explotar este acontecimiento tan popular (que este año fue visto por 14,3 millones de italianos) para dar mensajes de denuncia sobre la tragedia que está ocurriendo en la Franja de Gaza. Mensajes de paz, nada de discursos populares, nada de llamados a las armas. El primero recordó a "los niños que mueren cada día, tirados en el suelo de los hospitales porque no hay camillas" y pidió un "alto el fuego". El segundo fue más lejos, insertando primero una referencia a la masacre de palestinos a manos de Israel en la canción presentada en el festival ("para trazar una frontera con líneas imaginarias, un hospital fue bombardeado", dice la canción Casa Mia), pidiendo luego un claro "alto al genocidio" al final de su última actuación en el festival. Tanto Dargen D'Amico como Ghali han demostrado tener un gran sentido de humanidad. Prueba de ello son los aplausos recibidos en las redes sociales por parte del público que los vio desde casa.

Sin embargo, no se puede decir lo mismo de la RAI que, una vez bajado el telón del Ariston, se apresuró a pedir disculpas a Israel y a la comunidad judía por la imprudencia de los dos artistas al decir que al otro lado del Mediterráneo hay quien "muere bajo las bombas, sin agua ni comida". El colmo de los colmos. Un llamamiento genérico, el de los artistas, sin referencias a Israel o Gaza (probablemente para no incumplir alguna cláusula del contrato) pero suficiente para poner en marcha la máquina del victimismo israelí que, al hacerlo, prácticamente hizo una admisión de culpa respecto a lo que 2,3 millones de palestinos sufren desde hace cuatro meses. "Considero vergonzoso que el escenario del Festival haya sido aprovechado para difundir el odio y las provocaciones de forma superficial e irresponsable", tronó el embajador israelí en X, respondiendo al mensaje de Ghali. Alon Bar, este es el nombre del diplomático, vive evidentemente en la luna si cree que pedir fin al derramamiento de sangre significa difundir odio y provocaciones.

Pero lo verdaderamente escandaloso es la manera en que la RAI decidió acudir en ayuda de los "dolores de estómago" de los israelíes, llegando incluso a pedir disculpas por el llamamiento lanzado por el participante de San Remo. Un llamado a la paz, lo reiteramos.

Mara Venier, conductora del programa Domenica In, tuvo la carga de ofrecer, en directo, las disculpas de toda la televisión estatal al Estado israelí con la lectura de un comunicado enviado desde Viale Mazzini y escrito por el director general, Roberto Sergio. "Cada día nuestras noticias y nuestros programas cuentan y seguirán diciendo la tragedia de los rehenes en manos de Hamás, además de recordar la masacre de niños, mujeres y hombres del 7 de octubre", dice la carta. "Mi solidaridad con el pueb Palabras que "obviamente todos compartimos", quiso añadir la presentadora, aceptando, junto con la alta dirección de la RAI, el clima de censura impuesto por el gobierno israelí, del que la embajada es representante en Italia, en todo lo relativo al asedio de Gaza.

En San Remo, por tanto, está prohibido decir lo que se piensa. En San Remo está prohibido hablar de política. En San Remo está prohibido hablar de guerra.

Sin embargo, hace exactamente un año, en el mismo escenario, definitivamente se hablaba de guerra y política. San Remo 2023 fue el San Remo de la guerra en Ucrania. El tema de la invasión criminal rusa había monopolizado el evento mucho antes de que comenzara.

Para la 73ª edición del festival, incluso se pensó en invitar al presidente ucraniano -primero en persona, luego en vídeo- pero las polémicas hicieron que los organizadores optaran por una carta, decididamente nada pacífica, en la que Zelensky, a través del conductor Amadeus, exigía la derrota de Putin.

"Ucrania ganará la guerra junto con el mundo libre", afirmó. Y agradeciendo "al pueblo italiano y a sus líderes", Zelensky invitó a "todos los finalistas a Kiev el día de la victoria" contra los rusos. No contenta con eso, la RAI también hizo que una banda ucraniana, Antytila, actuara en el Ariston. La cual también, para la ocasión, se había convertido en portavoz de la propaganda de guerra. "Ucrania lucha, resiste, Ucrania vencerá", declaró la banda. Un mensaje decididamente más comprometido que el "alto el fuego" democrático del pobre Dargen D'Amico. El doble estándar de nuestra televisión estatal es evidente: se puede y se debe condenar los crímenes rusos, no se puede ni se debe condenar los crímenes israelíes. Como si hubiera verdugos buenos y víctimas malas. Como si la violencia fuera tolerable dependiendo del color político (y no sólo eso) de quienes la ejercen.

La RAI ignora y censura el genocidio en curso en la Franja de Gaza que está investigando la Corte Internacional de Justicia. Finge no saber que el gobierno fascista de Benjamin Netanyahu está cometiendo crímenes contra la humanidad. Niega que Israel, considerada la única democracia en Oriente Medio, se esté vengando del ataque terrorista de Hamás (que también nosotros hemos condenado reiteradamente) desatándose sobre la población civil como hicieron los nazis en las Fosas Ardeatinas, cuando vengaron a su pelotón neutralizado en vía Rasella ejecutando a diez italianos (partisanos o civiles) por cada soldado alemán asesinado el 23 de marzo de 1944. Hoy Israel está matando a 22 palestinos por cada israelí asesinado el 7 de octubre. Es algo inaceptable y el mundo entero se está dando cuenta.

La RAI, sin embargo, se une al gobierno fascista liderado por Giorgia Meloni, amiga del gobierno de Netanyahu, violando el principio de imparcialidad que debería caracterizar a una televisión estatal pagada cada año por millones de contribuyentes. Su actitud tímida y servil no es diferente de la de los principales líderes occidentales que se niegan a condenar las acciones de Israel incluso cuando son claramente indefendibles. La hipocresía de la televisión y de los políticos es vergonzosa.

En estos meses de masacres, el único que tuvo el mérito de la coherencia y la virtud de la valentía es el Papa Francisco. El único que no tiene segundas intenciones. El único que lucha por la paz en ese "desierto de la muerte".

Foto: reelaboración gráfica de Paolo Bassani